Info

Trucos para ir al baño. +3

Bienvenido

Se dice que un cuerpo sano debería poder ir al baño después de cada comida.
Todos los días, por supuesto y sin ejercer presiones innecesarias sobre nuestro suelo pélvico.

Cada individuo tiene diferentes funciones fisiológicas, por lo tanto la regularidad de las deposiciones varían de persona a persona.
De tres movimientos intestinales al día a tres a la semana se considera dentro del rango normal.

Si necesita pujar o esforzarse, entonces algo anda mal. Mover los intestinos no debería costarle mucho más que orinar o echarse un gas. Lo que debe observar es si hay un cambio repentino en sus hábitos intestinales.
El ritmo frenético que llevamos, el estrés constante, los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo son algunas de las causas de estreñimiento más comunes hoy día.

Aquí os dejo algunas claves para ayudar al intestino a llevar sus funciones orgánicas de forma óptima:

1.- Ingiere líquidos:

eso permitirá que la movilidad de las heces en el intestino sea más fácil haciéndolas más blandas.
Beber un vaso de agua en ayunas es un gran aliado para evitar el estreñimiento.
Incluye bebidas naturales: un vaso de fruta por la mañana, cola de caballo, tés, tomillo, zumos de verduras frescas…
También es recomendable beber pequeños sorbos de agua a lo largo del día.

2.- Busca la fibra:

Para ello es muy recomendable el consumo constante de frutas y verduras. A ser posible sin quitarles la piel pues en la piel es donde encontramos mayor parte de la fibra que buscamos.
Las personas muy estreñidas han de consumir frutas y verduras en cada una de sus comidas principales. En el caso de los cereales busca mejor los integrales.

3.- Muévete:

el ejercicio físico es esencial para tener un organismo sano. El movimiento en general permite la movilidad de los intestinos.
Un ejercicio muy recomendable es aquellos que implican la torsión de tronco.
Existen muchas posturas de Yoga que se basan en retorcer el tronco permitiendo con ello la eliminación de toxinas.




4.- Reduce el glúten y los alimentos procesados:

Estos son alimentos como las patatas fritas, pan, las comidas pre-envasadas, pizza, bollería… Estos alimentos pasan por un proceso de preparación en el que se elimina la fibra natural. Y una dieta reducida en fibra lleva al estreñimiento.

5.- Añade fermentados:

tales como el chucrut, los pepinillos y el kéfir (si tolera los lácteos), añada un suplemento de probióticos si sospecha que no está obteniendo las bacterias benéficas suficientes de su alimentación. Un ejemplo son las semillas de Lino con probióticos.

6.- Cena verde:

el consumo de alimentos frescos (sin cocinar) es otra de las claves. Si cada noche incluyes en tu cena, alguna ensalada con ingredientes verdes, las probabilidades de “ir al baño” a la mañana siguiente aumentan mucho.

7.- Realiza abdominales Hipopresivos:

La Gimnasia Abdominal Hipopresiva favorece que la presión que generalmente, hay sobre tus órganos disminuya gracias al “vacío” que realizamos con cada aspiración diafragmática.
Esto permite que tus intestinos puedan moverse mejor.




8.- Tómate tu tiempo:

Las prisas, el estrés, los cambios de horario,… pueden provocan bloqueos en tu organismo.
Es importante “educar” al cuerpo para que haga sus deposiciones de forma regular.
Para ello es conveniente contar con tiempo suficiente para “sentarse” en el w.c y relajarse si es posible, cada día a la misma hora.
Con el paso de los días, será el propio cuerpo el que te “avise” sin tener que programarlo tú mismo.


9.- Actividades que te relajen:


10.- Eleva la posición de tus piernas:

Considera las posibilidad de ponerte de cuclillas en vez de sentarte. Esta posición endereza el recto, relaja el músculo puborrectal y ayuda a vaciar completamente su intestino sin forzarlo y se ha demostrado que alivia el estreñimiento y las hemorroides.



11.- Evita las “ayudas”:

cuanto mas provoques a tu cuerpo a que tenga ayuda externa como bebidas preparadas para ello excitantes, laxantes o pastillas, etc. más se acostumbrará y más cantidad necesitará cada vez.
Estas sustancias sólo deberían utilizarse como último recurso.
También es conveniente evitar los medicamentos farmacéuticos como los analgésicos que ralentizan el funcionamiento del intestino, los antidepresivos y los antibióticos puede causar una variedad de trastornos gastrointestinales.