Canales populares

Top 10 Cientificos más locos de la hitoria

Vladimir Demikhov
El Cirujano del perro de dos cabezas.



En 1954, el cirujano soviético Vladimir Demikhov, reveló su obra maestra al mundo: Un perro de dos cabezas. La cabeza de un cachorrito había sido implantada en el cuello de un ovejero alemán adulto. La segunda cabeza se chorreaba cuando ingería alimentos (a pesar de no necesitarlos) y se caía por el esófago desconectado. A pesar de que ambos fallecieron porque rechazaron los tejidos, ésto no impidió que Demikhov creara otros 19 en el transcurso de los siguientes 15 años, ninguno sobreviviendo más de un mes. Todos murieron por problemas de rechazo de tejidos. Finalmente fue el médico Christian Baarnard, en 1967, quien logró la proeza, pero Demikhov es ampliamente reconocido por su labor para facilitar el camino de los transplantes de órganos.

Acá un video:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=Oj2SKJFQpI8




Stubbins Ffirth
El catador de vómitos de fiebre amarilla



A principios del siglo XIX el Dr. Stubbins Ffirth estaba convencido de que la reducción de casos de fiebre amarilla en invierno indicaba que no era tan contagiosa como se creía, así que se propuso demostrarlo científicamente ¿Cómo? Pues el tipo, ni corto ni perezoso, inició su experimento practicando pequeñas incisiones en su brazo para luego impregnarlo del célebre vómito negro característico de la enfermedad. No contento con ello, y viendo al no enfermar el éxito de su teoría, procedió a beber vómitos, orines y sangre de infectados en una imparable espiral escatológica. Todo por la ciencia. Hoy se sabe que la fiebre amarilla sí es contagiosa, aunque habitualmente se transmite a través de picaduras de mosquito al entrar directamente en el flujo sanguíneo. Así que el Dr. Ffirth más que un genio de la medicina fue un tipo afortunado...



Josef Mengele
El Ángel de la Muerto



Joseph Mengele ganó notoriedad principalmente por ser uno de los médicos del SS Nazi que supervisaba la llegada de los prisioneros, y decidía quien debía ser matado y quien debía ser destinado a trabajos pesados. Los menos afortunados eran destinados a ser usados de conejillos de indias en experimentos.

En Auschwitz, Mengele hizo un numero de estudios sobre gemelos. Despues de que los ensayos terminaran, generalmente estos gemelos eran asesinados y sus cuerpos disecados. Mengele supervisó una operación donde dos gemelos gitanos fueron cosido juntos para crear siameses; las manos de estos niños se infectaron gravemente donde las venas se habían resecado. Estaba obsesionado en sacar sangre a mellizos y gemelos, especialmente a los físicamente parecidos. Hay reportes que indican que varios murieron desangrados.

Un prisionero de Auschwitz, Alex Dekel, dijo: "Nunca acepté el hecho de que Mengele mismo creyera que lo que hacía era un trabajo serio. El simplemente ejercitaba su poder. Mengele tenía una carnicería, las cirugías mayores eran realizadas sin anestesia. En una oportunidad, fui testigo de una operación de estómago, Mengele estaba retirando pedazos de estómago, pero sin ningún tipo de anestesia. En otra oportinidad, una operación de corazón, también, sin anestesia. Era horroroso. Mengele fue un doctor que se volvió loco por su poder. Nunca nadie lo cuestionaba, y sus pacientes no podrían importarle menos. El profesaba hacer lo que hacía en nombre de la ciencia, pero era una locura".



Johann Conrad Dippel
El "Frankenstein" Original



Johann Conrad Dippel fue tan científico loco que incluso nació en el castillo de Frankenstein, en 1673. Dicen que Mary Shelley se inspiró en él para su obra, pero esa idea continúa siendo controversial.

