About Taringa!

Popular channels

Sobre el holodomor: Capaña, alemana polaca y vaticana 2

Reunión del 21 de noviembre de 1933 de la Comisión de Asuntos Exteriores, mimeografiado, 184, 1 p.


«Francia y Rusia»


Informe del Senador de la Isère Serlin «muy detallado y vivo de las impresiones [...] de este viaje a Rusia [...] en compañía del Sr. Édouard Herriot y otros distintos miembros del Parlamento francés».


«Ha mostrado las transformaciones sociales realizadas por el régimen actual en el sentido de la doble formación de una élite fundamentada en el mérito personal y de una clase media reclutada entre las masas obreras;



Las fábricas, numerosas y gigantes, funcionan a pleno rendimiento: no hay paro en Rusia.



La electrificación, la aviación y las vías fluviales se están desarrollando con una actividad febril.


Moscú y Jarkov son inmensas obras de construcciones.


La enseñanza y el servicio son obligatorios. El servicio militar actual es de dos años para las armas ordinarias, de tres años para la aviación y de cuatro años para la marina.



La enseñanza superior científica y artística está muy desarrollada.


Los medios de transporte dejan que desear. Ocurre otro tanto con el servicio de vías públicas. [...] "Rusia es una granja y una fábrica trabajando a fuego continuo. La colectividad, dirigida dictatorialmente, no escatima ningún esfuerzo, ningún sacrificio, para realizar al la vez una industria y una agricultura adaptadas a una nación de 165 millones de habitantes".

El dinamismo de la juventud está dominado por una mística de la ciencia y de la industrialización aplicada a la masa.»


Agradecimientos del presidente de la Comisión de asuntos exteriores Henry Berenguer, y «numerosas preguntas [...] efectuadas por» General Bréguet, Yves Le Trocquer, Eccard, Dalbiez, Fernand Merlin, François Labrousse y Albert Fouilloux.»


Decisión de impresión de la comunicación Serlin a «poner en conocimiento del Gobierno.»


Carta 221 de Jean Payart, encargado de negocios, a Louis Barthou, 3 de junio de 1944, 243-251, 9 p. (sin paginar).


«perspectivas [...] mediocres» de la próxima cosecha cereales, pero sin duda «los Soviets» podrán «prevenir» la «hambruna», «la situación económica general» mejora: cf. excedente balanza commercial, y «la producción de oro se encontraría en crecimiento constante» y la URSS lo importaría si fuese necesario, commo ya lo ha hecho «según la prensa inglesa, [...] en Australia y Nueva Zelanda. » 3, Fuerte alza de los precios del pan, de «casi el 100% [...] en Moscú», por lo tanto subida de los salarios, 4, cf. tabla 4-5, y detalles, 5-7, riesgo de «inflación peligrosa», pero el Estado es dueño de todo, precios, etc., 8



Carta 9236 del Ministerio del Interior al ministro de Asuntos Exteriores, confidencial, París, 16 de agosto de 1934, 1 p. 252.


Transmite «una nota nº 9264 [...] de mis servicios».


Anexo, P. 9263, París, 11 de agosto de 1934, 2 p., 253-4.


Según «un corresponsal que ocupa una alta posición en Shangai» ido a la URSS, «progresos de todo tipo» se ha efectuado en «tres años». En su opinión «existe ahora [...] una impresión de orden que resultaba difícil sentir hace algunos años. La prosperidad visible también ha aumentado considerablemente. La gente va mejor vestida y ya no se perciben las colas interminables» de «antaño. En la periferia de las grandes aglomeraciones se construyen quintas que contrastan felizmente con las grandes casas comunes que el nuevo régimen edificaba antes exclusivamente [...] Puede creerse [...] que los progresos industriales están relacionados (sic) con los progresos sociales señalados. Habrían permitido proporcionar un fundamento serio al poderío militar de la URSS ahora temible. » 1




Situación de la que son conscientes los japoneses y «de naturaleza a hacerles dudar en iniciar una lucha cuyo resultado sería incierto. Por ello su expansión parece orientarse cada vez hacia China. » 2



7 N 3121, URSS, INFORMES DE LOS AGREGADOS MILITARES, 1933-1934


Carta Coronel Mendras 23, al Ministro de la Guerra, Moscú, 13 de julio del 33, 2 p.



«informe de encuentro con el Doctor Schiller» (glosa alemana, en el mismo tono habitual de la campaña de Berlín y nada más... fuente, igualmente, en la op. cit., de los ingleses, que se encuentran en la misma situación que los franceses).



Elogio sobre las notables cualidades del «agregado de agricultura de la embajada de Alemania en Moscú, el Doctor Schiller», etc., etc., cf. «un copioso informe» sobre su «viaje de tres semanas en Ucrania» comunicado al coronel Mendras, y su glosa sobre los «varios millones de hombres que habrían muerto de hambre este año. [...] nueva hambruna» de «un carácter totalmente particular, debido a la habilidad ferozmente asiática con la que los Bolcheviques la han explotado. Cuando, en diciembre pasado, pudieron convencerse de que la hambruna sería inevitable, decidieron "dirigirla" (1) gracias a las partidas masivas de grano tomadas por el Estado sobre las cosechas y utilizarla», para:



«1º deshacerse de todos los elementos de la población hostil al régimen o supuestamente molestos, repartiendo la hambruna en las regiones donde estos elementos dominaban: Ucrania, Norte del Cáucaso, Siberia Occidental [...] entre las más fértiles de la Unión [...] He podido darme cuenta de visu que el irreductible sentimiento de independencia de los cosacos del Norte del Cáucaso estaba hoy en día definitivamente abolido – por la vía del aniquilamiento, pueblos enteros estando ahora desiertos. Las veleidades separatistas manifestadas por Ucrania ha corrido la misma suerte.


2º obligar al campesino a trabajar [...]. Este método radical ha producido, además, resultados innegables. Mi último viaje me ha permitido consagrar que la cosecha en Ucrania se anunciaba claramente mejor que la del año anterior.» 2




Un estudio económico y geográfico general, sacado de las estadísticas y de la prensa soviéticas, que no contiene nada acerca de lo que nos interesa, y del que se desprende un auténtico desenfreno contra la colectivización, y sobre la «situación crítica» agricultura soviética (he renunciado a anotarla, pero dispone usted de la «fuente»).


Carta del Coronel Mendras al Ministro de la Guerra, Moscú, 20 de octubre del 33, 14 p.


«Informe de viaje en Ucrania» (cuyos múltiples antagonismos, internos y habida cuenta de lo anterior, resultan fáciles de discernir).


