Check the new version here

Popular channels

Un 15 de noviembre de 1573: nacía Santa Fe

Los preparativos

De todos los asentamientos fundados por los españoles en la primera mitad del siglo XVI en territorios del Río de la Plata, sólo había logrado subsistir para la mitad de dicho siglo la ciudad de Asunción, que en 1537 Juan de Salazar y Espinosa, llegado a estas tierras en la xpedición de Pedro de Mendoza, había fundadp en territorios de la actual República del Paraguay.

Los restantes asentamientos españoles fundados más al sur (Sancti Spiritus, Corpus Christi, Buena Esperanza y Santa María del Buen Ayre), habían sido abandonados por sus pobladores debido a las dificultades representadas por la falta de víveres y la hostilidad de los indígenas de la región.

Si bien la ciudad de Asunción, ubicada en una región de gran fertilidad, fue creciendo lenta pero sostenidamente, debido en gran parte e las buenas relaciones mantenidas con los Guaraníes al comienzo del proceso de mestización y a la adecuación de sus pobladores a las pautas alimenticias de la zona; la inexistencia de poblaciones hacia el sur, dificultaba enormemente la comunicación de la ciudad en la región del Río de la Plata, previo paso a España.

Era necesario fundar otros poblados intermedios entre Asunción y el asiento de la vieja y desaparecida Buenos Aires, de manera de crear nuevos puertos que facilitaran el comercio entre Asunción y España, y que permitieran servir, al mismo tiempo, de escala a una nueva ruta hacia el Alto Perú, el Tucumán y Cuyo.






La Expedición

Con este propósito partió en abril de 1573, desde Asunción, enviado por Martín Suárez de Toledo, Gobernador a cargo, el Capitán Juan de Garay, junto a 80 mancebos de la tierra, en un bergantín y embarcaciones menores. Llevaba además, caballos e indios guaraníes. Muy pocos españoles formaban parte de la expedición.

Cuando todo estuvo listo para la partida, la expedición se dividió en 2 grupos:

* El primero viajaría por tierra, costeando la margen izquierda del Paraná. Llevaría las carretas, el ganado, los caballos y otros elementos necesarios para la fundación.
* El segundo, a mando de Juan de Garay, viajaría por el caudaloso Paraná. Lo integraban un bergantín, 5 barcas y varias balsas. Iniciaron su viaje el 14 de abril de 1575. El grupo de tierra lo había hecho unos meses antes.

El encuentro de ambos grupos se produjo en un lugar llamado "La Punta del Yeso", frente a la actual Cayastá. Los hombres avanzaron desde allí en una sola columna penetrando por el río de la Quiloazas, hoy río San Javier.

Luego de una corta travesía, Garay decidío el desembarco en la costa sudoeste del río, en le lugar donde hoy está Cayastá. Apenas el grupo de criollos puso los pies en tierra firme, comenzaron a limpiar y empalizar el terreno con madera dura que les ofrecían los espinillos de la zona. También construyeron precarias viviendas.

Sin embargo Garay no estaba demasiado conforme con el lugar elegido. Es por eso que, con un grupo de hombres, se dirigió hacia el sur en busca de un sitio que ofreciera mejores condiciones para levantar la ciudad.

Durante esta búsqueda, Don Juan de Garay se encuentra con la expedición de Jerónimo Luis de Cabrera que también exploraba las zonas del Paraná después de haber realizado importantes exploraciones (Córdoba entre otras ciudades). Por este encuentro Garay decide regresar al lugar de desembarco. Era necesario dar cuanto antes la categoría de ciudad a orillas del Río Quiloazas.




LA FUNDACIÓN

El 15 de noviembre de 1573, Garay funda oficialmente la ciudad de Santa Fe. Se siguieron los ritos habituales para estos casos y el escribano Pedro E. Espinosa, levantó el acta correspondiente.

El sol de aquel domingo alumbraba las caras de esos macebos, que en silencio, contemplaban a su capitán. Junto al palo rollo – símbolo de la Justicia y el poder Real- Juan de Garay recitaba las palabras principales del acta de nacimiento de la nueva ciudad:


