Check the new version here

Popular channels

Soros y la CIA apoyan a Neves contra Dilma.

Soros y la CIA apoyan a Neves para derrotar a Rousseff

Después de una campaña electoral marcada por la muerte del candidato socialista Eduardo Campos en un «accidente» aéreo, la opción que se presentaba a los brasileños era entre los tres principales candidatos: la presidenta saliente Dilma Roussef, el socialdemócrata Aecio Neves y Marina Silva, candidata ecologista proveniente de Campos y conocida fundamentalmente por sus notorios vínculos con el multimillonario George Soros. La decisión de Marina Silva de respaldar a Neves en la segunda vuelta parecía descartar todo riesgo de intervención extranjera pero en realidad tuvo el efecto contrario, observa Wayne Madsen.



Luego que los medios corporativos, la CIA y los manipuladores de George Soros trataron de conducir a la candidata presidencial, Marina Silva, del Partido Verde convertido en Partido Socialista de Brasil hacia la presidencia de Brasil, luego del asesinato aéreo —típico de manual de la CIA— del abanderado del Partido Socialista, Eduardo Campos, estas mismas fuerzas siguen en lo mismo por cuenta del candidato Aécio Neves da Cunha del Partido Social Demócrata de Brasil. A pesar de que Neves aparecía en segundo lugar después de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, antes de la primera vuelta, la muerte de Campos y de sus ayudantes principales en un accidente aéreo altamente sospechoso el 13 de agosto pasado, proyectó a Neves hacia el tercer lugar en los sondeos.



Silva, una de las favoritas de Soros y de su red internacional de bien financiadas organizaciones no gubernamentales, fue empujada hacia el segundo puesto.

No obstante, gracias a un bien informado equipo de periodistas investigadores, los vínculos de Marina Silva con Soros y su equipo de intervencionistas y de magnates de los fondos de cobertura fueron denunciados. El electorado brasileño, sabiendo que la candidata Silva era en realidad un títere de Soros y de otros banqueros, la dejó en tercer lugar el pasado 5 de octubre.

Consecuentemente, Marina Silva respaldó a Neves, segunda opción de Soros para arrebatarle las riendas del poder presidencial a Dilma Rousseff.

El principal asesor económico de Neves y posible ministro de Hacienda si Neves llega a la presidencia es Arminio Fraga Neto. Ex amigo íntimo de Soros y asociado a este en el Grupo Quantum de fondos de cobertura. Fraga abriga la esperanza que la presidencia de Neves abra el país a las “fuerzas del mercado”, estas son las mismas fuerzas que han declarado la guerra económica contra Venezuela y que están tratando de estafar a Argentina a través de los fondos buitre manejados por los amigos de Soros en Wall Street.

Fraga es un conspicuo asistente al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, ex gerente de Salomon Brothers y ex presidente del Banco Central de Brasil. Fraga también mantiene vinculaciones con Goldman Sachs a través de un contrato de bienes raíces en Manhattan que comprende la compra de un condominio a un ex gerente de Goldman Sachs y Lehman Brothers por la suma de 7,5 mil millones de dólares. Fraga es miembro del elitista Consejo de Relaciones Exteriores y del Grupo de los Treinta lo cual lo pone en el mismo campo de los bandidos de Wall Street como Allan Greenspan, David Rockefeller, Jacob Frenkel, ex presidente del Banco de Israel y del columnista apologista de Wall Street, Paul Krugman y del ex Secretario del Tesoro, Larry Summers.

La fácil victoria de Rousseff el pasado 5 de octubre, hizo que los medios de prensa propios y afines de Wall Street se opusieran a modo de propaganda extrema a los planes de Rousseff para crear un banco alternativo de desarrollo entre Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica para competir con el Banco Mundial.

Dudosos sondeos de opinión sugirieron que Rousseff y Neves están corriendo codo a codo en tanto se acerca la segunda vuelta el 26 de octubre y fueron publicados como noticias fidedignas por los patéticos escribidores de siempre que pasan por periodistas en el Wall Street Journal, el Financial Times, Bloomberg News y Forbes.

Tancredo Neves, abuelo de Neves da Cunha, un izquierdista que era una amenaza para la larga dictadura militar de Brasil, cayó gravemente enfermo justo cuando se iba a juramentar como presidente el 15 de marzo de 1985. La enfermedad de Neves dio como resultado que el deslucido y más conservador candidato a la vicepresidencia, José Sarney, fuera juramentado como presidente. Tancredo Neves nunca se recuperó de lo que se dijo era una diverticulitis y falleció el 21 de abril. Posteriormente, se reveló que Neves padecía de un tumor canceroso que fue descubierto cuando ya era demasiado tarde.

La repentina enfermedad de Dilma Rousseff luego de su debate televisado con Aécio Neves causó alarma entre muchos brasileños que bien recuerdan el destino de Tancredo Neves.



Por otra parte, los arreglos de la CIA para los oportunos accidentes aéreos como los que causaron las muertes del primer ministro de Portugal Francisco Sá Carneiro, del presidente de Panamá Omar Torrijos y del presidente de Ecuador Jaime Roldós, todos en el espacio de 5 meses, entre diciembre de 1980 y abril de 1981 (luego de la elección de Ronald Reagan como presidente de Estados Unidos y el regreso a la dirección de la CIA de George H.W. Bush y de los infames pistoleros de William Casey, la División de Servicios Técnicos continuaron desarrollando armamento biológico, incluyendo armas cancerígenas para asesinar a sus enemigos políticos).

El jefe del Partido Liberal de Canadá, Justin Trudeau, hijo del ex primer ministro de Canadá, Pierre Elliott Trudeau, a diferencia de su padre, fue captado por Estados Unidos, Wall Street y la causa de la globalización. Justin Trudeau y Aécio Neves son los principales ejemplos de como el águila de la CIA cobija bajo sus alas a una progenie de íconos izquierdistas para alcanzar sus metas.

Las políticas de la presidenta Rousseff le han acarreado poderosos enemigos dentro de las dependencias de la CIA en Langley, Virginia y entre los salones de directorios de Wall Street y de las corporaciones occidentales más poderosas. Dilma Roussef tuvo éxito al demostrar que los sondeos de opinión y los críticos estaban equivocados el 5 de octubre. El 26 del corriente continúa siendo otra valla que saltar. El pueblo brasileño estará votando ese día como si su vida dependiera de esto. Para los pobres de Brasil y la nueva clase media, una victoria de Neves destruiría su modo de vida tanto como sus propias vidas.
0
0
0
0
0No comments yet