Check the new version here

Popular channels

¡Todos estamos invitados!

(Jesús dijo) Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar… Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.
Mateo 11:28-29

¡Todos estamos invitados!

El versículo de hoy es una invitación amplia y tierna. ¡Es para todos! No hay favoritismos ni rechazos. De forma sencilla se dirige tanto al necesitado, al inválido, al prisionero, como al rico, al famoso, al que tiene poder. ¡Todos estamos invitados!
Quizás alguno de nuestros lectores esté cansado de todos sus esfuerzos (ritos, buenas obras) para hacer callar la voz de su conciencia que le acusa. ¿Está usted abatido por los fracasos, el vacío de una vida sin esperanza, sin Dios? Entonces esta invitación es especialmente para usted. Jesucristo no nos pide seguir una filosofía, cambiar de religión o seguir las instrucciones de un líder. No, se trata de ir a él: “Venid a mí”, nos dice.
Cuando uno va simplemente a Jesús, descubre su disponibilidad. Él nos escucha, y esto nos anima a contarle nuestras necesidades. Ir a Jesús significa contarle lo que sentimos: el vacío, la necesidad de ser perdonado, transformado, la falta de fuerza para resistir a las tentaciones. Significa creer en él, confiar en él para el resto de la vida.
Entonces el sufrimiento interior deja paso al alivio y a la paz. Quizá las dificultades de la vida no hayan desaparecido. Pero, liberado, el que viene a Jesús continuará su camino junto a un amigo, un guía, un socorro, junto a su Salvador.
Este es el descanso que Jesucristo le ofrece, querido lector que sufre por el peso de una carga y que siente la necesidad de ser liberado de ella. “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”.
0No comments yet
      GIF
      New