Popular channels

Zulma Lobato, la gran bestia pop

Vuelvo a subir esto, porque creo que hubo un error. Este post había sido eliminado por acumulación de denuncias debido a que:
1 - "No se citaba la fuente" (Y la fuente había sido citada al principio, 24CON , la revista ... es más, el autor del artículo soy yo, y fue publicado hace 2 meses, pero no hay link porque es una revista en papel, ¿entienden?)
2- "No aporta nada" (el post fue eliminado tan rápidamente que no creo que haya sido leído por nadie en absoluto, simplemente, denunciaron cual Gestapo. Les pido que lean el artículo y que se fijen si realmente no aporta nada, ¿o es que acaso molesta que se tome una óptica diferente sobre el tema? Seguramente los usuarios alfabetizados no han sido los denunciadores, porque al menos hubieran leído el post)

REITERO: ESTO ES UN ARTÍCULO PERIODÍSTICO DE ANÁLISIS, NO ES UN CHISTE. AQUÍ, SE DIO A CONOCER EL TAÑIDO DE LAS DOS CAMPANAS, TANTO DE ZULMA LOBATO, QUIEN FUE ENTREVISTADA, COMO ANABELA ASCAR, Y LA OPINIÓN CRÍTICA DE JORGE DORIO Y VANESSA SHOW.

Y, nuevamente, pido encarecidamente que lean antes de denunciar a lo pavote, porque después los moderadores no tienen tiempo para analizar cada cosa que es denunciada y eliminan indiscriminadamente este trabajo, como pueden eliminar una foto del grone. No les den trabajo en vano a los moderadores.

Zulma Lobato, la gran bestia pop




Por Alejandro Moreyra


El Hombre que Ríe –L´homme qui rit, para los políglotas- es la novela escrita por Víctor Hugo en 1869, que trata, entre otras cosas, sobre un nene llamado Gwynplaine que fue tomado por los “compraniños”, hombres que desfiguran su cara a tal punto que sólo puede sonreír. No hay manera de que logre cambiar su expresión.

Ese era el negocio de estos sujetos: amputaban y deformaban a las criaturas para poder explotarlas como saltimbanquis y fenómenos de circo, a las que el público observaba con horror -o no-. Desde hace siglos y hasta hoy, en la India se mutilan chicos para que sean mejores recaudadores de limosna. El fin es el mismo: la atracción del cliente por el espectáculo que genera el horror.

Ese es el efecto que, algunos consideran, se genera con el nuevo fenómeno televisivo Zulma Lobato; una especie de espectáculo de P. T. Barnum remozado. En el siglo XIX, Phineas Taylor Barnum exclamó con orgullo “yo inventé al público” –o al menos, lo dijo Burt Lancaster, protagonista de su filme biográfico-, y sabía de qué estaba hablando. Él dirigía el circo más popular de Estados Unidos, en el que presentaba rarezas que hacían furor.

Entre sus adquisiciones más relevantes estaban Chang y Eng, dos hermanos de Siam que nacieron pegados –de ahí proviene el vocablo “siamés” para referirse a esta malformación embrionaria-. También tenía a Yo-Yo el hombre perro, al enano Tom Thumb y a dos hombres que dio a conocer como “el monstruo sin brazos y el monstruo sin piernas”, que andaban en bicicleta y, mientras uno pedaleaba, el otro dirigía el manubrio. Contrahechos de todo tipo, ellos eran el secreto del éxito; la gente pagaba por ver.

Zulma Lobato, fenómeno popular
Lobato es una travesti que vive en la pobreza, que enfrentó muchos obstáculos, y que tiene dificultades, pero que, a pesar de ello -o quizá gracias a eso-, se convirtió en un suceso que excede los parámetros. Desde que vio la luz el 23 de abril pasado en “Hechos y Protagonistas”, programa conducido por Anabela Ascar -esposa del propietario de Crónica TV Héctor Ricardo García-, donde denunció maltratos por parte de la Policía, no paró de generar material para la televisión e Internet.

