Popular channels

Tienes un e-mail.... que llega de tu ataúd jajaj

Un serie de sitios web ofrecen la oportunidad de enviar mensaje una vez fallecido.

La sección donde se escribe el mail de assetlock.net

Si algún día abre su e-mail por la mañana y se encuentra un correo titulado 'estoy muerto', no lo borre pensando que es spam o una broma de mal gusto. Es posible que algún conocido quiera comunicarle algo después de su muerte. No, no se trata de cibercafés del más allá: las notificaciones póstumas son un nicho, nunca mejor dicho, que en la economía online se está encargando de llenar sitios como assetlock.com.

La idea es sencilla ¿Quién no se ha preguntado alguna vez que será de sus cosas cuando haya muerto? ¿Se acordarán de la cita del perro con el veterinario? ¿Encontrarán sus pólizas de seguro? O, lo más importante: ¿Le quedarán cosas por decir? Por una cuota anual (a partir de seis euros por 20 megabytes de espacio) cualquier persona con acceso a Internet puede abrir una cuenta en assetlock.net. Allí deja instrucciones para después de su fallecimiento: datos prácticos -contraseñas del banco y correos electrónicos-, requerimientos para su funeral, mails para sus seres queridos o detalles tontos, como la clave de la taquilla del gimnasio.

El pre-finado tiene además que nombrar receptores: son la persona o personas que comunicarán a la web que el usuario ha pasado a mejor vida: 'Una vez que el cliente fallece, su cuenta es desbloqueada por los receptores y las entradas que ha creado son enviadas a sus destinatarios junto con los mails y las cartas', explica Calvin Harris, un programador de 52 años, que es el fundador y presidente de assetlock.net, antes conocido como youdeparted.com, sitio web con base en Nevada (Estados Unidos).

En octubre de 2007 contaba con 3000 clientes y aspiraba a llegar al millón en poco tiempo, pero, actualmente, guarda celosamente datos como el número, edad y procedencia de los registrados.

Esta web, fundada en 2006, es una de las más populares y posiblemente la que ofrece un servicio más completo, pero no la única. Otras como letterfrombeyond.com o mylastemail.com están pensadas para dejar mensajes, cartas de despedida póstumas para familiares y amigos. Claro que para especialización la de postexpression.com, enfocada al más allá de la existencia virtual: 'Hay una generación que no ha conocido su vida sin Internet. La gente de esta generación envejece y muere dejando detrás sus redes, sus amigos online, sus comunidades, todas las evidencias de su vida conectado. Postexpressión facilita el cierre de su existencia en la red', escriben en su declaración de intenciones.

Todas aseguran que la información está encriptada con el mismo nivel de seguridad que los bancos y la administración pública. Harris señala que ni siquiera él, que creo el programa, tiene acceso a las cuentas y que una firma anti hackers monitoriza diariamente el sitio. La garantía de confidencialidad definitiva es la llamada 'llave secreta', un código que sólo el cliente conoce y que si lo pierde u olvida no podrá en ningún caso recuperar. Tendrá que empezar de nuevo. De hecho parece que el mayor peligro de los sitios póstumos está en el mal uso por parte del usuario.

'No controlamos los e-mails del cliente. Así que si quiere enviar mensajes de venganza, no podemos controlarlo. Es cuestión de cada uno manejar su cuenta como crea que es mejor', dice el presidente de assetlock.com. Lo dicho: si le llega un mail titulado 'estoy muerto', no lo tiré… o sí.
+1
0
0
0No comments yet