Después de estudiar Teología, Filosofía y Alquimia, creó un aceite hecho con huesos y sangre de animales, además de varios otros ingredientes, que fue conocido como el "Aceite de Dippel", el equivalente al sueño de todos los alquimistas del "elixir de la vida". Se dice que su trabajo consistía en hervir varias partes del cuerpo en ollas para hacer estos supuestos elixires, y que incluso intentó mover el alma de un cadáver a otro usando una manguera, un embudo y grandes cantidades de lubricante.



Giovanni Aldini
El electrocutador de cadáveres



Giovanni Aldini fue un físico italiano, sobrino de Luigi Galvani, cuyo tratado sobre el efecto de la electricidad sobre los músculos él editó de forma anotada en 1791.

Fue profesor de física en la Universidad de Boloña desde 1798, y su trabajo científico se centró en el galvanismo y en sus aplicaciones médicas, en la construcción de faros, en experimentos para preservar la vida humana y en los materiales resistentes al fuego.

Pero lo que hizo realmente famoso a Aldini fueron sus experimentos en cadáveres. Así como su tío había demostrado que al aplicar corriente eléctrica a las piernas de una rana éstas se movían, Aldini hizo lo mismo, pero con cadáveres humanos.

En una ocasión, realizó un experimento público con el cadáver de un asesino que había sido ahorcado. Introdujo electrodos en el recto del hombre y aplicó corriente eléctrica a ellos. Inmediatamente, el cadáver comenzó a moverse, lanzando golpes al aire y pataleando vigorosamente. Después aplicó los electrodos al rostro, el cual se contrajo, haciendo muecas espantosas. El ojo izquierdo se abrió de una manera espeluznante y los asistentes al experimento comenzaron a gritar, temiendo que el hombre volviera a la vida y tuviera que ser ejecutado de nuevo. Uno de los asistentes quedó tan impresionado por el espectáculo que murió el mismo día de un ataque cardiaco.



Sergei Bruyukhonenko
El decapitador de perros



Sergei Bruyukhonenko, creo una máquina llamada Autojektor que imitaba las funciones de los pulmones y bombeaba sangre como lo haría un corazón, dicha máquina fue inventada con fines de estudio en operaciones de corazón abierto. En 1928 mostró ante una audiencia una cabeza de perro amputada quirurgicamente, la cabeza aun reaccionaba a estímulos externos y seguía con vida gracias al Autojektor, la gente quedó pasmada al ver los resultados, en especial uno cuando le dio de comer un trozo de queso que cayó al instante por el extremo seccionado del esófago. El escritor George Bernard Shaw dijo que se sintió tentado de cortarse la cabeza para librarse de los inconvenientes del cuerpo.

Acá un video:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=rSrIkUXwsNk



Andrew Ure
El Carnicero Escocés



Andrew Ure (1778-1857), a pesar de sus muchas actuaciones como médico, se hizo más famoso con cuatro experimentos realizados en 1818. En octubre, en Glasgow, Matthew Clydesdale fue hallado culpable de haber matado a un anciano durante una borrachera. La sentencia fue la horca y la entrega de su cuerpo a los anatomistas. El 4 de noviembre, nada más el verdugo lo declaró muerto, fue llevado al paraninfo de la Universidad de Glasgow, donde los anatomistas intervenían en los cadáveres a la vista del público.

Apenas llegó el cuerpo de Clydesdale, el doctor Andrew Ure, jefe del equipo, cargó su batería galvánica y realizó varias disecciones en busca de los nervios donde se haría la estimulación eléctrica. Con una de las descargas, una pierna se extendió con tanta fuerza que estuvo "a punto de derribar a uno de los asistentes", contó Ure.

Cuando conectó los cables al nervio frénico izquierdo y al diafragma, "el éxito fue maravilloso, escribió el científico. El aliento comenzó de inmediato. El pecho respiraba agitadamente y bajaba; el vientre sobresalía y se deshinchaba de nuevo..." El proceso siguió durante toda la estimulación eléctrica intermitente.

