Check the new version here

Popular channels

Un oscuro panorama con nuevos fondos buitres.

En Noviembre 2014 las perspectivas macroeconómicas presentan un panorama con muchas dificultades.


noviembre 4, 2014 Informe Económico periódico sobre Argentina.


Esta administración está decidida a utilizar todos los recursos que pueda disponer para evitar una devaluación y por eso negocia activamente con cualquiera que directa o indirectamente esté dispuesto a ingresar o vender dólares.

Las acciones se ejecutan sin considerar el costo, pero el mercado ha entendido – hasta el momento – que lograría superar estos dos meses hasta llegar a la tan ansiada negociación con los holdouts entre enero y febrero de 2015. Una clara señal de los decididores es que los futuros bajaron a $8.71 de los $9.03 desde la semana anterior, no se buscó un sustituto para sacar divisas en reemplazo de la compra de bonos y su venta en el exterior y el paralelo bajó y se mantendrá estable, al menos hasta el 4 de noviembre.

Han ocurrido actos de Dios, como la enfermedad de la Presidenta que de ser grave o prolongadamente inhabilitante podría cambiar dramáticamente el panorama y han aparecido nuevos ¨fondos buitres¨ algo que ha comenzado a ocurrir avalados por el juez Griesa y que podrían cambiar decididamente el panorama.

Estos nuevos reclamos, alentados por la posibilidad de pago y negociación que se ha hecho conocer desde la administración, podrían eventualmente resultar un escollo insalvable para resolver el default técnico ya que se puede estimar con bastante seguridad que alcanzan casi a nuevos US$ 8.000 millones. Una situación crítica que asombrosamente esta administración no supo o no pudo evitar.

El Banco central elaboró una exitosa política cambiaria y además subió la tasa para depósitos lo que aumentó el costo de los créditos , lo que motivó a los acopiadores pequeños y medianos a vender a los acopiadores de mayor capacidad y cancelar los créditos.

Por otra parte, el Banco Central con buena estrategia cerró el acuerdo con las cerealeras para garantizar una liquidación en torno a US$5.700 millones hasta fin de año contra la liberación de cupos de exportación de trigo, harina de trigo y maíz.

En la última semana, los ingresos al mercado cambiario sumaron US$375 millones, US$100 millones por encima de la media semanal de septiembre.

En las próximas semanas se verá un aumento de las reservas en base a los montos del acuerdo. Si los técnicos del Central lo logran, los ingresos de divisas en el último bimestre del año resultarían los mayores de la serie histórica y se ubicarían bien por encima de los esperados.

Esta acertada operativa para recuperar los ingresos de dólares mediante la cuenta corriente era decisiva para llegar a enero en que expira la cláusula RUFO, y eso hubiera permitido negociar el fallo del juez Griesa para cerrar el capítulo del litigio con los holdouts, algo que ahora ha quedado en una nebulosa por la aparición de nuevos y supuestamente inesperados reclamos de nuevos holdouts ¨buitres¨.

Como resolverán esta mala praxis – que implica un severo problema político – desde la administración actual contradiciendo todo cuanto han declamado es un problema que afecta a los políticos oficialistas y no es tema de este informe.

En lo relativo al sector privado, el mercado – hasta el 3 de noviembre – parecía descontar un acuerdo, y lo demostró con fuertes subas en los precios de los bonos contra dólares, ayudado por la menor presión de la oferta derivada de las limitaciones a la operatoria de contado con liquidación.

La verdad de cualquier elucubración está en los números. Si se quiere saber qué piensan los grandes operadores que influyen, lo único necesario es saber leer los valores de los diferentes bonos.

La veracidad y gravedad (si la tiene) de las complicaciones por la aparición de nuevos buitres se verá en la reacción del mercado con sus números, que indefectiblemente habla con el bolsillo en la mano.

En cuanto a los diversos tipos de cambio, con la intensificación en los controles y las presiones a los más grandes operadores institucionales para que aumenten la oferta de dólares en el corto plazo y reduzcan la demanda en el mediano, ha generado buenos resultados. El dólar de contado con liquidación se ubica en $13,15, mientras que el dólar bolsa lo hace en $13,7 y el dólar marginal en $14. con tendencia a bajar.Hasta el momento en que se emite este informe.



Gasto y emisión

En cuanto a los gastos del gobierno, siguen creciendo por encima de la recaudación y afectan cada vez más el balance del Banco Central.

