Check the new version here

Popular channels

Vzla: 5 mandamientos para uso de periodistas sifrinos




Conscientes de lo costoso que significa cursar una licenciatura de Comunicación Social en la Ucab, y entendiendo también que en la UCV ahora ingresarán los nietos y sobrinos de la señora que dirige el Consejo Comunal "Negro Primero" de San Agustín, desde Misión Verdad cumplimos con el siguiente servicio público: ofrecer cinco mandamientos fáciles de aprender y recordar para que usted pueda convertirse en un periodista autómata, carente de intereses investigativos básicos y repetidor de bodrios mediáticos. Si el control cambiario le quitó la posibilidad de hacer una maestría en el extranjero, estos cinco mandamientos también pueden ser utilizados.


I. Amarás a Ravell por sobre todas las cosas


Ravell dentro de la mediática venezolana es víctima, juez y jurado a la vez. Cualquier información o campaña psicológica rebotada, retuiteada y compartida por La Patilla debe ser tomada como verdadera apenas termine de leer el título.

En ningún momento usted debe cuestionar la veracidad de una acusación contra algún dirigente político del chavismo por más enloquecida que fuere, o contrastar las pruebas con algún actor periférico y medianamente equilibrado en determinado acontecimiento. Está totalmente prohibido otorgar derecho a réplica, y si es absolutamente necesario mostrar la defensa del culpable, acá le dejamos una breve plantilla para referirse al político chavista en cuestión. (Automatismo periodísticos, cortesía de www.maduradas.com.)

• "Engendro de la robolución"
• "Narcorrégimen oculta la verdad"
• "El colmo del cinismo"

Y si usted se autodenomina como periodista de la "izquierda crítica" (es decir, sifrino come-pizza en La Patana), también puede utilizar la siguiente plantilla cortesía de Aporrea, Nicmer Evans y Marea Socialista, para referirse al político chavista que tanto detesta.

• "Cúpula chavista"
• "Burocracia roja"
• "El Gobierno y la MUD son lo mismo"


II. No replicarás a las agencias internacionales de propaganda en vano


Así como usted se enamoró perdidamente de avenidas, teatros, museos y monumentos de países extranjeros, también debe asumir, con esa misma carencia de afecto con calidad de exportación, la defensa a ultranza de todo aquello que se redacte desde las agencias internacionales de propaganda contra la Revolución Bolivariana.

Las campañas de desinformación internacional están diseñadas para asestar golpes de efecto, alterar durante algunos días las redes sociales y difuminar la anemia política de la oposición venezolana. Es un error de origen, insalvable en el tiempo, pero allí es precisamente donde el sobrevalorado ingenio del periodista sifrino muestra el automatismo que opera insistentemente en el lóbulo frontal: usted debe jugar al ping-pong de la objetividad periodística, es decir, rebotar de una agencia a otra la fuente de la noticia, repetir los puntos de origen, para que ese mínimo –y casi inexistente– interés de los consumidores habituales de bodrios por verificar si es verdad o no determinada noticia, se haga añicos buscando al acusador principal y en cuáles elementos reales se respalda.

Usted como periodista sifrino es un resucitador de mentiras, un enfermero que trabaja con noticias en estado de coma inducido. Así que ha frotar el electroshock, que durante estos últimos cinco meses del año sus habilidades para extender la vida de noticias y acusaciones sin fundamentos se pondrán a prueba.


Usted como periodista sifrino es un resucitador de mentiras


III. Santificarás los bodrios mediáticos


Para entender cómo se santifica y extiende la gangrena infofrénica de un bodrio mediático en específico, tomaremos el ejemplo de Diosdado Cabello y la campaña de propaganda en su contra.

A usted poco debe importarle si las acusaciones contra Diosdado Cabello tienen fundamento o no, si las pruebas han sido contrastadas o no, si los organismos que quieren imputarlo como narcotraficante son los más grandes narcotraficantes del planeta, si nunca se ha conseguido un avión o barco de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana enviando droga a Estados Unidos, o si Rafael Isea miente descaradamente para que no lo extraditen. Esto es cacao de otro quintal.

Para que el bodrio pueda ir adquiriendo ápices de veracidad en el corto tiempo de vida que ostenta, usted debe completar a la perfección la siguiente fórmula. No hay fallo posible cuando de automatismo se trata.


