Check the new version here

Popular channels

Una ley para “muchos chevrones”

Hidrocarburos: una ley para que haya “muchos chevrones”

La ley aprobada ayer en trámite express, extiende y generaliza las condiciones del convenio Chevron. Una reglamentación al servicio de las empresas multinacionales con las que negocia YPF S.A.



La declaración del presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, Mario Metaza (FpV), en su informe del miércoles en Diputados, pinta de cuerpo entero el espíritu de la Ley de Hidrocarburos que el oficialismo hizo aprobar luego de un apurado trámite por ambas cámaras. “Necesitamos muchos chevrones”, dijo Metaza, enfatizando la necesidad de contar con inversiones extranjeras para aumentar la producción de hidrocarburos. Curiosa forma de “soberanía energética” la que presenta el kirchnerismo: en aras del autoabastecimiento energético, meta con plazos inciertos para ser alcanzada, se embarga a perpetuidad los recursos del suelo en beneficio de las multinacionales.

Concesiones a perpetuidad

Para facilitar a YPF S.A. las asociaciones con petroleras privadas para hacerse de capital, crea concesiones que en los hechos son a perpetuidad. La ley plantea el criterio de que quien tiene la concesión de crudo convencional tiene derecho al crudo no convencional que está debajo de aquel. O sea que quien tiene una concesión por 25 años puede aplicar para otra de 35 años, extensible además 10 años. Sin mediar nuevas licitaciones, hay adjudicación directa de la explotación no convencional al que está ya en el área. Con la nueva ley, serán YPF y las petroleras que ya están instaladas quienes negociarán con los inversores que quieran participar de la promesa de Vaca Muerta, mediante acuerdos entre privados.

Regalías

Un punto que ha sido criticado incluso por los sectores de la oposición más propensos a la obsecuencia con el capital extranjero, es el bajo nivel de regalías que fija la reglamentación. Estas serán de 12%, y se pueden reducir a 5% si la autoridad provincial o nacional lo dispone. Esto está por debajo del nivel que tienen hoy en algunas provincias o regiones (hay áreas de Neuquén donde llega al 15%). En caso de prórroga podrán elevarse a 18%. Estos montos de relagías han sido criticados por su bajo nivel desde todo el arco político. Son varias las voces de quienes se inclinar por niveles cercanos al 25%, incluso entre los más marcadamente pro empresas como el ex secretario de Energía Jorge Lapeña, el economista jefe de FIEL Daniel Artana, y Federico Sturzenegger del PRO. Este último calculó que la extensión de concesiones de la nueva ley, con esta limitación al nivel de regalías supone un “regalo” del Estado a las empresas por US$ 228.000 millones, por la diferencia entre lo que se cobrará y lo que podría cobrarse.

La nueva ley también restringe otros tributos provinciales. Impuesto a ingresos brutos no podrá superar el 3%. Las provincias o municipios no pueden inventar nuevos impuestos, ni subir las tasas de los sellos vigentes a la fecha.


Otros puntos

- El art. 19 fija el piso para entrar al “Régimen de Promoción de Inversión para la Explotación de Hidrocarburos” (decreto 929/13) a 250 millones de dólares en 3 años. El decreto 929 lo establecía en 1.000 millones en 5 años. Cumplidos los 3 años las empresas podrán exportar libremente con 0% de alícuota, un 20% de lo producido en el caso del convencional y no convencional, y un 60% del "off shore" (costas afuera).
- A las empresas que soliciten una concesión de no convencionales hasta 36 meses desde la entrada en vigencia de la ley, se les puede reducir las regalías “hasta el 25%” el monto correspondiente a regalías aplicables, durante los 10 años siguientes a la finalización del proyecto piloto. Es decir que podrían llegar a pagar regalías de 9%.
- En caso de prórroga, las empresas abonarán a las provincias un canon de reingreso equivalente al 2% de las reservas probadas al momento de la prórroga.En el art. 18 autorizan a las empresas provinciales a encarar asociaciones con empresas. Sin mencionarlo, permiten que las provincias sigan aplicando el método de “carry” o acarreo (es decir asociarse sin invertir a cambio de eximir a las firmas de pagar canon de ingreso).

- En el art. 21, se establece que a las provincias, además, les toca “un monto de 2,5%” de la inversión inicial para “responsabilidad empresaria”. No plantea ningún monto fijo para obras de infraestructura en los pueblos afectados (aún en el acuerdo con Chevron había una previsión de 500 millones de dólares para afrontarlas).
- Las importaciones de bienes “imprescindibles” pagarán aranceles según el decreto 927/13, que fija alícuotas de 0% y 14% según los bienes de que se trate.
- Obviamente, ni una palabra del medio ambiente.

¿No hay alternativa?

De esta forma, provincias y nación llegan a un acuerdo para dar fuerza de ley al esquema Chevron. Un nuevo estatuto de coloniaje, pero bien federal. Seguramente el gobierno puede argumentar que no hay otra forma de incrementar la producción para lograr la “soberanía hidrocarburífera” (burdamente igualada a autoabastecimiento aunque este se logre entregando Vaca Muerta a las multinacionales por 40 años). ¿Acaso no había otro camino? Y, si se descarta como hizo el kirchnerismo un cambio en el conjunto del sistema energético, afectando sólo la propiedad accionaria del 51% de YPF S.A., era cantado que no había alternativa a abrazarse a las grandes petroleras extranjeras.

Justamente la expropiación y estatización sin pago de todo el complejo petrolero y gasífero, desde la extracción hasta la refinación, y su puesta a producción bajo control de sus propios trabajadores, permite iniciar un camino alternativo al de la entrega a los buitres como Chevron. Es lo que propuso el proyecto presentado por el Frente de Izquierda. La inversión en base a esta apropiación de la renta es la única alternativa verdaderamente soberana, para encarar una producción respetuosa del medio ambiente y en función de las necesidades sociales, y no de la ganancia
.
0
0
0
0No comments yet