Check the new version here

Popular channels

Un albañil miope piropea a su propia hija

“Ven aquí, que te lo como todo”. Con estas palabras se dirigió esta mañana Valeriano Lozal a su propia hija Silvia, de 17 años. El hombre se encontraba en lo alto de un andamio trabajando y su incipiente miopía le impidió reconocer a la chica, quien sí pudo identificar al instante la voz de su padre “diciéndome unas cosas tan asquerosas que sigo sin poder quitarme de la cabeza”, se lamenta la joven. Fue cuando ella respondió “Papá, qué coño estás diciendo” que Valeriano se dio cuenta del terrible error que había cometido. Desde ese momento, tanto el albañil como su hija se encuentran en tratamiento psicológico para superar el trauma que ha provocado el equívoco.



Aunque el hombre asegura que “nada de lo que le dije lo sentía de verdad”, Silvia cree que no podrá volver a mirar a su padre a los ojos. “Esos ojos que recorrieron todo mi cuerpo con lascivia”, insiste la muchacha. Los compañeros de Valeriano quitan hierro al asunto argumentando que “la chavala está buena de verdad, o sea que es peor que un padre te mienta a que te diga las cosas a la cara”.

El asunto no ha perjudicado únicamente la relación entre Valeriano y su hija. La esposa del albañil ha declarado que “le he perdonado muchas cosas a lo largo de estos veinte años pero de esta sí que no salimos”. El hombre explica que “todo lo que le grité se lo grité pensando en mi mujer, sin que ello quiera decir que mi hija me inspire sentimientos eróticos; es solo que se parecen y sin yo saber que era ella, pues sí reconocí algo familiar y atrayente en su cuerpo que… bueno, mejor me callo”.

“Es por eso que le prohibí la minifalda”

Lozal ha escrito una carta de disculpa para su hija pero en ella no ha podido evitar recriminarle que vistiera minifalda en el momento en el que él la piropeó. “Cuando le digo que no salga a la calle vestida como una puta no lo digo por capricho, lo digo porque luego pasan esas cosas. Espero que al menos eso le sirva de lección”, insiste el hombre. Su esposa Matilde considera que su marido “tiene la inteligencia emocional de un Seat Panda”.


0
0
0
0
0No comments yet