Check the new version here

Popular channels

Últimas Palabras Antes de Morir




Con este Post no pretendo ser macabro ni recrearme en la fatalidad, sólo mostrar las diferentes formas de enfrentarse a la muerte de los sentenciados a la pena capital. Porque por mucho que se pueda pensar lo que cada uno haríamos ante esa situación, es imposible saber cómo reaccionaríamos y mucho menos cuáles serían nuestras últimas palabras. Aquí tenéis algunas de estas “últimas palabras antes de ser ejecutados”: ironía, humor, resignación…





“Bueno, señores, están a punto de ver un Appel al horno” (George Appel,1928). Ejecutado en la silla eléctrica en Nueva York

“Voy a verme cara a cara con Jesús ahora. . . . Os quiero mucho a todos. Os veré cuando lleguéis. . . . Allí os espero” (Karla Faye Tucker Brown, 1998). Ejecutada por inyección en Texas.

“No me han dado mis espaguetis. Quiero que la prensa lo sepa” (Thomas J. Grasso, 1995). Ejecutado por inyección en Oklahoma.

“¿Qué tal esto para un titular del periódico de mañana? French fries” (patatas fritas) (James French, 1966). Ejecutado en la silla eléctrica en Oklahoma.

“Den un paso al frente, muchachos. Así será más fácil” (Erskine Childers, patriota irlandés, 1922). Ejecutado por un pelotón de fusilamiento.

“Recuerden, la pena de muerte es un asesinato” (Robert Drew, 1994). Ejecutado por inyección en Texas.

“Señor, le ruego que me perdone” (después de pisar al verdugo) (María Antonieta, reina de Francia, 1793). Ejecutada en la guillotina

“Me gustaría dar las gracias a mi familia por quererme y cuidarme. Y el resto del mundo puede besarme el culo” (Johnny Frank Garrett, Sr.,1992). Ejecutado por inyección en Texas.

“Lo único que lamento no tener más que una vida que perder por mi país” (Nathan Hale, 1776). Primer espía estadounidense, se ofreció como voluntario para espiar a los británicos y fue ahorcado.

“Así es la vida” (Ned Kelly, bandido australiano, 1880). Ejecutado en la horca.

“Adiós” (John Thanos, 1994). Ejecutado por inyección en Maryland.


Y las dos mejores para el final, las dos pertenecen a Thomas Moro (decapitado en 1535):

Mientras subía al cadalso pidió ayuda al verdugo para subir y ante la duda de éste le dijo:

Tranquilo que para bajar no le molestaré.

Luego, al arrodillarse le dijo:

Fíjese que mi barba ha crecido en la cárcel; es decir, ella no ha sido desobediente al rey, por lo tanto no hay por qué cortarla. Permítame que la aparte





►FIN DEL POST◄


Fin del Post,
espero que lo hayas disfrutado
si te gusto, sigueme y veras mis proximas actualizaciones.
No te defraudare.
Hasta la proxima.

0
0
0
1
0No comments yet