Programas chimenteros y de archivo, blogs y posteos de todo tipo en la web, son los que dieron un papel protagónico a este ser humano que vive en Villa Ballester, en una pieza que le alquila a una familia, y que contrasta notablemente con el barrio de viviendas pintorescas que le rodea. Media docena de perros raquíticos que comen basura, un carrito de supermercado arrumbado y una cucha en el techo de la casa son sólo algunas muestras de la disparidad entre esa casa y los chalets que rodean la manzana.

Según comentan los vecinos, la llegada de Zulma al barrio se dio hace unos 15 años, cuando todavía no se travestía, y la señora propietaria de la vivienda se apiadó al verle en la calle. Entonces, decidió darle la habitación por unos 200 o 300 pesos mensuales.

Atrás quedaron los días en los que esta nueva estrella del cosmos televisivo pegaba en algún paredón del barrio carteles escritos a pulso en papel de cuaderno y fotocopiados donde ofrecía sus servicios sexuales. También surgió un cambio en la imagen que algunos vecinos tenían de ella, lo que inició una gran controversia en la zona. A pesar de que hay varios que denuncian que Zulma los golpeó, o incluso que, como carecía de baño arrojaba sus detritos en la plaza de la esquina, es notable la reacción que tiene hoy la mayoría de la gente que se la cruza por la calle. Autógrafos, fotos y besos, son las principales muestras de afecto que le reclaman, aunque nunca falta el cínico que, desde lejos le grita alguna barbaridad irreproducible.

La flamante figura del espectáculo está prácticamente sola en el mundo. Aunque tiene cuatro hermanos, dos mujeres y dos hombres, sólo una la visita cada tanto. Su nombre es Susana y, aparentemente, cuida los ingresos monetarios de Zulma, que no ve la hora de mudarse para el centro.

Así como su carrera empezó esa tarde de otoño, también lo hizo su nueva vida. Zulma opta por evitar algunos temas, los más dolorosos. Aunque no quiere decir cuantos años tiene, en algún momento acusó tener 51, por lo que se podría asumir que el primer medio siglo de su vida no existió jamás. De lo que antes hizo o le sucedió: borrón y cuenta nueva. Zulma Lobato comenzó a travestirse hace un año y medio, pero ella asevera que tiene cinco meses de edad, y la persona que era, murió.

Por todo esto surgieron las especulaciones respecto a su figura. Ya no basta con observar su peluca hirsuta y su deficiente danza, que, según afirma, mejorará con la beca que le dará Laura Fidalgo en su escuela de baile. Tampoco alcanza con escucharle cantar un muy desafinado “Resistiré” a capella. Ahora hay que empezar a jugar con Zulma.

En varios sitios de Internet, donde se la ridiculiza –cosa que, por cierto, hace la mayoría de los medios que la exponen- , comenzó una guerra en la que se teoriza sobre su verdadera identidad. Aunque a Zulma no le guste, ya se sabe que su nombre de pila es Miguel, pero ahora buscan su apellido. Mientras en un sitio se dio a conocer que se llamaría Miguel Alfredo Dekleve, otro blog retruca y afirma que esa información es falsa, y, aunque lo mantienen en reserva, sostienen que su verdadero apellido es de origen esloveno.

También desde estos sitios web se la vincula con una agrupación política del partido de La Matanza conocida como Putos Peronistas (PP), la que “le habría ofrecido la candidatura a intendenta”. Al respecto, Pablo Ayala, uno de sus referentes, aseveró que jamás hubo un contacto, y apuntó que ese rumor fue manifestado “para burlarse de su condición sexual, pero, más especialmente, de su condición de pobre”. Además, recalcó que si ella acudiese en busca de su ayuda, “PP le daría su apoyo a esta mujer, que para algunos es motivo de risa por ser una excluida”.

Pero, al margen de estas chicanas online, Zulma Lobato es un personaje tan extremo, o border, como le gusta decir a los modernosos, que hasta ha logrado que Samuel “Chiche” Gelblung, luego de haberla llamado para hacer algún programa y tras mostrar en otra emisión la miseria en la que vive, la dejara de lado. No muchos amedrentan el olfato de Chiche. Pero esta nueva estrella lo hizo. Cuando se le consultó sobre Zulma, el periodista fue rotundo: “Yo de este tema no hablo más. Después te manda cartas documento”.

