Check the new version here

Popular channels

"Valerosos magistrados..."

“Valerosos magistrados”






01/08/08
Por Néstor Sappietro



(APe).- Nuestra Justicia cuenta con antecedentes que bien podrían formar parte de una antología del disparate.

Allá por febrero de este año, desde esta columna hacíamos referencia a una información referida a un joven que había escondido entre sus ropas un “Mantecol” y un perfume, en un episodio ocurrido en un local de la reconocida cadena de hipermercados “Coto”, por lo cual se decidió someterlo a juicio oral y público, ya que la Cámara del Crimen lo procesó por el delito de "hurto simple, en grado de tentativa".

La severidad que aplican estos “valerosos” magistrados cuenta con numerosos casos del mismo calibre. En aquel informe aparecían entre los antecedentes el caso de alguien imputado por el robo de una sandía, otro que sustrajo dos obleas de chocolate, y también un hombre que fue incriminado en una causa por "falsificación de dinero", con intervención de efectivos de Seguridad Ferroviaria de la Policía Federal, por intentar pagar un boleto con una moneda falsa de 50 centavos. Todos con veloces resoluciones judiciales.

En estos días se está escribiendo un nuevo capítulo del absurdo.
La noticia refiere a un hombre que será sometido a juicio oral y público por robar dos bidones de agua de una estación de subte. La determinación fue tomada por la Sala Primera de la Cámara del Crimen por un hecho que ocurrió en enero pasado. El suceso tuvo lugar en la estación Loria de la línea A cuando un hombre se apoderó de dos bidones de 20 litros de agua mineral para dispenser y que eran propiedad de la empresa Metrovías S.A.

El abogado del acusado pidió su sobreseimiento por tratarse de un objeto de poco valor y la inconveniencia de iniciar un proceso judicial al respecto, basándose en el principio de insignificancia. Sin embargo, los jueces reflejaron otra visión de los hechos: "el bien jurídico lesionado por el delito de hurto no es el patrimonio, sino el derecho de propiedad, entendido en el sentido amplio que le asigna la Constitución".

“El derecho de la propiedad, en el sentido amplio que le asigna la Constitución”...

Otra vez, el derecho de propiedad antepuesto a las razones del sentido común...
Otra bravuconada de la Justicia para dejar en claro que su accionar es rápido y efectivo cuando se trata de defender los derechos de la propiedad de una empresa como Metrovías a la que los dos bidones de agua habrían hecho “tambalear” sus finanzas. Vale aclarar que decimos “habrían” en potencial porque lo bidones fueron inmediatamente recuperados por el personal policial que detuvo al imputado.
Otra vez la Justicia mostrándose implacable a la hora de juzgar a los que menos tienen.

Mientras los expedientes de causas que involucran a los amigos del poder continúan su eterna siesta en los Juzgados, el hombre de los dos bidones de agua pudo comprobar que en su caso la justicia no ha sido nada lenta.

Según relatan algunos historiadores, el agua fue considerada durante milenios como un don que habían otorgado los dioses a la humanidad. La población tenía acceso a ella sin costo alguno y no existía conexión entre el agua y los circuitos económicos.
Lejos quedaron aquellos días.
Hoy, el agua parece ser un bien tan preciado que los eficaces defensores de las grandes empresas son capaces de someter a un hombre a juicio oral y público por apropiarse del líquido elemento.
La justificación de los jueces sitúa a la propiedad privada por encima de cualquier otro valor.
Por encima de la lógica y por encima de lo absurdo.



Fuente:
http://www.pelotadetrapo.org.ar/
Edición 1314
+1
0
0
0
0No comments yet