About Taringa!

Popular channels

"Hoja de Niggle" de J. R. R. Tolkien

Hola, les traigo un post en el cual esta la historia escrita por el queridisimo Tolkien, titulado "Hoja de Niggle". Mis pretensiones es darles el texto, y al final, hacer una pequeña reflexión del mismo, y sus significados.
Este texto, uno de mis favoritos por cierto, no contiene nada sobre las historias que envuelve a Tierra Media, ni a ninguno de sus integrandes. Este cuento, se basa en una sola persona, Niggle, cuyo objetivo era uno solo: terminar su cuadro, un enorme árbol, que empezó como una pequeña hoja. Pero, en su faena, se ve interrumpido por diversas situaciones, y, Niggle, se ve obligado a emprender un viaje, que no puede posponer, y que tarde o temprano tendrá que hacer. Espero que sea de vuestro agrado. AVISO IMPORTANTE: este texto esta sacado de Internet, y el texto yo lo leí del libro "Cuentos desde el reino peligroso", por ende, si tiene algún problema o inconveniente, en el texto mismo, hacedme saber saber cual es.

Hoja de Niggle


Había una vez un pobre hombre llamado Niggle, que tenía que hacer un largo
viaje. El no quería; en realidad, todo aquel asunto le resultaba enojoso, pero no estaba
en su mano evitarlo. Sabía que en cualquier momento tendría que ponerse en camino, y
sin embargo no apresuraba los preparativos.
Niggle era pintor. No muy famoso, en parte porque tenía otras cosas que atender,
la mayoría de las cuales se le antojaban un engorro; pero cuando no podía evitarlas (lo
que en su opinión ocurría con excesiva frecuencia) ponía en ellas todo su empeño. Las
leyes del país eran bastante estrictas. Y existían además otros obstáculos. Algunas veces
se sentía un tanto perezoso y no hacía nada. Por otro lado, era en cierta forma un
buenazo. Ya conocen esa clase de bondad. Con más frecuencia lo hacía sentirse
incómodo que obligado a realizar algo. E incluso cuando pasaba a la acción, ello no era
óbice para que gruñese, perdiera la paciencia y maldijese (la mayor parte de las veces
por lo bajo)
En cualquier caso lo llevaba a hacer un montón de chapuzas para su vecino el
señor Parish, que era cojo. A veces incluso echaba una mano a gente más distantes si
acudían a él en busca de ayuda. Al mismo tiempo, y de cuando en cuando, recordaba su
viaje y comenzaba sin mucha convicción a empaquetar algunas cosillas. en estas
ocasiones no pintaba mucho. Tenía unos cuantos cuadros comenzados, casi todos
demasiado grandes y ambiciosos para su capacidad. Era de esa clase de pintores que
hacen mejor las hojas que los árboles. Solía pasarse infinidad de tiempo con una sóla
hoja, intentando captar su forma, su brillo y los reflejos del rocío en sus bordes. Pero su
afán era pintar un árbol completo, con todas las hojas de un mismo estilo y todas
distintas.
Había un cuadro en especial que le preocupaba. Había comenzado como una
hoja arrastrada por el viento y se había convertido en un árbol. Y el árbol creció, dando
numerosas ramas y echando las más fantásticas raíces. Llegaron extraños pájaros que se
posaron en las ramitas, y hubo que atenderlos. Después, todo alrededor del árbol y
detrás de él, en los espacios que dejaban las hojas y las ramas, comenzó a crecer un
paisaje. Y aparecieron atisbos de un bosque que avanzaba sobre las tierras de labor y
montañas coronadas de nieve. Niggle dejó de interesarse por sus otras pinturas. O si lo
hizo fue para intentar adosarlas a los extremos de su gran obra. Pronto el lienzo se había
ampliado tanto que tuvo que echar mano de una escalera; y corría, arriba y abajo,
dejando una pincelada aquí, borrando allá unos trazos. Cuando llegaban visitas se
portaba con la cortesía exigida, aunque no dejaba de jugar con el lápiz sobre la mesa.
Escuchaba lo que le decían, sí, pero seguía pensando en su gran lienzo, para el que
había levantado un enrome levantando un enorme cobertizo en el huerto, sobre una
parcela en la que en otro tiempo cultivara patatas.
No podía evitar ser amable. “Me gustaría tener más carácter”, se decía algunas
veces, queriendo expresar su deseo de que los problemas de otras personas no le
afectasen. Pasó algún tiempo sin que le molestaran mucho. “Cueste lo que cueste”, solía
decir, “acabaré este cuadro, mi obra maestra, antes de que me vea obligado a emprender
ese maldito viaje”. Pero comenzaba a darse cuenta de que no podría posponerlo
indefinidamente. El cuadro tenía que dejar de crecer y había que terminarlo. Un día
Niggle se plantó delante de su obra, un poco alejado, y la contempló con especial
atención y desapasionamiento. No tenía sobre ella una opinión muy definida, y habría
deseado tener algún amigo que le orientase. En realidad no le satisfacía en absoluto, y
sin embargo la encontraba muy hermosa, el único cuadro verdaderamente hermoso del
mundo. En aquellos momentos le hubiera gustado verse a sí mismo entrar en el
cobertizo, darse unas palmaditas en la espalda y decir (con absoluta sinceridad):
“¡Realmente magnífico! para mí está muy claro lo que te propones por nada más. Te
conseguiremos una subvención oficial para que no tengas problemas.”
Sin embargo, no había subvención. Y él era muy consciente de que necesitaba
concentrarse, trabajar, un trabajo serie e ininterrumpido, si quería terminar el cuadro,
incluso aunque no lo ampliase más. Se arremangó y comenzó a concentrarse. Durante
varios días intentó no preocuparse en otros temas. Pero se vio interrumpido de forma
casi continua. En casa las cosas se torcieron; tuvo que ir a la ciudad a formar parte de un
jurado; un conocido cayó enfermo; el señor Parish sufrió un ataque de lumbago y no
cesaron de llegar visitas. Era primavera y les apetecía un té gratis en el campo. Niggle
vivía en una casita agradable, a varias millas de la ciudad. En su interior los maldecía,
pero no podía negar que él mismo los había invitado tiempo atrás, en el invierno,
cuando a él no le había parecido una interrupción ir de tiendas, y tomar el té en la
ciudad con sus amistades. Trató de endurecer su corazón, pero sin resultado. Había
muchas cosas a las que tenía que hacer cara para negarse, las considerase obligaciones o
no; y había ciertas cosas que se veía obligado a hacer, pensase lo que pensase. Algunas
de las visitas dieron a entender que el huerto parecía bastante descuidado y que podría
recibir la visita de un inspector. desde luego, pocos tenían la noticia de su cuadro; pero
aunque lo hubiesen sabido, tampoco habría mucha diferencia. Dudo que hubiesen
pensado que era muy importante. Me atrevería a decir que no era muy bueno, aunque
tuviera algunas partes logradas. El árbol, sobre todo, era curioso. En cierto modo, muy
original. Igual que Niggle, aunque él era también un hombrecillo de lo más común, y
bastante simple.
