Popular channels

Yo NO odio a Bill Gates (I)

"Nos gustaría cambiar el mundo, pero no tenemos el código fuente..."


Yo NO odio a Bill Gates (I)

Creo que debo ser la única persona en el planeta, pero a mi Bill Gates me cae más bien simpático. Microsoft hace muchas cosas mal y sus productos tienen mas bugs que el water de un cuartel. Pero dicen que cuando se fijan las filias y fobias es cuando uno es joven y cuando yo estaba en ese envidiable estado, Bill Gates no era un plutócrata desaprensivo, sino un programador avispado en guerra con mis malos de esa época: las empresas de hardware y su vocación de tener sistemas operativos propietarios.

Como quiera que todo el mundo se atreve a decir de todo sobre Bill Gates, a mí me gustaría también decir un par de cosas, sobre todo después de leer un escrito tendencioso e inexacto, que abunda en la leyenda de Gates como una especie de delincuente profesional, cuyo camino hacia el éxito es un rosario de estafas y delitos. Yo fui testigo presencial (aunque desde mi pequeño rincón del mundo) del momento más importante de esta historia, cuando Microsoft rompió con IBM, y quiero explicar lo que recuerdo...

El señor del artículo considera sintomático de su personalidad que Gates y su amigote Paul Allen durante su adolescencia "robaran tiempo de computación" en ordenadores a los que no tenían acceso legítimo, a base de colarse en el campus de la universidad de Washington. Esta frase absurda y anti-hacker muestra cómo era el mundo de los ordenadores en los años 70. Para tener acceso a un ordenador tenías que ser "alguien" o decir mentiras al bedel. Se fabricaban muy pocos, eran carísimos y todo el mundo implicado estaba muy contento de que fuera así.

No quiero contestar la crítica demagógica con hagiografía, pero creo que la idea de Gates y Allen de hacer un intérprete de Basic para un pequeño Altair indica una vocación temprana de robar el fuego a los dioses y dárselo a los humanos. El hecho de que en lugar de inventar el "free software" allí mismo lo vendieran a Altair, indica también que a diferencia de Prometeo, Gates pensaba desde el principio en forrarse con esa "vulgarización" de la informática. Así que luego fue haciendo versiones del Basic para las diferentes CPUs que existían, lo cual es la segunda acusación grave puesto que "vendía lo mismo" muchas veces (no bien bien lo mismo pero la misma idea). Antes tuvo que querellarse con los primeros a los que se lo había vendido, porque éstos no le dejaban venderlo a nadie más (la típica discusión entre cliente y programador). Gates ganó el juicio y fundó Microsoft, una empresa que vendía el mismo software muchas veces y a la que no impresionaban los fabricantes de hardware con sus legiones de abogados y su prepotencia.

Vamos a cortar por lo sano la historia porque tampoco es cosa de gastarse los dedos escribiendo lo que ha sido escrito mil veces. La cuestión está en que por una carambola, IBM le pidió que les fabricara un sistema operativo para un nuevo producto con el que iban a hacer la competencia al Apple Macintosh. El Apple era un cacharro que aunque funcionaba bastante mal estaba creando un mercado doméstico de ordenadores. Aunque era barato en comparación con los computadores de universidad-ejército-gobierno que dominaban el panorama, seguía una idea parecida, puesto que el fabricante tenía en su poder todas las licencias, tanto de hardware como de software. IBM quería ceder licencias de su tecnología a fin de que otros fabricantes le ayudaran a hacer frente a la demanda gigantesca que esperaba crear. Con este próposito de gran escala, se vendería a través de Sears (unos grandes almacenes que los más viejos quizás recordarán).

Microsoft sólo tenía 11 personas trabajando y estaba metido en otras cien cosas, así que no tenía tiempo de escribir todo el código. Compró las fuentes de un sistema operativo copiado del CPM y lo modificó a la correprisa. Los que se lo vendieron se tiraron 20 años protestando de haber cobrado sólo 20.000 US$ pero hay que decir que: a) lo habían copiado sin licencia, y b) el precio lo pusieron ellos.

La cuestión es que el sistema operativo funcionaba (más o menos) y el producto fue un éxito mundial inmediato. Lo que pasó a partir de aquí es muy controvertido, pero yo diré lo que ví. Yo trabajaba con otros dos socios haciendo software. Aunque en teoría era software standard, como cada CPU de cada fabricante tenía un sistema operativo diferente, sólo de tanto en tanto podíamos vender "lo mismo dos veces" (el pecado original más deseado por nosotros). En esa época concreta intentábamos centrarnos en CPM/MPM sobre Altos y, excepto en caso de mucha hambre, rechazábamos trabajar con otros sistemas, para no tener que rehacer todo el software de base. La idea de que miles de ordenadores compartiesen sistema operativo era algo que nos fascinaba, así que en cuanto pudimos nos pasamos al MSDOS programando en rudimentario GWBasic ("Basic compilable"). Fue una currada de las que sólo se hacen cuando se tienen veintipocos, pero en pocos meses migramos todo el software de base, el sistema de ficheros hecho por nosotros y encima hicimos una contabilidad y una gestión comercial. Pusimos un anuncio en el periódico con la frase mágica "software compatible". Si nos saltamos las aventurillas podemos pasar a cuando ya teníamos un parque de clientes y montamos una red de "distribuidores" (tiendas de muebles de oficina o de electrónica) con el objetivo de nunca más hablar con un "cliente final", que era algo tan odioso que me horrorizo sólo de pensarlo. Vender licencias ahora está mal visto, pero en esa época era algo que te hacía soñar cuando salías de una peluquería a la que le acababas de instalar un sistema a medida con ochocientas modificaciones gratis "porque sino no lo queremos".