«Sobre la hambruna, que la exageración y la fuente misma de ciertas informaciones me habían inducido durante mucho tiempo a poner en duda, he recogido in situ precisiones indiscutibles. En Bogachka (oeste de Poltava), uno de los rincones de los (sic) más ricos –como su propio nombre indica- de una de las regiones más fértiles del mundo, me han afirmado que en primavera muchos habitantes se vieron reducidos a comer hierba y hojas de árboles. Me han citado tal pueblo, donde un centenar de personas habían muerto de hambre y un campesino me dijo estimar (6) en dos mil el número de defunciones causadas por la hambruna en su sección» equivalente «de un distrito francés», pero se ha negado honestamente a glosar «sobre las secciones colindantes, que conocía mal» y «ha añadido que su artel (comunidad agrícola) tuvo que garantizar la cosecha en un pueblo vecino, Kravchenko, casi despoblado por completo.» y «en la carretera de Moscú a Kiev, he encontrado a varias familias que emigraban a Ucrania, donde habían oído decir que había una hermosa cosecha y nadie para recogerla. » (y eso es todo... he citado todos los casos.)



Campesinos sólo ofrecen «respuestas evasivas [...] sobre el principio mismo de la colectivización», pero inagotables «para vituperar al Estado, al que debe entregarse todo y no te deja nada, ni para comer, ni para alimentar al ganado. » 7




En Kiev y Jarkov, «un esfuerzo de urbanismo evidente» cuyos «resultados grandiosos [...] ya [...] en Jarkov [...], pero una población de aspecto exterior uniformemente miserable y en los rincones apartados, bastantes andrajosos [...] Hay que poner aparte Berdichev, metrópolis judía, prodigio de miseria y suciedad, que ofrece un espectáculo halucinante. (8)



El campo no me ha causado mala impresión.» campesinos siempre con aspecto miserable, «llevan la mayoría lamentable ropa vieja» y chozas parecen «a punto de caer en ruinas.» pero no nuevo... «En cambio, en Ucrania, sobre todo en la región de Poltava, aparecen muchos pueblos sonrientes, ofreciendo al menos la ilusión de comunidad con sus casitas encaladas y su iglesia recién pintada con colores claros. Niños por todas partes, muchos niños, yendo a clase como buenos chicos con sus libros bajo el brazo. La hambruna parece ya lejos o cuando menos para quien pasa por allí, ya no queda de ella ningún signo externo aparente en estos caseríos donde vagan en libertad gallinas, cerdos, ocas y patos.» pero lo más sorprendente es «la riqueza extraordinaria del suelo» de las «regiones de las Tierras Negras [...] esta Beauce que se alza hasta donde alcanza la vista, en centenares de km. Y cuando se piensa que miles [el subrayado es mío] de hombres han podido morir de hambre en esta tierra bendita, se entiende a la vez el ciego poder del espíritu de sistema desenfrenado en un Stalin y la pasmosa inercia del campesino ruso.»


Sobre el separatismo, información no posible «Debo sin embargo apuntar la acogida verdaderamente triunfal hecha por Kiev, el 1º de octubre, a Voroshilov, que vino en inspección con Budenny, (9) Egorov e Iakir.» y detalle sobre «una de estas jornadas populares que los Bolcheviques organizan periódicamente con un sentido sorprendente de la puesta en escena.


[...] Entre Rusia, Polonia y Alemania, la independencia de un país tan rico como Ucrania no puede ser sino una ficción, y los separatistas están condenados eternamente a cristalizar sus sueños en torno a una intervención extranjera, polaca o germánica. Ahí radica la condena de un movimiento que se verá siempre reducido a apoyarse en las utopías de los intelectuales o los apetitos de los aventureros.» 10




Francia casi desconocida, 10, Alemania no querida, pero admiración, y cf. importancia de sus consulados, «un marco totalmente listo para retomar las tradiciones interrumpidas», que «dispone además de auxiliares e informadores benévolos diseminados un poco en todas partes y hasta en las colonias alemanas, pese a estar integradas desde hace más de un siglo en el Imperio Ruso. Yo mismo he podido constatar que el Cónsul alemán de Kiev mantenía relaciones continuas et íntimas con muchos colonos, concretamente los de Korostychev, un pueblo grande a 30 km. al Este de Zhitomir y donde el método y la aplicación germánicos contrastan con todo el país circundante.» 11



Balance «Los Bolcheviques han realizado un esfuerzo colosal (11) en el terreno de la industria, donde han obtenido resultados substanciales e incluso, en algunas ramas, sorprendentes. Por supuesto, no todo es perfecto.» cf. persistencia retraso de los transportes en relación al «ritmo acelerado de la industria pesada [...] Se impone un gran esfuerzo en equipamiento y organización, los dirigentes tendrán que dedicarse a ello forzosamente un día quizás cercano –debemos mantenernos atentos para no dejar pasar la ocasión de cooperar con ellos.



Pese a todo, la obra realizada fuerza la admiración, tanto más como que se ha efectuado a cambio de grandes privaciones, que los jefes, imbuidos de una mentalidad de guerra, han impuesto al país sin pestañear.» y cf. ruptura «brutalmente el equilibrio de la producción nacional» por la conmoción de los «cimientos de la agricultura [...] provocando así la crisis más grave que Rusia ha sufrido desde la Revolución.», 12 luego glosa muy ideológica acerca sentido combate contra los kulaks, 12-13, y sobre crisis campesinado, 13. «Frente a la crisis, los Bolcheviques (13) han reaccionado con una energía enconada [...] todos los medios han sido buenos para forzar al campesino a trabajar, la propia hambruna ha sido dirigida para castigar a los campesinos.» y certeza «cosecha este año [...] suficiente si no para suprimir las dificultades alimienticias, al menos para apartar el peligro de una hambruna general.» y concluye con «la esfinge» campesina. «Este enigma, nadie puede decir si los Bolcheviques lo resolverán o si serán devorados poco a poco por la Esfinge.» 14



LA CUESTIÓN UCRANIANA EN LA ESTRATEGIA Y LA TÁCTICA ALEMANAS DE 1933


EUROPA URSS 1918-1940, VOL. 985, RELACIONES ALEMANIA-URSS, JUNIO 1933-MAYO 1933, MAE.


Telegrama 440 confidencial de François-Poncet, Berlín, 16 de marzo de 1933, mimeografiado, 148-50, 3 p. [que aclara la correspondencia del SHAT citado infra].


Vinogradov [entonces consejero de la embajada soviética en Berlín] ha contado «ciertas cosas interesantes» a «uno de mis colaboradores»; le ha dicho que Chintchuk [embajador de la URSS en Berlín] espera ser convocado «en audiencia particular por el Sr. Hitler», hasta ahora concedida tan sólo, y dos veces, al embajador italiano, Cerruti. «Sería por la presión de los medios económicos e industrials interesados en hacer intercambios comerciales con Rusia que el Sr. Hitler pensaría en este gesto público por el Embajador de la URSS, para mostrar que las persecuciones infligidas al partido comunista alemán no podrían ensombrecer la amistad germano-rusa.»


