Check the new version here

Popular channels

venezuela anulará las patentes farmacéuticas


Chávez busca remedio para los venezolanos
El líder bolivariano ordenó a sus ministros que cambien la ley de propiedad industrial que protege a los laboratorios para producir medicamentos a “precios solidarios” en un “complejo industrial farmacéutico socialista” que costará 60 millones de dólares.


“¿Que un laboratorio no nos deja fabricar medicinas porque tiene la patente? ¡No, no, no!”, dijo Hugo Chávez en la última transmisión de su programa Aló, presidente. De inmediato, y ante cámaras, ordenó a su ministro de Comercio, Eduardo Samán, que lidere la reforma del régimen de patentes de los medicamentos “para tratar de abaratar el costo de esos productos”. Enseguida los empresarios del sector levantaron la bandera del desabastecimiento para oponer sus razones al proyecto del gobierno bolivariano.

La última batalla del líder bolivariano coincide con el brote de gripe A en Venezuela, que en sólo una semana pasó de 44 casos confirmados a casi 120, aunque sin víctimas mortales. El medicamento para combatirlo es distribuido sin costo por el Estado, y Chávez quiere terminar con la “hegemonía” que tienen las empresas farmacéuticas para imponer precios.

Chávez cuenta desde el mes pasado con un novedoso Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas (SEFAR), una empresa estatal que produce a “precios solidarios” insulina, antibióticos y otros medicamentos básicos. Pero su proyecto va mucho más allá: según él mismo anunció, destinará 60 millones de dólares a la construcción de un “complejo industrial farmacéutico socialista”, que sería “el más grande de América Latina”.

El proyecto prevé beneficiar sobre todo a quienes consumen “remedios extremadamente costosos”, como los enfermos de VIH o cáncer. Pero para alcanzar el éxito, Chávez necesita evitar el costo adicional que supone pagar derechos millonarios a las multinacionales propietarias de las patentes de los medicamentos. “Una canción es una propiedad intelectual, pero un invento o un descubrimiento científico deben ser conocimientos del mundo, especialmente en medicina”, justificó Chávez.

El ministro que estará a cargo de la reforma, Eduardo Samán, aclaró que las patentes son “las grandes barreras” que impiden “el desarrollo de una industria nacional del medicamento”. “No vamos a permitir –dijo Samán– que las empresas trasnacionales impongan derechos de propiedad intelectual sobre medicamentos que muchas veces tienen origen tradicional o indígena”.

La propiedad industrial en Venezuela estaba regida por las reglas de la Comunidad Andina de Naciones (CAN). Pero la decisión de Chávez de retirarse del organismo en 2006 obligó al país sudamericano a regresar a la legislación de 1955. Los cambios propuestos por el líder bolivariano implicarían una nueva norma que “permita suspender el derecho de exclusividad de una patente” si se comprueba que el laboratorio “ocultó información o hizo trampa en la entrega del conocimiento tecnológico”, como es su obligación. “De hecho, muchas de esas patentes son otorgadas indebidamente”, advirtió el ministro Samán.

Para los empresarios, la arremetida de Chávez contra la exclusividad de las patentes provocará escasez de medicamentos y ahuyentará la inversión extranjera en el sector. Edgar Salas, presidente de la Cámara Venezolana de la Industria Farmacéutica, advirtió que “la nueva normativa podría obstaculizar el ingreso de los medicamentos de última generación”. Salas se basó en datos concretos: los venezolanos destinan a la importación casi la mitad de los 4.200 millones de dólares que gastan cada año en medicamentos.


http://www.criticadigital.com.ar/impresa/index.php?secc=nota&nid=26453

0
0
0
0
0No comments yet