Popular channels

Geishas 芸者



Una geisha (芸者), pronunciado gueisha, es una artista tradicional japonesa.


En la región de Kinki los términos geiko (芸妓) y, para aprendiz de geisha, maiko (舞妓) han sido usados desde la restauración Meiji. Las geishas fueron bastante comunes en los siglos XVIII y XIX; hoy en día aún existen, pero su número ha disminuido.

Geisha (芸者) O Geigi (艺妓), con este nombre se conoce a las mujeres que se dedicaban al entretenimiento, artistas tradicionales japonesas. Normalmente eran educadas desde la infancia en diversos artes como la danza, la música clásica, o la narración, entre otras.
La concepción de Geisha como dama de compañia o prostituta refinada, está muy extendida en occidente, sin embargo, esta concepción no se ciñe estrictamente a la naturaleza de las Geishas niponas.


Término


"Geisha", se pronuncia, es un nombre propio, y como todos los nombres japoneses, no existen variantes de la palabra en singular o en plural.
La palabra se compone de dos raices japonesas, kanji, 芸 (gei) que significa "arte" y 者(sha) que significa "persona" o "actor". La traducción más literal de la palabra "geisha" sería por tanto la de "artista".
Otro término utilizado en Japón es geiko, una palabra del dialecto KYOTO. Este término usa también comúnmente en la región, para distinguir a las geishas que practican las artes tradicionales niponas, de las prostitutas que han tomado el nombre y la indumentaria de las geishas.
Las geishas, que no se dedican a la actividad sexual, generalmente contaban con la ayuda de una asistente para facilitar el difícil proceso de vestirse; la vestimenta de una geisha se compone de varias capas de ropa interior y el kimono, y un obi (Banda de tela que se ciñe a la cintura). Las prostitutas, sin embargo, al tener que quitarse su obi varias veces al día, utilizaban otros menos complejos, atados en la parte delantera para facilitar su retirada y su nueva colocación.
Las aprendices de geishas se llaman maiko. Esta palabra proviene de los kanji, 舞 (mayo), que significa "baile" y 子 (ko), que significa "niño". Es la imagen tradicional de la maiko, con su maquillaje blanco, su kimono y su particular peinado, la que se ha convertido en el estereotipo de las "geishas" para los occidentales, en lugar de las verdaderas geishas.
Las geishas en Tokio generalmente no siguen el ritual del proceso de aprendizaje de las maiko.
El período de formación de una geisha, puede ser de seis meses a un año (mucho más corto que el de una maiko). La aspirante se denomina han'gyoku (半玉) o "media joya".


Historia y evolución


Las geishas se originaron como profesionales del entretenimiento; originalmente la mayoría eran hombres. Mientras las cortesanas profesionales brindaban entretenimiento sexual, las geishas usaban sus habilidades en distintas artes japonesas, música, baile, y narración. Las geishas de ciudad (machi) trabajaban independientemente en fiestas fuera de los "barrios de placer", mientras que las de barrio (kuruwa) lo hacían dentro de éstos. Al declinar el nivel artístico de las cortesanas, las geishas —hombres y mujeres— tuvieron mayor demanda.[cita requerida]
Los geishas masculinos (algunas veces conocidos como hōkan 幇間 o taikomochi 太鼓持) comenzaron a declinar, y para el 1800 las geishas femeninas (conocidas originalmente como onna geisha, literalmente ‘geisha mujer’) los superaron en número de tres a uno, y el término "geisha" comenzó a usarse para referirse a las mujeres con habilidades para el entretenimiento, como hoy en día.
Tradicionalmente, las geishas comenzaban su entrenamiento a una corta edad. Algunas jóvenes eran vendidas a las casas de geishas en su niñez, y comenzaban su entrenamiento en varias artes tradicionales casi inmediatamente.
Durante su niñez, las geishas a veces trabajaban como criadas o asistentes de las más experimentadas, y luego como aprendices de geisha (maiko) durante su entrenamiento. Esta tradición de entrenamiento existe en otras disciplinas de Japón, el estudiante deja su hogar, comienza a hacer trabajos hogareños y asistir a su maestro, para finalmente convertirse en uno.



Tradicionalmente, las geishas comienzan su entrenamiento a una edad muy temprana. De hecho algunas niñas eran vendidas a casas de geishas ("okiya"), esto era común entre las personas más pobres sin recursos. También las hijas de las geishas solían ser educadas como geishas, como sucesoras ("atotori", que significa heredero).