Cf. interés particular de «la delegación soviética en Berlín» por el informe del periódico Paris «perteneciente a los emigrados rusos y retomado después por la prensa polaca» de «un encuentro que el Sr. Rosenberg, diputado nacionalsocialista y (1) redactor diplomático del Völkische Beobachter, habría tenido en Locarno con unos Delegados fascistas italianos», Rosenberg iba acompañado [...] por una personalidad ucraniana, con residencia en Francia, y por el Sr. Wladimir de Korostowetz, que, en Berlín, es uno de los principales colaboradores del Hetman Skoropadsky.»


Cf. irrefutables «proyectos que obsesionan los cerebros nacionalsocialistas en este terreno» y su consenso a pesar de sus divergencias «en materia de política exterior», acerca del hecho de «que el destino asigna a Alemania, en Europa Oriental, una misión de civilización y colonización.Una personalidad nacionalsocialista afirmaba, también ayer, a uno de mis colaboradores, que Alemania e Italia habían mantenido a este respecto conversaciones precisas, en las que se había contemplado la vuelta al Reich del Corredor, a cambio de una porción del territorio ucraniano, concedida a Polonia. Sin accesos sobre el Mar Báltico, el Gobierno de Varsovia se vería de esta manera compensado con una salida al Mar Negro, de conformidad con los intereses económicos de Italia, que consideraría en adelante Europa (2) Central y los Balcanes a cambio de su comercio interior. El funcionario hitleriano [...] ha llegado incluso a afirmar que Italia y Turquía ya habían negociado un acuerdo con vistas a garantizar una libre comunicación de Polonia, instalada en el Mar Negro, con el Mediterráneo.



Todas estas informaciones tienen un lado fantástico.», pero así la URSS se ve sumida «en un estado de inquietud permanente con respecto a los proyectos de la nueva diplomacia alemana.» 3


EUROPA URSS 1918-1940, VOL. 986, RELACIONES ALEMANIA-URSS, JUNIO 1933-MAYO 1934, MAE.


«Nota del embajador de los Soviets en Alemania al ministro alemán de Asuntos Exteriores», manuscrito, 24 de junio de 1933, 12-13, 2 p.


Reproducción en la prensa soviética nota entregada 22 de junio por Chintchuk [embajador de la URSS en Berlín] al secretario de Estado von Bülow, ministro de Asuntos Exteriores por interim, 1, cf. Vie économique, periódico de la industrialización, 24 de junio de 1933, 2.


Chintchuk protesta en nombre de su gobierno contra el pasaje siguiente del texto de la delegación alemana en la conferencia económica mundial de Londres: "El segundo medio consiste en poner a disposición "de un pueblo sin espacio" nuevos territorios donde esta raza enérgica pueda fundar colonias y dedicarse a grandes trabajos pacíficos. No padecemos superproducción, sino subconsumo forzoso. La guerra, la revolución y la ruina interiores han hallado su punto de partida en Rusia y en las vastas regiones de Oriente. Este proceso de disgregación prosigue. Ha llegado el momento de ponerle un final"». Resumiendo se trata de «un llamamiento a la guerra contra la URSS» y «la exigencia de que se proporcionen territorios de la Unión Soviética a la colonización alemana.» 1.



Este texto se encuentra «en contradicción flagrante con las obligaciones» alemanas (1) en virtud del tratado germano-soviético Berlín 24 de abril de 1928 ((sic) en vez de 1926), de donde «una protesta decisiva» de «mi gobierno» ante el «Gobierno alemán [...] contra la violación de las relaciones contractuales entre nuestros dos países que ha sido admitida por Alemania».


Carta 247 muy confidencial de Gentil, encargado de negocios ante la Santa Sede, Roma, 29 de junio de 1933, 15-16, 4 p.


«informaciones que me han sido dadas a título estrictamente confidencial» extraídas de las ofrecidas por Cerruti, embajador de Italia en Berlín, «a un alto prelado del Vaticano.», comentarios tanto más importantes por cuanto «acababa de ser recibido por Mussolini» por tanto expresaba «algunas opiniones del Duce» y ha lamentado su falta de tiempo «para obtener una audiencia del Papa,» manera de expresar su voluntad de «que su conversación fuese comunicada a Pío XI.» 1, y ello más aún porque «ha hablado casi únicamente de la situación del comunismo en Alemania y en Rusia, asunto por el cual el Papa se interesa muy particularmente.»



«habría citado en primer lugar la opinión del Sr. Göbbels acerca de la facilidad con la que el partido comunista fue aplastado en Alemania» según él «porque el partido comunista alemán sólo era fuerte desde el punto de vista electoral; carecía de jefes: había tenido muchas ocasiones de ahogar el movimiento hitleriano en sus inicios; pero permaneció pasivo y no tomó ninguna iniciativa.


El Sr. Göbbels afirma que este partido no se volverá a levantar: él mismo recibía cada día miles de cartas de ex militantes comunistas que hacían gala de su lealtad hacia el régimen hitleriano: 23.000 comunistas estarían en campos de concentración, pero en su mayoría ya no serían peligrosos y sólo se quedarían con 5.000.»


Cerruti también «habría declarado que el Gobierno alemán no podía dejar de contemplar la eventualidad de la desaparición del régimen soviético en un futuro más o menos próximo. La acción de los japoneses en Manchuria y Transbaikalia podrían apresurar ese final.» ex embajador en Moscú, «estaría convencido de que si los japoneses empujasen una punta hacia Vladivostok y la provincia marítima, el Gobierno de los Soviets se vería en la obligación (2) de intervenir.» y las fuerzas armadas soviéticas «serían barridas fácilmente por las fuerzas japonesas», y «la lucha del Gobierno Soviético» sería tal que «conduciría inevitablemente al desmoronamiento del régimen.»




Según Cerruti, «Göbbels» habría dicho «que el Gobierno Alemán ya no tenía ninguna mirada sobre Alsacia, país demasiado difícil de gobernar y que no había proporcionado a Alemania sino sinsabores. En cambio, la frontera oriental debería ser revisada tarde o temprano. En ese momento, se plantearía el asunto de Ucrania que se separaría un día u otro de Rusia: ese inmenso territorio podría servir de salida a los productos alemanes; además, podría estudiarse una combinación para sustituir el pasillo polaco del norte por compensación en Ucrania, una especie de pasillo polaco hacia el Mar Negro.




El prelado» informador «me ha dicho» haber «hecho una pregunta sobre el porvenir católico de Alemania. El Sr. Cerruti, quien además ha manifestado en todo momento un vivo entusiasmo por el Sr. Hitler, con la única reserva de que el "Führer" iba demasiado rápido et quemaba etapas, ha afirmado que éste (3) tenía una formación demasiado católica como para convertirse alguna vez en un enemigo de la Iglesia.


No podía decir lo mismo del Sr. Göbbels que se habría vuelto anticatólico el día que la Iglesia se negó a bendecir su matrimonio con una divorciada.» 4


Telegrama François-Poncet 1245-6, 5 de julio de 1933, mimeografiado, 17-8, 2 p.


