About Taringa!

Popular channels

Un Boeing descapotable

La
vida en un avión está garantizada por la creación en el interior de la
cabina de una atmósfera virtual parecida a la del nivel del mar. Para
poder mantener la presión en la cabina hasta ese nivel prefijado hay
que "insuflar" aire en el interior del avión mediante aire comprimido
que se extrae de los motores. Dicho aire se utiliza a su vez para
regular la temperatura en el interior. Ello se consigue mezclando este
aire caliente con una cantidad de aire del exterior para obtener una
temperatura de confort alrededor de los 23º C. El aire presente en el
habitáculo se hace "recircular" a lo largo del mismo para "economizar"
combustible.

Aunque
son hechos muy raros (no se me asuste nadie), los fallos del sistema de
presurización se dividen en dos clases. Los debidos al funcionamiento
defectuoso de algún elemento que provoque una reducción gradual en la presión del aire en la cabina, y los producidos por el desprendimiento de una ventanilla, una sección de parabrisas, o una puerta de emergencia o, en general, por desgarros en el fuselaje.

Mientras
la anomalía gradual puede ser controlada con procedimientos normales, y
sin demasiada urgencia, el segundo de esos fallos, denominado descompresión explosiva,
no porque la causa sea una bomba, sino porque las señales, estampido y
vapor se le parecen, requiere una reacción inmediata de los pilotos.
Deben realizar un descenso de emergencia hacia capas donde la atmósfera
sea respirable mediante una rápida maniobra. De no hacerlo los
ocupantes podrían morir de frío o asfixiados en poco tiempo ya que la
temperatura a la altura de vuelo puede ser inferior a -50ºC.


Quizás la avería más espectacular relacionada con la descompresión explosiva fue la registrada el 28 de Abril de 1988 por un Boeing 737-200 de Aloha Airlines (a la que pertenecen las fotos).
A
7.300 metros de altitud sobre el océano Pacífico, el segmento del
fuselaje que cubría la parte delantera del avión se desprende y sale
volando. Los pasajeros, de repente, se hallan sentados al aire libre.
Una azafata, que está sirviendo bebidas en dicho momento, es arrebatada
del avión y cae al vacío. Su compañera sólo logra salvarse porque los
pasajeros, sujetos por los cinturones de seguridad, la retienen con
todas sus fuerzas. El capitán, Robert Schornstheimer, consigue
aterrizar un cuarto de hora más tarde, con su avión convertido en un
descapotable, en la isla de Maui, Hawaii. La mayoría de los 90
pasajeros ha resultado herida pero todos han sobrevivido.
Posteriormente los especialistas señalarían a grietas producidas por la
corrosión y la fatiga del metal como culpables de un accidente que
estuvo a punto de derivar en una catástrofe.


0No comments yet