Canales populares

Vino "sabor condón"

El curioso vino "sabor condón"


En realidad se trata de un vino con sabor a frutas y a uvas, pero los preservativos le dan un toque especial. En el barrio El Canal del Cerro, en La Habana, vive Orestes Estévez. A sus 65 años, Estévez lleva media vida fabricando vino casero con un método particular. Debido a la falta de recursos que se vive en Cuba, hace años que este hombre decidió improvisar sus propias cubas de fermentación usando condones en vez de válvulas para tapar sus botellones.



La idea de aplicar este método surgió de una asociación de vinicultores a la que pertenece Estévez. La mayoría de los miembros de esa asociación son “profesores licenciados en química en la universidad de La Habana”, además de aficionados al arte vitivinívola. Después de considerar varias alternativas, como las “mangueritas de suero” —no están disponibles en la isla caribeña— o el “método de la gasa”, acabaron optando por los preservativos por su disponibilidad, su precio y los buenos resultados que ofrecen.



Estévez realiza vinos de varios tipos de frutas tropicales, aunque “el más popular sigue siendo el que hacemos de uva”, confiesa. Empezó con la producción y venta clandestina en la década de los 60. Así fue tirando hasta que en 2011 aprovechó las reformas promovidas por el gobierno de Raúl Castro para legalizar su negocio e instalar una pequeña fábrica en su casa, donde trabaja junto a su esposa, su hijo y un asistente.



Según dice, los condones permite una mayor concentración de alcohol en la bebida, y además a medida que se ponen rígidos se puede ir sabiendo cómo va funcionando el proceso de fermentación. Cuando se observa que los preservativos están rígidos es porque indican que el proceso de fermentación acabó.



El proceso de fermentación dura entre un mes y 45 días. Y Estévez lo tiene claro: sin sus preciados condones, sus vinos no sabrían tan ricos.
0
2
0
2Comentarios