Sobre la inquietud alemana ante los pactos orientales firmados en Londres a pesar de la indiferencia adoptada «ante todo» por la prensa, 1, pero esta falsa indiferencia «sin embargo no impide que se esté organizando en este momento una amplia colecta y distintas manifestaciones públicas por todo el Reich para socorrer a los 100 000 alemanes aproximadamente que se mueren de hambre en Rusia. Las autoridades alemanas no tienen en cuenta que esta ruidosa propaganda pueda resultar desagradable para el Gobierno Ruso.» 2



Carta 727 de François-Poncet a Paul-Boncour, Berlín, 5 de julio de 1933, 20-2, 3 p.


Acerca de la delirante campaña de prensa sobre la «situación trágica [...] de las colonias alemanas en Rusia [...] ante la hambruna más y más amenazadora.» movilización de la iglesia evangélica, Cruz Roja, Liga para la Protección del Germanismo en el Extranjero, y gran campaña de la sección de Berlín Defensa del Deutschtum, cf. discursos, 1 y sq.



Manifestación pública prevista viernes 7 de julio en el Lustgarten de Berlín y para su preparación, «carteles representando el retrato trágico de un niño alemán de Rusia sufriendo la hambruna»; aunque «las peores miserias» no son una novedad para «los pueblos de la Unión Soviética [...] Hasta ahora, Alemania siempre había considerado oportuno mantener sobre este tema un prudente silencio. Pero esta vez, Göbbels no ha querido dejar pasar una ocasión tan buena de manifestar con ostentación la preocupación del Gobierno Nacionalsocialista por las ramas del pueblo alemán más alejadas y antiguas en separarse del tronco común. También ha aprovechado esta ocasión para mancillar los resultados del régimen marxista.», ahora bien, esta explotación va a sorprender en Moscú, en un momento en el que la industria alemana necesita seriamente retomar unas «relaciones económicas con Moscú» y en el que Berlín teme los pactos orientales de Litvinov. «Tanta despreocupación sorprende y muestra que el desconcierto se ha apoderado de la política exterior del III Reich.» 3


Telegrama François-Poncet 1263-65, 7 de julio de 1933, mimeografiado, 23-5, 3 p.


Sobre la inquietud alemana por los pactos orientales firmados en Londres.


Carta 969 de François-Poncet a Paul-Boncour, Berlín, 31 de agosto de 1933, 10 p., 32-41.


Campaña cada vez más desenfrenada contra la URSS «Los relatos más alarmantes que circulan en Alemania sobre el desarrollo de la hambruna en Rusia han servido en concreto para alimentar una campaña contra el régimen soviético, más enérgica y, sobre todo, más generalizada que las que se pudieron registrar anteriormente.» desde señal dada por Völkische Beobachter de 18 de agosto «sobre la situación interna de Rusia un artículo de una violencia extrema», cf. mi telegrama 1478, 1 (cf. in URSS 18-40 situación económica, vol. 1036) «acompañado de toda una serie de fotografías de víctimas de la hambruna de lo más apropiadas para chocar la imaginación.» Protesta de la embajada soviética «que ha tomado del partido de negar sistemáticamente la existencia de la menor hambruna en Rusia» y ha hablado de falsedades; «en cualquier caso, "la hambruna en Rusia", "el desamparo de los alemanes del Volga", se han convertido en las rúbricas habituales de la prensa alemana. Periódicos relativamente moderados como la Vossischezeitung han publicado, por otra parte, una serie de artículos más alarmantes los unos que los otros acerca del futuro inmediato de Rusia complaciéndose en insistir sobre los vicios del régimen y el inevitable fracaso de los grandes intentos del Sr. Stalin. (sic)»



En la reunión de la prensa evangélica en Berlín, «se ha decidido que los protestantes de Alemania se unirían a los esfuerzos del Cardenal Arzobispo de Viena para organizar una acción internacional e interconfesional por las víctimas del hambre.»



Es cierto que la rabia de la prensa contra la URSS no es nueva, pero hasta ahora hacía «gala (2) [...] de mesura y prudencia.» y «odio» del «Gobierno Nacionalsocialista» contra «el régimen soviético», cf. su organización de una manifestación en el Lustgarten de Berlín, pero «la había desconvocado en el último momento». ¿Por qué este agravamiento? «Parece que la respuesta deba buscarse sobre todo en motivos de política interna, en la lucha a ultranza que el Gobierno del Sr. Hitler está realizando contra el comunismo y en cuyo favor ningún arma, ningún medio podría escatimarse.» 3, ahora bien, los diplomáticos soviéticos «son, al menos tanto como diplomáticos, comunistas o enviados de un Estado comunista.



[...] Cuando el Sr. Göbbels en su discurso de Königsberg considera necesario asegurar a sus oyentes alemanes "que no morirán ni de hambre ni de frío durante el próximo invierno", no debe parecer tan superfluo a los servicios del Ministerio de Propaganda asegurar a esos mismos alemanes que los súbditos de un Estado comunista son presa, ellos sí, de la hambruna. Además, esta propaganda parece estar coronada por el éxito y, por lo que puede juzgarse, el pequeño burgués alemán en efecto está perfectamente convencido de que la Rusia actual es el peor de los infiernos.»



Pero también «parece claro [...] que el temor de ofender a Moscú, otrora todavía todopoderoso, ha perdido mucho de su fuerza convincente.» 4, y convicción de Berlín de que se llega al final de la era de colaboración cf. «cambio producido en la orientación de la política soviética.»


«Pero Berlín siente sobre todo una inquietud profunda, y que aumenta sin cesar.


Esta inquietud se manifiesta en este momento de una manera particularmente chocante, mientras Alemania asiste al viaje del Sr. Herriot, se entera de que la firma de un acuerdo económico entre Francia y la URSS es inminente, y lee los abundantes extractos que aparecen en la prensa del artículo» de Kart Radek en Izvestia, 5, y en la Gazeta Polska, «y que no le permiten dudar ya de la realidad del acercamiento polaco-soviético.




Este artículo ha causado sensación. Los periódicos alemanes le han dado una gran publicidad, y si se piensa que hace algunas semanas esos periódicos no se atrevían a revelar al público el viaje del mismo Radek a Polonia y al corredor, se puede medir la extensión (sic) del camino recorrido en el conocimiento y la aceptación de la nueva situación». cf. particular emoción del Correo de la Bolsa (Berliner Börsenzeitung), contesta peligro alemán contra URSS, e invoca hecho que «los polacos están precisamente persiguiendo a su (6) partido comunista por su actividad ilegal.


[...] La católica Germania expresa temores análogos», 7, cf. citas, 7-8.