Al público se le acabó la curiosidad cuando se aplicó corriente al nervio supraorbital y al talón. A medida que subía el voltaje, "..se exhibieron las muecas más horribles...Rabia, horror, desesperación, angustia y sonrisas espantosas unieron su horrible expresión en el rostro del asesino, sobrepasando en mucho a las más salvajes representaciones de un Fuseli o de un Kean- relato Ure, en alusión a dos pintores de la época-. En ese momento, varios espectadores se vieron obligados a dejar la sala a causa del terror o de la descompostura, y un caballero se desmayó".

Ure también tomó nota de una experimento que le falló por falta de tiempo. Su descripción está muy cerca del desfibrilador cardíaco que, un siglo después, comenzaría a salvar tantas vidas.



Shiro Ishii
Dr. Pura Maldad



Ishii Shiro (1892-1959). Doctor en medicina. Teniente general del Ejército Imperial Japonés. Fue el equivalente al doctor Mengele en versión japonesa. Bajo su dirección se construyó un complejo de unos 150 edificios (más de seis kilómetros cuadrados, unos 3000 empleados) cercano a la ciudad de Harbin, en China. Oficialmente, el complejo se dedicaba a la investigación para la purificación del agua. Pero en realidad se estaba desarrollando el programa químico y bacteriológico japonés. En los años siguientes y a partir de 1942, miles de prisioneros y de civiles fueron sujetos a pruebas con las armas que los alemanes proporcionaban al imperio del sol naciente. Se les inoculaba la peste bubónica, ántrax, cólera y muchas otras infecciones. El grado de crueldad fue aumentando, así como los campos de interés que se estudiaban en el complejo. Se hacían autopsias en vivo para enseñar anatomía a los alumnos, se practicaban abortos, se sometía a los prisioneros a temperaturas extremadamente bajas, descargas eléctricas, se les amputaban órganos o partes de órganos para ver cómo sobrevivían, se les provocaban ataques cardíacos, eran sometidos a altas y bajas presiones hasta que sus cuerpos se deformaban... Incluso amputaban y decapitaban sólo para comprobar que sus espadas estaban bien afiladas.


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=WHf9RxGBBW4

Los prisioneros ni siquiera eran tales. Se les llamaba Maruta, es decir, troncos (objetos inertes, no humanos), y en su mayoría eran chinos, aunque también había coreanos, filipinos, y también prisioneros norteamericanos y europeos.

La unidad 731 no era la única dedicada a estos menesteres, hubo varios campos más, todos bajo el mando y la supervisión de Ishii. Y sus labores se extendieron a los pueblos vecinos, puesto que sus experimentos incluían la diseminación de los gérmenes en poblaciones, para ver si las bombas biológicas que diseñaban funcionaban como ellos deseaban. Se calcula que sólo en la unidad 731 murieron entre 3000 y 12000 personas, y nadie sobrevivió. Cuando la guerra estaba a punto de acabar, las autoridades ordenaron destruir los complejos de investigación para que no quedaran indicios de lo que ahí se había hecho. Pero no obstante la rendición nipona en 1945, Ishii siguió con sus planes, entre los cuales estaba llevar a cabo un ataque biológico en los Estados Unidos.

En uno de esos giros irónicos que da la historia, hay que señalar que los Estados Unidos capturaron a Ishii en 1946 y le ofrecieron la inmunidad a cambio de la información que había adquirido en sus años de experimentación con humanos. Ishii accedió, facilitando así la creación del programa de armamento biológico norteamericano. Ishii regresó a Japón con honores, y murió tranquilamente en 1959.



Kevin Warwick
El primer Cyborg



El científico que se convirtió en 'cyborg'. Se le considera uno de los mayores expertos mundiales en cibernética. Nacido en 1954 en Coventry, Reino Unido, nadie podía imaginarse hasta dónde llegaría el pequeño Kevin en sus avances en la investigación cibernética y robótica. Quizás fue la agorafobia de su padre, que apenas le permitía salir de casa, lo que le hizo ir más allá de la medicina tradicional.

