Info

Verón: es como un respirador artificial



HOLA AMIGOS DE TARINGA COMO ANDAN

nota traducida con google translate

Verón: "Este sistema es como un respirador artificial, si te lo desconectan te morís"

"THIS SYSTEM IS LIKE AN ARTIFICIAL RESPIRATOR. IF THEY TURN OFF YOU DIE"



Una mirada

El presidente de Estudiantes criticó el modo en el que se administran los ingresos en el fútbol argentino. “Venimos con vicios desde hace muchos años y salir de ahí es muy complejo”, admitió. Además, habló de Tinelli, del espacio vacío que dejó Grondona, de las críticas a la Selección de Sabella y del Fútbol para Todos.

De jugador a presidente. Verón posa para la cámara de Clarín. (Mauricio Nievas)

Mariano Verrina

Tarda 10 minutos en recorrer la media cuadra que separa el estacionamiento en el que dejó su camioneta y la sede de Estudiantes. En el camino tiene que hacer varias escalas para sacarse fotos, firmar autógrafos y escuchar elogios que se van amontonando mientras devuelve una sonrisa. Es un caso inédito. Es un presidente ídolo. O un ídolo presidente. Juan Sebastián Verón se sienta en el sillón de su despacho, en el primer piso del edifico de la avenida 53, en el corazón de La Plata. Recibe el mate y empieza a hablar. Habla como presidente. Como quien quiere meter los pies en un plato aunque sabe que está sucio. Admite en primera persona que el fútbol argentino convive con muchos vicios enquistados que van a ser muy difíciles de erradicar. Elige bailar en la cornisa entre un sistema estatal o privado para administrar los ingresos de televisación. Aunque deja en claro que las cosas deben cambiar. Es el presidente ídolo. Cuando salga de la sede, otra vez tendrá que hacer varias escalas hasta llegar al estacionamiento.

¿Estás acomodado a la función de presidente?

Sí, lo tomo como algo natural más allá de las responsabilidades. No es que me cambió, trato de ser el mismo.

¿Los hinchas hicieron el click o es imposible?

Es todo muy reciente. Está claro que nuestra historia es fuerte y el cariño de la gente está y va a seguir estando.

¿Por qué presidente y no director técnico?

Nunca tuve atracción, no me despierta nada el trabajo de campo. Todo lo contrario. El hecho de poder llevar adelante un proyecto y lo que soñás como club hace que el desafío sea mayor. Siempre me despertó curiosidad poder hacer algo y que eso perdure. Modificar para bien la vida de la gente.

¿Los casos de Daniel Passarella, en River y Carlos Babington, en Huracán no te hicieron dudar?

La verdad, no sé cómo habrá sido cada situación. Yo tengo una propuesta, una visión de club y vamos a tratar de llevarla adelante. Somos personas y nos podemos equivocar, te puede ir bien o mal pero tenemos la mejor buena voluntad para llevarlo adelante y sin pretender nada a cambio. Siempre estás expuesto, estás bajo la lupa y te toman examen a cada paso. La realidad es que podía haber mirado desde afuera y quedarme con los logros de la etapa como jugador, pero para cambiar algo tenés que estar. Y olvidarte de lo que fuiste y de lo que tenés. Si no, pasás y no dejás nada. Mi idea es tomar esos riesgos.

¿La AFA puede ser un espacio en el que también arriesgues a futuro?

Lo veo como un lugar para desarrollar políticas deportivas, de educación, hacer cosas vinculadas a la medicina. La AFA es el lugar que nuclea a todos los equipos y vos desde ahí podés bajar una línea.

¿Estaban preparadas las condiciones para soportar la muerte de Grondona?

Creo que no estábamos preparados para quedarnos sin alguien que por tanto tiempo condujo la suerte del fútbol argentino, la vida del fútbol argentino. Y cuando estás tan acostumbrado a algo y te lo quitan, obviamente hay un cimbronazo. Grondona deja un espacio muy grande, después podemos hablar si lo que hizo fue bueno o malo. Pero tuviste 35 años de una sola gestión.

¿Cómo está la AFA sin Grondona?

Está buscando una guía. Es difícil lo que hizo Julio, yo creo que nadie lo va a poder hacer. Pero en el reacomodamiento cada uno deberá aportar lo que sabe para poder llevar adelante la gestión.

En el último tiempo se dio un recambio grande de dirigentes. Hay muchos presidentes jóvenes, con impronta empresarial. ¿Es lo que asoma a futuro?

La dirigencia cambió en todos los sectores. Hoy vos tenés muchas facilidades para prepararte, hacer cursos, instruirte. Antes no era tan común y los clubes se conducían de otra forma. El hecho de tener gente de una misma generación con la que puedas hablar el mismo idioma hace que la manera de conducir y de hacer sea mucho más coincidente.

