Info

¿Todavía es ateo?

Del Señor es el reino, y él regirá las naciones. Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra; se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo, aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.
Salmo 22:28-29


Señor… sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones… te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.
Apocalipsis 15:4

¿Todavía es ateo?

«Al ateo le parece muy natural estar colocado en una bola de fuego recubierta por una fina capa de barro seco, que gira sobre sí misma a una velocidad supersónica y alrededor de una especie de bomba de hidrógeno rodeada por miles de millones de farolillos de origen enigmático y destino desconocido». Así se expresaba un conocido periodista francés.
En efecto, son numerosos los que, demasiado ocupados en los asuntos de la vida, no se toman tiempo para reflexionar realmente sobre su origen, ni para pensar en la eternidad, y menos todavía para preguntarse sobre el sentido profundo de su existencia. Por ello muchos no son ateos por convicción, sino por falta de reflexión.
Pero, las cosas invisibles de Dios, “su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que (los hombres) no tienen excusa” (Romanos 1:20). Por ello Dios también afirma: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmo 14:1).
Haga lo que haga, planee lo que planee, la Biblia le advierte que un día tendrá que encontrarse con Dios cara a cara. ¡Nadie escapará a ello! Y el día de ese encuentro sus argumentos caerán ante la majestad de Dios. Por lo tanto, reconcíliese con él ahora mismo. Es necesario detenerse, hablarle, abrir la Biblia y escuchar su mensaje. Usted descubrirá el amor que Dios le tiene y su deseo de darse a conocer.