Check the new version here

Popular channels

Volver Al Futuro

Los Viajes en el Tiempo: Teoría Científica


“¿Un Delorean?” “¿Por qué no? Ya que vas a viajar en el tiempo... ¿Por qué no hacerlo con estilo?”. Esto es lo que contestaba Doc Brown a Marty McFly, cuando éste último, alucinado, pensaba que un coche no era la manera más "convencional" de viajar en el tiempo.

en Regreso al Futuro es reconocer lo hondo que esta cinta ha llegado no sólo a una generación, sino a una cinematografía específica que se ha visto influenciada por esta película, ya sea en su vertiente cómica, de ciencia-ficción, o simplemente en su conjunto de entretenimiento. Así, las películas posteriores que trataban el viaje en el tiempo, tenían como "maquinaria inter-temporal" un objeto móvil, en el cual iba sentado el pasajero (así, “Donnie Darko” toma el modelo de “Regreso al Futuro”). Anteriormente "El tiempo en sus Manos" (llamada en el original "The Time Machine" ) había establecido que un objeto inmóvil era el que se desplazaba por el tiempo y no por el espacio. De ahí la sorpresa del propio Marty al observar el Delorean.

No cabe la menor duda de que los responsables del argumento y de las bases científicas de Regreso al Futuro, hicieron una mezcla perfecta entre entretenimiento y fundamentos teóricos sobre el viaje en el tiempo. La teoría de la relatividad, o de la creación de distintas realidades alternativas, dependiendo de las acciones, creaba una maraña de posibilidades infinitas, que se hacía patente en la trilogía, sobre todo en su segunda parte, tal vez la película menos comprendida de las tres, pero la más sólida (y la favorita de su director), teniendo en cuenta su excesiva complejidad. (y que fácil explicación le dio Doc Brown con una simple pizarra, asequible a cualquier espectador).

No hay que negar en ningún momento que estamos ante un serial americano, típico de los años 50-60, y así lo ha reconocido varias veces Zemeckis. De ahí el "To Be Continued" del final de la primera parte, borrado en las ultimas versiones de la película y que no significaba según el El guiondirector que fuese a haber una segunda parte, sino que era un guiño a esos seriales, por más que al final tuvo que realizar una continuación, visto el reclamo del publico por tales secuelas), y sobre todo, de los diversos apuntes más o menos "frikis" que se pueden encontrar en el relato, como ese "Condensador de Fluzo" que es la base de todo el viaje en el tiempo (y que Doc Brown creó mientras tenían un momento de "pensamiento" en el baño), la sustitución del plutonio por basura, como factor de energía para el Delorean (una fantasía bastante divertida, pero no exenta de cierta "felicidad" ya que el metano no llega a conseguir tanta energía como la nuclear, a no ser que tengas una supermáquina que sepa rendir a igual altura con una simple cascara de plátano), o al hecho de que en el futuro, todos los coches vuelen (y no más Iberia y sus retrasos). Todo esto, además de no ir en contra de la verosimilitud de la historia, ayuda para hacerla mucho más compleja y rica en matices, y sobre todo para no convertirla en un hueso duro de roer, ya que ante todo estamos visionando un divertimento de primer orden de un Zemeckis colosal que aquí encontró una forma ideal de congregar varios géneros cinematográficos con un éxito sin precedentes. Para historias con una gran carga científica, y pensamientos filosóficos serios y matizados, Zemeckis se encargaría en un futuro de realizar “Contact”.

Y el Delorean Arrancó


El presupuesto de Regreso al Futuro tampoco fue excesivo, aunque por aquel tiempo, los directores demostraban que con un presupuesto ajustado eran únicos para darle a la imaginación. De hecho hay algunos que siempre han estado así (el caso de Carpenter).

Por lo tanto, la historia posee unos efectos especiales ajustados, eficaces, pero están en un muy segundo plano. Eso sí, todo está controlado, desde el surco de fuego que dejan las ruedas, hasta la escarcha de hielo que mantiene el coche al volver del viaje inter-temporal.