«Las oficinas de la Wilhelmstrasse sin duda habrán considerado oportuno tranquilizar a la opinión y han encomendado esta tarea a la oficiosa Correspondencia Diplomática y Política, cf. su artículo de ayer sobre Francia y Rusia «ha ido a buscar consuelo en ese mismo editorial del Temps» del 29 de agosto citado también por la Berliner Börsenzeitung. «Olvidando la mayor parte de este editorial en el que el periódico parisino recuerda toda la parte que el Gobierno Nacionalsocialista ha tenido en el acercamiento franco-soviético, la "Correspondencia" sólo retiene la última parte, donde el "Temps" pone a sus lectores en guardia contra las ilusiones.» cf. cita Correspondencia Diplomática y Política: "Incluso en Francia, [...] empiezan a ponerse en guardia contra las excesivas ilusiones respecto a la política soviética... La actitud de los medios competentes franceses muestra hasta qué punto se encuentran molestos y divididos por esta cuestión... No debe exagerarse la importancia de los viajes de Ministros. La visita del Sr. Herriot, que se interesa personalmente por el desarrollo de la Unión Soviética, tiene un carácter privado. El objeto del viaje del Sr. Pierre Cot consiste sobre todo en convencer a las Autoridades Soviéticas a comprar aviones en Francia [...] Lo que sobre todo interesa a Alemania en esta ocasión es contrarrestar los esfuerzos que hace Francia para perjudicar las relaciones germano-(8)soviéticas dejando caer la duda sobre los objetivos de la política exterior de Alemania. Esta última debe aprovechar la ocasión para recordar que sigue manteniendo con la Unión de los Soviets relaciones de amistad".»




Resumiendo, «Para calmar sus inquietudes, ésta proclama que Rusia está en una situación de lo más alarmante, que se encuentra, de hecho, reducida a la impotencia y que todos los acuerdos que puede firmar sólo podrían tener un valor muy relativo. Sin llegar a convencerse a sí misma, hiere al Gobierno de los Soviets en los puntos más sensibles, lo que no le impide ofrecerle su amistad a continuación. El temor al comunismo, por una parte, y el temor a Polonia, por otro, las divergencias existentes entre algunos grandes intereses alemanes y las pasiones del partido en el poder explican sin duda alguna muchas cosas de las contradicciones y de la confusión de Alemania. Además, está última ha padecido a su vez los efectos del espejismo ruso que ella misma de manera tan poderosa ha contribuido a crear. Durante diez años ha mantenido a Europa en la inquietud por el prestigio de sus misteriosos acuerdos con Rusia. Mantenida aparte, impotente, ve (9) desarrollarse en París, Varsovia, Roma, Moscú negociaciones entre los Soviets y otras Potencias, y sufre a su vez los tormentos de la incertidumbre y la sospecha.» 10


Telegrama Alphand 339, Moscú, 9 septiembre del 33, 42-44, 3 p. (subrayado en el texto).


Comentario polémico de Izvestia de un comunicado de la agencia Wolff del 5 de septiembre que postula la existencia de «relaciones normales entre Alemania y la URSS, y desmiente las insinuaciones francesas, concretamente del Matin, concernientes a las aspiraciones de Alemania en Ucrania», 1: observa que «tales declaraciones han sido realizadas en varias ocasiones por el Gobierno alemán. Ello no impide al partido nacional-socialista y sus tropas de choque organizar secciones de guardias blancos que proclaman abiertamente su (palabra omitida) [¿voluntad? ¿intención? o cualquier sinónimo] de participar en una guerra anti-soviética» ni «hasta este momento a los órganos editados por el Gobierno alemán de publicar trabajos (2) dedicados a la cuestión del reparto de la URSS. » Cf. nº 8 de Reich und Volk «editado con los subsidios del Estado.» 3


7 N 2999, INFORMES DE LOS AGREGADOS MILITARES EN POLONIA, 1933-35, SHAT


Informe 368 del agregado militar De Arbonneau, Varsovia, 15 noviembre del 33, 11 p.


Sobre «el asesinato de un funcionario del Consulado soviético por un estudiante ucraniano, peleas sangrientas que se han producido pocos días después en una calle de Lwow» y sus derivaciones, claras «sobre la agitación realizada en Galitzia Oriental por la organización ucraniana nacional (OUN)» cuyo «Estado Mayor [...] se encuentra en Berlín; Konowalec y sus adjuntos, en muy buenas relaciones con el Estado-Mayor alemán, sirve los planes de este último cuyo interés consiste en mantener en la retaguardia de Polonia una actividad anti-polaca y una efervescencia permanente. En su conjunto, la población rutena de Polonia Oriental condena los medios terroristas de la OUN. » pero (10) «con quimeras que mantiene acerca de una Ucrania independiente o autónoma, favorece esos atentados. » 11



ASPECTOS DE LA COLABORACIÓN GERMANO-POLOCA CONTRE UCRANIA SOVIÉTICA, 1933-1935


Esta acción alemana anti-polaca y anti-rusa (y no específicamente anti-bolchevique) no impide a la Polonia de Pilsudsky (ni a su ministro de Asuntos Exteriores Beck, quien le sucede a su muerte en mayo de 1935) de creerse la aliada «ucraniana» del Reich. Acerca del encarnizamiento rusófobo y el servilismo pro-alemán de los dirigentes polacos, hasta el asalto del Reich de septiembre de 1939, una de las mejores fuentes son las actividades alemanas, (Documents on German Foreign Policy), de las que se hallarán ecos en Le Choix de la Défaite). Pero los archivos franceses son abundantes.



7 N 3024, INFORMES DE LOS AGREGADOS MILITARES EN POLONIA, 1928-9, Y 1933-9, SHAT


Información 17795, 11 de julio de 1933, «Ucrania. Relaciones entre Polonia y Alemania», 2 p. «informador muy serio, pero necesarias comprobaciones».


Frantinsek Lickoski, «de origen checo, ciudadano polaco del ex territorio en litigio con Checoslovaquia, es el agente secreto del Coronel Beck ante el grupo Skoropatski [escrito aquí también con d en vez de t] en Berlín [...] información [...] muy importante. Dado que el hecho de que un hombre tan conocido y comprometido como Lickoski,» que «era amigo íntimo de Cernotski, director de la casa de Francia en Praga, en 1919-20-21», «pueda ir y venir sin dificultades entre Berlín y Varsovia permite suponer que existe un entendimiento entre Berlín y el coronel Beck», el cual «estaría además en excelentes disposiciones personales con Hitler. Por otra parte, se da cuenta de que Francia está abandonando a Polonia y se lo declarado en términos formales a un periodista francés hace algunos días. También busca garantías por el lado alemán. Esto explicaría una intensidad mayor de las conversaciones sobre Ucrania.» Varsovia desmiente y jura que «Polonia no renunciará jamás al corredor.» 1, «impresión» del «periodista mencionado más arriba.» pero «el informador» está convencido de que Polonia llegaría a un acuerdo por el Corredor si se pudiese alcanzar una solución satisfactoria del lado de Ucrania. Habida cuenta de su situación inferior, Rusia tendrá que ceder a la presión germano-polaca. En cuanto a la libertad de las comunicaciones navales polacas, estará igualmente asegurada por el Bósforo como por el Skager Rak [Skagerrak, estrecho Mar del Norte-Báltico], ya que los polacos se entenderán fácilmente con los turcos. En fin, Odessa bien vale Gdynia [puerto de Dantzig].



