Check the new version here

Popular channels

Ventilar tu Gabinete/CPU alarga la vida de los componentes

Ventilar tu Gabinete/CPU alarga la vida de los componentes (Tutorial)



Si miramos a “corto plazo” en calor reduce el rendimiento del equipo (es más lento) y hace que sea inestable produciendo “cuelgues” y fallos inexplicables. Aunque no te lo creas, no siempre Windows tiene la culpa de que tu ordenador se cuelgue…

A largo plazo reduce DRÁSTICAMENTE la duración de los componentes del equipo. TODOS los componentes electrónicos del equipo producen calor, en mayor o menor medida. Por tanto, hemos de buscar soluciones que mantengan una temperatura aceptable para todos los componentes.

¿Qué hay que refrigerar?

Procesador (CPU)

Es, con diferencia, lo que más calor genera de todo el equipo. Si pensamos que los primeros procesadores en refrigerarse (mediante disipador sin ventilador) fueron los 80486 y si tenemos en cuenta la norma antes mencionada (a mayor rendimiento, mas calor), puede que pensemos que a estas alturas de rendimiento los procesadores deberían derretirse de calor. Y es cierto… Los procesadores siguen “aguantando el tipo” por las contínuas mejoras en su estructura que hacen que generen menos calor a pesar de su mayor rendimiento. Un factor decisivo al respecto son las “micras” de fabricación, que hacen referencia a la precisión con la que son fabricados. A menor número de micras más precisión hay y menos calor se genera. Por tanto, a la misma velocidad de reloj, un procesador de “menos micras” calentará menos que uno de más.

Como dato curioso, TODOS los procesadores de una serie tienen el mismo tope de rendimiento, es decir, se fabrican todos IGUAL aunque unos se vendan como más rápidos que otros. Los fabricantes someten los procesadores a pruebas. A los que son inestables a la máxima velocidad posible dada la tecnología de fabricación se les baja la velocidad paso a paso hasta llegar a una velocidad a la que son estables, y esa es la velocidad a la que se venden. Esto es así porque a pesar de que todos los procesadores se fabrican mediante el mismo proceso, divesos factores hacen que unos se calienten más que otros durante su funcionamiento. Ese calor “extra” hacen que se vuelvan inestables a no ser que se les haga funcionar a una velocidad inferior. Si aumentamos ligeramente el voltaje del procesador y lo ventilamos correctamente para que ese voltaje extra no genere calor en exceso, podremos subir la velocidad a ese procesador y mantener el equipo estable. A este proceso se le conoce como “overclocking” o forzado.

Se ve aquí claramente como el calor es un factor DECISIVO en el rendimiento del equipo. Por si alguien está interesado en el overclocking, le aviso de antemano del riesgo que ello conlleva: reduce considerablemente la vida del procesador y anula la garantía del equipo (eso en el mejor de los casos).

Un último aviso: la parte externa de un procesador alcanza entre 40-80º durante unas condiciones normales de funcionamiento. Si no está ventilado correctamente (o se rompe el ventilador) el exceso de temperatura hace que el ordenador se cuelgue y/o se apague en el caso de AMD (y si insistes en usarlo lo fundirás LITERALMENTE) o harás que un PIV reduzca su velocidad a niveles irrisorios pudiendo, además, causar daños irreparables. Cuando un procesador se rompe, lo primero que miran los fabricantes son marcas de exceso de calor y, sin las encuentran, olvídate de que lo cambien gratis por muy en garantía que esté.



Tarjeta gráfica

Hasta la llegada de los procesadores Pentium lo habitual en lo que a gráficos respecta era contar con una tajeta de vídeo de 8 bit, 256 colores y 1 MB de vídeo o 65.53616 colores y 16 bits con hasta 2 Mb de vídeo en el mejor casos. En aquella época la única función de las tajetas era representar puntos y colores. La única función de la memoria gráfica era almacenar el color de cada uno de los puntos de la pantalla. Esa función no era muy exigente y las tarjetas eran bastante sencillas.