"Yo, Juan de Garay, capitán y justicia Mayor en esta conquista y población del Paraná y Río de la Plata. Digo que en el nombre de la Santísima Trinidad y de la Virgen Santa María y de la universidad de todos los Santos y en nombre de la Real Majestad del rey Don Felipe nuestro señor y del muy ilustre Señor Juan Ortiz de Zárate, Gobernador, Capitán General y Alguacil Mayor de todas las provincias del dicho Río de la Plata, por virtud de los poderes que para ello tengo de Martín Suárez de Toledo Teniente de Gobernador que al presente reside en la ciudad de la Asunción. Digo que en el dicho nombre y forma que dicho tengo, fundo y asiento y nombro esta ciudad de Santa Fe, en esta provincia de Calchaquíes y mocoretáes, por parecerme que en ella hay las partes v cosas que conviene para la perpetuación de la dicha ciudad de agua y leñas y pastos, pesquerías y casas y tierras y estancias para los vecinos y moradores de ella y repartirles, como su Majestad lo manda y asiéntola y puéblola con aditamento que a todas las veces que pareciere o se hallare otro asiento más conveniente y provechoso para la perpetuidad, lo pueda hacer de acuerdo y parecer del Cabildo y Justicia que en esta ciudad hubiere, como pareciere que al servicio de Dios y de su Majestad convenga; y porque su Majestad manda a los Gobernadores y Capitanes que así poblaren y fundaren nuevos pueblos y ciudades, les da poder y comisión para que puedan nombrar en su real nombre, Alcaldes y Regidores y para que tengan en justicia y buen gobierno y policía las tales ciudades o pueblos, así yo, en nombre de su Majestad y de dicho Señor Gobernador, nombro y señalo por alcalde a Juan Espinosa y a Ortuño de Arbildo y por Regidores a Benito de Morales Hernando de Salas y a Mateo Gil y a Domingo Ramirez y a Lázaro Beñalvo y a Juan Santa Cruz y así, en nombre de su Majestad v de dicho Señor Gobernador, les doy poder y facultad para que usen y ejerzan los dichos oficios de Alcalde v Regidores en aquellas casas y cosas convenientes a ellos tocantes, conforme a las ordenanzas que su Majestad tiene hecha para las ciudades y pueblos de las Indias, para que usen así de Alcaldes Ordinarios como de la Hermandad en todos los negocios a ellos tocantes y no es tanta que su Majestad, por sus reales provisiones manda que sean cada año elegidos y así, cumpliendo sus reales mandamientos, por tales los nombro y señalo, pero pareciéndome que la elección que se ha de acostumbrar a nacer sea un día señalado, como es uso y costumbre en todas las ciudades y los reinos de su Majestad, digo que les doy poder y facultad, en nombre de su Majestad, para que ejerzan y usen los dichos oficios y cargos desde el día de la fecha de ésta, hasta el día y año nuevo que vendrá que es el principio del año que vendrá de mil quinientos setenta y cuatro, y así mando por ordenanza que aquel día antes de misa, todos los años, tengan de costumbre juntarse en su cabildo los Alcaldes y Regidores con el escribano del Cabildo v hacer su nombramiento y elección, como Dios mejor les diere entender y en la manera y forma que se acostumbra en todos los reinos del Perú. Otro sí, mando a los Alcaldes y Regidores vayan conmigo y en el conmedio de la plaza de esta ciudad me ayuden a alzar y enarbolar un palo para Rollo para allí, en nombre de S. M. y del Señor Gobernador Juan Ortiz de Zárate, se pueda ejecutar la justicia en los delincuentes, conforme a las leyes y ordenanzas reales."

"Otro sí, nombro y señalo por jurisdicción de esta ciudad: por la parte del camino del Paraguay y hasta el cabo de los anegadizos chicos y por el río bajo, camino de Buenos Aires, veinticinco leguas más abajo de Sancti Spiritus, y hacia las partes del Tucumán, cincuenta leguas a la tierra dentro desde las barrancas de este río y de la otra parte del Paraná, otras cincuentas."

"Otro sí, mando que el asiento y repartimiento de los solares, casas de los vecinos de esta ciudad, se edifiquen y asiente y se guarden conforme una traza que tengo señalada en un pergamino que es hecho en este asiento ciudad de Santa Fe, hoy domingo, a quince de noviembre de 1573 año."

"Otro sí, en la traza de esta ciudad tengo señalados dos solares para la Iglesia Mayor, la cual nombro LA VOCACION DE TODOS LOS SANTOS Testigos que a todo lo susodicho fueron presentes: Francisco de Sierra, maese de campo de esta conquista y Antonio Tomás y Hernán Sánchez. Hecha día, mes y año dicho. Juan de Garay, por mando del Señor capitán, Pedro de Espinosa escribano nombrado por la justicia. Por testigo: Francisco de Sierra, por testigo: Antonio Tomás, por testigo: Hernán Sánchez."




Maqueta que recrea cómo era Santa Fe La Vieja







Agustín Zapata Gollán durante las excavaciones en Cayastá
En 1949, el historiador y estudioso americanista Agustín Zapata Gollán descubrió las ruinas de Santa Fe la Vieja. Hasta ese momento se pensaba que ningún resto material había sobrevivido de la antigua ciudad luego de su traslado a mediados del siglo XVII. Pero, en las excavaciones encontraron las ruinas del Cabildo, los templos donde se enterraban a los muertos, viviendas de pobladores y numerosísimos esqueletos, entre ellos los de Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias) y de su esposa, doña Jerónima de Contreras, hija de don Juan de Garay.




FUENTE
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New