El mayor escollo estaría en la torpeza de los polacos respecto a los ucranianos, poco dispuestos por lo demás a sufrirlos. Como mínimo habría que dejarle a Ucrania una autonomía administrativa.


Nota. El grupo Skoropatski tiende cada vez más a convertirse en el grupo dirigente desde el advenimiento de Hitler.


Al haber tomado Berlín de manera tan nítida la dirección del movimiento, el grupo Petliura se une al grupo Skoropatski.»


EMA 2º Bureau, información Depas 882 «de un informador competente y por lo general bien informado», H/25.7/9, 23 de julio de 1934, 2 p.


Dimitri Levitzki, en Viena, «acaba de ofrecer a un periodista ucraniano Sr. Paneyko, el puesto de jefe de propaganda ucraniana en Londres y París», pero Paneyko lo ha rechazado, ya que es «adversario del separatismo ucraniano.»



Declaraciones de Levitzki [jefe del UNDO (partido nacionalista ucraniano)] «durante la entrevista» con Paneyko: le ha hablado de la «política común» de aquí en adelante del UNDO y la UVO (organización militar ucraniana) bajo la dirección de Konovaletz. «Esta política se está llevando a cabo en total acuerdo con Varsovia y Berlín y tiene como finalidad preparar y secundar la política polaco-alemana que apunta a separar en un plazo de tres o cuatro años a Ucrania de Rusia. Según el plan polaco-alemán, Ucrania separada de la Unión Soviética formará un Estado independiente bajo el protectorado de Polonia y Alemania. Galitzia Oriental seguirá siendo parte integrante de Polonia, pero recibirá una autonomía provincial. (1)

Según el Sr. Levitzi, entre Alemania y Polonia hay un perfecto acuerdo en lo concerniente a Ucrania.


El UNDO ha cesado toda propaganda y actividad anti-polacas en Galitzia y camina ahora con el bloque gubernamental polaco. Toda su actividad, así como la de la UVO, está dirigida contra los Soviets, estas dos organizaciones hacen propaganda separatista en Ucrania.»





Sobre el asesinato de Pieracki, Ministro del Interior, «por ucranianos», Levitzki lo considera obra de «ucranianos exaltados a espaldas de Konovalets, quien creía sinceramente en un atentado de los fascistas polacos.» y glosa sobre el hecho de que «Konovaletz [...] lo considera como una puñalada a la causa ucraniana.» y Levitzki espera «que este crimen no tenga repercusiones embarazosas sobre la política ucraniana de Polonia». y «ha [...] añadido que ha mantenido conversaciones en Berlín con los hombres de confianza de Hitler (Rosenberg, Göbbels y Hess) y en Varsovia con el Sr. Beck, y que tiene la certeza absoluta que respecto a Ucrania hay un acuerdo entre Polonia y Alemania.»


EMA 2º Bureau, información Depas 1426, «fuente autorizada de segunda mano, 4 de noviembre de 1935», G/7. 11.35/5.


«Alemania y Polonia han organizado en territorio ucraniano soviético varias bandas que estarían encargadas, al inicio de una guerra, de destruir ciertos puntos importantes de la red ferroviaria de la URSS.


Los puntos por destruir serían:


La estación de Kazatin.


La estación de Zhmerinka.


Las vías férreas Zhmerinka-Kopai y Zhmerinka-Porokurov.


La estación de Rajin.


La estación de Birzula.


La estación de Znamenka.



Además, se hace una intensa propaganda en Ucrania, a favor de la independencia del pais, por los colonos alemanes. Esta propaganda está dirigida desde Alemania, por el Martin Luther Bund, de Erlanger, y por la asociación evangelista Licht im Osten de Vernigerode am Harz.»


Traducción realizada por Muntz (continuará..... )

fuentes escritas:


Quai d'Orsay, importante calle de París para referirse al Ministerio de Asuntos Exteriores (N. de T).


Marco Carynnyk, Lubomyr Y. Luciuk et Bohdan S. Kordan, éd., The Foreign Office and the Famine. British documents on Ukraine and the Great Famine of 1932-1933, Ontario, The Limeston Press Kingston, 1988 (los «editores» son investigadores canadienses de origen ucraniano, cuya investigación está financiada por las asociaciones ucranianas de Canadá, muy activas en los años 1980 de la crisis de la URSS, op. cit., p. L et LI –asociaciones siempre muy activas y movilizadas en otoño de 2004 a favor de la parte occidental uniata y anti-rusa de Ucrania, calificada como «democrática» y libre en contra de la parte oriental ortodoxa y pro-rusa).



Texto 62, The Foreign Office and the Famine, p. 358-362.


Le Vatican, l'Europe et le Reich de la Première Guerre mondiale à la Guerre froide (1914-1955), Paris, Armand Colin, 1996, capítulos 1-2, y 6-10, e índice.


Ibid., y sobre todo Fritz Fischer, Les buts de guerre de l'Allemagne impériale 1914-1918, Paris, Trévise, 1970.


«Introducción. La eleccion de no ver», The Foreign Office and the Famine, p. XVII; tesis de Alain Blum de la «sorprendente [...] ceguera de ciertos occidentales» (que apunta a los informes de Herriot y Alphand del verano de 1933 sobre su misión en Ucrania); ver «Actualización bibliográfica», infra.


SHAT, siglas del Service Historique de l'Armée de Terre (N. de Trad.).


Periódico de rusos blancos financiado por Berlín y el petrolero Deterding, jefe de la Royal Dutch Shell, enemigo declarado de los Soviets, que habían nacionalizado su petróleo caucasiano de propiedad antaño británica; los polacos entraron en danza en 1935, ver sobre este punto la serie F 7, vol. 12951 a 12961, «notas Jean» acerca de actividades partidos y políticos, situación financiera y política exterior, 1918-36, Archivos Nacionales.


The Foreign Office and the Famine, op. cit.


El conde Dejean añade entonces elementos antisoviéticos, sin duda para hacerlo casi igual de bien que Jean Herbette, al que hubo que cesar en 1931, dado que su nivel de antisovietismo volvía imposible cualquier tipo de relación con los oficiales soviéticos. Sobre la hambruna alegada, Dejean no dispone nunca de informaciones propias, sino que se refiere exclusivamente a la prosa de los «cónsules alemanes», cf. infra; la colectivización le inspira pesadillas que cuesta trabajo no imputar a las obsesiones antisoviéticas de este privilegiado francés espantado por la transformación del régimen agrario.


