Check the new version here

Popular channels

Te explico un fenómeno un tanto extraño...



Lluvia de Animales


«Corría el año 1991 y estábamos pintando el chalet de mi abuela en la sierra de Madrid cuando empezó a caer la típica lluvia de mediados de mayo sin tormenta, pero, de repente, uno de mis primos dijo: ¡Hay ranas en el tejado! y lo cierto es que estaba todo lleno. Cada dos metros había una rana pequeña y de color verde oscuro-negro»



Pero... ¿cuál es la explicación?

Recientemente ha aparecido una explicación científica del fenómeno de la lluvia de animales pequeños que lo relaciona directamente con las trombas marinas. El viento, a su paso, captura, entre otras muchas cosas, a pequeños seres vivos. Estos tornados pueden transportar a las criaturas hasta alturas significativas y, a veces, a través de largas distancias. Estos vientos arrasan con los animales y los dejan caer de manera concentrada en un punto concreto. Los animales que sufren las consecuencias de estas trombas suelen ser insectos, peces pequeños, o ranas. También se ha dado el caso de que el viento se topara con pequeños animales voladores a su paso, como pajarillos o murciélagos, que acabaron arrasados o muertos después del fenómeno.



link: https://www.youtube.com/watch?v=2I9PvweYCuY



Lluvias extrañas en la historia

Hay muchos informes sobre lluvias extrañas a lo largo de la historia, la mayoría de lluvias de ranas. El primer caso reportado por la comunidad científica fue en 1873, cuando la revista americana Scientific American informó que en la ciudad de Kansas, Missouri, después de una tormenta, el suelo quedó cubierto de ranas. En julio 1901, en la ciudad de Minneapolis en Minnesota, durante una tormenta, testigos dijeron que cayó una gran masa verde, y después escucharon extraños golpes. Luego de la tormenta, descubrieron que cuatro calles estaban cubiertas por unos siete centímetros de ranas; la gente no podía caminar.

Otro caso data del 26 de julio de 2005, según un diario de Belgrado, miles de ranas cayeron en el nordeste de Serbia, en el pueblo Odzaci, a 120 kilómetros de Belgrado. Este día, después de un fuerte viento, el cielo se cubrió de nubes, pero lo que cayó no fue agua sino un sinnúmero de ranas. Esas ranas no eran como las del lugar, y después de caer, saltaron en busca de agua. Un residente del pueblo, Caja Jovanovic, dijo: “No sé de dónde vino la nube, tenía un color y una forma extraños. Justamente mientras la miraba, de repente empezaron a caer ranas, pensé que había explotado un avión con un cargamento de ranas”.

En 2001, en las pampas de Argentina, testigos vieron tres veces lluvia de ranas.

En marzo de 1998, en Brackwell, Inglaterra, una mujer llamó a la oficina meteorológica diciendo que una lluvia había traído cientos de ranas muertas; otro residente del lugar comentó que cuando pasaba su perro, el animal quiso comer las ranas muertas.

El 14 de octubre de 1987, The Daily Mirror en Inglaterra informó que una anciana vio caer ranas rosas después una tormenta en Stroud. El artículo relataba que ella vio miles de ranas cayendo del cielo, que caían sobre los paraguas de la gente y sobre las calles. Una vez que aterrizaban, escapaban buscando agua o un lugar para esconderse. El periódico continúa informando que un biólogo investigó esas ranas rosadas e informó que se trataba de un tipo de rana albina, y que el color rosado se debía a las venas por debajo de la piel.

En mayo de 1981, en la ciudad de Naphlion, al sur de Grecia, los residentes se despertaron con una lluvia de pequeñas ranas verdes. Pesaban sólo unos gramos, y cayeron sobre los árboles y el suelo. El servicio meteorológico explicó que éstas habían sido levantadas por vientos fuertes. Deben haber sido vientos muy fuertes, ¡ya que esta clase de ranas sólo se encuentra en África del Norte!

El 27 de julio de 1979, una señora inglesa, Wida McWilliam, que vivía en Bedford, vio que después una tormenta, su jardín quedó lleno de pequeñas ranas verdes y negras. En los árboles habían quedado colgados los huevos.






El fenómeno de la lluvia de animales es metereológico, y consiste en eso, en que caen del cielo animales. Lo habitual es que sean de pequeño tamaño, ranas o peces, pero también hay testimonios de lluvia de serpientes, ratones, pájaros, arañas, … Suelen caer muertos, destrozados contra el suelo y en ocasiones congelados..
Lo que está claro es que lo que abundan son ranas y peces, 294 casos conocidos, frente a los 4 sucesos que se han dado con serpientes.
Ésta no es una noticia de actualidad, me la he encontrado leyendo un libro de Historia, y me ha parecido sorprendente. Hay constancia de estos fenómenos desde el Antiguo Egipto hasta abril de este año en Colombia.
El fenómeno es extrañísimo, y debido a sus características han salido diversas explicaciones del mismo.
Antiguamente había explicaciones de todo tipo, desde que eran bromas que se gastaban, que las ranas no caían sino que salían después con el agua hasta la que especifica que se trataba de una generación de vida espontánea, estos animales nacen de los mismos aguaceros. En el s. XIX la hipótesis era que la evaporación de las aguas hacía que los huevos de las ranas ascendieran a las nubes, donde nacían, y más tarde caían con la lluvía.
Por supuesto están los que ven en estos fenómenos un milagro divino, y no solamente en la antigüedad, la caída de peces en abril de 2010 de Colombia es visto como un milagro.
Hay otras de ciencia-ficción, son los extraterrestres los que a veces se llevan muestras de animales y por el sobrepeso, en ocasiones, los deben soltar. O que es una consecuencia de las anomalías espacio-tiempo que hacen que seres que no debían estar en un lugar, por teletransportación aparezcan desde otra dimensión.