¿Tinelli está en esa misma vereda?

Sí, claro, pero no solo Marcelo. Hay gente joven en Banfield, en Lanús, en River, en Boca… Son empresarios que en lo suyo les ha ido muy bien y si vos eso lo trasladás al fútbol es muy difícil que te vaya mal. La manera de conducir, de pensar una gestión, de administrar o de comunicar, es similar a la de una empresa.

¿Te ves como presidente de la AFA?

Yo creo en los equipos de trabajo. Si tenés un buen equipo, seas presidente o vice, el cargo tiene un título insignificante.

Con Grondona eso no pasaba. Las jerarquías estaban bien marcadas.

Es el cambio que hay que buscar. En esta transición es necesario un grupo de trabajo.

¿Cómo evaluás el sistema de Fútbol para Todos? ¿Estás de acuerdo con que la televisación esté en manos del Estado o creés que debe volver a capitales privados?

Sostengo que no tiene que ser solo del Estado ni solo de un privado. Tiene que haber participación de ambos lados, siempre pensando en darle mejores recursos al fútbol y a los equipos. Me parece perfecto que se pueda ver el fútbol pero también, por otra parte, se debe plantear como un negocio. El fútbol hoy es eso. Y después pensar en qué se destinan los ingresos: se necesita plata para educación, para la formación juveniles, para los estadios, para cuidar la salud de los deportistas. Necesitás mucha plata.

Siempre se dijo “AFA rica, clubes pobres”. ¿Hoy es AFA pobre y clubes pobres?

La plata no alcanza porque se viene de un sistema enviciado desde hace muchos años y hubo muy poco control. Todos tenemos deudas y me hago cargo. A mí me encantaría poder salir e ir disponiendo de ingresos, pero que sean controlados.

¿A Estudiantes le alcanza el dinero que recibe?

Hoy, por esta inercia que lleva el club, no alcanza. Pero no alcanzarían ni 100 millones de pesos. Este sistema es como un respirador artificial, si te lo desconectan te morís. Lo que habría es que generar más recursos y es en este sentido en el que resulta muy valioso lo que puedan aportar esos hombres que saben cómo generarlos.

¿Cómo debe ser ese sistema entonces?

Lo que pasa es que, insisto, venimos con vicios de hace muchos años y salir de ahí es muy complejo. Pero de alguna manera hay que solucionarlo. El fútbol es lo que más plata se lleva, pero mucha de esa plata va a la formación: nosotros debemos gastar 8 millones de pesos en la pensión, el mantenimiento de las canchas, les das educación a los chicos, les das comer. Eso no es un costo, es una inversión. Pero no solo para Estudiantes, para el fútbol argentino. Vos tenés 800 chicos, de esos el 0,5 por ciento llega a Primera y el 0,2 es el que te da un salto de calidad. ¿Y los que quedan? Es un tema que se pasa por alto. Entonces, nosotros gastamos tanta cantidad de plata porque tratamos de contener a los chicos y formarlos como futbolistas y como personas.

Llama la atención la cantidad de jugadores que incorporan algunos equipos que están muy endeudados.

Pero nosotros estamos en la misma. Las realidades de los equipos son esas. Yo no me puedo poner a juzgar a nadie.



Sobre la Selección: "Todos estamos esperando que sea Maradona y no. Messi es Messi"

Después de participar de tres mundiales desde adentro, en la Copa del Mundo de Brasil Verón se mudó de la cancha a la cabina de transmisión y comentó el certamen para Directv. Aunque él estaba ahí abajo. Era uno más encolumnado detrás de Alejandro Sabella y del grupo. Ahora, con el resultado en el retrovisor, comparte ese extraño sabor agridulce que mixtura la final jugada con la final perdida.

¿Te escuchaste comentando en el Mundial?

¡Nooo! Y tampoco quiero escucharme.

¿Estabas esperando como ninguno que se le diera a Sabella?

Y sí. Al grupo entero. Porque yo con muchos de ellos conviví y sé lo que sufre el jugador. Pero bueno, por otro lado, hubo un reconocimiento para muchachos que la habían pasado mal y que ya daban como ex jugadores, que no podían volver a la Selección, que no podían estar y realmente se reivindicaron. Eso es lindo. Se hizo justicia.

Había una línea pincharrata…

Una línea muy gruesa.

¿Ellos también se reivindicaron?

Lo que pasa es que nosotros para juzgar antes de que pasen las cosas somos los primeros. Y somos demasiado duros a veces. Y el fútbol tiene eso: te da revancha.

¿Con Messi pasó algo así?

Es complicado. Todos estamos esperando que sea Maradona y no. Messi es Messi. Y va a seguir siendo Messi aunque no gane un Mundial. Aunque para algunos, si no ganás un Mundial no sos nada.

ASTA LA PROSIMA