Llegó por fin el momento en que el tiempo de Niggle se volvió sumamente
precioso. Sus amistades, allá lejos en la ciudad, comenzaron a recordar que el pobre
hombre debía hacer un penoso viaje, y algunos calculaban ya cuánto tiempo, como
máximo, podría posponerlo. Se preguntaban quién se quedaría con la casa y el huerto
presentaría un aspecto más cuidado.
Había llegado el otoño, muy húmedo y ventoso. El hombre se encontraba en el
cobertizo. Estaba subido en la escalera tratando de plasmar el reverbero del sol poniente
sobre la nevada cumbre de una montaña que había visualizado justo a la izquierda y al
extremo de una rama cargada de hojas. Había que se vería obligado a marcharse pronto;
quizá al comienzo del nuevo año. Sólo tenía tiempo de terminar el cuadro, y aún así no
de modo definitivo: había algunos puntos donde sólo tendría tiempo para esbozar lo que
pretendía.
Llamaron a la puerta. “¡Adelante!”, dijo con brusquedad, y bajó de la escalera.
Era su vecino Parish: el único cercano, pues el resto vivía a bastante distancia. No
sentía, sin embargo, un aprecio especial por él, porque a menudo se veía en apuros y
precisaba ayuda, y en parte también porque no le interesaba nada la pintura, al tiempo
que no cesaba de criticarle el huerto. Cuando Parish lo contemplaba (lo que ocurría con
frecuencia) veía sobre todo las malas hierbas; y cuando miraba los cuadros de Niggle
(rara vez) sólo veía manchas verdes y grises, y líneas negras que se le antojaban
completamente sin sentido. No le importaba hablar de las hierbas (era su deber de
vecino), pero se abstenía de dar cualquier opinión sobre los cuadros. Pensaba que era
una postura muy agradable, y no se daba cuenta de que aún sintiéndolo, no resultaba
suficiente. Un poco de ayuda con las hierbas (y quizá alguna alabanza para los cuadros)
habría sido mejor.
“Bien, Parish, ¿qué hay?”, dijo Niggle.
“Ya sé que no debería interrumpirle”, dijo Parish, sin echar una sola mirada al
cuadro. “Estará usted ocupadísimo, estoy seguro.” Niggle había pensado decir algo por
el estilo, pero perdió la oportunidad. todo lo que dijo fue: “Sí.”
“Pero no tengo ningún otro a quién acudir”, añadió Parish.
“Así es”, dijo Niggle con un suspiro: uno de esos suspiros que son un
comentario personal, pero que en parte dejamos aflorar. “¿En qué puedo ayudarle?”.
“Mi mujer lleva ya algunos días enferma y estoy empezando a preocuparme”,
dijo Parish. “Y el viento se ha llevado la mitad de las tejas de mi casa y me entra la
lluvia en el dormitorio. Creo que debería llamar al doctor y a los albañiles, pero ¡tardan
tanto en acudir!. Pensaba si no tendría usted algunas maderas y lienzos que no le hagan
falta, aunque sólo sea para poner un parche y poder tirar un día o dos más.” Fue
entonces cuando dirigió la mirada al cuadro.
“¡Vaya, vaya!”, dijo Niggle. “Sí que tiene mala suerte. Espero que lo de su
esposa sólo sea un constipado. En seguida voy y le ayudo a trasladarla al piso bajo.”
“Muchas gracias”, dijo Parish con notable frialdad, “pero no es un constipado, es
una calentura. No le hubiera molestado por un simple catarro. Y mi mujer ya guarda
cama en piso bajo: con esta pierna no puedo andar subiendo y bajando bandejas. Pero ya
veo que está ocupado. Lamento de veras la molestia. Tenía esperanzas de que pudiese
perder el tiempo para ir a avisar al médico, viendo la situación en que me hallo; y al
albañil también, si de verdad no le sobran lienzos”.
“No faltaba más”, dijo Niggle, aunque otras palabras se le agolpaban en el
ánimo, donde en aquel momento había más debilidad que amabilidad. “Podría ir; iré, si
está tan ocupado.”
“Lo estoy, y mucho. ¡Ojalá no padeciera esta cojera!”, dijo Parish.
Así que Niggle fue. Ya veis, aquello resultaba de lo más curioso. Parish era su
vecino más cercano; los demás quedaban bastante lejos. Niggle tenía un bicicleta, y
Parish no; ni siquiera podía montar: era cojo de una pierna, una cojera seria que le
causaba muchos dolores; merecía la pena tenerlo en cuenta, igual que su expresión
desabrida y su voz quejumbrosa. A su vez Niggle tenía un cuadro y apenas tiempo para
terminarlo: Parecía lógico que fuese Parish el que tuviese aquello en cuenta, no Niggle.
Parish, sin embargo, no se tomaba en serio la pintura, y Niggle no podía cambiar aquel
hecho.
“¡Maldita sea!”, rezongó para sí mientras sacaba la bicicleta.
Había humedad y viento, y la luz del día estaba ya desvaneciéndose.
“Hoy se acabó el trabajo para mí”, pensó Niggle. Y mientras pedaleaba, no cesó
de echar pestes para sus adentros ni de ver pinceladas en la montaña y en la vegetación
inmediata, que, en un principio, había imaginado primaveral. Sus dedos se crispaban
sobre el manillar. Ahora que ya no estaba en el cobertizo intuyó perfectamente la forma
de tratar aquella brillante línea de hojas que enmarcaba la lejana silueta de la montaña.
Pero pesaba en su corazón una congoja, una espacio de temor de que nunca tendría ya la
oportunidad de intentarlo.