Ahora está de moda decir que MSDOS era una porquería que se colgaba todo el rato, pero es mentira. El config.sys y el autoexec.bat aún eran pequeños (dos o tres líneas bastaban) y comparado con el Unix, era muy sencillo instalar las aplicaciones. A mí el Unix siempre me cayó muy mal, porque cada Unix era de su pueblo (o sea del fabricante del hardware correspondiente) y además estaba hecho a trocitos que tenías que ir juntando y configurando. Además, en lugar de los monitores actuales, había unas "pantallas tontas", que más que tontas eran burras y también podían ser de muchos modelos diferentes, con su propia idiosincracia cada uno.

El MSDOS no tenía usuarios, ni sesiones, ni muchas otras cosas, pero cuando le estás dictando por teléfono al empleado de una tienda de televisores que está instalando tu software para un cliente final, todo eso no se echa a faltar sino al contrario. Le dictábamos el autoexec y el config, copiaba los disquettes y adelante. Con los clientes de Unix había que empezar por el principio "qué Unix tiene? qué versión? qué marca son los terminales? etc..." Y luego "que si no me imprime, que si vino el del CCS el otro día y me desinstaló los acentos, que si la pepi la ñ le sale la coma, etc..."

Me voy por las ramas porque al fin y al cabo es la historia de mi vida, pero ahora ya voy a ir al grano. A mediados de los 80 todo el sector bullía de felicidad, menos los IBM, HP, DIGITAL, etc... que veían como los clientes se ponían a reir en su cara cuando les enseñaban la tarifa de precios. IBM -que había desencadenado el asunto- era la más enfadada. Su política de licencia abierta para el bus del PC, que había tenido como objetivo poderse centrar en los componentes claves y que otros fabricantes manufacturaran los complementos (la placa del monitor, la de la impresora, la del teclado), en realidad había provocado que muchas empresas vendieran sus propios PCs sin una sola pieza de IBM y, aún peor que en cientos de semisótanos en Taiwan, Corea, Singapur, etc... se copiaran los diseños licenciados a millones a precios de risa. En un fenómeno de realimentación brutal, la ingeniería VLSI y la fabricación de placas bajaron vertiginosamente de precio a medida que la producción aumentaba exponencialmente. IBM había destrozado el negocio de Apple, pero a costa de destrozar el suyo de paso. Habían creado un mercado de hardware en el que no podían competir por precio, y ellos no producían software. Rumiaron con cuidado su venganza para no fallar el golpe y no dudaron en prescindir de Microsoft, cuyo apetito por la gran escala chocaba con el concepto de volver al sistema antiguo.

Recuerdo perfectamente el SIMO en el que se iba a anunciar el nuevo PS/2 de IBM, que funcionaría con el nuevo bus Microchannel (cuyas licencias no serían públicas sino rigurosamente vigiladas y secretas) y con el sistema operativo OS/2 (propiedad de IBM para que no se pudiera usar en otros ordenadores). Muchas personas de mi entorno (y yo mismo) estaban muy preocupadas. Sería el fin del estándar PC y volveríamos al software diferente para cada fabricante (aparte de tirar a la basura todo lo que habíamos hecho). Los gurús tenían caras largas. Todos los técnicos hablabamos de las excelencias de Microchannel y OS/2, calculando el tiempo que llevaría emigrar y deseando que IBM se apiadara de nosotros y nos vendiera una licencia para desarrollar con PS/2. ¿Pero cuánto valdría? ¿la conseguiríamos? Yo estaba en el estand de un importador de clónicos con el que trabajábamos bastante. En un momento sin público le comenté al director comercial qué pensaba hacer ahora que su negocio se terminaba. Era un antiguo vendedor de muebles de oficina que no sabía ni por dónde se encendía un ordenador. Me miró y me dijo por lo bajini: "IBM son unos mierdas y ya no pintan nada. Si quieren que se vayan. Se van a meter sus licencias por el culo, porque Microsoft se queda con nosotros. Tú tranquilo que ya verás qué risa." Y encendió un puro mientras ojeaba el pasillo en busca de algún cliente potencial. Y ése fue el día que me hice fan de Bill Gates, el programador que nos había librado de la programación a medida y que cuando IBM nos amenazó de nuevo con devolvernos al redil, se enfrentó con ellos y los tumbó por el suelo.

El artículo que ha desencadenado esta regresión contiene muchas más inexactitudes malintencionadas, pero por hoy ya tengo bastante. Y por otro lado también tengo críticas que hacer a la trayectoria reciente de Microsoft pero, como dicen cada dos por tres en el Señor de los Anillos (en el libro): "Ésta es otra historia y será contada en otro momento".


(No olviden leer la segunda parte de esta historia en http://www.taringa.net/posts/info/837176/Yo-NO-odio-a-Bill-Gates-(II).html)

Fuente:
Kriptopolis.org
Wikipedia.org en español
0
0
0
0No comments yet