De eso no se habla
Los hombres que ríen hoy no están deformados como Gwynplaine. Ningún compraniños les laceró las mejillas de punta a punta, sino que mantienen esa expresión al ver a Zulma por el extraño éxtasis que les produce observar algo fuera de los cánones de la normalidad, y que presenta habilidades diferentes a las que uno esperaría de una estrella o figura del espectáculo. Esa carcajada, ¿será una pulsión inherente a los seres humanos, o es consecuencia de la falta de formación cultural?

¿Por qué nadie habla de las características de este personaje? Salta a la vista, con una evidencia abrumadora, que no es bella, que ya es una persona grande, por lo que jamás podría ser vedette, y que carece de habilidades artísticas, aunque pueda pulirlas en un futuro, como ella afirma que hará. Pero, aunque hay gente que sostiene que la admira de verdad, tampoco es falso que la mayoría de los espectadores sólo se burla. Esa risa socarrona, producto de la falta de análisis y de autoconciencia, permite que productores televisivos o dueños de boliches bailables digan: “llámenla, el público la quiere”.

Sin embargo, llega un momento en el que las caretas tienen que ser arrojadas, las anteojeras deben ser abolidas, y el fenómeno Zulma Lobato se obliga a ser observado desde el otro ángulo. Todos saben que es pobre, que tiene algún desfase en su psiquis y que no es bonita, no canta bien, ni baila. Entonces, ¿de qué nos reímos?...Claro, nos estábamos olvidando de que Barnum inventó al público.


Yo soy Zulma



¿Se considera una diva?
Sí. Me considero querida. Es lindo porque el público te quiere y te da amor. Aparte tengo mucho trabajo, todos los fines de semana tengo shows, presentaciones en boliches y tengo la agenda llena. Hoy voy al centro a probarme unos vestidos. De tiempos estoy muy corta, porque tengo muchas cosas que hacer. Hasta noviembre tengo todo ocupado. Siempre pensé que esta meta en algún momento iba a llegar, pero no me imaginé que iba a suceder tan pronto. Empezó todo en Crónica TV y después me empezaron a llamar los demás canales.

¿Cómo fue ese inicio de Crónica TV? Usted fue a hacer una denuncia…
Sí… no. No no no, ese es un tema del que no quiero hablar.

Su ascenso fue muy meteórico…
Bueno, que se yo. Yo pienso que esto se debe en parte a lo humilde que soy, porque yo me gané su cariño gracias a lo que soy, y eso para mí es hermoso. Creo que la gente se ve reflejada en mí, porque yo me rompo el alma con todo esto, no es fácil. Tenés que ensayar letras, preparar la voz, vocalizar todos los días.

¿Cuando se dio cuenta que era mujer?

Desde el momento en el que me hice las lolas, hace un año y medio más o menos. Fue un paso muy importante porque ahí me sentí como quería, y además me sentí más respetada por la sociedad. Antes me sentía menos respetada. Siempre hay gente que te sale con cosas raras o te agreden en forma innecesaria. Lo que me está pasando es que antes había gente que no me quería, pero ahora se me acerca más. Acá en el barrio mucha gente habló pestes de mí, pero ya no me interesa.
Por ejemplo, en el programa 70 20 10 –de Chiche Gelblung- se dijeron muchas cosas que nada que ver con mi personalidad. Como que no tenía baño y venía a la plaza a hacer mis necesidades.

¿De salud cómo anda?
Me tengo que operar de la vista porque tengo principio de cataratas. La nariz también me la voy a operar porque tengo mucha carne crecida, es como una rinoplastia, para mejorar un poco estéticamente. También me quiero sacar las arrugas de la cara, pero de a poco, porque no se puede hacer todo de golpe.

Usted dijo que no se considera travesti, sino una señora. ¿Por qué?
Porque esa etapa para mí ya terminó. Comenzó una etapa nueva. Para mí travesti es el que se prostituye.

¿Alguna vez estuvo enamorada?
Sí, hace mucho tiempo. Pero esa persona me usaba “tipo cama”, como una cosa descartable, y cuando me di cuenta me produjo mucho asco.