La dirección artística es estupenda, y ésta toma protagonismo conforme van pasando las secuelas, ya que la plaza del Ayuntamiento de Hill Valley está representada perfectamente dependiendo de su momento en el tiempo, o de qué realidad alternativa visitamos, convirtiéndose en un personaje más.

Los maquillajes en esta primera parte están sorprendentemente mejor que en las secuelas. De hecho en el DVD Edición especial, podemos comprobar unas pruebas de pantalla con maquillaje realmente buenas. Esto me afianza más en la idea de que, a diferencia de los efectos especiales de CGI, el paso del tiempo, salvo contados profesionales que son genios, ha ido en detrimento de estos efectos de maquillaje.

Así encontramos que esta primera parte tiene un maquillaje excepcional. Muy suave pero muy presente. No como su segunda parte, donde el maquillaje es chillón y a todas luces exagerado (tal vez esa fue la intención de Zemeckis). Sin duda el mejor maquillaje de una peli de este director, después de “La muerte os sienta tan bien” (Magnifica transformación de Goldie Hawn).

Bob GaleEl guión de Bob Gale (que en los últimos tiempos se ha pasado al mundo de los cómics con magníficos resultados), es un cúmulo de apuntes ingeniosos habilidosamente envueltos en un argumento que todos nos hemos preguntado alguna vez ¿Cómo serían mis padres cuando tenían mi edad?

Pero claro tratandose de Zemeckis todo tiene una vuelta de tuerca más: ¿Qué pasaría si conociese a mis padres con mi edad, y mi madre se enamorara perdidamente de mí? Como diría Marty: "Doc, esto es muy, muy... FUERTE".

Así pasamos de una comedia familiar a una aventura en el tiempo, para encontrarnos con una película de estudiantes y sus fiestas americanas de baile, para después comernos las uñas y terminar en una montaña rusa que parece pararse pero que de nuevo nos lanza a la torre más alta, con ese "To be Continued" que no tiene nombre.

Regreso al Futuro tiene un guión que está por encima de todos sus aspectos, aunque esos aspectos sean tan sumamente brillantes que oculten lo realmente revolucionario.

En cuanto al reparto, tal vez sea otro de los elementos con luz propia, eso sí, no perdamos de vista la magnífica dirección de actores de Zemeckis, que aquí se presenta como colosal y con una unidad interpretativa sin precedentes en una comedia de este tipo.

Actores


Eric Stolz fue el segundo protagonista tanteado (el primero fue C. Thomas Howell), incluso rodó varias escenas que en la edición especial en DVD no han querido incluir (parece que a petición del propio Stolz), lo que sí existen son muchas fotos circulando por Internet, y cuanto menos es singular ver la pinta de Eric en el papel de Marty McFly.

Stolz, un posible MartyMe hubiese gustado ver esas escenas ya rodadas, pues mucho me temo que el muchacho no lo haría del todo mal.

Eso no quita para reconocer que Michael J. Fox es el centro de todo este cotarro y que sin él, y sin esa magnífica interpretación, la carpa de este circo se hubiese precipitado hacia el vacío. Sus gestos, la creación de un joven que tiene sus propios valores, y que lucha por ellos hasta el final, incluso la forma en que tiene de soltar esos textos inauditos (como cuando adopta la personalidad de ¿Levi Strauss?), hace que nos encontremos ante un actor que marcó una generación. Tal vez mejor, tal vez peor, pero con algo de lo que no gozan especialmente la mayoría de los actores de la actualidad... MUCHA PERSONALIDAD.

