Check the new version here

Popular channels

Todo sobre el abanico

Origen del abanico

El origen de este artefacto tan común y especial a la vez es incierto y se pierde en el tiempo. Se tiene conocimiento de que los abanicos fueron empleados por egipcios, babilónicos, persas, griegos, japoneses y romanos, gracias a la aparición de este instrumento en las representaciones artísticas de estos pueblos.



Los abanicos egipcios eran de gran tamaño, fijos, de forma semicircular, de plumas y de largos mangos.

Con el paso del tiempo el abanico se fue convirtiendo en un objeto ornamental indicativo de poder.


Ejemplar de un abanico egipcio

Griegos y romanos utilizaron abanicos, y prueba de ello son las citas literarias de diversos autores clásicos.Los griegos tenían abanicos de varias clases: el miosoba, el ripis y el psigma; constituyendo para las mujeres atenienses el cetro de hermosura.

En China la tradición del abanico es milenaria, remontándose a tiempos del emperador Hsien Yuan, alredor del año 2697 a. C.



Algunos autores afirman que la constancia arqueológica más temprana se remonta al siglo VIII antes de Cristo para el abanico fijo en China y al siglo IX (877 después de Cristo) para el abanico plegable en Japón."

El abanico era también conocido por incas y aztecas, pues entre los presentes de Moctezuma a Hernán Cortés figuraban seis abanicos de plumas.


Abanico chino

Entre los presentes de Colón a Isabel la Católica al regreso de su primer viaje a América, figura un abanico de plumas, material en el que también estaban realizados los cinco encargados por Germana de Foix (segunda mujer de Fernando el Católico) en 1514.


Dama con abanico

Procesos de fabricación del abanico

Antiguamente las fabricación del abanico era puramente artesanal, hoy en día también se utilizan procesos industriales.

Cuando se trata de abanicos de alta gama, el proceso de fabricación es arte puro, utilizándose materiales exquisitos tales como maderas nobles, delicadas pinturas aplicadas a mano, o finas telas.



En Japón diversos tipos de abanicos fueron utilizados por la clase samurai con diseños especiales para la guerra y son llamados tessen.

Los abanicos de guerra variaban en tamaño, material, forma y uso. Uno de los usos más importantes fue como un dispositivo de señalización.



Los abanicos de guerra también podían ser utilizados como armas. El arte de la lucha con los abanicos de guerra es tessenjutsu.



Partes del abanico


1. Pais (tela del abanico).
2. Rivete.
3. Fuente.


4. Varilla. (El conjunto de todas las varillas forma el "varillaje".
5. Fuente. (Primer tramo de la varilla).
6. Guía. (Segundo tramo de la varilla, sobre el cual va pegado el pais).


7. Guarda (o cabera). Nombre que reciben la primera y última varilla del varillaje.


8. Boleta.
9. Ojo.
10. Guardapulgar.


El lenguaje del abanico



Existe una compleja terminología conocida como campiología para estudiar el lenguaje del abanico en función de la orientación del abanico y la forma de sujetarlo, pero aquí vamos a dar las posiciones que eran más conocidas, sin adentrarnos en complejos estudios sobre el tema.

Los principales gestos y sus correspondientes significados que configuraron lo que se llamó el lenguaje del abanico son:

Sostener el abanico con la mano derecha delante del rostro: Sígame.
Sostenerlo con la mano izquierda delante del rostro: Busco conocimiento.
Mantenerlo en la oreja izquierda: Quiero que me dejes en paz.
Dejarlo deslizar sobre la frente: Has cambiado.
Moverlo con la mano izquierda: Nos observan.
Arrojarlo con la mano: Te odio.
Moverlo con la mano derecha: Quiero a otro.
Dejarlo deslizar sobre la mejilla: Te quiero.
Presentarlo cerrado: ¿Me quieres?
Dejarlo deslizar sobre los ojos: Vete, por favor.
Tocar con el dedo el borde: Quiero hablar contigo.
Apoyarlo sobre la mejilla derecha: Sí.
Apoyarlo sobre la mejilla izquierda: No.
Abrirlo y cerrarlo: Eres cruel.
Dejarlo colgando: Seguiremos siendo amigos.
Abanicarse despacio: Estoy casada.
Abanicarse deprisa: Estoy prometida.
Apoyar el abanico en los labios: Bésame.
Abrirlo despacio: Espérame.
Abrirlo con la mano izquierda: Ven y habla conmigo.
Golpearlo, cerrado, sobre la mano izquierda: Escríbeme.
Semicerrarlo en la derecha y sobre la izquierda: No puedo.
Abierto tapando la boca: Estoy sola.
Taparse el sol con el abanico: Eres feo.
Pasar el dedo indice por las varillas: Tenemos que hablar.
Retirar el cabello de la frente: No me olvides.
Entrar a la casa cerrando el abanico: Hoy no saldré de casa.
Si se golpea un objeto cualquiera: Estoy impaciente.



Espero que les haya gustado este post. Hoy aprendimos algo nuevo
0
1
0
0
1Comment
zoko3052

te olvidastes en japon y palermo (italia) las mujeres tambien lo utilizaban como arma de defenza oculta lo de japon lo se por lo que he leido y lo de palermo italia porque mi madre lo heredo de una bisabuela

0