Un tornado puede ser el responsable de capturar a los animales y dejarlos caer a grandes distancias de su lugar de origen.




Diversos tipos de lluvias extrañas

Lluvia de ranas

La lluvia de ranas es, quizá, la lluvia mítica más frecuente: se ha registrado en Londres, Inglaterra (1977); Leicester, Massachussets, Estados Unidos (1953); y en El Rebolledo, en Alicante, España (2007); por citar algunos casos. Este acontecimiento siempre viene acompañado de fuertes tormentas y aguaceros.

Existen varias corrientes de razonamiento para este tipo de acontecimientos. Una de ellas es la explicación religiosa, en la que se postula una clase de castigo divino o, en otros casos, un milagro de salvación y recompensa. El ejemplo más popular de este tipo de creencia lo encontramos en el Antiguo Testamento, cuando se habla de las plagas que afectaron Egipto o de la lluvia de piedras ocurrida sobre el ejército amorita.

Otra de las explicaciones tiene carácter científico: trombas marinas. La tromba marina es un embudo que contiene un intenso torbellino que ocurre sobre un cuerpo de agua. Los vientos se arremolinan y son capaces de capturar animales gracias a una combinación de la depresión de la tromba y la fuerza ejercida por los vientos. Como consecuencia, las trombas transportan pequeños animales como ranas, peces o batracios a grandes alturas a través de grandes distancias, y luego los dejan caen en masa y de manera concentrada sobre una locación en particular.

Este acontecimiento meteorológico también explicaría por qué la lluvia de animales trae una sola especie por ocasión, tomando como punto de partida las corrientes migratorias de las especies. Por ejemplo, si se tratase de pájaros y la tromba atraviesa una parvada en particular que se encuentra en pleno vuelo, éstos pueden ser capturados por la tromba y liberados en otra región.

Si bien esta teoría logra explicar por qué a veces llueven animales, deja en el aire un interrogante: ¿por qué los animales siguen vivos después de la caída?




Lluvia de peces

En Yoro, una ciudad de Honduras, la lluvia de peces es algo que ocurre anualmente entre los meses de mayo y julio. Cuando esto sucede, el cielo se oscurece acompañado de truenos, relámpagos, vientos y abundante lluvia por dos o tres horas. Una vez que ésta cesa, los pobladores se encuentran con un centenar de peces esparcidos por el suelo que aún están vivos. Los ciudadanos los recogen y transportan a su hogar para comerlos.

Los ciudadanos hondureños relacionan este fenómeno al milagro del sacerdote católico Manuel de Jesús Subirana, considerado por muchos como Santo. Este sacerdote visitó Honduras entre 1856 y 1864 y se encontró con mucha pobreza, por lo que oró a Dios durante tres días para que un milagro los ayudara a conseguir alimento. Días después se produjo la primera lluvia de peces en el lugar. A partir de entonces, este acontecimiento se repitió año tras año.

Sin embargo, las explicaciones de corte científico para las lluvias de peces hacen referencia a las trombas marinas, al igual que la lluvia de ranas, aunque el motivo por el que se trata de una sola especie de pez, es diferente. Por ejemplo, en una lluvia de peces registrada en Singapur en 1861, el naturalista Francis de Laporte de Castelnau explica que la lluvia ocurrió durante la migración de peces-gato, animales que son capaces de arrastrarse sobre la tierra para ir de un charco a otro, recorriendo muchos kilómetros. Además, explica que haber visto los peces en el suelo inmediatamente después de la lluvia es una coincidencia, ya que estos animales se desplazan sobre la tierra húmeda de rocío o luego de una lluvia o inundación.




Lluvia de serpientes

En el año 1877 se registró una lluvia de serpientes en la parte sur de Memphis Tennessee, Estados Unidos. En el registro se habla de miles de serpientes que cayeron y tenían un tamaño de 45 centímetros de longitud.

Se cree que este acontecimiento fue dado como consecuencia de un huracán lejano, pero no existen registros o estudios realizados que expliquen por qué pudo haber ocurrido. Sin embargo, teniendo en cuenta la manera de actuar de los tornados y trombas marinas, podríamos creer que se trata de una obra de estos fenómenos meteorológicos.



Definitivamente esta sería la última lluvia de animal que eligiría...




La lluvia de animales en la cultura

La documentación más completa sobre las lluvias de animales, se debe al periodista estadounidense Charles Hoy Fort, quien consagró su vida a los fenómenos inexplicados. La Biblioteca Pública de Nueva York conserva más de sesenta mil fichas redactadas por Fort, de las cuales gran parte se refiere a casos de lluvia de animales. La Sociedad Forteana, creada en su honor, continúa la búsqueda de fenómenos extraños e inexplicados.

Paul Thomas Anderson, director de cine estadounidense y seguidor de Fort, basó algunas de las secuencias de su película Magnolia en los sucesos relatados por Fort; incluyendo una lluvia de ranas. En Le Dernier Combat, el primer largometraje del francés Luc Besson, se presencia una lluvia de peces, así como en las películas Los Vengadores, de Jeremiah Chechik, adaptación de la serie de televisión y Wonderful World de Joshua Goldin. Más recientemente, la serie de televisión Fargo, basada en la película del mismo nombre, incluye una secuencia en la que tiene lugar una lluvia de peces en la ciudad norteamericana de Duluth, Minnesota.






Esto no estaría mal que lloviera!!!





0
0
0
2
0No comments yet
      GIF
      New