• Si una declaración es inconsistente y carente de pruebas, repita lo siguiente: "el funcionario prefiere ocultar su identidad para no entorpecer el proceso judicial".

• Si la presentación de una prueba carece de fundamentos, apele a la trayectoria y repita lo siguiente: "según el periodista Perico de los Palotes, quien tiene más de 30 años de trayectoria, Diosdado está implicado en...".

• Si no existen sapos que desde adentro puedan aportar al bodrio, apele al principio sifrino de "acusación por proximidad" y repita: "un familiar de un militar cercano a otro que seguramente estudió en la Academia Militar con Diosdado, reforzó las denuncias realizadas por el funcionario que prefiere ocultar su identidad para no entorpecer el proceso judicial".

• Si las pruebas siguen sin aparecer, aplique demencia a lo Nelson Bocaranda y repita lo siguiente: "Diosdado Cabello trafica cocaína hacia Europa porque el Plan Colombia ha funcionado muy bien. ¿De dónde más saldrían las panelas si no de Venezuela?, aseguró un funcionario del Gobierno de Rajoy que prefirió ponerse una media panti mientras declaraba".

• Si los organismos que cita para reforzar el bodrio están más que deslegitimados (como, por ejemplo, la DEA y el poder judicial gringo), no se preocupe y repita las siguientes fórmulas: "el máximo organismo aseguró", "el principal tribunal condenó", "la organización más grande dijo", "el juez de la Corte Suprema expresó".


IV. Darás falso testimonio (y sembrarás intrigas)


Si a usted le parece que los mandamientos anteriores son aberrantes, y prefiere, más bien, incluirse dentro del periodismo "equilibrado", "responsable" y "apolítico", siga las siguientes fórmulas para ver si logra entrar –al menos– como pasante en la redacción de Contrapunto, El Estímulo o Efecto Cocuyo.

• Elabore títulos alarmistas y desesperados que nada tienen que ver con el resto de la noticia.

• Dele preponderancia a sectores minoritarios (como Marea Socialista) y maximice a más no poder su incidencia –nula– en el tablero político.

• Tome como referencia principal las declaraciones de la dirigencia escuálida en cualquier hecho noticioso, y luego presente las del chavismo como si estuvieran a la defensiva, y seguramente ocultando algo.

• Vaya al Excelsior Gama, saque una libretica, anote el precio de los mariscos importados y redacte un reportaje sobre cómo al Gobierno venezolano poco le importa la supuesta (hiper)inflación.

• Las muertes en Venezuela siempre las tiene el Gobierno, no tiene en lo absoluto que ver con algún plan paramilitar para atemorizar a la población.


No se equivoque y llegará lejos como bot humanizado


V. No codiciarás a los seguidores (en Tuiter) de Bocaranda


Sabemos que después de leer estos cinco mandamientos usted querrá salir y comerse el mundo, reproduciendo a la perfección las mentiras más exageradas contra Venezuela, intentando superarse en cada tuit, nota de prensa y reportaje, deseoso de ganar algún comentario de Bocaranda o una invitación a trabajar en La Patilla.

Sabemos que se sentirá armado de argumentos, moralizado, como todo un experto en las artes de la desinformación. Pero no sea codicioso, ni procure volverse un operador de alto standing como Bocaranda, dedíquese a construir, paso a paso, su propia fanaticada de consumidores idiotas y lobotomizados por la propaganda extranjera.

Recuerde que ser un buen aspirante a periodista sifrino debe apelar siempre a la humildad, y este principio, según Bocaranda, debe ser asumido con aún más automatismo que los anteriores mandamientos. Al final de cuentas usted es un aprendiz y a la vez un consumidor del monopolio infomercenario: no se equivoque y llegará lejos como bot humanizado.


Final automático


Exponer estos cinco mandamientos nos parece más que suficiente para aportarle a su formación profesional. El Padre Palmar, en sus desenfrenadas homilías del día domingo y en cada tuit, completa los otros cinco mandamientos del buen periodista sifrino, ofreciéndole una inagotable dotación de angustias, frustraciones, complejos, fetiches y caprichos que caracterizan dicha profesión, la cual ha llevado, en el marco de la Revolución Bolivariana, más palo que una gata ladrona. Prepárese.
0
1
0
0
1Comment