Niggle encontró al médico, y dejó una nota donde el albañil, que ya había
cerrado para irse a descansar junto al fuego de su chimenea. Niggle se empapó hasta los
huesos, y cogió él también un resfriado. El médico no se dio tanta prisa como Niggle.
Llegó el día siguiente, lo que le resultó mucho más cómodo, pues para entonces ya
había en casas vecinas, dos pacientes a los que atender. Niggle estaba en cama con
fiebre alta, y en su cabeza y en el techo tomaba forma maravillosos entramados de hojas
y ramas. No le fue de ningún consuelo saber que la señora Parish sólo tenía catarro, y
que ya lo estaba superando. Volvió la cara hacia la pared, y buscó refugio en las hojas.
Permaneció en cama algún tiempo. El viento seguía soplando y se llevó otro
buen número de tejas en casa de Parish, y también algunas en la de Niggle. En el tejado
aparecieron goteras. El albañil seguía sin presentarse. Niggle no se preocupó; al menos,
durante un día o dos. Luego se arrastró fuera de la cama para buscar algo de comer
(Niggle no tenía mujer). Parish no volvió. La humedad se le había metido en la pierna
que le dolía, y su mujer estaba muy ocupada recogiendo el agua y preguntándose si “
ese señor Niggle” no se habría olvidado de avisar al albañil. Si ella hubiera entrevisto la
más mínima posibilidad de pedirle prestado algo que les fuese útil, habría enviado allí a
Parish, le doliese o no la pierna; pero no se le ocurrió nada, de modo que se olvidaron
del vecino.
Al cabo de unos siete días Niggle volvió con pasos inseguros hasta el cobertizo.
Intentó subirse a la escalera, pero la cabeza se le iba. Se sentó y contempló el cuadro;
aquel día no había hojas en su imaginación ni vislumbres de montañas. Podía haber
pintado un desierto arenoso que se perdía allá a lo lejos, pero le faltaron energías.
“¡Maldita sea!”, dijo Niggle; aunq ue le hubiera dado igual responder con
educación: “¡Adelante!”, porque de todas maneras la puerta se abrió. En esta ocasión
encontró un hombre de buena estatura, un perfecto desconocido.
“Esto es un estudio privado”, dijo Niggle. “Estoy ocupado, ¡váyase!”.
“Soy inspector de inmuebles”, dijo el hombre, manteniendo en alto sus
credenciales de forma que Niggle las pudiera ver desde la escalera.
“¡Oh!”, dijo.
“La casa de su vecino está muy descuidada”, dijo el Inspector.
“Ya lo sé”, dijo Niggle. “Les dejé una nota a los albañiles hace bastante tiempo,
pero no han venido. Luego yo caí enfermo”.
“Ya”, dijo el Inspector. “Pero ahora no está enfermo”.
“Pero yo no soy albañil. Parish debió presentar una reclamación al
Ayuntamiento y conseguir ayuda del Servicio de Urgencias.”
“Están ocupados con daños más importantes que cualquiera de éstos”, dijo el
Inspector. “Ha habido inundaciones en el valle y numerosas familias se han quedado sin
hogar. Usted debía haber ayudado a su vecino a hacer unos arreglos provisionales y
evitar así perjuicios cuya reparación fuese más costosa. Lo dicta la Ley. Tiene aquí
cantidad de materiales: lienzo, madera, pintura impermeable.”
“¿Dónde?”, preguntó Niggle indignado.
“Ahí”, dijo el Inspector señalando el cuadro.
“¡Mi cuadro!”, exclamó Niggle.
“Me temo que sí”, dijo el Inspector, “pero primero son las casas: La ley es la
ley”.
“Pero no puedo...”. Niggle no dijo más, porque en aquel momento entró otro
hombre. Se parecía mucho al Inspector, casi como un doble, alto, todo vestido de negro.
“Vamos”, dijo. “Soy el chófer.”
Niggle bajó la escalera tambaleándose. Parecía haberle vuelto la fiebre y la
cabeza se le iba. Sintió frío en todo el cuerpo.
“¿Chófer? ¿Chófer?”, murmuró. “¿Chófer de qué?”.
“Suyo y de su coche”, dijo el hombre. “Hace tiempo que el vehículo estaba
pedido. Por fin ha llegado. Le está esperando. Ya sabe usted que hoy sale de viaje.”
“Eso es”, dijo el Inspector. “Tiene que marcharse.. Mal comienzo para un viaje
dejar las cosas sin terminar. Pero, en fin, al menos ahora podremos dar alguna utilidad a
este lienzo.”
“¡Dios mío!”, dijo el pobre Niggle, echándose a llorar. “Ni siquiera está
terminado.”
“¿No lo ha acabado?”, dijo el chofer. “Bueno, de cualquier forma, y por lo que a
usted respecta, ya está todo hecho. ¡Vámonos!”.
Niggle salió en completo silencio. El chófer no le dio tiempo a hacer las maletas,
pues según él las debía haber preparado antes e iban a perder el tren. Niggle se sentía
cansado y adormecido; a duras pena fue consciente de lo que pasaba cuando lo
empujaron dentro de un compartimiento. No le importaba mucho; había olvidado para
qué o hacia dónde se suponía que iba. El tren penetró casi en seguida en un negro túnel.
Niggle despertó en una amplia estación, débilmente iluminada. Un maletero iba
gritando por el andén; pero no voceaba el nombre de la estación, sino ¡Niggle!.
Niggle bajó a toda prisa y se dio cuenta de que había olvidado el maletín. Dio
media vuelta, pero el tren ya se alejaba.
“¡Ah!”, dijo el maletero. “Es usted. ¡Sígame! ¡Cómo! ¿No tiene equipaje?
Tendrá que ir al asilo.”
Niggle se sintió enfermo y cayó desmayado en el andén. Le subieron a una
ambulancia y se lo llevaron a la enfermería del asilo. No le gustó nada el tratamiento. La
medicación que le daban era amarga. Los enfermeros y celadores eran fríos, silenciosos
y estrictos; y nunca veía a otras personas, salvo a un medico muy severo que le visitaba
de cuando en cuando. Más parecía en una cárcel que en un hospital. Tenía que realizar
un trabajo pesado, de acuerdo con un horario establecido: cavar, carpintería, y pintar de
un solo color simples tableros. Nunca se le permitió salir, y todas las ventanas daban al
interior. Le mantenían a oscuras durante horas y horas, “para que pueda meditar”,
decían. Perdió la noción del tiempo. Y no parecía que empezase a mejorar, al menos si
por mejorar entendemos encontrar algún placer en realizar las cosas. Ni siquiera ir a
dormir se lo proporcionaba.
