Check the new version here

Popular channels

Un asesino serial habría matado a una argentina (España)





Un asesino serial habría matado a la argentina radicada en Madrid



El dueño del departamento donde vivía la mujer, fue visto por los vecinos deshacerse de bolsas de basura y está repintando el lugar en el que hallaron manchas de sangre.







Las sospechas sobre la desaparición y presunta muerte de la argentina Adriana Gioiosa, de 55 años, quien vivía en Majadahonda, una localidad de las afueras de Madrid, recaen en el hombre que le alquilaba el departamento.
El propietario es un español de 32 años, con antecedentes psiquiátricos y que estuvo internado en un establecimiento especializado. Y a medida que avanza la investigación se encuentran con hechos altamente sospechosos como que una tía del casero, que le donó en uso y usufructo el piso alquilado por Adriana, desapareció misteriosamente. El detenido declaró a la policía que sufría mal de Alzheimer y que la había internado de una residencia en Madrid. Pero ni en los geriátricos ni en el Registro de Fallecidos figura una mujer con ese nombre. O que hasta el momento no se había podido encontrar indicios del paradero de ninguna de las tres inquilinas anteriores, todas mujeres extranjeras, sobre todo a la que precedió a Gioiosa.
Algunos vecinos vieron al casero arrojando bolsas de basura a diversos cubos de desperdicios del edificio donde está ubicado el piso de la desaparecida.
Los últimos indicios, que parecen definitivos, señalan que los investigadores encontraron sangre humana en una trituradora de carne ubicada en el garaje del edificio, donde se encuentra el departamento de Gioiosa. Estos serán comparados con las muestras de ADN que aportó el hermano de la víctima y las bolsas que podrían contener los restos de la argentina son buscados en un vertedero de Pinto, donde descargan los camiones que retiran los desperdicios del edificio.
Al ser detenido el casero incurrió en varias contradicciones cuando declaró.






Por otra parte los guardias allanaron la vivienda de Adriana encontraron manchas de sangre a pesar de que el propietario había pintado la mitad del piso y tenía la intención de hacer lo mismo con la otra mitad.
Los vecinos declararon que en la madrugada posterior a la desaparición escucharon ruidos extraños, como de una sierra industrial, pero que no le dieron importancia. Ahora se asocian esos ruidos a una trituradora de carne que tenía el presunto asesino en el garaje del edificio donde encontraron restos orgánicos y sangre.
El garaje estaba insonorizado el garaje y además la parte exterior de la trituradora tenía atornillado una goma para amortiguar el ruido.
Los familiares de Adriana, que viven en Argentina y a quienes visitó recientemente recibieron mensajes a través de WhatsApp explicando que se marcharía al extranjero y que no se iba a comunicar con ellos hasta su retorno a Madrid.
Sin embargo, la víctima no les había anticipado a sus familiares argentinos ninguna intención de viajar por lo que los mensajes les resultaron sospechosos. Decidieron, en consecuencia, que un hermano de Adriana viajara a la capital española para averiguar qué estaba sucediendo. Así, después de inútiles gestiones, el hermano se presentó ante la Guardia Civil el 6 de abril pasado y se inició la investigación.









0No comments yet
      GIF
      New