¿Un mayor histrionismo en la posible actuacion de Stolz?Aparte de este genial protagonista, el elenco de secundarios, la mayoría de ellos primerizos, conformaban un reparto muy equilibrado, y ajustado a las necesidades del director. Así Doc Brown, interpretado por Christopher Lloyd, un actor camaleónico donde los haya, es uno de los mejores "efectos especiales" de la película. Un científico loco en todo su sentido, que con sus numerosas idas de olla hace vibrar al respetable. Eso sin contar el factor carismático, y este actor lo tiene a espuertas. Rápidamente nos encariñamos con él y deseamos que por todos los medios haya leído la carta que Marty le ha metido en la chaqueta, y así salvar su vida. Lloyd trabajaría posteriormente de nuevo con Zemeckis en un episodio de “Amazing Stories” (ese profesor un tanto duro, que tiene problemas con su cabeza), y haciendo de malo (colosal, por cierto), en la alocada “Quien engañó a Roger Rabbit”.

Doc Brown, el mejor efecto especial de la peículaEn cuanto a Lea Thomson, fue un descubrimiento en todos los sentidos, y una chica que gozó de bastante fama en la época de los 80-90. Así participó en películas de menor o mayor éxito, o de mayor o menor interés, casi todas comerciales, como “Howard, un nuevo Héroe”, “Amanecer Rojo”, o “S.O.S. Equipo Azul” (con esa estupenda BSO de Williams). Aquí hace de madre de Marty de manera muy convincente, incluso cuando varía su edad.

También a destacar dos actores, el padre de Marty, Crispin Glover, que después no se ha prodigado mucho que digamos (últimamente lo vi en la insufrible "Los Angeles de Charlie" y en "Willard" ), y cuya elección parece más debida a su físico desgarbado que a su talento como actor y, Thomas F. Wilson, Biff, el amigo (por decirlo de alguna manera) del padre de Marty, caradura y de un talante chulesco que para sí lo quisieran algunos protagonistas de las cintas de John Woo. Si vemos a este actor en la vida real, o en los Así se hizo sobre las tres partes, nos damos cuenta de que estamos ante un actor bastante convincente, pues a diferencia de su interpretación no se nos hace “inaguantable”. Fuera de “Regreso al Futuro” Thomas tiene una estupenda carrera en el mundo del doblaje de dibujos animados.

Así, con un conjunto perfecto, no es de extrañar que esta cinta se convirtiese en todo un éxito de los 80, y una película precedente para posteriores producciones fantásticas, incluso cómicas.

Las Canciones


La primera música que escuchamos en la película, es una canción. ¡¡Y que canción¡¡ Tal vez una de las mejores canciones para una película, o por lo menos una de las que más refleja el espíritu divertido y dinámico de la historia. “Power of Love” fue un éxito sin precedentes en las listas del todo mundo y dio a conocer a su grupo Huey Lewis and the News, que ya tenía varias canciones destacables a sus espaldas, pero no del éxito de ésta.

Marty después de pulverizar en toda la extensión de la palabra, el gran altavoz que su amigo Doc Brown había confeccionado, con un solo roce de la púa y las cuerdas de su guitarra eléctrica, se da cuenta de que todos los relojes están atrasados, y que por lo tanto llega tarde a clase... de nuevo.

Marty Patinando mientras escuchamos 'Power of Love'En ese momento empieza la canción de “Power of Love”, con Marty demostrándonos su habilidad con el patinete. Así llegará a su instituto, tarde, recibiendo un nuevo aviso por parte de lo que se supone es su jefe de estudios, un personaje que parece no cambiar de aspecto, así pasen cien años (como poco después veremos). Esta canción no sólo queda en la anécdota de su incorporación en la cinta sino que también es fruto de una divertida escena. Marty se dispone a pasar una prueba para ver qué grupo se va a encargar de llevar a cabo la fiesta del colegio de ese año. La audición dura menos de tres segundos pues uno de Huey Lewis en un divertido cameolos profesores le dice que son muy "ruidosos". Por supuesto el tema que tocan para la audición es sólo el principio de "Power of Love" pero mucho más rockero, y el profesor que le dice que son "muy ruidosos" no es otro que el propio Huey Lewis. Una secuencia del todo divertida, pero que pasará desapercibida a aquéllos que no conozcan a este genial cantante.

