Check the new version here

Popular channels

Somos llamados a ser santos

Absteneos de toda especie de mal.
1 Tesalonicenses 5:22


Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.
Hebreos 12:14

Somos llamados a ser santos


¿Qué significa hoy la palabra «santidad»? Para algunos es un título honorífico de altos cargos religiosos, para otros es una especie de perfección alcanzada por creyentes excepcionales.
Pero en la Biblia, la santidad es el hecho de estar ligado por la fe al Señor Jesús, de pertenecerle, de estar separado para él. Es una santidad que podemos llamar «fundamental o posicional». No es el resultado de mi conducta, sino del hecho de haber sido recibido por Dios como su hijo. Pertenezco a la familia de Dios, y en esto soy santo, he sido puesto aparte para Dios y por Dios.
Debido a esta santidad fundamental puedo y debo vivir evitando el mal: es la santidad práctica. Cada cristiano es llamado a seguirla, a abstenerse de toda especie de mal, para consagrarse a Dios.
La santidad práctica sólo puede obtenerse mediante la acción del Espíritu Santo en mí. Al mismo tiempo, mi responsabilidad está directamente comprometida: tengo que velar sobre lo que veo (Mateo 5:28), sobre lo que digo (Efesios 4:29), debo guardar mi corazón (Proverbios 4:23). El llamado a la santidad es, en efecto, primeramente un llamado a la pureza de nuestro corazón.
La santidad que nos separa del mal también hace que nuestra inteligencia sea más sensible a la enseñanza de la Palabra de Dios. Nos libera y hace que estemos disponibles para servir a los demás y ser testigos del Cristo resucitado.
También concierne a nuestro cuerpo. La santidad permite no ser esclavos de la codicia y guardar puro nuestro propio cuerpo.
0No comments yet