Hombre afecto al Comité de Forjas, cuyo servicio de prensa dirigió hasta que fue enviado como embajador a Berlín a partir de septiembre de 1931, hombre de la «colaboración económica» (este término se utilizaba en aquel entonces) por excelencia (los archivos F7 son categóricos al respecto, concretamente serie «notas Jean»), siempre dispuesto al Apaciguamiento (MAE). Cf. «Frankreich und die europäische Integration. Das Gewicht der Beziehungen mit den Vereinigten Staaten und Deutschland, 1920-1955» («Francia y la integración europea de los años 20 a los años 50: el peso de las relaciones con Estados Unidos y Alemania»), contribución al vol. 18 de Beiträge zur Geschichte des Nationalsozialismus, Thomas Sandkuehler et al., ed., Göttingen, Wallstein-Verlagen, 2002, p.145-194 (texto en francés disponible solicitándolo a la Biblioteca de Historia de Paris 7). [El Comité de Forjas era el sindicato de la patronal siderúrgica, un grupo de hombres muy influyentes sobre la política francesa (N. de Trad.).]


En francés La Gazette de Voss.


Unir a la recopilación de textos sobre el ejército rojo en 1937-38.


Cf. supra mi observación sobre el leitmotiv de Dejean acerca de los errores y horrores de la colectivización.


The Foreign Office and the Famine, passim.


Lvov, en Galitzia (antiguamente austriaca), era entonces polaca, de ahí esa ortografía, y el gran centro de subversión germánico anti-polaco bajo el báculo de su obispo uniata André Szepticky: encargado de la conquista de Ucrania desde 1907 y Pío X, por lo tanto, antes de la era alemana en esta zona, austriaca antes de 1914, y antes de la revolución soviética. Ver índice del Vatican y Hansjakob Stehle, Eastern Politics of the Vatican 1917-1979, Athens, Ohio, 1981.


Uniata.


Una de las innumerables asociaciones de rusos blancos con sede en París.


Aquí la palabra "pueblo" debe entenderse como un núcleo de población más pequeño que una ciudad y no como el conjunto de habitantes de un país. En el texto original francés: "village". (N.de Trad.)


Periódico diario del NSDAP.


Sobre este jesuita francés empleado hasta la saciedad contra Rusia por el Vaticano antes de la era propiamente nazi y despedido después de 1933, cuando el Reich coge las riendas de los asuntos soviéticos directamente, véase el índice del Vatican.


Cosa que, en lenguaje vaticano, se llama orden de hacer algo cuya responsabilidad política no puede asumir el Vaticano (en esto, hay que leer todo el libro...).


Períodico diario oficial del Vaticano.


Periódico de los Agustinos de la Asunción, estrictamente dependiente por consiguiente del Vaticano (tal es así siempre para el clero regular), gran paladín del antisemitismo, véase toda la documentación del Caso Dreyfus.


Favorito de Catalina II, Grigori Potiomkin (1739-1791) organizó en 1784 un viaje de la emperatriz por las provincias ucranianas recién anexionadas, de las que era su gobernador general, y habría mandado construir a estos efectos «a lo largo de la ruta pueblos ficticios para hacer valer los resultados de su administración», invención de un testigo «invalidada por todos los participantes del viaje, el príncipe de Línea a la cabeza.» Índice de la Encyclopedia Universalis, 1996, Thesaurus KR, p. 2925.


Dirigente de primer orden del PCUS, condenado a diez años de cárcel, tras el segundo proceso del «centro antisoviético trotskista» celebrado los 23-30 de enero de 1937 en Moscú (donde cuestionó a Tujachevski), Informe del agregado militar al Ministro de la Guerra nº 326/S, informe mensual nº 37, Moscú, 3 de marzo de 1937, 7 N 3123, URSS, informes de los agregados militares, 1937-1940, archivos del SHAT (y ver recopilación de textos sobre el Ejército Rojo 1937-38).


Jefe del Estado, «presidente del Consejo ejecutivo central de los Soviets y de la URSS» (desde 1919 hasta su muerte, 1946).


Sobre esta «libertad» y su empleo, véase el precedente, americano y alemán, de los años 1920, Le Vatican, capítulo 6, I, «El Vaticano y la URSS: entre ideología y planes territoriales».


Periodista y gran conferenciante sobre los horrores de la URSS, acogida calurosamente por la prensa del Comité de Forjas y otros grupos industriales o bancarios, partidaria entusiasta de «la reconciliación franco-alemana», véase en particular su artículo en Le Jour, Suzanne Bertillon, 31 de diciembre de 1935, «¿Hitler escribirá un segundo Mein Kampf?», entrevista de un «alto funcionario de la Wilhelmstrasse», extremadamente complaciente acerca de este proyecto «después de la reconciliación franco-alemana», F 7, 13434, 1935, Archivos Nacionales; sobre su conferencia del 18 de marzo de 1932 «por las señoras de Saint Vincent de Paul [...] sobre la Rusia soviética», véase informe del comisario central de Nantes, «la sobrina de Bertillon, el inventor del servicio antropométrico que permite distinguir a los crápulas de la gente honesta en una época en la que resulta muy difícil distinguir a unos y a otros» (cita de su presentación por el coronel de Larminat). El discurso muy antisoviético de Suzanne Bertillon no puede en cualquier caso disimular cierta admiración por ese infierno bolchevique: miseria espantosa, «rostros tristes, taciturnos, decaídos, que dan la sensación de personas que no parecen haber comido suficientemente.» 2, ausencia falsa de paro, «se trabaja 4 días y se supone que hay que descansar 3 días, pero el 5º día es un día que debe entregarse al plan quinquenal» sin ser «pagado.» «Se ha suprimido la religión, en (3) Moscú las iglesias se han transformado en museos. [...] Cinco de cada seis intérpretes son judíos.» 4, todo el resto del texto es de la misma agua, pero la conferenciante «reconoce que si alguien se beneficia del régimen soviético, es la mujer, que a trabajo igual, salario igual. [...] las mujeres transportan ladrillos, empujan vagones. No se hace diferencia entre el hijo legítimo y el hijo ilegítimo. Se busca muy lejos la paternidad [...]; la hija-madre está tan explotada [...] que hay en esto una pequeña revancha.


Para el divorcio, basta el consentimiento de uno solo [...]


[...] la mujer embarazada cobra su salario íntegro dos meses antes de dar a luz [...] y también dos meses después. En todas las fábricas nuevas, excepto en las fábricas Putiloff, existen guarderías y cuidadoras de niños. [....] el aborto es legal y se enseña a las mujeres a no concebir.» Suzanne Bertillon «habla del General Weygand, que detuvo al ejército ruso que avanzaba sobre Polonia», 5 «Hay que tomarse muy en serio al ejército rojo; posee carros de asalto, tanques; el plan quinquenal es un plan de equipamiento bélico. [...] Rusia puede movilizar 21 reemplazos de 800 000 hombres, unos 16 millones de hombres más o menos.» 6; Stalin es un auténtico «Zar». «Concluye diciendo a los industriales franceses que aquellos que tienen entre su numeroso personal obrero a comunistas, tienen a la vez (sic) entre ellos a enemigos, espías y traidores que buscarán su ruina por todos los medios y que en el momento actual, en el que tantos trabajadores están en el paro, deben depurar su personal de ovejas sarnosas.» Europa URSS 1918-40, vol. 1035, agosto de 1931-25 de junio de 1932, MAE.


