About Taringa!

Popular channels

Welcome to Chile !











Si usted ha decidido emigrar y vivir en Chile y quiere saber más del país, seguramente entrará a Internet para revisar las noticias de las páginas locales, tratará de escuchar las estaciones de radio y canales de televisión que transmiten por Internet y ohhh… ¿a qué país estoy pensando emigrar? -  es lo menos que terminará exclamando. ¿Vivir en Chile?


Verá decenas de crónicas rojas acerca de asaltos, tiros en poblaciones, femicidios, parricidios, ajustes de cuenta, violaciones,… Terminará pensando que si va a venir a vivir en Chile para morir, mejor se queda sobreviviendo en el país en que le tocó nacer.
Se deleitará escuchando a los políticos discutir entre sí y ofenderse, ironizar, criticar… Odiarse. Los partidos de la oposición le dirán todo el tiempo que el gobierno no se preocupa de la gente y usted creerá que este país es un desastre. El gobierno, por su parte, aparecerá inaugurando obras sociales y potenciando su imagen. Y entonces, quedará confundido. No sabrá quién dice la verdad y a quién creerle.


Escuchará hablar de desempleo, de crisis de los servicios de salud pública, de llamados a paros de cualquier gremio en el momento menos indicado, del desastre del transporte en la capital del país, de querellas de todos contra todos… pero no crea todo lo que escuche, o no se deje influir por lo que escuche. Si ha decidido vivir en Chile tiene que saber varias cosas que podrían alterar su percepción real.
Los chilenos tienen una visión aterradora de sí mismos, de su país, de su gobierno, de su sistema social, de su seguridad, de su economía; y los medios tratan de explotar esa visión y ganar puntos de rating, pero la vida en Chile no se reduce a lo que dicen los periodistas.
Una vez, caminando las calles de este país, usted se dará cuenta de que existe una desproporción absoluta entre el tiempo que ocupan las noticias apocalípticas en los medios de comunicación y las veces en las que le tocará vivir situaciones apocalípticas. Chile es un buen país para vivir, pero – como todos los lugares – tiene sus PEROS. 


COSTO DE LA VIDA

Según ranking mundial, la capital es la tercera ciudad más cara de América del Sur…
Como la tercera ciudad más cara para vivir en América del Sur, resultó Santiago de Chile, pues subió del lugar 128 al 91, según el estudio sobre Costo de Vida realizado por Mercer Human Resource Consulting.
En tanto, Sao Paulo y Río de Janeiro son las ciudades que anteceden a Santiago, como las caras para vivir, pasando de las posiciones 119 y 124, a la 34 y 40 respectivamente.
El análisis se realiza anualmente y abarca 144 ciudades de los seis continentes y mide el costo comparativo de más de 200 artículos, incluyendo vivienda, transporte, alimentos, ropa, artículos para el hogar y entretenimiento. Las ciudades se clasifican comparándolas con Nueva York como ciudad base, que tiene un índice de calificación de 100.
Respecto a la situación de Chile, Luis Fernando Higuera, Country Manager de Mercer con sede en Chile, señaló que este ?encarecimiento? de Santiago no sólo se debe a la inflación interna (3.7% en 2004), sino que en gran medida a la apreciación del peso chileno respecto del dólar. ?Dado que estas comparaciones se efectúan en dólares americanos, cuando traspasamos nuestros precios locales a moneda dólar (de marzo 2006), los valores resultantes son mucho más altos que sólo aplicar la inflación anual anterior?, acotó.
El valor del cobre ha sido otro aspecto fundamental en esta nueva ubicación, pues ?a juicio de Higuera?  arrastró el tipo de cambio apreciando el peso chileno fuertemente frente al dólar y, por consiguiente, lo ?encareció?.
Frente a la inquietud de que Santiago pueda llegar a convertirse en la ciudad más cara de América del Sur, Patricio Llinás, gerente de capital humano de Mercer, explicó que los grandes movimientos en el ranking responden a fuertes cambios en variables importantes como tipo de cambio, inflación, condiciones macroeconómicas generales, entre los principales.












COMER EN CHILE



En este punto le contamos acerca de los horarios y las comidas que se efectúan al día para el común de los chilenos. Cuando usted llega a  Chile sus nuevos amigos lo invitarán a “tomar once”, escuchará hablar del horario de “colación” y sus  compañeros de oficina le contarán de alguna nueva “picada”. Es muy probable que estos términos no le digan absolutamente nada.
Los chilenos tienen tres o cuatro comidas diarias: el  desayuno, el almuerzo, la once y la cena. Sin embargo, la cena habitualmente es reemplazada por una once más contundente.
Ajiaco
Este plato no es propiamente chileno, se lo encuentra en Bogotá, Colombia, por ejemplo. Pero en el caso chileno, generalmente se lo realiza con las sobras de carne de un gran asado, cuando el cuerpo está un poco cortado. En el caldo de la carne asada se agregan papas, cebollas picadas, ají, perejil, sal, pimienta, comino y orégano. Esta sabrosa sopa ayuda a componer el cuerpo o la caña y repone las energías, para ir al trabajo o bien, para seguir celebrando lo que haya de ser celebrado.



