Info

¿Usted califica para ser juez? Pensamientos de Jesús #13



Cualquier persona que quiera ser mejor, desarrollar su inteligencia, encontrar fuerzas y desencadenar cambios milagrosos en su vida, debe absorber los pensamientos de Jesús.

Una cosa es cierta: cuando los pensamientos de Jesús encuentran lugar en las mentes de Sus oyentes, suceden cosas impresionantes. Milagros. Arrepentimiento. Fuerza. Paz interior. Unión familiar. Transformación de vida. Liberación de fuerzas malignas. Alegría en lugar de depresión. Lo improbable sucede. Lo imposible es desafiado.

Pensamiento #13 — ¿Usted califica para ser juez?


No juzguéis, y no seréis juzgados… Lucas 6:37

El mundo está lleno de jueces preparados, ansiosos para emitir su sentencia sobre cualquier caso o persona. Usted ya fue víctima de ellos. Y también ya juzgó a otros.

Una vez más, Jesús da en el blanco acerca de una gran debilidad humana. Parece que al juzgar a otras personas nos sentimos de alguna forma mejores que ellas. Casi siempre nuestras observaciones sobre los “defectos” de los otros son hechas a través de la lente de nuestras “virtudes”.

*) “¡Mira eso, que ropa más indecente se puso!” Real significado: “Fíjate como yo me visto decentemente.”

*) “Él es muy lento.” Real significado: “Yo soy mucho mejor, resuelvo rápido las cosas.”

*) “¡Su forma de ser me irrita!” Real significado: “Yo no soy como él, mi manera de ser es mucho mejor.”

Un justo juez necesita tener algunas cualidades para juzgar con equidad. Necesita por lo menos tres cosas: (1) ser justo él mismo; (2) ser conocedor de las leyes; y (3) tener todas las informaciones sobre el caso y la persona involucrada. Entonces pregúntese: ¿quién califica para ser justo juez? ¿Ahora usted entiende por qué Jesús dijo que no debemos juzgar?

No deje pasar desapercibida la alentadora promesa: “No seréis juzgados.” Por Dios, quiere decir.

Una aclaración, sin embargo: mientras no debemos juzgar a otras personas, debemos siempre juzgar entre el bien y el mal que están delante de nosotros y hacer las elecciones correctas. Pablo expresó este pensamiento así: “Examinadlo todo; retened lo bueno.Absteneos de toda especie de mal.” (1 Ts 5:21,22)

Aplicación: Si nadie le constituyó juez de alguien o de alguna situación, no juzgue. Sino constantemente examine todo delante suyo, guarde lo que es bueno y quédese lejos de los que es malo.

¿Usted se ve de vez encuando juzgando a otras personas? ¿Ya fue prejuzgado o mal juzgado? ¿Cómo se sintió? ¿Le gustaría contar alguna experiencia al respecto? Deje su comentario.