Eso no sera bueno para tu espalda MartyNo será la única canción que el grupo realizó para la película, ya que también confeccionó una especial para la ocasión, "Back in time" que podemos escuchar en los títulos de crédito.

“Heaven is one Step Away” está interpretada por Eric Clapton y es bastante inusual para este guitarrista, pues potencia sobre todo su voz más que su guitarra, ajustándose a los parámetros de los ochenta.

“Time Bomb Town” tiene lugar cuando Marty se despierta en una posición un tanto incómoda por el sonido de la radio, antes de quedar con Doc Brown y que éste le muestre la máquina del tiempo. Interpretada por Lindsey Bunckingham es una canción olvidable también ajustada a estos singulares tiempos.

“Mr. Sandman” de Four Aces, no está editada en el disco de canciones, y tiene lugar cuando Marty aparece en la plaza de Hill Valley, pero en 1950. La canción es un clásico y queda que ni pintada en esta escena.

“The Ballad of David Crockett”, tampoco está editada en el disco oficial de canciones y se puede escuchar cuando Marty entra en la cafetería pues está puesta en el tocadiscos.

Me gusta Iron Maiden“The WallFlower (Dance With me Henry”, es una canción típica de los 50 con buenas voces femeninas y coros. Tiene lugar cuando el padre de Marty, George, intenta quedar con Lorraine dentro de un bar típico americano. Biff se interpone y Marty defiende a George demostrando sus habilidades sobre el monopatín.

"Pledging my Love" está interpretada por Johnny Ace y se escucha dentro del coche donde están Marty y Lorraine antes de entrar a la fiesta y que Biff haga acto de aparición.

“Night Train”, tocada por Marvin Berry and the Starlighters, se escucha en el baile de la escuela, al final de la película. Este grupo repite con “Earth Angel (Will You Be Mine)” una balada que podría estar firmada perfectamente por Paul Anka.

Finalmente (si no contamos el “Back in time” de los títulos de crédito), una versión del Johnny B. Goode interpretada por Marty McFly with the Starlighters. Pero este Marty McFly no es Michael J. Fox, sino Mark Campbell con el solo de guitarra de Tim May.

La Partitura de Silvestri


Antes de realizar esta partitura Silvestri no era un compositor del todo reconocido. Había compuesto partituras demasiado electrónicas, pero no por ello exentas de cierta calidad. Casi siempre se apoyaban en un marcado tema principal (una marca de fábrica de la casa el sacar temas principales para cada película), y una música muy descriptiva y de audición fácil fuera de las imágenes.

Así teníamos trabajos tan logrados como “The Flight of Navigator”, una película que tristemente ha desaparecido del circuito cinematográfico español, y eso que fue un gran éxito de videoclub, con un tema principal muy parecido al de “Delta Force”, otro score asentado en lo electrónico.

Así apareció Zemeckis y su divertida “Tras el Corazón Verde”, una oportunidad de oro para Silvestri, no sólo para demostrar su valía, sino para iniciar una de las parejas creativas más importantes del cine.

Zemeckis y Silvestri han demostrado en todo momento la integración de caracteres, con una perfecta complementación y creación de universos personales.

Silvestri dirigiendo la orquestaAsí, Silvestri ha creado sus mejores partituras para este magnífico director, evidenciando en todo momento que se divierte con su cine, y la verdad es que no es para menos.

Zemeckis volvió a contar con Silvestri para crear el universo musical de “Regreso al Futuro”. En esta ocasión y a diferencia de “Tras el corazón verde”, dejó de lado el sintetizador, y creo una partitura orquestal en toda su extensión.

Zemeckis le pidió un tema principal muy potente, y a la vez reconocible, que sirviera de sintonía. Ya sabemos el interés particular de Zemeckis por obtener ese sabor de antiguos seriales de fantasía, y éstos siempre tenían una sintonía en su presentación plenamente definida.