Arrollado huaso
Cuando un cerdo está listo para ser faenado después de una larga engorda, el invierno pega a la puerta de las casas del sur, por lo tanto, se aprovecha casi todo el animal, para matar el frío y celebrar algún Santo a mediados de Junio. En el caso del arrollado se utiliza la pulpa y el tocino en tiras largas, ajo, pimienta y comino a gusto, se lo enrolla en el cuero del cerdo, pintando el cilindro que se forma, con salsa de ají y amarrándolo con pitilla, para luego cocinarlo en un caldo, mientras la parentela comienza a llegar con el olorcito sabroso de esta preparación. Lo de huaso viene por la salsa de ají, coloradito y contento por el calor del fogón y el vino para celebrar al Santo de la casa.



Caldillo de congrio
Pablo Neruda le dedicó una oda y de paso, lo hizo famoso, especialmente en Isla Negra, donde vivió el poeta. Sin embargo, el caldillo se sirve en todo el litoral central de Chile y hasta un poco más al sur de Talcahuano. Reponedor y nada de pesado, hay preparaciones variadas, pero siempre humeante y presentado en una paila de greda, acompañado de algunos choritos y almejas, además de un buen vino blanco que haga los honores.



Carbonada
Un guiso de invierno muy tradicional en la cocina chilena. Hay versiones de este plato en otras cocinas de Latinoamérica y aquí en Chile se prepara con papas, zapallo, zanahorias, porotitos y aliños varios, además de carne cortada en pequeños trozos. Abundante en caldo y con perejil espolvoreado cuando se sirve en un plato hondo.



Cazuela nogada
La cazuela no es un plato exclusivamente chileno, pero en el sector de El Almendral, en la provincia de Chacabuco y cercano a Los Andes, se prepara la Cazuela de Ave Nogada. Plato ingenioso y criaturero, para pasar males de amor o festejos muy largos, o bien, para reponer las energías después de un largo viaje.



Chancho en piedra
Originario del Maule, el preparado de tomate machacado, cebolla, ajo, aceite y sal, nació de la faena agrícola, cuando los peones terminaban la labranza y lavaban la pala en un canal, para machacar el tomate y los demás ingredientes con una piedra. Este “cauceo” se untaba con la gran galleta latifundista. Un pan por peón, entregado junto con la choca en las mañanas, a la entrada del fundo. El chancado en piedra fue llevado a la mesa en una piedra cóncava, de origen volcánico. La deformación fonética del chanco fue derivando en el Chancho. Se lo come en todo el Maule, en algunos casos acompañado de sopaipillas, pan amasado y también con queso fresco o blanco.



Chapalele
También absolutamente chilote, se encuentra en muchas preparaciones australes de chile, debido a la emigración de la gente de la Isla Grande hasta las tierras de Magallanes. Muy similar al Milcao, la diferencia de esta preparación es que se le agregan dos huevos y harina, la mezcla se corta en rectángulos y se cuece en el Curanto o bien, se lo fríe en abundante manteca de chancho.



Charqui de caballo
El charqui es carne de caballos, seca con sal. Los españoles llegaron a América con el ajo y el charqui, que en Chile se preparaba con la carne de los caballos más viejos en la época de la Conquista, especialmente para el invierno, cuando el ganado estaba flaco para faenarlo.


]
Chorillana
Nacida en el puerto de Valparaíso, el plato es a base de papa, cebolla cortada muy fina, longaniza, bistec y de coronación uno o dos huevos fritos. En el “J Cruz M” restaurante tradicional del puerto, se ofrece los sábados y domingos este plato rico en colesterol, muy bueno si después de comerlo se van a subir alguno de los cerros del puerto. No haga trampa, suba los cerros a pie y bájelos en los ascensores.



Chunchules con harina tostada
Del triperío del cerdo o el vacuno, rellenado con la pasta de carne y grasa del animal, se rellenan y “trenzan” los chunchules, los que se fríen con ají picante y papas cocidas. Los con harina tostada se pasan por la harina antes de freírlos, quedan crujientes y muy sabrosos. Un plato rebosante en colesterol, que se prepara sólo en el más frío de los inviernos.