Al principio, durante el primer siglo o así (yo me limito simplemente a exponer
sus impresiones) solía preocuparse sin sentido por el pasado. Mientras permanecía
echado en la oscuridad, se repetía una y otra vez lo mismo: “¡Ojalá hubiera visitado a
Parish durante la mañana que siguió al ventarrón! era mi intención. Hubiera sido fácil
volver a colocar las primeras tejas sueltas. Seguro que entonces la señora Parish no
habría cogido aquel catarro. Y yo tampoco me habría resfriado. Habría dispuesto de una
semana más.” Pero con el tiempo fue olvidando para qué había deseado aquellos siete
días. A partir de entonces, si se preocupó de algo fue de sus tareas en el hospital. Las
planeaba con antelación, pensando cuanto tiempo le llevaría evitar que se resquebrajase
aquel tablero, ajustar una puerta o arreglar la pata de la mesa. Parece fuera de duda que
llegó a ser bastante servicial, si bien nadie se lo dijo nunca. Aunque, claro, no era ésta la
razón por la retuvieron tanto tiempo al pobrecillo. Debían haber estado esperando a
mejorase, y juzgaban la “mejoría” de acuerdo con un extraño y peculiar sistema médico.
De todas formas, el pobre Niggle no obtenía ningún placer de aquella vida. Ni
siqueira los que él había aprendido a llamar placeres. No se divertía, desde luego; pero
tampoco podía negarse que comenzaba a experimentar un sentimiento de, digamos,
satisfacción: a falta de pan...Se había acostumbrado a iniciar su trabajo tan pronto como
sonaba una campana y dejarlo al sonar la siguiente todo recogido y listo para poderlo
continuar cuando fuera preciso. había muchas cosas al cabo del día. Terminaba sus
trabajillos con todo primor. No tenía tiempo libre (excepto cuando se encontraba solo en
su celda) y, sin embargo, comenzaba a ser dueño del tiempo; comenzaba a saber qué
hacer con él. Allí no existía ninguna sensación de prisa. Disfrutaba ahora de mayor paz
interior, y en los momentos de descanso podía descansar de verdad.
Entonces, de improviso, le cambiaron todo el horario; casi no le permitían ir a la
cama. Lo apartaron totalmente de la carpintería y lo mantuvieron cava ndo una jornada
tras otra. Lo aceptó bastante bien: pasó mucho tiempo antes de que intentase rebuscar en
el fondo de su espíritu las maldiciones que casi había olvidado. Estuvo cavando hasta
que le dio la impresión de tener rota la espalda, las manos se le quedaron en carne viva
y comprendió que era incapaz de levantar una palada más de tierra. Nadie le dio las
gracias. Pero el médico se acercó y echó una ojeada.
“¡Basta!”, dijo. “Descanso absoluto. A oscuras.”
Niggle yacía en la oscuridad, completamente relajado, y como no había sentido
ni pensado en absoluto, no podía asegurar si llevaba allí horas o años. Fue entonces
cuando oyó voces que nunca había oído antes. Parecía tratarse de un consejo de
médicos, o quizá de un jurado reunido allí al lado, en una habitación inmediata y
seguramente con la puerta abierta, aunque no percibía ninguna luz.
“Ahora el caso Niggle”, dijo una Voz severa, más severa que la del doctor.
“¿De qué se trata?”, dijo una Segunda Voz, que se podía calificar de amable,
aunque no era suave; era una voz que destilaba autoridad y sonaba a un tiempo
esperanzadora y triste. “¿Qué le pasa a Niggle? Tenía el corazón en su sitio.”
“Sí, pero no funcionaba bien”, dijo la Primera Voz. Y no tenía la cabeza bien
encajada; pocas veces se detenía a pensar. Fíjese en el tiempo que perdía, y sin siquiera
divertirse. Nunca terminó de prepararse para el viaje. Vivía con cierto desahogo y, sin
embargo, llegó aquí con lo puesto, y hubo que ponerle en el ala de beneficencia. Me
temo que es un caso difícil. Creo que debería quedarse algún tiempo más.”
“Puede que le sentara mal”, dijo la Segunda Voz. Pero no hay que olvidar que es
pobre hombre. Jamas se pretendió que llegase a ser alguien. Y nunca fue muy fuerte.
Vamos a ver los registros... Sí. Hay algunos puntos a su favor, en efecto.”
“Quizá”, dijo la Voz Primera. “Pero pocos de ellos resistirían un análisis
exhaustivo.”
“Bueno”, contestó la Voz Segunda, “tenemos esto: era pintor por vocación; de
segunda fila, desde luego. Con todo, una hoja pintada por Niggle posee un encanto
propio. Se tomó muchísimo trabajo con las hojas, y sólo por cariño. Nunca creyó que
aquello fuera a hacerle importante. Tampoco aparece en los registros que pretendiese, ni
siquiera ante sí mismo, excusar con esto su olvido de las leyes.”
“Entonces no habría olvidado tantas”, dijo la Primera Voz.
“De cualquier modo Niggle respondió a muchísimas llamadas.”
“A un pequeño porcentaje, la mayoría muy fáciles; y las calificaba de
“interrupciones”. Esa palabra aparece por todas partes por los Registros, junto con un
montón de quejas e imprecaciones estúpidas.”
“Cierto. Pero a él, pobre hombre, le parecieron sin duda interrupciones.” Por oro
lado, jamás esperaba ninguna recompensa, como tantos de su clase lo llaman. Tenemos
el caso de Parish, por ejemplo, que ingresó después. Era el vecino de Niggle. Nunca
movió un dedo por él, y en rarísimas ocasiones llegó a mostrar alguna gratitud. Sin
embargo, nada en los Registros indica que Niggle esperara la gratitud de Parish. No
parece haber pensado en ello.”
“Sí, eso es algo”, dijo la Primera Voz, “aunque bastante poco. Lo que ocurre,
como podrá comprobar, es que muchas veces Niggle simplemente lo olvidaba. Borraba
de su mente, como una pesadilla ya pasada, todo lo que había hecho por Parish.”