Con la llegada de los 24 (y posteriores 32) bits de color y el aumento en la potencia de los procesadores llegaron también las primeras incursiones en el mundo 3D. Realizar escenas en 3D es un proceso MUY exigente que requiere de una enorme cantidad de cálculos. Ni siquiera el Pentium más potente era capaz de procesar con soltura la enorme cantidad de cálculos necesarios. Las aplicaciones de diseños 3D y los videojuegos hicieron que las 3D fueran algo IMPRESCINDIBLE en el mundo de la informática, de modo que alguna solución había que encontrar. Se comenzó a dotar a las tajetas gráficas de un pequeño procesador (GPU - Graphics Processor Unit, o unidad de proceso de gráficos), independiente del procesador central, (CPU - Central Processor Unit, o unidad de proceso central). Dicha GPU estaría encargada de los cálculos 3D más pesados. En el caso de una explosión, por ejemplo, el procesador central se encarga de hacer los cálculos relacionados con la velocidad, dirección y tamaño de cada uno de los miles de objetos implicados en la explosión, mientras que el procesador de la tarjeta de vídeo se encarga de calcular el color, las texturas y las condiciones de iluminación de cada uno de esos objetos.

El desarrollo de las GPU’s ha sido IMPRESIONANTE, y hoy día las tarjetas gráficas de gama alta tienen practicamente la misma capacidad de proceso que las CPU, teniendo en cuenta que una GPU se dedica EN EXCLUSIVA a gráficos. Es fácil comprender entonces, que los equipos actuales sean capaces de resprensentar en tiempo real escenas que hace un par de años requerían HORAS de renderizado.

Lo que en este manual nos interesa de todo este desarrollo es que si una GPU alcanza niveles de rendimiento similares a una CPU convencional es también de esperar que genere una cantidad de calor similar. Desde hace ya algún tiempo los fabricantes tienen que instalar disipadores sobre las GPU’s. En el caso de tarjetas de gama más alta el disipador va acompañado de un ventilador, llegando a situaciones un tanto rocambolescas como es el caso de mi nVidia FX 5.900 cuyo conjunto dispador-ventilador ocupa el espacio de 2 tarjetas (la AGP + la primera PCI)



Memorias, placas base y demás tarjetas del equipo


El resto de componentes del equipo también generan calor, pero ni mucho menos a los niveles de CPU, tarjeta de vídeo o disco duro. Si uno de estos componentes no funciona correctamente por exceso de calor es que está defectuoso (o estás en medio del desierto del Gobi a 54º) No obstante, hay que tener en cuenta que aunque su temperatura interna no suele ser problemática, sí que incrementan la temperatura en el interior del gabinete. Uno sólo de estos componentes no produce un aumento signtificativo, pero si sumamos el calor de la memoria, tarjeta de sonido, placa base, tarjeta de red y tarjeta capturadora, por ejemplo, sí que tenemos unos grados centígrados adicionales dentro de nuestro gabinete.

Cómo hay que refrigerar

Antes de nada, quisiera dejar claro la diferencia entre ventilar y disipar. Disipar consiste en la transmisión directa al aire de calor de un componente. Cuanto tu mujer/madre te llama para comer diciéndote que te dejes el ordenador que la sopa se enfría quiere decir, en realidad, que la sopa está disipando su temperatura igualandola a la del aire de la cocina.Ventilar consiste en crear una corriente de aire que refrigere por un lado y desplace el aire caliente por otro. La carcasa de un disco duro disipa calor (transmite el calor interno del disco al ambiente) Pero si no hay una correcta ventilación (corriente de aire) el aire que rodea al disco duro permanercerá caliente, con lo que no lograremos una disipación correcta. Como en el ejemplo de la sopa y la cocina, cuanto más caliente esté el aire que rodea al disco menos calor podrá disipar el disco (por eso en verano la sopa tarda más en enfriarse)

Tal y como hemos visto, todos los componentes de nuestro equipo generan calor dentro del gabinete. Nuestros objetivos son dos:

- Disipar y ventilar el calor de los componentes de la manera más eficaz posible
- Ventilar nuestro gabinete para que el aire que contiene esté siempre a la menor temperatura posible. Cuanto más “frío” haya dentro del gabinete más calor se podrá disipar de los componentes.