• 1ª Etapa: shikomi
La primera etapa de la capacitación se llama shikomi. Cuando una niña llega a la okiya, es puesta a trabajar como empleada doméstica, haciendo todo aquello que se le ordene. El trabajo normalmente era duro, con la intención modelar y fortalecer el caracter de las niñas.
Las más jóvenes de la casa tenían que esperar hasta altas horas de la madrugada a que regresaran las de sus citas y compromisos.
Durante esta etapa de capacitación, la joven acudía a clases en el hanamachi (la escuela de geishas). Actualmente, esta etapa de formación todavía existe, allí se enseña a las jóvenes el dialecto tradicional, las costumbres y tradiciones, y la vestimenta de la "karyukai."
Una vez que se dominaban las artes propias de una geisha, se aprobaba una prueba final, y un difícil examen de danza, eran ascendidas a la segunda etapa de formación: minarai.

• 2ª Etapa: minarai
En esta segunda etapa eran relevadas de sus tareas domésticas. En esta etapa se centraban más en la formación sobre el terreno real, asistiendo a banquetes y fiestas en el que los clientes eran atendidos por geishas, aunque las aprendizas solo observaban y no participan hasta llegar a un nivel avanzado.
Una minarai podía asistir a las fiestas que atendiera su onee - San ("onee - San", que significa "hermana mayor", y es la Minarai superior).
Normalmente también, trabajaban en estrecha colaboración con una casa de té (llamada "minarai - jaya"), para aprender de la "oka - San" (titular de la casa de té). Estas técnicas no se enseñan en la escuela, así como tampoco la adquisición de habilidades como la conversación, que solo puden ser adquiridas a través de la práctica. Esta etapa sólo dura alrededor de un mes más o menos.

• 3ª Etapa: maiko
Después de un breve período de tiempo, comenzaba la tercera (y la más famosa) etapa de formación, llamada maiko.
Las maiko son aprendices de geishas, esta última fase puede durar años. Las maiko aprenden de sus geishas mentoras y las siguen en todos sus compromisos. Esta relación es muy importante. La onee - San enseña a su maiko todo lo que concierne al trabajo en el hanamachi, su enseñanza es vital. Ella le enseñará las formas correctas de servir el té, el juego del shamisen, los bailes, la conversación, etc.
La onee - San ayuda incluso a buscar el nombre nuevo con el que la maiko entrará a la vida profesional de kanji, también los símbolos relacionados con su propio nombre.
Las geishas parecen mujeres propensas al "coqueteo", pero realmente son recatadas e inocentes.
Después de un período corto de unos seis meses (en Tokio) o hasta cinco años (en Kyoto), la maiko es ascendida al nivel de auténtica geishas, en ese momento empiezan a cobrar el precio completo de las horas que dedican al trabajo. La Geisha permanecer como tal, hasta que se jubila.


Geisha moderna


Las geishas modernas aún viven en tradicionales casas de geisha llamadas okiya en áreas denominadas hanamachi (花街 ‘calle de flores’), generalmente durante su aprendizaje, pero muchas geishas experimentadas eligen vivir en sus propios apartamentos. La elegante y alta cultura en la que viven las geishas se llama karyūkai (花柳界 ‘el mundo de las flores y sauces’).
Las jóvenes con aspiraciones a geisha comienzan su entrenamiento después de completar los primeros años de secundaria o incluso en secundaria o estudios superiores, empezando su carrera en la adultez. Las geishas aún estudian instrumentos tradicionales como
• el shamisen (三味線)
• el shakuhachi (尺八, flauta de bambú)
• el taiko (太鼓, tambor)
• canciones tradicionales,
• baile japonés clásico,
• sadō (茶道, ceremonia japonesa del té),
• ikebana (活花, arreglos florales),
• literatura
• poesía.
Mirando a otras geishas, y con la ayuda de las dueñas de las casas de geishas, las aprendices se vuelven habilidosas en la compleja tradición de elegir y usar kimono, y en el tratar con los clientes.
La ciudad de Kioto mantiene fuerte la tradición de las geishas, y dos de los más prestigiosos y tradicionales distritos de geishas, Gion y Pontocho, están en esa ciudad. Las geishas de estos distritos son conocidas como geiko. Los hanamachi de Tokio, Shimbashi, Asakusa y Kagurazaka son también bastante conocidos.
En el Japón moderno, las geishas y maiko son bastante inusuales. En los años 1920 había alrededor de 80.000 geishas en Japón, pero hoy en día hay aproximadamente 1.000. De todas maneras, en el distrito Gion de Kioto, los visitantes pueden observar algunas maiko por las calles yendo o regresando de una cita.
Una economía ralentizada, pocos intereses en las artes tradicionales, la inescrutable naturaleza del mundo de las flores y sauces, y el costo de este servicio han contribuido en que la tradición decline.
Las geishas son contratadas para asistir a fiestas y encuentros, tradicionalmente en casas de té (茶屋, chaya) o tradicionales restaurantes japoneses riotei (料亭 ryōtei?). Su tiempo es medido según lo que se demora en consumirse un palo de incienso (llamado senkodai (線香代 'senkōdai'?) o ‘palo de incienso tarifario’) o gyokudai (玉代?) (‘joya tarifaria’). Otro término para trazar la tarifa es ohana (flores tarifarias). El cliente hace el convenio a través del sindicato de geishas (検番 kenban), que mantiene el horario de cada geisha y hace sus citas de entretenimiento o entrenamiento.