“Nos queda aún el último informe”, dijo la Segunda Voz. “El viaje en bicicleta
bajo al lluvia. Quisiera destacarlo. Parece evidente que fue un autentico sacrificio:
Niggle sospechaba que estaba echando por la borda su última oportunidad con el
cuadro, y sospechaba, también, que no había razones de peso para la preocupación de
Parish”.
“Creo que le da mas valor del que tiene”, dijo la voz Primera. “Pero usted tiene
la ultima palabra. Tarea suya es, desde luego, presentar la mejor interpretación de los
hechos. A veces la tienen. ¿Cual es su promesa?”.
“Creo que el caso está ahora listo para un tratamiento mas amable”, dijo la
Segunda Voz.
Niggle penso que nunca había oído nada tan generoso. Lo de “tratamiento
amable” hacia pensar en un cumulo de espléndidos regalos y en la invitación a un festín
regio. En aquel momento Niggle se sintió avergonzado. Oír que se le consideraba digno
de un tratamiento bondadoso le abrumaba y le hizo enrojecer en la oscuridad. Era como
ser galardonado en publico, cuando el interesado y todos los presentes saben que el
premio es inmerecido. Niggle oculto su sonrojo bajo la burda manta.
Hubo un silencio. Luego la Voz Primera, muy cercana, se dirigió a él. “Ha
estado escuchando”, dijo.
“Sí”, respondió.
“Bueno, ¿alguna observación?”.
“¿Puede darme noticias de Parish?”, dijo Niggle. “Me gustaría volverle a ver.
Espero que no se encuentre muy mal. ¿Pueden curarle la pierna? Le hacia pasar malos
ratos. Y, por favor, no se preocupen por nosotros dos. era un buen vecino y me
proporcionaba patatas excelentes a muy buen precio, ahorrándome mucho tiempo”.
“¿Sí?”, dijo la Primera Voz. “Me alegra oírlo”.
Hubo otro silencio. Niggle se dio cuenta de que las voces se alejaban. “Bien, de
acuerdo”, oyó que respondía en la distancia la Primera Voz. “Que comience la segunda
fase. Mañana mismo, si usted quiere.”
Al despertar Niggle encontró que las persianas estaban levantadas y su pequeña
celda inundada de sol. Se levanto, y comprobó que le habían proporcionado ropas
cómodas, no el uniforme del hospital. después del desayuno el doctor le atenido las
manos doloridas, dándole un ungüento que en seguida se las mejoro. Le dio además
unos cuantos consejos y un frasco de tónico, por si le hacia falta. A media mañana le
entregaron una galleta y un vaso de vino; y luego un billete.
“Ya puede ir a la estación”, dijo el medico. “Le acompañara el maletero. Adiós”.
Niggle se escabullo por la puerta principal y parpadeo algo sorprendido. Había
un sol radiante. Además había esperado salir a una gran ciudad, a juzgar por el tamaño
de la estación. Pero no fue así. Se encontró en la cima de una colina, verde, desnuda,
barrida por un viento vigorizante. No había nadie mas por allí. Lejos, al pie de la colina,
vio brillar el tejado de la estación.
Camino hacia ella colina abajo con paso rápido, pero sin prisa. El maletero lo
descubrió en seguida.
“Por aquí”, dijo, y condujo a Niggle a un anden donde se encontraba, listo ya, un
tren de cercanías muy coquetón: un solo coche y una pequeña locomotora, muy
relucientes los dos, limpios y recién pintados. Parecían a punto para un viaje inaugural.
Incluso el carril que se veía ante la locomotora parecía nuevo: brillaban los railes, los
cojines estaban pintados de verde, y las traviesas, al cálido sol, dejaban escapar un
delicioso olor a brea fresca. El coche estaba vacío.
“¿Adonde va este tren, mozo?”, pregunto Niggle.
“Creo que no han colocado aun el cartel del destino”, dijo el mozo. “Pero lo
encontrara satisfactorio”. Y cerro la puerta.
El tren arranco al punto. Niggle se recostó en el asiento. La pequeña locomotora
avanzaba entre borbotones de humo por el fondo de un cañón de altas paredes verdes al
que un cielo azul servia de dosel. No parecía haber pasado mucho tiempo, cuando la
locomotora dio un silbido; entraron en acción los frenos y el tren se detuvo. No había
estación ni cartel indicador, solo un tramo de peldaños que subía por el verde talud. Al
final de la escalera se abría un postigo en un seto muy cuidado. Junto a el estaba una
bicicleta: por lo menos parecía la suya y llevaba un etiqueta amarilla atada al manillar,
con la palabra NIGGLE escrita en grandes letras negras.
Abrió la puerta de la barrera, salto a la bicicleta y se lanzo colina abajo,
acariciado por el sol primaveral. Pronto comprobó que desaparecía el camino que había
venido siguiendo y que la bicicleta robada sobre un césped maravilloso. Era verde y
tupido; podía apreciar, sin embargo, cada brizna de hierba. Le parecía recordar que en
algún lugar había visto o soñado este prado. Las ondulaciones del terreno le resultaban
en cierta forma familiares. Sí, el terreno se nivelaba, coincidiendo con sus recuerdos, y
después, claro esta, comenzaba a ascender de nuevo. Una gran sombra verde se
interpuso entre el y el sol. Niggle levanto la vista y se cayo de la bicicleta. Ante él se
encontraba en Árbol, su Árbol, ya terminado, si tal cosa puede afirmarse de un árbol que
esta vivo, cuyas hojas nacen y cuyas ramas crecen y se mecen en aquel aire que Niggle
tantas veces había imaginado y que tantas veces había intentado en vano captar. Miro el
Árbol, lentamente levanto y extendió los brazos.
“Es un don”, dijo. Se refería a su arte, y también a la obra pictórica; pero estaba
usando la palabra en su sentido mas literal.
Siguió mirando el Árbol. Todas las hojas sobre las que él había trabajado
estaban allí, mas como el las había intuido que como había logrado plasmarlas. Y había
otras que solo fueron brotes en su imaginación y muchas mas que hubieran brotado de
haber tenido tiempo. No había nada escrito en ellas; eran solo hojas exquisitas; pero
todas llevaban un fecha; nítidas como las de un calendario. Se veía que algunas de las
mas hermosas y características, las que mejor reflejaban el estilo de Niggle, habían sido
realizadas en colaboración con el señor Parish: no hay otra forma de decirlo.