En su niñez, ¿a qué jugaba?
Mi mamá decía que jugaba a las muñecas, y que siempre quería ser vedette y me disfrazaba. Mi mamá falleció en 1982, el mismo año en que murió Nélida Lobato. Estaba muy enferma mi mamá, tenía cáncer. Además tuvo una vida muy sufrida, mi papá la maltrataba, la golpeaba, y nunca pudo ser feliz. A mí no llegó a maltratarme porque yo era muy chiquita en esa época. No llegué a conocerlo, lo vi en fotos nomás. Porque al final mi mamá se separó, ya no podía aguantarlo más. Tal es así, que cuando él murió, ella no fue al entierro. Fueron mis hermanos nomás, ellos se encargaron.

¿Extraña a su madre?
Sí, porque en cada cosa que hago la tengo presente. Me gustaría que me viera en este momento. Además creo que el cariño de la madre está siempre en el corazón de uno. Yo siento como que la tengo en algún rinconcito de la casa.

¿No le gusta que conozcan su verdadero nombre?
Más vale que no.

¿Puedo preguntarle qué pasó con Miguel?
Para mí murió esa persona. Ya murió.

---------------------------

Anabela Ascar, la madre de la criatura



¿Quién es Zulma?
Un ser humano con un carisma impresionante. No tiene maldad y posee un gran corazon.
Solo quiere dar alegria y divertimento a los demás. Es muy buena persona.

¿Es un fenómeno bizarro?
Lo que comúnmente se llama "personaje bizarro" es alguien que se animó a "romper con un esquema". Justamente, los bizarros dentro de una sociedad son más que necesarios, porque son "rompedores de sistemas de creencias o de dogmas”. Y de esto se trata. Mostrar a alguien que se animó a ser "diferente" y no le importa ni la crítica ni la condenación de los demás.
El bizarro tiene sus propias creencias y no se deja manipular por creencias ajenas.
Por eso son personajes interesantísimos a la hora de entrevistarlos.

¿La inventó usted?
No soy la inventora, ella se inventó a sí misma. Solo fui su descubridora y la responsable de mostrar que "adentro de un travesti humillado y golpeado por la policía ", había un increíble ser humano con un carisma impresionante. La gente la ama, no importan las razones. Tiene un poder de convocatoria popular digno de análisis.
Yo le debo mucho a Zulma, nos ayudamos mutuamente sin saberlo. Yo la descubrí a ella , pero ella me ayudo a crecer en popularidad a mí.

¿Por qué cree que no quiere hablar de su vida anterior a los 4 meses de fama?

Porque tuvo una vida muy triste y obviamente a nadie le gusta recordar los malos tiempos.

¿Qué siente por ella?
La quiero mucho, como si fuera una hermana. Ama los animales como yo y es muy sencilla.

¿Sabía que la considera su madrina y a su mascota le puso su nombre?
Si, obvio, me encanta! Es divina anabela, su mascota. Es amorosa.
Yo amo a los animales, asi que para mi es un honor. Ojalá los humanos tuvieramos el corazon amoroso que tienen ellos. Son fieles, honestos y solo quieren amar a los demás.
Ellos no tienen envidia ni maldad....
Me honra que un animal se llame como yo.

Por qué se mataba de risa cuando cantaba alguno de sus temas?
Hice y hago lo mismo que hace la gente que la mira por television. Ella es absolutamente consciente de todo y esta mas alla del bien y del mal. Hacemos un show y a la gente le encanta. Somos amigas y en el ultimo programa que hicimos en cronica tv lo dijimos juntas al aire. El show consiste en eso, en lo que ves cuando estamos juntas.
Yo tengo la risa fácil y me río hasta de mi misma. Ella me conoce bien y nos queremos mucho. No nos importa si alguien nos critica. Porque finalmente, nadie es quien en este mundo para juzgar a nadie.

¿Cómo la ve a futuro? Tiene proyección?
Eso depende exclusivamente de ella. De como maneje su carrera. Tiene todo a favor, pero solo ella puede asegurarlo.
El gran fenómeno de Zulma además es que "no tenés que hacerle nada, ni cambiarle nada". Ella es así las veinticuatro horas.
Es un personaje viviente de Pedro Almodóvar.