Así pues Silvestri creó, tal vez, el tema principal no sólo más impactante de toda su carrera, sino uno de los más apreciados de la industria de la banda sonora en general, a la altura del “Main theme” de “Superman”, “Star Wars”, o el de “E.T”.

Un joven SilvestriDe esa manera consiguió la catalogación temprana de "nuevo Williams", algo del todo injusto como se vería más tarde, ya que Silvestri tiene su particular estilo, diferente al del gran maestro. De hecho creo reconocer una reacción inversa, y ser el propio Williams el que tomó como referencia el tema de “Regreso al Futuro”, para su prodigioso tema de “Cuentos Asombrosos”.

Con este tema principal de una fuerza desgarradora, necesaria para acoplar los victoriosos viajes en el tiempo, la fantasía desbordaba el celuloide, que era lo que pretendía en un principio su director.

El resto de la composición se aprovechaba de este genial tema, y lo utilizaba de diferentes formas, la triunfal, la nostálgica, la tranquila, la alocada, eliminando así la asignación de un tema diferente a cada personaje.

Luego teníamos las secuencias de acción, que marcaron un antes y un después. Los que disfrutamos con Silvestri sabemos de su particular forma de componer secciones musicales de acción. Su percusion es plenamente reconocida, teniendo su máximo exponente en “Juez Dredd”, una de sus más brillantes partituras, y sobre todo una de las más influyentes para su trabajo posterior.

“Regreso al Futuro” fue el inicio de ese estilo ya que fue la única BSO que desarrolló el autor íntegramente para orquesta, y esto se apreciaba en todo su esplendor. Así, “Depredador” fue la consagración del autor en este tipo de música adrenalítica, y la comentada “Juez Dredd”, su perfección.

Esta es la cara de un futuro maestroLo triste viene ahora. Tal vez un score tan particularmente referente, debería tener una edición discográfica, cuanto menos correcta. La edición discográfica de Regreso al futuro sepulta los dos únicos cortes del score entre canciones de mayor o menor calidad. La otra edición es muy limitada y conserva sólo el score de Silvestri, con "Power of Love" de Huey Lewis and The News.

De todas formas tanto la oficial como el promocional conservan los dos mejores cortes, el “Main Titles” y la sección del viaje en el tiempo producido por el rayo que cae en la torre del reloj. En esta sección la música contiene unas continuas subidas y bajadas que terminan con una interpretación muy espectacular del “Main Title”. Por supuesto el momento protagonista de Silvestri en la película.

Lo Mejor: El tema principal, antológico. Marcó una época.
Lo Peor: Que sólo haya un tema reconocible y todo lo demás sean variaciones del mismo.

El Momento: El Delorean precipitándose vertiginosamente y el rayo cayéndole encima. La música aquí alcanza su momento más culminante.

Las Secuelas: La Mejor de las Tres


Las tres películas se podrían conformar como un todo perfecto, aunque si analizamos más detenidamente el resultado conjuntamente, veremos la evidencia: las dos últimas películas tienen más elementos en común. Eso tiene una fácil explicación. Como dije en un principio la primera película iba a ser una historia totalmente aislada. El "To be Continued" del final era una especie de broma al público, pero para nada un planteamiento real de continuación. Es más, si así hubiese sido, después del magnífico éxito de la misma no se hubiese tardado en rodar la continuación planificada. Pero no fue el caso. Así que después de las continuas peticiones de los aficionados, Zemeckis miró su agenda y vio que podía dirigir una trilogía, por lo que sólo le faltaban dos partes para terminarla.

¿Por qué no rodar las dos partes a la vez y así reducir costes? Dicho y hecho. Las películas se realizaron las dos a la vez, estrenándose la segunda en periodos veraniegos y la tercera en Navidad.

Eso se nota y mucho. Sinceramente la trilogía pierde un poco de fuelle progresivamente. Pero no nos adelantemos a los acontecimientos y veamos las valoraciones paso por paso.