Las relaciones personales y los danna


Normalmente se esperaba que la Geisha fuera una mujer soltera, sin pareja y aquellas que optaban por casarse debían retirarse de la profesión.
Era habitual que la geisha se estableciera de cierto modo y tuviera un danna o cliente habitual. Éste danna normalmente era un hombre rico, a veces casado, que tenía los medios económicos necesarios para apoyar los multiples gastos relacionados la formación y estilo de vida de la geisha. En la actualidad ésta práctica se ha ido perdiendo.
La geisha y su danna pueden o no mantener una relación amorosa, pueden mantener relaciones sexuales, pero nunca son vistas como una recompensa por la ayuda financiera que recibe la geisha.
Las normas y los valores tradicionales dentro de este tipo de relación están muy intrincados, pero no son entendidos, incluso por muchos japoneses.
Si bien es cierto que una geisha es libre de tener relaciones sexuales con un hombre que conoce a través de su trabajo, estas relaciones son cuidadosamente elegidas y es poco probable que sean ocasionales. Las hanamachi tienden a ser lugares muy sólidos dentro de la comunidad japonesa donde la reputación de la geisha no es tomada a la ligera.

Apariencia




La apariencia de una geisha cambia a lo largo de su carrera, desde la femenina y maquillada maiko, hasta la apariencia madura de una geisha mayor y consolidada.

Maquillaje
Hoy en día, el tradicional maquillaje de la aprendiz de geisha es una de las características más reconocibles, aunque las geishas experimentadas generalmente usan el característico maquillaje de maiko, consistente en la cara totalmente blanca, durante presentaciones especiales.
El maquillaje tradicional de las aprendices de geisha consta de una base blanca (originalmente hecha con plomo), el uso de lápiz labial rojo y adornos rojos y negros alrededor de los ojos y cejas.
La aplicación del maquillaje es difícil de perfeccionar y es un proceso bastante largo. El maquillaje es aplicado antes de vestirse para evitar ensuciar el kimono. Primero, una sustancia de aceite o cera, llamada bintsuke-abura, se aplica a la piel. Luego, un polvo blanco es mezclado con agua para formar una pasta que se aplica con una brocha de bambú. El maquillaje blanco cubre la cara, cuello, pecho y manos, con dos o tres áreas sin pintar (formando una "W" o "V") cerca de la nuca, para acentuar esta zona erótica, y una zona descubierta de piel alrededor del pelo, que crea la ilusión de una máscara.
Luego que la base es aplicada, una esponja es pasada por la cara, cuello, pecho y nuca para absorber el exceso de humedad y lograr uniformidad en la base. Luego los ojos y cejas son remarcadas. Tradicionalmente se usaba carboncillo, pero hoy en día se utilizan cosméticos modernos. Las cejas y el borde de los ojos son pintados de negro; las maiko además usan rojo alrededor de los ojos.
Los labios son pintados con una brocha pequeña simulando un contorno de labios sensual. El color viene en un palo pequeño que es mezclado con agua. Azúcar cristalizada es añadida para dar brillo a los labios.
Durante los primeros tres años, una maiko usa su maquillaje casi constantemente. Durante su iniciación la maiko es ayudada por su "hermana mayor" (una geisha experimentada que se convierte en su mentor) o la "madre" de su casa de geishas. Después debe aplicarse el maquillaje por su cuenta.
Después que una geisha ha trabajado durante tres años, cambia su maquillaje a un estilo más apagado. La razón es que se ha vuelto más madura, y el estilo simple la muestra en su belleza natural. Para ocasiones formales la geisha madura aún utiliza maquillaje blanco. Para las geishas sobre treinta años, el maquillaje blanco es utilizado solo en bailes especiales que lo requieren.