Los pájaros hacia sus nido en el Árbol. Pájaros sorprendentes: ¡que forma de
trinar!. Se apareaban, incubaban, echaban plumas y se internaban gorjeando en el
Bosque, incluso mientras los contemplaba. Entonces se dio cuenta de que el Bosque
también estaba allí, abriéndose a ambos lados y extendiéndose a la distancia. A lo lejos
reverberaban los montes.
Después de algún tiempo Niggle se dirigió hacia la espesura. No es que se
hubiese cansado ya del Árbol, pero ahora parecía tenerlo todo claro en su mente, y lo
comprendía, y era consciente de su crecimiento aunque no estuviese contemplándolo.
Mientras caminaba descubrió algo curioso: el Bosque era, por supuesto, un bosque
lejano, y sin embargo el podía aproximarse, incluso entrar en el, sin que por ello
perdiese su peculiar encanto. Antes no había conseguido nunca entrar en la distancia sin
que esta se convirtiese en meros alrededores. Se añadía así un considerable atractivo al
hecho de pasear por el campo, porque al andar se desplegaban ante el nuevas distancias;
de modo se lograban perspectivas dobles, triples, e incluso cuádruples, y ello con
doblado, triplicado o cuadriplicado encanto. Podías seguir andando hasta lograr reunir
todo un horizonte en un jardín, o en un cuadro (si uno prefería llamarlo así). Podías
seguí andando, pero acaso no indefinidamente. Al fondo estaban las Montañas. Se iban
aproximando, muy despacio. No parecían formar parte del cuadro, o en todo caso solo
como nexo de unión con algo mas, algo distinto entrevisto tras los arboles, una
dimensión mas, otro paisaje.
Niggle paseaba, pero no se limitaba a vagar. Observaba con detalle el entorno.
El Árbol estaba completo, aunque no terminado. (“Justo todo lo contrario de lo que
antes ocurría”, pensó). Pero en el Bosque había unas cuantas parcelas por concluir, que
todavía necesitaban ideas y trabajo. Ya no era necesario hacer modificaciones, todo
estaba bien, pero había que proseguir hasta lograr el toque definitivo. Y en cada
momento Niggle veía la pincelada precisa.
Se sentó bajo un árbol distante y muy hermoso: una variedad del Gran Árbol,
pero con su propia identidad o a punto de alcanzarla, si recibía un poco más de atención.
Y se puso a hacer cábalas sobre dónde empezar el trabajo y dónde terminarlo y cuánto
tiempo le llevaría. No pudo concluir todo el esquema.
“¡Claro!”, dijo. “¡Necesito a Parish! Hay muchas cosas de la tierra, las plantas y
los árboles que él entiende y yo no. No puedo concebir este lugar como mi coto privado.
Necesito ayuda y consejo. ¡Tenía que haberlos pedido antes!”.
Se levantó y caminó hasta el lugar en que había decidido comenzar el trabajo. Se
quitó la chaqueta. En aquel momento, medio escondido en una hondonada que le
protegía de otras miradas, vio a un hombre que, con cierto asombro, paseaba la vista en
derredor. Se apoyaba en una pala, pero estaba claro que no sabía qué hacer. Niggle le
saludó: “¡Parish!”, gritó.
Parish se echó la pala al hombro y vino hacia él. Aún cojeaba un poco. Ninguno
habló; simplemente se saludaron con un movimiento de cabeza, como solían hacer
cuando se cruzaban en el camino; sólo que ahora se pusieron a caminar juntos, tomados
del brazo. Sin una sola palabra Niggle y Parish se pusieron de acuerdo sobre el lugar
exacto donde levantar la casita y jardín que se les antojaban necesarios.
Mientras trabajaban al unísono, se hizo evidente que Niggle era el más
capacitado de los dos a la hora de distribuirse el tiempo y llevar a buen término la tarea.
Aunque parezca extraño fue Niggle el que más se absorbió en la construcción y
jardinería, mientras que Parish se extasiaba en la contemplación de los árboles y
especialmente del Árbol.
Un día Niggle estaba atareado plantando un seto; Parish se encontraba muy
cerca, echado sobre la hierba y observando con atención una bella y delicada flor
amarilla que crecía entre el verde césped. Niggle había sembrado hacía algún tiempo un
buen número entre las raíces de su Árbol. De pronto Parish levantó la vista. Su cara
resplandecía bajo el sol mientras sonreía.
“¡Esto es extraordinario!”, dijo. “En realidad yo no debía estar aquí: gracias por
hablar en mi favor”.
“¡Bah, tonterías!”, dijo Niggle. “No recuerdo lo que dije, pero, de todas formas
no tuvo importancia”.
“¡Oh, sí!”, dijo Parish, “la tiene. Me rescató mucho antes. La Segunda Voz, ya
sabes, hizo que me enviaran aquí. Dijo que tu habías pedido verme. Esto te lo debo a ti.”
“No. Se lo debemos a la Segunda Voz”, dijo Niggle. “Los dos”.
Siguieron viviendo y trabajando juntos. No sé por cuánto tiempo. No sirve de
nada negar que al comienzo había ocasiones en que no se entendían, sobre todo cuando
estaban cansados. Porque en un principio, de cuando en cuando, se cansaban.
Comprobaron que a ambos les habían entregado un reconstituyente. Los dos frascos
llevaban la misma indicación: “Tomar unas pocas gotas diluidas en el agua Manantial,
antes de descansar”.
Encontraron el Manantial en el corazón del Bosque; sólo una vez, hacía
muchísimo tiempo, había pensado Niggle en él; pero no llegó nunca a dibujarlo. Ahora
comprendió que era el origen del lago que brillaba a lo lejos y la razón de cuanto crecía
en los contornos. Aquellas pocas gotas convertían el agua en un astringente, que,
aunque bastante amargo, era reconfortante y despejaba la cabeza. Después de beber
descansaban a solas; luego se levantaban y las cosas marchaban de maravilla. En tales
ocasiones Niggle soñaba con nuevas y espléndidas flores y plantas, y Parish sabía
siempre cómo colocarlas y dónde habían de quedar mejor. Bastante antes de que se les
terminase el tónico, habían dejado de necesitarlo. También desapareció la correa de
Parish.
