Canales populares

Una mujer es expulsada de una piscina por este traje de baño

A menudo, nos encontramos con muchos lugares o establecimientos que tienen una normativa ideada por ellos mediante la cual vetan el acceso a sus instalaciones y, aunque es verdad que existe el derecho de admisión, también es cierto que, en ocasiones, se usan esas normativas (o se aplican) usando criterios discriminatorios.

Recientemente, se produjo uno de esos casos en la piscina municipal del Pilar de la Horadada, en Alicante. Sucedió cuando una mujer fue expulsada de las instalaciones por llevar un traje de baño que a los encargados no les parecía adecuado.



La pareja de esta mujer, Raquel Pérez, explicó todo lo sucedido en Facebook y allí contó que, mientras su pareja se estaba bañando con su hija, la socorrista se acercó a ella y le pidió que abandonara la piscina. Según ella, estaba incumpliendo las normas de la piscina que, por lo visto, indican que las mujeres deben vestir en bikini o en bañador tipo braga.

El problema central en estos casos no es solo el hecho de que alguien deba irse de la piscina, sino el daño colateral que eso hace. En este caso, la hija de Raquel Pérez hizo el camino de vuelta a casa llorando. Obviamente, ante lo sucedido, pidieron la hoja de reclamaciones de la piscina y se dirigieron al cuartel de la Guardia Civil de San Javier (Murcia), donde se presentó una denuncia formal de los hechos.



Como os comentábamos, nos parece especialmente relevante que la socorrista le instase a irse de la piscina mientras la mujer se estaba dando un baño con su hija, todo sin mostrar nada de tacto.

Lo más lamentable es que, además, esta normativa que fija la forma de vestir en una piscina municipal, es completamente ilegal, con lo cual no se puede apelar a ella para echar a alguien.



De hecho, hay que saber que también lo es la normativa que podemos encontrar en algunas instalaciones públicas y que prohíbe que las mujeres tomen el sol (o hagan lo que quieran) sin la parte superior del bañador o el bikini, un hecho advertido por la Federación Española del Naturismo.

Piscina municipal del Pilar de la Horadada
Pero no solo eso, Raquel terminó compartiendo una imagen del bañador en redes sociales y los usuarios han podido comprobar que se trata de un bañador de pata normal y corriente.

Es decir, uno de esos que llevan pantalón corto en la imagen inferior, con lo cual puede parecer especialmente raro que este tipo de traje de baño pueda suponerle a alguien la expulsión de una piscina. ¿De qué forma puede ser una molestia para el resto de bañistas o un problema para los empleados?



A continuación, os dejamos el escrito completo que compartió Raquel Pérez en redes sociales para que podáis escuchar la historia de su puño y letra (o, en este caso, de su teclado).



Esperamos que situaciones como esta no se repitan en ningún lugar ya que hacen evidente ciertas actitudes discriminatorias que, sin duda, no deberían existir y que, entre todxs, deberíamos intentar erradicar si queremos que todo el mundo pueda disfrutar de cualquier espacio con total normalidad.



19Comentarios