Check the new version here

Popular channels

TV jamming, el incidente Max Headroom



TV jamming, el incidente Max Headroom

Sucedió en Chicago la tarde del 22 de Noviembre de 1987, y pasó a los anales como uno de los momentos más extraños de la historia de las telecomunicaciones.

Los televidentes de la cadena WGN-TV vieron como, de pronto, la sección de deportes del noticiario daba paso a un extrañísimo vídeo casero. El protagonista era una versión casera de Max Headroom, personaje de ficción relativamente popular entonces.



Se trataba de una señal intrusa, también conocida como jamming; alguien estaba emitiendo una señal de televisión, de forma ilegal, en la misma frecuencia que la cadena. Los operarios enviaron la señal a través de otro repetidor, y el problema no volvió a repetirse hasta que… un poco más tarde, otra cadena de televisión (ésta vez la WTTW) sufrió un similar ataque durante la emisión de un capítulo de Doctor Who.



No fue ni el primer ni el único caso de jamming en una señal de televisión, pero sí es el más famoso. Para encontrar el caso al que le corresponde el honor de ser el pionero del TV jamming, debemos remontarnos hasta el 26 de Noviembre de 1977. Una cadena local del sur de Inglaterra vio su programa de noticias interrumpido por una señal de origen desconocido. En dicha señal se escuchaban las profecías apocalípticas de un tal Vrillon, que se presentaba como un alto mandatario extraterrestre (en un perfecto inglés).



Otro caso bastante célebre fue el de un tal Captain Midnight, que en 1986 se las apañó para colar mensajes de protesta por el precio de la televisión por satélite en medio de la programación de la HBO.



Lo de que alguien jugase con los satélites de telecomunicaciones alarmó bastante a las autoridades, que pusieron bastante empeño en localizarle y juzgarle por la hazaña… y lo lograron. Gracias a ello hoy sabemos que Captain Midnight era el seudónimo del ingeniero John R. MacDougall, que tras salir de la cárcel montó un negocio especializado en antenas parabólicas.

Mejor suerte tuvieron los integrantes de la comunidad artística checa Ztohoven. Estos artistas gamberros insertaron la imagen de una explosión nuclear sobre una grabación, real, del horizonte.



No solamente se libraron de la cárcel, sino que además fueron premiados por la Galería Nacional Checa… y eso a pesar del susto que dieron a unos cuantos telespectadores.

Se sabe que este tipo de incidentes también fueron moneda corriente, en este caso como herramienta propagandística, durante la guerra del Líbano. Y se dice también que la televisión kurda sufre constantes ataques por parte de, sospechan, el gobierno turco.

¿Más curiosidades?, al parecer un grupo extremista religioso interrumpió varias emisiones de Playboy Channel con salmos de la Biblia hacia 1987… imagino que cortando bastante el rollo a los espectadores.

En la otra cara de la moneda, ya en el siglo XXI, han menudeado las interrupciones con pornografía dura en emisiones de Disney Channel. Hazaña que nos habla de un sentido del humor discutible unido a una habilidad técnica considerable.
0
0
0
0No comments yet