A medida que el trabajo progresaba se permitían más y más tiempo para pasear
por los alrededores, contemplando los árboles y las flores, las luces, las sombras y la
condición de los campos. En ocasiones cantaban a una. Pero Niggle se dio cuenta de
que comenzaba a volver los ojos, cada vez con mayor frecuencia, hacia las Montañas.
Pronto tuvieron casi todo terminado: la casa de la ho ndonada, el césped del
bosque, el lago y todo el paisaje, cada uno en su propio estilo. El Gran Árbol estaba en
plena floración.
“Terminaremos al atardecer”, dijo Parish un día. “Luego nos iremos a dar un
paseo que esta vez será realmente largo”.
Partieron al día siguiente y cruzaron la distancia hasta llegar al confín. Este no
era visible, por supuesto: no había ninguna línea, valla o muro; pero supieron que
habían llegado al extremo de aquella región. Vieron a un hombre con pinta de pastor. Se
dirigía a ellos por los declives tapizados de hierba que llevaban hacia las Montañas.
“¿Necesitan un guía?”, pregunto. “¿Van a seguir adelante?”.
Durante unos momentos se extendió una sombra entre Parish y Niggle, porque
este sabia ahora que si quería continuar y (en cierto sentido) tenia que hacerlo. Pero
Parish no quería seguir ni estaba aun preparado.
“Tengo que esperar a mi mujer”, le dijo a Niggle. “Se sentía sola. Creí oírles que
la enviarían después de mi en cualquier momento, cuando estuviese lista y yo lo tuviera
todo preparado. La casa ya esta terminada, e hicimos lo que estaba en nuestras manos.
Pero me gustaría enseñársela. Espero que ella pueda mejorarla, hacerla mas hogareña. Y
confío que también le gustase el sitio.” Se volvió hacia el pastor. “¿Es usted guía?”,
pregunto. “¿Puede decirme como se llama este lugar?”.
“¿No lo sabe?”, dijo el hombre. “Es la Comarca de Niggle. Es el paisaje que
Niggle pinto, o una buena parte de el. El resto se llama ahora el Jardín de Parish.”
“¡El paisaje de Niggle!”, dijo Parish asombrado. “¿Imaginaste tu todo esto?.
Nunca pense que fueras tan listo. ¿Por que no me dijiste nada?”.
“Intento hacerlo hace tiempo”, dijo el hombre, “pero usted no prestaba atención.
En aquellos días solo tenia el lienzo y los colores, y usted pretendía arreglar el tejado
con ellos. Esto es lo que usted y su mujer solían llamar “el disparate de Niggle”, o “ese
Mamarracho”.”
“¡Pero entonces no tenia este aspecto; no parecía real!”, dijo Parish.
“No, entonces era solo un vislumbre”, dijo el hombre; “pero usted podía haberlo
captado si hubiera creído que merecía la pena intentarlo”.
“Nunca te di muchas facilidades”, dijo Niggle. “Jamas intente darte una
explicación. Solía llamarte Viejo Destripadores. Pero, ¿que importa eso ahora!. Hemos
vivido y trabajado juntos últimamente. Las casos podían haber sido diferentes, pero no
mejores. En cualquier caso, me temo que yo he de seguí adelante. Espero que volvamos
a vernos: debe haber muchas mas cosas que podamos hacer juntos. Adiós.”
Estrecho con calor la mano de Parish: una mano que dejaba traslucir bondad,
firmeza y sinceridad. se volvió y miro un momento hacia atrás. Las flores del Gran
Árbol brillaban como una llama. Los pájaros cruzaban el aire entre trinos. Sonrió, al
tiempo que se despedía de Parish con una inclinación de cabeza, y siguió al pastor.
Iba a aprender a cuidar ovejas y a saber de los pastos altos y a contemplar un
cielo mas amplio y caminar siempre mas y mas en permanente ascensión hacia las
Montañas: No alcanzo a imaginar que fue de el haberlas cruzado. Incluso el infeliz de
Niggle podía en su antiguo hogar vislumbrar las lejanas Montañas, y estas encontraron
un lugar en su cuadro; pero como sean en realidad, o que pueda haber al otro lado, solo
lo saben quienes han ascendido a su cima.
* * *
“Creo que era un pobre estúpido”, dijo el Concejal Tompkins. “Desde luego, un
inútil. Sin ningún valor para la sociedad.”
“Bueno, no se”, dijo Atkins que solo era un maestro, alguien sin mayor
importancia. “No estoy muy seguro. Depende de lo que entienda por valor.”
“Sin utilidad practica o económica”, dijo Tompkins. “Me atrevería a decir que
se podría haber hecho de el un ser de alguna utilidad si ustedes los maestros supiesen
cual es su obligación. Pero no lo saben. Y así nos encontramos con inútiles como este.
Si yo mandase en este país, les pondría a el y a los de su clase a trabajar en algo
apropiado para ellos, lavando platos en la cocina comunal o algo por el estilo, y me
preocuparía de que lo hiciesen bien. O los pondría en la calle. Hace tiempo que debí
haberlo echado.”
“¿Echarlo?. ¿Quiere decir que lo habría obligado a salir de viaje antes de
cumplirse el tiempo?”.
“Si, si usted se empeña en usar esa expresión vacía y anticuada. Empujarlo a
través del túnel al Gran Vertedero: eso era lo que yo quería decir.”
“Entonces no cree que la pintura valga nada, que no hay porque conservarla,
mejorarla, o aun utilizarla.”
“Claro, la pintura es útil”, dijo Tompkins. “Pero no se podía usar la suya. Hay
cantidad de oportunidades para los jóvenes agresivos que no teman las ideas ni los
métodos nuevos. Ninguna para esta vieja morralla. Solo son ensueños personales. No
hubiese sido capaz de diseñar un buen poster ni aunque lo matasen. Siempre
jugueteando con hojas y flores. En cierta ocasión le pregunte la causa. ¡Me contesto que
las encontraba hermosas!. ¿pero creerlo?. ¡Dijo hermosas!. ¿Que?, le pregunte yo, ¿los
órganos digestivos y genitales de las plantas?. Y no encontró contestación. Pobre
majadero.”