Tres Partes de una Misma Historia. Comparativa


- Dirección

Regreso al Futuro: La dirección de esta primera parte es cuanto menos impecable. Con un presupuesto más recortado que en las dos posteriores, Zemeckis se mueve como “Pedro por su casa”. Tal vez la dirección en ninguna de las tres partes llegue al grado de perfección de sus últimas películas (con planos imposibles, como los del espejo de “Contact”, o el del suelo de “Lo que la verdad Esconde”), pero la fluidez narrativa de esta primera parte en impresionante. 8,5

Primer viaje en el tiempoRegreso al Futuro II: Con todas las virtudes de la primera parte, más las complicaciones de hacer volar coches y patinetes, (el vuelo de los patinetes es un efecto especial por el que no pasa el tiempo), incluyendo una representación perfecta de un 1985 anárquico (recordando en diversas pinceladas al Carpenter más destroyer), hacen que esta secuela esté unos puntos por encima de su precedente en cuanto a dirección. 8,7

Regreso al Futuro III: Esta tercera parte no deja de ser un western más o menos convencional, con una dirección correcta, pero sin excederse en elementos originales o por lo menos visuales. A la mente me viene la fallida “Rapida y Mortal” cuya dirección, a cargo de Sam Raimi es muy superior a esta tercera parte. Una dirección correcta, sin más. 6,5

- Guión

Regreso al Futuro I: Como dije, es el tesoro verdadero de esta película. Un guión dosificado, con momentos tranquilos no demasiado largos y con momentos de tensión que ponen los pelos de punta (¡¡que arranque el cocheeeee¡¡¡). Un guión con unos diálogos colosales, donde no hay texto de más, y donde los personajes están también trazados y sobre todo, se hacen tan carismáticos, que sorprende en una única película. Eso lo consigue esta primera parte. 9,2

Una sencilla y estupenda explicaciónRegreso al Futuro II: Otro guión muy bien conseguido, con un único problema: lo confuso que puede llegar a hacerse para determinadas personas. Las idas y venidas, con las realidades alternativas, pueden provocar el perderse en determinados tramos. Ahora bien, esto no es culpa del guión, sino más bien de aquel espectador un poco "empanado" que no asimila la cantidad de información que se da en tampoco tiempo. Un guión intenso que sabe mezclar a la perfección, complejidad con diversión, y por una vez, no se toma al espectador como un completo imbécil. 9

Regreso al Futuro III: Esta tercera parte tiene un guión que por momentos produce una leve sensación de cansancio, y no es para menos. Tal vez sea de las tres, la película que menos aguanta un revisado, y eso se debe a que una relación amorosa no es lo mejor para terminar una trilogía donde lo esperpéntico tiene su máximo protagonismo. La historia de amor que protagoniza Doc Brown se hace aburrida y eso provoca que el verdadero protagonista, Marty McFly se retire en determinadas escenas a un obligado segundo plano. Un final de saga que podría dar para mucho más. 6

- Interpretación

Un gorro de ultimo diseño

Al tratarse de una trilogía, los actores asimilan sus papeles de igual manera para las tres partes, sin cambios sustanciales en su actuación, por lo tanto la nota deberá de ser la misma para las tres. Sin duda, la interpretación es otra de las partes más relevantes de esta cinta, con una complicidad inusitada entre actores y director, y eso se nota a la hora de hacer creíbles determinadas situaciones pintorescas. Una gran actuación de todos sus miembros. 9

- Efectos Especiales

¿Se nota una ligera superposición?