Hay un problema muy frecuente en la inmensa mayoría de los gabinetes, y es la falta de espacio para colocar ventiladores/disipadores en más de un disco duro. O bien instalamos una caja de refrigeración en una bahía de las usadas para CD’s/DVD’s, o tendremos que elegir cuál ventilar que será aquel que genere más calor. Para decidir esto hemos de tener en cuenta que un disco duro se calienta más cuanto más tiempo esté funcionando. Lo importante no es la cantidad de datos que leemos/escribimos, sino el tiempo continuado de trabajo. Esta decisión no es nada fácil si tenemos en cuenta que es recomendable tener sistema operativo y archivos temporales en discos distintos. El sistema necesita acceder frecuentemente a ambos, de modo que no es necesario calentarse demasiado la cabeza. Refrigera el que quieras…




Gabinete

Como hemos visto es esencial tratar de mantener la temperatura en el interior del gabinete tan baja como nos sea posible. Para ello hemos de lograr crear una corriente que introduzca aire fresco en la gabinete y extraiga el aire caliente, para evitar un círculo vicioso en el que los ventiladores internos sólo muevan aire caliente una y otra vez. El aire caliente siempre sube, de modo que todo el calor generado dentro del gabinete irá a parar alrededor de la fuente de alimentación, procesador y tarjeta de vídeo, una zona que precisamente nos interesa refrigerar.

La inmensa mayoría de los gabinetes disponen bajo la fuente de alimentación de una rejilla a la que poder atornillar un ventilador que soplará en dirección dentro/afuera (núnero 3) para absorver el aire de la parte superior del gabinete y expulsarlo fuera. Es importante cuidar este detalle y no montar el ventilador en sentido fuera/adentro para no invertir el sentido correcto de la corriente de aire.




Además de esta rejilla (número 3), las gabinetes suelen incluir otro lugar en donde anclar un ventilador más. Ese ventilador estará en la parte inferior frontal del equipo, bajo los discos duros (número 1) Eso creará una corriente de aire de abajo/arriba y de delante a atrás introduciendo siempre aire fresco en el equipo y ayudando al aire caliente a que suba arriba, dónde tendremos preparados los ventiladores oportunos para extraer ese aire caliente. Como este segundo ventilador se encuentra justo debajo de los discos duros mataremos dos pájaros de un tiro porque también conseguiremos refrigerarlos sin ningún tipo de ventilador adicional. Estos ventiladores de caja soplan con la suficiente intensidad como para mantener simpre frío el aire situado bajo los discos, de modo que éstos pueden disipar correctamente el calor que generan.

La zona más “peligrosa” es la parte superior-trasera del gabinete. Allí se acumula el calor, tanto de la CPU como el producido por el resto de componentes (fuente de alimentación incluída) Como hemos dicho, el aire caliente sube, de modo que en esa zona tendremos la máxima temperatura. Para lograr reducir la temperatura en esa zona tenemos varias alternativas que, lejos de excluirse entre ellas, son complementarias:

Si tu fuente de alimentación es de calidad dispondrá de un ventilador en la parte inferior (número 2 en la imágen) ese ventilador aspira aire de esa zona (que está caliente) y lo expulsa junto con el calor generado por la propia fuente

Los ventiladores 3 y un cuarto que se podria agregar debajo de este y ocupando un slot pci se complementan en la tarea de expulsar aire caliente. Como por la parte inferior estamos “empujando” airel fresco externo al interior del gabinete y por la parte superior estamos “chupando” aire caliente del interior, el resultado es una corriente de convección que nos mantiene el gabinete constantemente con aire “fresco”, lo que en consecuencia da una temperatura adecuada para los componentes, aún en las más exigentes condiciones de trabajo.







El flujo resultante
Con todo esto, conseguimos que el aire del interior de la caja se renueve constantemente en un flujo más o menos como el del gráfico. El aire frío entra por la parte inferior, se calienta al entrar en contacto con los diferentes dispositivos y sale por la parte superior. Sólo con esto cualquier configuración normal tendría que funcionar dentro de los parámetros de temperatura aconsejados por los fabricantes. El presupuesto para esta modificación es de 15 DOLARES, contando que cada ventilador adicional cuesta más o menos 4 DOLARES por unidad y que la instalación nos la hacemos nosotros.

0
0
0
9
0No comments yet