Atuendo
Las geishas siempre utilizan kimono. Las aprendices de geisha llevan coloridos kimonos con extravagantes obi. Las geishas mayores utilizan estilos y diseños más apagados. También es importante destacar la longitud de las mangas. Las aprendices (maiko) utilizan furisode de mangas que llegan casi hasta el suelo. Según van avanzando de edad y nivel en la profesión, las mangas tornan a tomesode, más cortas y de color más oscuros y de corte más elegante.
El color, diseño y estilo del kimono dependen de la estación y evento en el que las geishas están atendiendo. En invierno, las geishas pueden ser vistas llevando un "abrigo" adornado con seda pintada sobre su kimono. Los kimonos forrados son usados durante estaciones frías, y los normales durante el verano.
La geisha utiliza sandalias de suela baja de madera y laca, llamadas zori y en interiores llevan sólo tabi (calcetines divididos en los dedos). En climas inclementes las geishas utilizan zuecos de madera, llamados geta. Las maiko llevan altísimos zuecos negros, okobo.

Peinado
Los peinados de las geishas han ido variando a través de la historia. En el pasado, era común para las mujeres usar el cabello suelto en algunos periodos, pero recogido en otros. Durante el siglo VII, las mujeres comenzaron a usar siempre el cabello recogido nuevamente, y fue durante este tiempo que se adoptó el tradicional peinado shimada, un tipo de 'moño' usado por geishas experimentadas.
Hay cuatro tipos de shimada: el taka shimada, un gran moño utilizado generalmente por jóvenes solteras; el tsubushi shimada, un chignón más aplastado utilizado por mujeres mayores; el uiwata, un chignón que es vendado con un pedazo de cinta de color; y un estilo que representa un melocotón dividido, usado solo por las maiko.
Estos peinados son decorados con elaborados peines y horquillas. En el siglo XVII y después de la Restauración Meiji, los peines de cabello eran grandes y vistosos, generalmente utilizados por mujeres de alta clase. Después de la Restauración Meiji y en la era moderna, los peines menos vistosos y pequeños se volvieron populares.
Muchas geishas modernas usan pelucas en su vida profesional. Deben ser cuidadas regularmente por artesanos habilidosos. El tradicional arte del peinado está en vías de extinción.

La geisha en la cultura popular





• El creciente interés en la apariencia exótica de las geishas ha creado varios fenómenos culturales en Japón y occidente, recientemente las líneas de maquillaje inspiradas en las geishas fueron llevadas a occidente luego de la popularidad alcanzada por la novela y película Memorias de una geisha, que se encuentra muy por debajo del realismo de la autobiografía Vida de una geisha, de la geisha Mineko Iwasaki con la colaboración de Rande Brown.

• En 1999, la cantante estadounidense Madonna apareció en el video musical de Nothing Really Matters en una vestimenta inspirada en el de las geishas con un maquillaje blanco.

• En 2005, la compañía japonesa de videojuegos Tecmo lanzó la cuarta entrega de Dead or alive donde aparecía una nueva personaje jugable llamada Kokoro, la cual es una joven de 17 años que entrena con su madre para convertirse en una geisha, a pesar de negarse al principio a seguir su adiestramiento, al final del videojuegos se puede apreciar como supera su negatividad y logra convertirse en una tradicional geisha al igual que su madre; En el intro del juego y en varios promocionales así como en el manual del juego se le puede ver con un kimono rosa tradicional de las geishas, irónicamente este no puede ser usado durante el juego.

• En Código Lyoko, una serie creada por Antefilms (actualmente MoonScoop), se puede ver que una de las protagonistas, Yumi Ishiyama, lleva un traje de Geisha cuándo entra en LYOKO. En la 4ªtemporada de esta misma serie la podemos ver como una especie de "Geisha futurista", al igual que Ulrich con su traje de samurái.

Memorias de una Geisha




El creciente interés por la apariencia exótica de las geishas, ha creado varios fenómenos culturales tanto en Japón y como en occidente.
Tras la gran popularidad alcanzada por la novela y película Memorias de una geisha (muy por debajo en realismo del libro Vida de una geisha, autobiografía de la geisha Mineko Igasaki) inspiró líneas de maquillaje y tendencias estilistas en occidente.

"Una Geisha no es una prostituta, sino una artista...

Una Geisha es capaz de encantar a un hombre y detenerlo solo con una mirada..."
0
0
0
0No comments yet