Regreso al Futuro: Los efectos de esta primera parte son correctísimos. A día de hoy no hay ningún plano que evidencie la irrealidad de algunos de ellos. Y eso es muy difícil para una historia de viajes en el tiempo. Sin ir más lejos sólo hay un plano que puede notarse en demasía, pero en sucesivos visionados, y es cuando Einstein (el perro de Doc Brown) hace el primer viaje, y el surco de fuego pasa por debajo de nuestros dos protas. Se nota cierta superposición, aunque de todas formas este plano cumple totalmente su cometido. En cuanto al maquillaje, como he comentado anteriormente, es el mejor de las tres partes, y eso se debe a que su tendencia es a ser realista, mientras que la de las secuelas tiende más a la parodia. 8

La magnífica escena de los patinadores de la segunda parteRegreso al Futuro II: Al haber más efectos especiales, el porcentaje de encontrar algunos que no han pasado muy bien el tiempo crece. La superposición del Delorean al volar se hace patente en algunos planos. Aunque el efecto de los monopatines, que es perfecto, y que está conseguido con técnicas que nada tienen que ver con el retoque de la imagen (sólo en escasos planos), sube el nivel de forma considerable. En cuanto al maquillaje, sobre todo el de Lea Thomson es un tanto evidente. Se hace patente que la intención de los responsables del mismo es parodiar a determinados personajes que en sus realidades alternativas, se han convertido en meros chistes de sí mismos. Por ejemplo, en el caso de Lea Thomson, hay "dos razones" plenamente destacables, que sinceramente no quedan del todo realistas. Algo que sorprende, y más al darnos cuenta que el original incluso siendo anterior, tiene un mejor resultado en cuanto al maquillaje protésico de los actores. 7,2

Un maquillaje estupendo en la primera parteRegreso al Futuro III: En una película que pasa casi toda su acción en el pasado, más concretamente en el Oeste americano, los efectos especiales se reducen básicamente a la caracterización de varios familiares, antepasados más concretamente, de Marty McFly. Aquí el maquillaje no está del todo mal, aunque sigue notándose que casi todos los personajes están interpretados por el mismo actor. Y no es de extrañar ya que la producción de esta tercera parte se realizó conjuntamente con la segunda. En definitiva unos efectos especiales correctos, sin más. 7

- Dirección Artística

Regreso al Futuro: Un elemento importantísimo en las tres películas, es sin duda su dirección artística, ya que de ella depende el que se nos haga creíble la época pasada a la que viaja Marty. Para los americanos no es demasiado difícil ya que la época pertenece a su historia moderna. De todas formas la plasmación de los años 50 es todo un acierto por parte de sus responsables, que incluso se encuentra en diseños de publicidad colgados en vallas, letreros de restaurantes típicos de la época, y por supuesto en un vestuario que se ajusta a la realidad. 8

Regreso al Futuro II: Aquí los responsables de la dirección Artística tuvieron que trabajar mucho más a fondo, para hacernos creíbles, no sólo el pasado y el futuro, sino el presente anárquico alternativo. Sin duda el esfuerzo se ve patente en pantalla y tal vez sea de lo más conseguido en la película. Sin duda me quedo con ese presente alternativo, muy próximo a las paranoias de Carpenter. 8,5

Regreso al Futuro III: Aquí tenemos dos tiempos. 1950 y el Oeste Americano. La plasmación de esta última época no tiene que envidiar nada a las producciones italianas que tanto abundaron en Almería. Un decorado exterior donde sólo importan las fachadas de los edificios, interiores en platós de cine, y algún que otra persecución en exteriores (como la magnífica escena del tren). Una dirección artística que sigue siendo perfecta para los intereses de la historia. 7,8

- La Música

Regreso al Futuro: Según lo comentado anteriormente, estamos ante un universo musical perfecto para las imágenes, donde las canciones se integran inusitadamente con el score. Un universo musical de gran altura. 9

Regreso al futuro II: Nos extenderemos un poco más en estas dos secuelas.

El Universo musical de Regreso al Futuro II se limita a una sola canción, creada por ZZ Top, el grupo de barbudos impresentables que de vez en cuando se marcan alguna canción digna de escucha (de vez en cuando). Gracias a Dios el resto es obra de un Silvestri incapaz de frenar sus ímpetus de subidas y bajadas musicales, y nos ofrece un score que no deja de ser una prolongación del que hiciese para la primera parte.