Subrayado por mí.


De la pareja ucraniana [N. de Trad.].


Gran dirigente soviética, en aquellas fechas embajadora de la URSS en Estocolmo.


Fritdjof Nansen (1861-1930), especialista noruego en zoología y gran explorador de Groenlandia y del polo Norte, profesor de zoología, nombrado alto comisario de la SDN en 1920 y encargado en este marco de la repatriación de los prisioneros de guerra, organizó, bajo la égida del Comité Internacional de la Cruz Roja, la ayuda a Rusia enfrentada a la hambruna de 1921, con una eficacia que le valió el reconocimiento de los Soviets, cf. el artículo de Izvestia, 15 de mayo de 1930: «La muerte de un gran sabio y de un amigo de la URSS, Fritdjof Nansen», artículo citado por Sabine Dullin, Des hommes d'influences. Les ambassadeurs de Staline en Europe 1930-1939, París, Payot, 2001, n. 4, p. 198.


Ex embajador ante la Santa Sede, antes de Charles-Roux, muy notable e inteligente antes de 1914 (véanse sus correos en la Nouvelle Série, 1897-1918, MAE), convertido en muy clerical en Roma-Santa Sede, una evolución muy corriente, Charles-Roux incluido (ver índice del Vatican para cada embajador).


Acerca de estos jefes ucranianos, animadores de la contrarrevolución desde 1918 y eminentes pogromistas, véase Arno Mayer, Les Furies, terreur, vengeance et violence 1789, 1917, París, Fayard, 2002, índice (y capítulos correspondientes).


Abreviatura de «clasificación».


De puesto en Moscú durante bastante tiempo, sustituyó concretamente a Jean Herbette cuando hubo que traer a este último a Paris. Uno de los mejores analistas y previsores de un compromiso germano-soviético inevitable si París y Londres denegaban a Moscú una alianza en buena forma, comparable a la de 1914, ver fondos Relaciones con Alemania, en particular vol. 983-988, relaciones Alemania-URSS, 1930-1940, muy rico además sobre el tema de las ambiciones alemanas en Ucrania, exhibidas con estruendo en 1933. El volumen que sigue se basa en él.


La Beauce es una región agrícola muy fértil de Francia situada al suroeste de París. La ciudad más conocida de esta región es Chartres. (N. de Trad.)


Véase infra la observación «Odessa bien vale Gdynia».


Mentira característica, hecha para seducir a París oponiéndole la reivindicación de las «manos libres en el Este» a la adhesión al statu quo territorial en el Oeste. Sobre la acción germano-vaticana en Alsacia-Lorena, Le Vatican, capítulos 5 y 8-10; uno de mis estudiantes, Tobias Baumann, prepara para 2005 una tesina sobre la acción alemana en Alsacia-Lorena durante el período de entre guerras que debería aportar numerosos elementos nuevos; Le choix de la défaite tratará también (brevemente) este tema.


La germanidad, imposible de traducir, uno de los instrumentos y pretextos de la expansión alemana, encubierto con la necesaria protección de las «minorías alemanas» (Volksdeutsche o «alemanes de origen») perseguidas fuera de las fronteras del Reich, los alemanes desde los Sudetes a Alsacia-Lorena, de Yugoslavia al Sarre, etc.; sobre la contribución de la Iglesia romana a esta «protección»-conquista o reconquista, Le Vatican, passim.


Firmados por Moscú con sus vecinos, concretamente las «criaturas» de Francia (expresión de Pío XI a cuento de Checoslovaquia y Yugoslavia), paladinas, bajo la égida de su tutor francés, del «cordón sanitario» desde 1918-19.


Colaboración sistemática contra Moscú y, de forma más general, sobre el programa de la Revancha. Sobre el papel desempeñado por Innitzer, cf. supra.


Los motivos externos son al menos igual de poderosos...


Antiguo periódico del Zentrum (Centro católico, que se suicidó en 1933), uno de los jefes de fila de la lucha antibolchevique, antes de Hitler y durante su mando, cf. Guenther Lewy, The Catholic Church and Nazi Germany, Londres, Weidenfeld y Nicolson, 1965, traducido, L'Église catholique et l'Allemagne nazie, París, Stock, 1965, y Annie Lacroix-Riz, Le Vatican.


Sobrenombre del Ministerio de Asuntos Exteriores (Auswärtiges Amt), designado, como en otros sitios, por su dirección.


Periódico controlado por el Comité de Forjas, cuya oposición a cualquier acercamiento franco-soviético es categórica, y compartida por François-Poncet, quien sin embargo se controla hasta la llegada de Laval a Asuntos Exteriores, tras el asesinato de Marsella del 9 de octubre de 1934 (de Barthou y del rey Alejandro de Yugoslavia) (Le choix de la défaite).


Francia no dejó de echar pestes contra las relaciones creadas al día siguiente del acuerdo de Rapallo de abril de 1922 y reforzadas por el acuerdo de Berlín de septiembre de 1926 (ver los fondos del Quai d'Orsay y la serie F 7 Allemagne ou Russie dans l'entre-deux-guerres de los Archivos Nacionales).


Respectivamente, periódico diario oficial de la URSS y agencia de información del Reich (equivalente a la Agencia Havas).


Acerca del falaz idilio germano-polaco, ver Le Vatican, concretamente capítulos 6 y 8-9. He consultado desde su redacción muchos otros documentos muy precisos sobre esta complicidad de 1933, a propósito de Ucrania, muy falaz, queriendo el Reich, naturalmente, al mismo tiempo Ucrania y el corredor de Dantzig (además de Polonia), ver en particular Europe URSS 1918-1940, vol. 985-986, relaciones Alemania-URSS, junio 1932 - mayo 1934, fondos citados infra sobre las ambiciones alemanas en Ucrania (y los vol. siguientes hasta el vol. 988, último de la serie relaciones Alemania-URSS, 1930-1940) (Archivos del Ministerio de Asuntos Exteriores, en adelante MAE). Sobre la colaboración germano-polaca contra Ucrania Soviética, en la perspectiva del asalto militar, los archivos del SHAT son más precisos aún: informes de los agregados militares en Polonia, 7 N, vol. 2999, 1933-1935, vol. 3000, 1936-1937, vol. 3024, 1928-9 y 1933-1939. Estos fondos serán explotados en Le choix de la défaite.
0No comments yet
      GIF