Check the new version here

Popular channels

“Solteros” siglo XXI: Casi 6 millones de argentinos vive

Según el último censo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), cada vez más gente elige la soledad. Se cuenta a solteros y a un gran número de divorciados y viudos que no viven con sus hijos y eligieron no volver a formar pareja.
A Santiago le gusta su trabajo, ir y venir a su antojo, no dar ningún tipo de explicación a nadie y, sobre todo, le encanta llegar a su casa y hacer “todas esas cosas que sólo hacés en soledad”. Entonces Santiago baila en el living, deja la puerta del baño abierta, se duerme con la luz del velador prendida y atravesado en la cama de dos plazas que no piensa compartir. Es médico clínico, tiene 50 años y explica que su “soltería” es una elección consciente que disfruta “al máximo”.

No es un caso raro. En el país, casi seis millones de personas viven solas. Según el INDEC, se puede estimar que para 2010 un 22 por ciento de los hogares serán unipersonales.

Hay 9 millones de solteros, contando a personas de más de 14 años. Además, 1.200.000 divorciados y 1.700.000 viudos. Algunos viven con sus padres, otros con sus hijos, hermanos o parientes, pero de estos tres grupos, hay actualmente 5.440.000 personas que eligen vivir solas.

El soltero del siglo XXI no es el triste señor que miraba las telarañas del techo de su departamento ni la mujer a la que se le pasó el cuarto de hora y se “quedó para vestir santos”. Cada vez más personas eligen la soledad como estilo de vida. Estudios y encuestas muestran a los que hoy optan por vivir solos como a individuos mucho más solitarios que a los de otras épocas.

Roberto Galán tal vez se moriría de hambre actualmente, porque su Yo me quiero casar, ¿y usted? no corre más. Quedó demostrado con los fallidos intentos de reflotar aquel éxito de la pantalla chica.

Para siempre... ni solos ni solas, 12 corazones o Cupido fueron distintos ensayos que no llegaron a nada y, en muchos casos, hasta se comprobó que los participantes eran contratados, extras desesperados por dinero, exposición mediática o fama, pero no compañía.

Cuando el mítico conductor del bigote anchoa inauguró el formato, era 1971 y entonces sí la gente aún quería casarse. En ese momento, y hasta mediados de los años 80, el ciclo recibía participantes que sinceramente anhelaban encontrar una pareja. Y lo necesitaban casi hasta la desesperación, llegando al punto de exponerse en tevé y mostrar lo que en ese tiempo era casi un pecado capital: no encontraban pareja.

“Históricamente, casarse y tener hijos fue un mandato tácito que siempre se obedeció. A tal punto se le hizo caso, que la sociedad miraba con cierta lástima a quien no lo lograra. Pero los tiempos fueron cambiando, el hombre busca cada vez más el autoconocimiento y hoy la elección de la soltería, por ejemplo, ya no se ve como algo raro sino al contrario: se entiende y hasta se envidia”, explica la socióloga Ana Lecumbe.

Y de esto se hacen eco las empresas, los publicistas, el marketing todo que cada vez más se dirige a individuos y no a paquetes familiares. La prueba está a la vista, por ejemplo, en cualquier supermercado, donde se puede encontrar mini botellas de champagne de tamaño absolutamente individual.

El cine y la tevé los reivindican

Desde el llanero solitario hasta James Bond con su martini en mano, el paradigma del hombre soltero que disfruta de la vida recorre las pantallas de cine y tevé. Pero acaso fue Alfie, el cínico mujeriego que lanzó a la fama a Michael Cane en 1965 y que tuvo su remake en 20005 con Jude Law el que terminó de confirmar el mito del hombre al que todos envidian porque hace lo que quiere: va solo por la vida. Entonces, en 1998 llegó Sex & The City, la serie protagonizada por Sarah Jessica Parker que ya tiene película y puso los puntos sobre las íes: las mujeres también quieren libertad y les queda bárbara.

Fuente: Diario Perfil

Información: http://www.aquinoticias.com.ar/index.php?id=380
0
0
0
0
0No comments yet