Si la película no nos deja un respiro en ningún momento, el score de Silvestri es un atropello de sonidos, donde el estilo de música de acción del compositor tiene pleno protagonismo, destacando momentos puntuales como la fuga de Marty de 1985 alternativo, o sobre todo la escena de los monopatines del futuro.

Una mayor orquesta, pero un mismo resultado. Una muy buena banda sonora que de todas formas tampoco aporta demasiados elementos novedosos. 8

Regreso al Futuro III: Descartando el efecto originalidad, esta parte es la que mejor partitura de Silvestri tiene, sobre todo ateniendo al factor variedad temática.

Los Barbudos ZZ TopAsí, aparte del “Main Title” que todos conocemos, tenemos varios temas añadidos, la versión que con violines se hace de la canción de ZZ Top, aparecida en la segunda parte, realizada de nuevo por el grupo, el tema de amor que se destina a la "singular" relación que mantienen Doc Brown y Clara Clayton (Mary Steenburgen), y sobre todo un gran tema que se destina a un tiempo, el Oeste.

Este último tema merece más nuestra atención. Es singular ver cómo Silvestri llega a implicarse en películas de este género. Así tenemos magníficas composiciones como “Rápida y Mortal” (una de las mejores obras del autor), donde se aproxima al estilo de Ennio Morricone, “The Mexican”, con la influencia del mismo compositor italiano, o “Young Guns II”, con un estilo propio, muy Silvestri, donde se hace una mezcla perfecta entre guitarras, baterías y orquesta, una de sus composiciones que más me hacen disfrutar, y que menos conoce el aficionado.

Así este tema creado para la ocasión en “Regreso al Futuro III”, no sigue el patrón de ninguna de las obras anteriormente mencionadas del autor, y sí toma otros caminos, más próximos a los “7 Magníficos” de Bernstein, sin olvidar nunca que estamos ante una nueva aventura de una saga, la de “Regreso al Futuro”. La edición discográfica es la más cuidada de las tres, editada por Várese, en una duración que ronda los 50 minutos. 9,1

Valoración Total por Película

* Regreso al Futuro: 8,61
* Regreso al Futuro II: 8,4
* Regreso al Futuro III: 7,57

Valoración Total por Bandas Sonoras

* Regreso al Futuro: 9
* Regreso al Futuro II: 8
* Regreso al Futuro III: 9,1

Valoración Total por Ediciones Discográficas

* Regreso al Futuro: 6
* Regreso al Futuro II: 7
* Regreso al Futuro III: 8

Lo que nos dejó la Trilogía


Menos mal que la Universal, productora de la trilogía, no explotó demasiado la gallina de los huevos de oro, y así no tuvimos que sufrir series de televisión intrascendentes, salvo una de animación que paso más con pena que con gloria. Lo que es cierto es que los dos personajes, Marty McFly y Doc Brown han pasado a convertirse en personajes legendarios, igual que pasara con Indiana Jones o James Bond.

¿Concluirá?Sobre la posibilidad remota de continuar la saga, la verdad es que vista la última parte, con ese gran título de The End (en vez del TO BE CONTINUED), las dudas se disipan súbitamente.

Zemeckis es un tío inteligente, y sabe que esta saga ya dio todo lo que tenia que dar, por lo que me parece estupendo que dedique sus esfuerzos a otras historias (aunque poco a poco dedique más empeño en su soberbia forma de rodar, y menos en lo alocado de sus primeras historias, habiéndose domesticado un tanto).

Marty McFly y Doc Brown deberán entonces vivir en el mundo de nuestros recuerdos, en sus inmortales películas, y tal vez los encontraremos algún día en uno de esos fantásticos viajes, porque misteriosamente, "en el futuro nos volvemos todos gilipollas".

FUENTE
+1
0
0
0No comments yet