Su primer experiemento, al que Warwick bautizó como Cyborg 1.0, tuvo lugar en agosto de 1998 y pretendía responder a una simple pregunta que no pocos cineastas se plantearon primero: ¿Qué pasa cuando unimos a un hombre con un ordenador? Para contestarla, el científico logró que le implantaran, mediante una operación quirúrgica, un chip de silicio en su brazo izquierdo. El chip transmitía señales a un ordenador, y éstas hacían que cuando Warwick se paseaba por la habitación del edificio en el que tuvo lugar el experimento, las puertas se abriesen y se cerrasen solas, y las luces se encendieran y apagaran automáticamente.

Cuando las niñas Jessica y Holly desaparecieron en Reino Unido y sus cadáveres fueron encontrados unos días después, Warwick creó un artilugio que, implantado en el cuerpo de los menores, permitiría localizarles en cualquier momento. Muchos padres se pusieron en contacto con él para implantar el chip en sus propios hijos.

La controversia no asusta a Kevin Warwick. Si intenta desarrollar a un superhombre, es para el bien de la humanidad, explica. “Los robots se vuelven cada vez más complejos, él no tiene ninguna duda que van a exceder los humanos.” Hace pues que el hombre progrese, fusionando con la tecnología. “Y añade, que no hace más que realizar su misión de científico.” ¿”Si yo, como investigador, no lo hago, quien lo hará?” “. Kevin Warwick sueña con conectar dos cerebros gracias a un chip. A su modo de ver, las personas podrían comunicarse directamente por el pensamiento, sin discurso. ¿”Por qué la palabra, debería existir en el futuro, cuándo nosotros tendríamos la posibilidad de comunicarnos directamente con pensamientos, colores, conceptos?” “. Kevin Warwick busca actualmente un socio que esté de acuerdo en jugar con las cobayas. Su esposa Irena, que ya participó en una de sus experiencias, se negó a implantarse un chip en el cerebro.



John Lilly
El creador del Tanque Deprivador Sensorial



Para descubrir qué sucedería si el cerebro estuviera desconectado de todos los estímulos externos, el científico Juan Lilly construyó el primer tanque de privación sensorial en 1954. Flotando en el agua caliente durante horas en oscuridad y silencio completos, Lilly comenzó a experimentar fantasías reales. “Son demasiado personales para decirlas en público,” dijo. Las alucinaciones que tuvo eran difíciles de categorizar por un científico. Ésta era una razón por la que según él no las revelaba al igual que también empleaba LSD.

El tanque de privación viene a ser como una bañera grande y cerrada, con unos 30 cm de agua, en la que se disuelve una solución saturada de sales de Epsom, o sulfato de magnesio heptahidratado (MgSO4-7H2O), a una densidad de 1.30 g/cm3. Esta solución permite, gracias a la densidad que adquiere el líquido, flotar perfectamente en forma supina, incluida la cabeza, que no girará ni a la derecha, ni a la izquierda.


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=D1v9lHvqEbU

La temperatura es mantenida entre 36 y 37 C y el aire que se respira se renueva continuamente gracias una bomba pequeña y silenciosa. Cuando el tanque está vacío se filtra el agua, a través de un tubo de rayos ultravioleta, para limpiarla de cualquier sustancia indeseable y las sales de Epsom son renovadas periódicamente.

Según el fabricante el tanque de flotación nos ofrece un acceso directo y un control sobre cada célula de nuestro cuerpo mediante los variados estados de consciencia, nos muestra información sobre nosotros mismos. Dicho de otra forma, es como nuestro ordenador interno, alterando nuestros modos de aprendizaje y de entretenimiento, proporcionándonos una información que nunca ante hubiéramos podido alcanzar.



FUENTES:

ODEE.COM
WIKIPEDIA.COM
GOOGLE.COM
0
0
0
0No hay comentarios