Check the new version here

Popular channels

Tecnologías innovadoras que se crean si el usuario lo decide

Un jarro que nunca se vuelca, una pantalla del tamaño de una estampilla para crear objetos inteligentes y un cubo donde ver fotos de Instagram, son algunas de las creaciones que buscan salir al mercado de la mano de los aportes de los internautas.


El usuario puede seleccionar seis fotos de Instanrgram.


Un buen producto puede permanecer en el "reino de las ideas" si es que su inventor no encuentra la forma de fabricarlo y hacerlo masivo.

Kickstarter, la plataforma más popular del financiamiento colectivo (crowfunding), ha permitido que muchos emprendedores obtengan aportes de internautas. Con ello pueden financiar, por ejemplo, la fabricación masiva de su producto en China.

En Kickstarter nacieron proyectos tan exitosos como el dispositivo de realidad virtual Oculus Rift o la lamparita inteligente Lifx, que se controla desde un celular.

La revista Make, una de las más respetadas dentro de la cultura DIY (Do It Yourself), "Hágalo usted mismo", elige de manera periódica los proyectos más atractivos y con mayor potencial. Para los usuarios es una buena oportunidad para apoyar a un emprendedor y, a la vez, acceder a la compra de un producto que les seduzca.

Entre los destacados se encuentra Mighty Mug, una jarra térmica para el café que no se vuelca. Lo logra usando una tecnología llamada SmartGrip, ideada por el equipo de creadores (diseñadores industriales e ingenieros mecánicos) que se inspiraron en la anatomía de los dedos de los anfibios y los músculos de los pulpos. Lo llamativo es que se adosa a la superficie y no sucumbe ante movimientos horizontales, y además no presenta resistencia al levantarla verticalmente pa-ra beber. En octubre comienzan a despachar las prime- ras unidades a los que pagan US$ 20 por ellas.

Por su parte, Cubee se presenta como una revolución en el mercado de los marcos de fotos tradicionales. Se trata de un cubo de luz que muestra fotografías sacadas de Instagram en sus seis caras. Funciona con una aplicación en la que el usuario elige qué imágenes de esa red social desea y, al cabo de unos días, las recibe impresas en su casa con el cubo.

Las fotos que se insertan en este dispositivo también pueden ser impresas en cualquier servicio de fotografía. Para probar cómo se ven y darles el formato necesario el usuario puede experimentar en el sitio web Hellocubee.com.

"Sumando tecnología actual creamos un diseño minimalista y funcional, que no es solo genial, sino que también es una forma tangible de exhibir tus fotos de Instagram", afirma Justin Lemus, diseñador de Cubee. Los que aporten US$ 25 pueden recibir uno de estos cubos en diciembre.

El diseñador industrial Tom Murray es el creador de SmartiPi, una carcaza para Raspberry Pi que es compatible con las piezas de Lego. Para entender para qué sirve es necesario explicar que Raspberry Pi es una computadora diseñada en una tarjeta de circuitos del tamaño de una caja de cigarros. Hay muchas personas creando aplicaciones y nuevas funciones para él ya que, por su precio y funcionamiento, es ideal para que los niños aprendan a programar o construir sus propios inventos.

SmartiPi mezcla el mundo informático con el de las piezas de construcción de Lego, permitiendo que los niños (y los adultos) puedan crear soluciones de todo tipo. Su entrega comienza en enero a todos los que donen desde US$ 13.

Dentro de las invenciones más peculiares está Tiny Screen, una diminuta pantalla que mide casi lo mismo que una estampilla (0,96 pulgadas). La pregunta que inmediatamente surge es ¿qué se puede hacer con esta pantallita?

Ken Burns, el creador de Tiny Screen, cree que "mucho". Desde un reloj inteligente construido en casa, pasando por una miniconsola de videojuegos, una pantalla para adosar a los lentes (como si fue-ran unos artesanales Google Glass), hasta monitores para ver la actividad física en la bicicleta y "joyas inteligentes".

Pagando solo US$ 20, se recibe la pantalla. Abonando al proyecto US$ 60 el internauta puede acceder al kit que permite construir una consola de videojuegos.
Uruguayos.

En la plataforma Kickstarter hubo algunas propuestas uruguayas que tuvieron éxito. La más importante fue la del proyecto Loog, guitarras acústicas pequeñas de tres cuerdas, que permiten a los más chicos tocar el instrumento de forma más sencilla que con la tradicional.

Su objetivo era lograr US$ 15.000 en el plazo de un mes. Pero unas 440 personas donaron US$ 65.618. En el servicio también hubo ideas cinematográficas y literarias uruguayas para apoyar.
0
0
0
0No comments yet