OPINIÓN
Jorge Dorio: “Es el espejo insoportable de la patria trucha”



Yo diría que Zulma Lobato es algo así como el espejo insoportable de la patria trucha, porque el núcleo de la figura de esta persona está en su negación olímpica del juicio ajeno, del juicio que no es propio. Y esa operación tiene un grado de desmesura, de delirio, que permite algo así como la reacción de la risa o de la burla. En realidad, esa desmesura es también caracterizadora, protege a quienes tratan de ponerse a salvo de su propio patetismo y de su propia condición fraudulenta.

Para remitirnos a otro fenómeno televisivo, podemos decir que Zulma Lobato es esa especie de Esfinge o esa criatura que desarticula los mecanismos cínicos del Gran Cuñado de Tinelli, porque es a un tiempo su propia parodia, entonces, confrontada con lo real, esa identidad no produce risa sino espanto o angustia.

Cuando Zulma reafirma sus distintas condiciones, lo que causa la risa de algunos es la tranquilidad de pensarse mejores, o más respetables, o más normales, o más serios. Es una operación añeja de chantas, tilingos y agrandados acá en la patria. A diferencia de esta gente, Lobato lleva sus fantasías a las últimas consecuencias, como hacen los sicóticos y los pibes, no se baja de sí misma, es como los buenos espías y los malos actores.

Cuando hablo de este espejo indigerible de esa argentina que es incapaz de asumir su condición real, hablo de algo que pasa en todos los ámbitos. Aclaro esto porque no falta quien le eche la culpa a la televisión, en donde hay programas de chimentos que son harto más dignos que cierta cantidad de programas político-periodísticos.

Hay un país que es cliente sexual de travestis y que a la vez es homofóbico, es mestizo pero es racista, es populista pero es ‘gorila’; en la genealogía de esa argentinidad hay antecedentes, como los que registró Jauretche. Cuando uno ve a las personas que se ríen y disfrutan con Zulma Lobato, agarran ganas de oírlos opinar y sostener sus posiciones sobre Cromañón, la resolución 125, la ley de medios, el aborto y la inseguridad; y ahí podríamos ver donde seguro hay angustia. De eso se trata, no es una imagen, sino un espejo.

OPINIÓN
Vanessa Show *: “Alguien se lo tiene que decir”


* Primera travesti argentina e internacional.



Desde mi punto de vista, Zulma Lobato no tiene raciocinio. Es una persona que no está bien mentalmente. Llegó rápidamente al público y es muy conocida por lo que yo llamaría “el encantamiento del horror”, que se da, en este caso, cuando se ve a alguien que es menos válido, que no lleva ritmo y que, si sale maquillada o mal peinada, le da lo mismo.

Esto lo digo con mucho respeto, pero he llegado a esta conclusión. Y quiero aclarar que me cae bien. Yo no invito a nadie a mi casa, y a ella sí la recibí. Le regalé un tocado de plumas hecho por mí, un vestido y unos zapatos de París. El problema es que a ella, que le des una casa, un brillante o un sánguche, le da exactamente lo mismo: repito, no razona. Alguien tiene que decirle la verdad.

Ella puede afirmar que se siente señora, y no travesti, porque no se prostituye, pero uno en 24 horas no pasa de ser re puta a ser una señora. Es un travesti, pero yo no la juzgo por esa condición, sino como artista, que es nada, no tiene expresión corporal, es un cero. El problema de Zulma no es que tiene dos patitos fuera de la fila, sino que no tiene ninguno en fila.

Pero, ¿por qué la gente no se atreve a mencionarlo y se limita a reírse de ella? Es lo mismo que ir a ver a la mujer barbuda del circo, es exactamente eso. Hay una devoción por el horror, por lo desagradable. Cuando uno la ve, se queda prendado, tiene que verla porque no puede creer lo que está mirando.

Reitero que no tengo nada contra ella. De hecho le di una mano y le regalé cosas, me generó ternura cuando la vi, porque me di cuenta que tiene un desenfado infantil, un desparpajo anodino, naíf. No está en sus cabales, y alguien se lo tiene que decir.
0
0
0
0No comments yet