Check the new version here

Popular channels

The flaming lips: with a little help from my fwends!





The Flaming Lips – With a Little Help From My Fwends


No hay quien pueda frenar a The Flaming Lips, ni siquiera ellos mismos cuando dejan que los diminutos que viven en sus cabezas manejen la nave con el descontrol por bandera. Por eso mismo es mejor desistir, sobre todo porque son capaces de hacer algo extremadamente bizarro y, sin embargo, que sea el disco que mejor define el año 2013 (o eso dice probertoj). Y si encima pillan refuerzos lo suficientemente locos para ponerse a su nivel de esquizofrenia, entonces si que es mejor quitarse de enmedio si no quieres terminar atropellado.



Y refuerzos han sido lo que han buscado (además en cantidad) para realizar un disco de versiones de The Beatles alejado lo máximo posible de lo convencional y con ganas de explotar mentes a base de retorcer y expandir el legado de una de las bandas más reconocibles de la historia. Podríamos definir de varias maneras este With a Little Help From My Fwends (Warner Bros, 2014), sobre todo empleando términos como extraño, bizarro o barrabasada, pero me váis a permitir que me salga de lo convencional, como hacen los Flaming, y en vez de perderme en párrafos y párrafos hablando de recargada psicodelia y de legados interpretados como a uno le sale de donde se pasa la esponja, voy a optar por una rafaga de tuits, a uno por canción, que reflejarán mejor mi reacción ante semejante experimento.




Parte de los beneficios de este experimento irán destinados a The Bella Foundation, una organización que proporciona cuidados veterinarios para mascotas necesitadas, así que en ese sentido me congratula la publicación de este disco, pero en lo musical ya es algo completamente distinto. Poco más podemos extraer de un trabajo que no se sale de su condición de experimento, y que resulta tan difícil de asimilar incluso para el ya acostumbrado a las locuras de The Flaming Lips. De todos modos, precisamente por cosas tan raras como esta es por la que se los quiere tanto, por lo que larga vida a las idas de pinza de Coyne y compañía.



























0
0
0
0No comments yet