Curanto en hoyo
Plato típico de la Isla de Chiloé, su origen mapudungún habla de una piedra caliente o cocida. Justamente, para hacer esta preparación, se hace un hoyo en la tierra donde se enciende una fogata para calentar las piedras. Por capas se van poniendo carnes variadas, pescados, mariscos, papas, tapando todo con grandes hojas de nalca y sellando la cocción con más piedras calientes. La receta es tradicional, pero no existen cantidades ni ingredientes exactos, porque como es una comida grupal o para celebrar Mingas, depende de la cantidad de personas que lleguen.



Empanadas de pino
Originarias de la gastronomía árabe que pasó a la península hispana, las empanadas recorren casi toda las gastronomías de Latinoamérica, sin embargo en Chile es donde nace la empanada de pino o cebolla picada fina, con carne, huevo y pasas. La empanada dominguera es una tradición a la que muy pocos chilenos se resisten, menos si es de esas empanadas caldúas y chorreantes hasta el codo, acompañadas de un buen tinto del año, joven y chispeante como el pino.



Ensalada a la chilena
Con un par de tomatitos maduros y una cebolla mediana en corte pluma se realiza este típico plato que acompaña a las papas y la carne del asado, o bien, cuando el presupuesto escasea, esta ensalada salvadora hace que las penas se pasen y el hambre se mitigue. No se sirve en lujosos restaurantes, solamente en picadas muy concurridas, donde los parroquianos acompañan la comida con vino pipeño y generoso.



Ensalada de digüeñes
El digüeñe se da en los gualles (roble) durante agosto a septiembre, principalmente en el sur de Chile. Su apariencia es redonda y blanca y la ensalada consiste en cilantro, aceite, cebolla, sal y limón si se quiere. Tiene una textura oleaginosa y puede acompañar porotos con riendas o algún otro guiso a la salida de un largo invierno.



Gambas al Pil Pil
La gamba vino de España, pero la preparación chilena la transformó. No es un plato muy conocido y sólo se lo sirve en lugares específicos. Consiste en colitas de gambas servida con aliño de dientes de ajo, aceite y sal.



Humitas
La humita es uno de los platos chilenos más antiguos, aunque hay símiles en la cocina peruana y también ecuatoriana. Surgieron de la abundancia de maíz en el verano, un poco de ingenio y mucho sabor en una envase natural, utilizando las mismas hojas de la mazorca, para envolver la pulpa de maíz, cebolla, ajo y la albahaca que le da el sabor y la alegría contagiosa. La humita se servía con azúcar espolvoreada o bien, con tomate recién cortado de la mata y no sólo al almuerzo, si no que también a media tarde, con el chancho en piedra o las onces, o bien en la comida de la noche. A cualquier hora, la humita es bienvenida en las mesas de Chile central.





ESTUDIAR EN CHILE

Casa Central de la Pontificia Universidad Católica de Chile
Chile es un buen país para estudiar, pero antes hay que saber algunas cosas que lo distinguen de otras naciones.  Por ejemplo, en España el sistema privado de Universidades está muy desprestigiado frente al público. En Chile, en cambio, no hay prácticamente enseñanza superior pública. La Educación es un gran negocio que ha llevado a que el mercado se sature con graduados de carreras de pizarrón, aquellas disciplinas que le son más baratas a los empresarios del sector, puesto que no implican grandes Inversions en laboratorios, salas de clases, insumos, etc.
La educación chilena es una de las mejores en Latinoamérica, pero aún lejos de figurar en algún ranking de importancia. El suplemento Higher Education Supplement, del periódico británico The Times, ubicó a la Pontificia Universidad Católica de Chile en el lugar 239 de su ranking mundial, mientras que colocó a la Universidad de Chile en el puesto 312. En nuestra región sólo son superadas en este ranking por  la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad de Sao Paulo y la Universidad de Buenos Aires.
La Universidad Jiao Tong, de Shanghái, en China elabora otra de las clasificaciones universitarias más prestigiosas del Orbe. Nuevamente, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Chile, se ubicaron entre las mejores 500 del mundo, siendo sobrepasadas por las mismas universidades que mencionamos en el párrafo anterior y por otras dos casas de estudios brasileñas: la Universidad Estatal de Campinas y la Universidad Federal de Río de Janeiro.
En este punto queremos acompañarlo a recorrer las alternativas que usted tiene para estudiar en Chile, para validar los estudios que hizo en su país de origen, o para que sus hijos se eduquen en el país a donde los trajo.









[


Chile es un pais bello , de gente amable , simpatica , y por sobre todo solidaria ..
es un buen país para vivir , hay algunos pelotudos .. como en todos los paises pero no son muchos,

si decides venirte a chile .... VEN ..


Y VERAS COMO QUIEREN EN CHILE ..AL AMIGO CUANDO ES FORASTERO !
0No comments yet
      GIF