Check the new version here

Popular channels

Un Héroe Argentino!

Los huevos como un Toro!



Matías Pallero le solicitó en enero al jefe de personal de la estación de servicio de Alem y Florida continuar trabajando en el turno noche.

El joven playero fue contratado por la firma Petroeste a fines de 2011 y hasta hace quince días no había atravesado por ninguna situación de inseguridad.

Sin embargo, la suerte lo abandonó. Desde el pasado 7 de febrero hasta la madrugada de ayer el trabajador resultó víctima de tres asaltos, dos de ellos perpetrados por el mismo sujeto, con cuatro horas de diferencia.

“El primer intento ocurrió a las 2. En ese momento reconocí al toque la moto, que fue la misma que nos asaltó hace quince días. Fui a buscar a un compañero, regresé al surtidor y me di cuenta de que la persona que manejaba tenía cara conocida”, explicó Matías a un cronista de La Nueva. horas después de los hechos, mientras aguardaba en la comisaría Segunda para prestar declaración.

Dijo que “lo atendí como a un cliente, le cargué combustible a la moto y ahí me dijo que lo esperara porque su amigo tenía la plata”.

“Cuando llegó su compañero, sacó un cuchillo y me pidió la billetera. Forcejeamos, logré agarrarlo del brazo, lo empujé y escapó con el otro ladrón en la moto, pero con las manos vacías”, agregó el damnificado.

Los delincuentes se trasladaban en una motocicleta Yamaha YBR 125cc. de color azul, chapa 106 IJL, en la que huyeron en sentido ascendente de la avenida.

Luego, según se pudo saber, los sujetos repitieron su accionar en el expendio de combustible de la empresa Schell, sita en la esquina de avenida Alem y calle Mallea.

Allí, los malvivientes lograron apoderarse de 380 pesos que le arrebataron al empleado de turno.

Pero los malvivientes regresaron cuatro horas después a la estación de servicio de Alem y Florida.

“Pero en esta ocasión el tipo llegó solo y fue directamente a la oficina donde estaba la plata. Después me enteré por un compañero que el sujeto había sido empleado del local hace varios años”, mencionó Matías.

“Yo nunca trabajé con él. Uno de los chicos lo reconoció y le preguntó: ¿que haces robando acá?. El ladrón me apuntó con un arma de fuego calibre 22, pero en cuanto se descuidó le di una trompada en la cara, una patada en las costillas y no paré de golpearlo hasta noquearlo”, reconoció el playero.

Y aclaró que “después que le di la golpiza recordé que me había gatillado".

"Esta vez salió bien, pero soy consciente que pudo haber terminado muy mal”, resaltó el muchacho.

“Uno nunca sabe cómo va a reaccionar ante un hecho delictivo, pero con el paso de los minutos comprendí que hice lo que hice porque no pensé; fue una cuestión instintiva”, confesó.

Una vez reducido el frustrado ladrón por el decidido empleado y sus compañeros que llamaron al 911, un móvil del Comando de Prevención Comunitaria aprehendió al individuo y lo trasladó a la guardia del Hospital Municipal, donde recibió las primeras curaciones.

Se trata de Leandro Exequiel Zapata (22), quien anoche se encontraba alojado en un calabozo de la comisaría Primera de policía.

Mientras tanto Matías --algo más tranquilo-- sostuvo que “este tipo de episodios te dan mucha bronca e impotencia, porque esta gente juega con el trabajo de mucha gente y con la vida de otros. Yo decidí defenderme y me negué a darle la plata”.


Asi quedo el caco!



"Literalmente lo molió a palos", afirmó esta mañana una fuente policial. Evidentemente, tenía razón.


Vengan KKs a defender al motochorro!
0
0
0
0
0No comments yet