“¡Majadero!”, suspiro Atkins. “Si, pobre hombre, nunca termino nada. Bueno,
sus telas han quedado para “mejores usos” desde que el se marcho. Pero yo no estoy
muy seguro, Tompkins. ¿Recuerda aquella grande que emplearon para reparar la casa
vecina después del ventarrón y las inundaciones?. Encontré tirada en el campo una de
las escinas. Estaba estropeada, pero se podía distinguir el dibujo: la cima de un monte y
un grupo de hojas. No puedo quitármelo de la mente”.
“¿De donde?”, dijo Tompkins.
“¿De que estáis hablando?”, tercio Perkins, intentando evitar la discusión. Atkins
se había puesto completamente colorado.
“No merece la pena repetir la palabra”, dijo Tompkins. “no se por que perdemos
el tiempo hablando de esto. El no vivió en la ciudad.”
“No”, dijo Atkins. “Pero usted de todas formas ya le había echado el ojo a su
casa. Por esa razón solía visitarlo y burlarse de el mientras se tomaba su te. Bueno,
ahora ya ha conseguido la casa, además de la que tiene en la ciudad. Así que ya no
necesita envidiarle. Hablábamos de Niggle, si le interesa, Perkins.”
“¡Oh, pobrecillo Niggle”, comento Perkins. “No sabia que pintase”.
Aquella fue seguramente la ultima vez que el nombre de Niggle surgió en una
conversación. A pesar de todo, Atkins conservo aquel único retazo de lienzo. La mayor
parte de el se echo a perder, aunque una preciosa hoja permaneció intacta. Atkins la
hizo enmarcar. Mas tarde la dono al Museo Municipal, y durante algún tiempo el cuadro
titulado “Hoja, de Niggle” estuvo colgado en un lugar apartado y solo unos pocos ojos
lo contemplaron. Pero luego el Museo radio, y el país se olvido por completo de la hoja
y de Niggle.
* * *
“Desde luego, esta resultando muy útil”, dijo la Segunda Voz. “Como lugar de
vacaciones y de descanso. Es magnifico para los convalecientes; Y no solo por eso: a
muchos les resulta la mejor preparación para las Montañas. En algunos casos logra
maravillas. Cada vez envío mas gente allí. Rara vez tiene que regresar.”
“Si, es cierto”, dijo la Primera Voz. “Creo que deberíamos dar un nombre a esa
comarca. ¿Cual sugiere?”.
“El Maletero se encargo de ello hace ya algún tiempo”, dijo la Segunda Voz. “El
tren de Niggle-Parish esta a punto de salir: eso es lo que ha venido gritando durante
años. Niggle-Parish. Les envié un mensaje a los dos para comunicárselo.”
“¿Y que opinaron?”.
“Se rieron. Se rieron, y las Montañas resonaron con su risa.”


Reflexión, por Hammerguard:

Bueno, como ven, este es un texto cuyas bases principales son el simbolismo. Y con esto me refiero, a que es un texto que no dice todo explicitamente, sino que va demostrando, de una manera, por decirlo así, subliminal, las cosas.
Empecemos por lo principal: este es un texto del cual se debe aprender. Hablemos de la dichosa hoja. Esta "hoja", representa, para mi, las cosas a las que nos apegamos, sin saber por que, sin sentido ni razón, pero con las cuales nos obsesionamos. Es una obsesión sana, claro esta, pero que nos lleva a pensar en ello, se nos va de las manos, se nos escapa, tal y como le ocurrio al querido Tolkien, ya que, cualquiera al que le interese, sabe que la famosa trilogía "El señor de los anillos", provino de el tan conocido libro, para los lectores y no los cinefilos, "The Hobbit". Este empezó como un texto para niños, pero fue creciendo, más y más. Aún hoy en día, hay texto que se empezaron, pero no se terminaron. Pero, como siempre en la vida, hay complicasiones, y para Niggle-Tolkien también las hubo. Niggle, tubo que atender a su amigo Parish, vecino y compañero, que al parecer también tenia problemas, pero que, nunca tubo el gusto de ver que Niggle también los tenia. Así, va pasando el tiempo, nuestras propias "hojas" se ven tapadas por nuestras vidas, nuestros deberes y obligaciones, haciendo que no podamos terminar lo que, de por si, nos es difícil terminar. Y ahora, el viaje, aquel viaje que debía hacer, pero que no quería. Este viaje, si alguno lo noto, es la muerte. Todos, absolutamente todos, debemos emprender el viaje de la muerte, pero muchas veces no terminamos cosas, las dejamos a la mitad. Esto, nos habla del limitado tiempo que tenemos, del tiempo en este mundo, el terrenal y real. Nos esta diciendo, el señor Tolkien, a mi parecer, que muchas veces no nos damos cuenta de lo que tenemos, del tiempo en el que estamos, de que lo debemos aprovechar. Niggle, siendo mas una buena persona que cualquier cosa, no podía decir "NO", a Parish. Esto lo retraso, y el viaje llego. Ahora, por último pero no menos importante, el final. En este maravilloso texto se nos ofrece 2 finales: el realista y triste, o el fantástico y optimista.
El realista, aquel final en el cual la pequeña hoja solo sobrevivió para quedar en un rincón apartado de un museo, el cual luego radio, por lo que Niggle fue olvidado totalmente. En este final, se dice que Niggle era solo un tonto que no sabía nada, que no era útil, que no podía ser eficiente en ningún sentido. Este final, es el más crudo, el cual nos marca la triste realidad de que en la sociedad, se es necesario ayudar a engrandecer la sociedad misma, para ser así apreciado.
El fantástico, es en el cual, Niggle, luego de pasar tiempo en un lugar desconocido en el cual lo hacían trabajar arduamente, a mi criterio, esto seria el purgatorio o algo parecido, fue conducido a una tierra maravillosa, en la cual, por gracia de la magia y fantasía, no solo se hallaba su hoja, sino que todo el árbol completo, con fondo, rededor, todo detalle perfecto. Esa es la idea de maravilla, de un lugar después de la muerte donde todos, vivimos en nuestro propio edén, en el cual todos nuestro sueños se hacen realidad.
Yo creo, a mi criterio, obviando pocas cosas, que este texto tiene más para ofrecer de lo que pueden tener muchos best-seller en la actualidad, puros libros "basura" que gracias a la magia del cine o un buen mercadeo, son galardonados, perdiendo así toda credibilidad la literatura actual. Esta última parte es una pequeña denuncia.
Espero que allá sido de su agrado.
0No comments yet
      GIF