El gasto fue generado por las erogaciones de capital, que crecieron 72% respecto de 2013 impulsados por el plan ProCreAr e inversiones vinculadas a las centrales Atucha I, EMBALSE y a la conclusión del AR-SAT. Al menos han sido inversiones.

Tuvo un enorme crecimiento del 50% anual en agosto, superando en 5 puntos el aumento de los primeros siete meses del año (43,7%) y en casi 20 el incremento de los ingresos fiscales (28%).

Así, los recursos extraordinarios provistos por el Banco Central y el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES volvieron a ser usados para atender los gastos crecientes y explosivos del Gobierno llegando el déficit primario a $17.378 millones en un mes.

Además, los subsidios al sector privado crecieron 65% respecto de 2013 por el no crecimiento de las tarifas de servicios públicos y en gran medida por la inclusión del plan Progresar.

Se puede estimar un gasto creciendo 44% respecto de 2013 y una brecha de pesos de $173.000 millones en todo el año.



Recesión

La economía se achicó un 4,2% anual en septiembre, en lo que fue su séptima y máxima baja consecutiva. También se contrajo un 0,4% mensual en Octubre lo que equivale a una caída del 8,5% anualizado.

Este enorme deterioro no se observaba desde 2008, tras el episodio de Lehman Brothers o desde la crisis del régimen de Convertibilidad, de los años 2001 y 2002.

El freno de la actividad se inició por el “default” de la deuda pública: cayó en promedio un 2% anual en los primeros ocho meses de 2014 y la baja fue del 5% anual en los últimos dos meses.

La respuesta oficial es más de lo mismo; acelerar el gasto público financiado con emisión monetaria, sin efecto reactivante, que agrava el exceso de pesos creando una mayor demanda de divisas, lo cual genera un círculo vicioso que atenta contra la estabilidad macroeconómica porque, contradictoriamente, se intenta frenar la inflación por otro lado con controles y elevando la tasa de interés.


Que puede esperarse

No es posible ser optimista sobre la actividad económica para los próximos meses. Se puede proyectar que el PBI disminuiría 3.2% en 2014.

En 2015 no habrá mejoras. Es imposible disminuir la inflación y la recesión está tomando una magnitud significativa. Como ejemplo: las ventas de automóviles en Septiembre fueron 42% menores que en el año anterior, la caída del salario real de la clase baja es de 20% respecto de 2013 y la clase media ha perdido más de 15% de capacidad de compra. Todo en favor de los segmentos AB que han visto incrementados sus ingresos por encima de la inflación y hanvisto revaluado sus inversiones financieras y propiedades.

Las altas y prolongadas inflaciones tienen un efecto muy negativo socialmente: abren la brecha entre los más pobres y los más ricos porque trasladan el ingreso de los desamparados a los propietarios de stocks de cualquier tipo, algo que es ideológicamente incompatible con el llamado modelo populista de esta administración.

Los responsables de administrar han supuesto que pueden compensar a los desamparados mediante planes sociales y beneficios no contributivos repartidos en forma indiscriminada, algo que se ha realizado sin éxito porque esa ayuda implica una emisión que ha alcanzado niveles de ¨fenómeno monetario¨ como la definen los analistas de inversiones extranjeros.

En 2015 el déficit del gobierno (gastos – ingresos) será igual al total del dinero en circulación y depósitos en los bancos y será cubierto en gran medida con emisión monetaria.

Es considerado un ¨fenómeno monetario¨ el hecho que no se haya producido un desequilibrio macroeconómico de magnitud como una mayor expansión inflacionaria, por ahora contenida mediante acuerdos y presiones no sustentables en el tiempo.

Las autoridades eventualmente y sin los nuevos fondos buitres – harán un acuerdo, pagarán y tomarán medidas para trasladar el costo político del acuerdo con los fondos a cualquiera pero son las condiciones macroeconómicas locales las que impiden ser optimistas.

A diferencia de otros momentos de recuperación económica – como los años 2003 y 2009 – habrá mayor inflación, mayor desempleo, una futura ampliación de la brecha cambiaria, profundización del déficit energético, apreciación real cambiaria, y el peor resultado fiscal primario de la historia, todo atentando contra de una eventual rápida recuperación, como ocurrió en aquellas ocasiones.

A lo anterior, se le agrega que la caída real del PBI de este año para 2015 genera otra caída cerca de -2%, y que no habrá financiamiento externo. Por lo tanto, dado lo anterior, la expectativa es de una caída del PBI real para 2015 peor a la de este año, de 4% anual.
0No comments yet
      GIF
      New