Juegos

11 cosas para hacer las compras cuando vivís solo sin

La lista definitiva de 11 cosas para hacer las compras cuando vivís solo sin olvidarte de nada


1 Huevos




Los huevos no son sólo para freir: tienen miles de usos además de comerlos solos. Si cocinás para uno, con media docena te debería alcanzar, si no, comprá más: duran hasta dos semanas en la heladera.

2 Carne picada



Si, podés comprar los cortes de carne comunes, pero nada es tan versátil como la carne picada: sirve para hacer hamburguesas, albóndigas, rellenar empanadas, hacer bolognesa, pastel de papas y siguen los éxitos...

3 Otras proteínas




No sólo de carne y huevos vive el hombre. Deberías incorporar otras proteínas a tu dieta: el pollo es una buena opción, sobre todo en pechugas; el atún es otra, sumado a lo práctico que es sacarlo de una lata. En esta parte también va el queso, que se puede incorporar a cualquier cosa: uno muy maleable y no tan caro, a mi gusto, es la mozzarella. Y, para los veganos, el tofu. Andá probando y elegí lo que más te guste.

4 Cebollas


Duran un montón en un lugar seco y oscuro (no en la heladera), son sanas y se le pueden agregar a todo. Hay mil formas de picarlas y también muchos métodos para evitar llorar cuando las cortás.

5 Papas



Igual que las cebollas, duran bastante y se pueden hacer de muchas formas: papa hervida, papa al horno, puré de papa, papas fritas, tortilla de papa, ensalada de papa y huevo y siguen las firmas...

6 Hojas verdes y otras verduras




Las hojas verdes pueden ser espinaca, rúcula, radicheta o lechuga, entre otras. Las lavás, las secás, las ponés en un tupper y duran hasta una semana en la heladera. Las podés usar en ensalada, para rellenar alguna tarta o como acompañamiento. Las otras verduras depende de lo que haya en temporada y, de nuevo, podés ir probando: zanahoria, tomate, champignones, morrones, berenjenas, etcétera...

7 Pastas y arroz




Salvo que estés en una dieta sin carbohidratos (o hagas paleo), todos consumimos arroz y fideos. Son baratos, duran un montón en la alacena (cerralos bien para que no se humedezcan) y se pueden hacer de un millón de formas. Solos y en exceso engordan, sí, pero combinados con verduras y algunas proteínas son bastante sanos.

8 Condimentos


Los condimentos te pueden salvar una comida apenas pasable y darle un sabor distinto a lo mismo que comés todos los días. Además la mayoría duran mucho bien guardados y son accesibles: generalmente comprás una vez y te olvidás por unos meses. Algunos de los que deberías tener: sal fina, sal gruesa, pimienta (idealmente con molinillo), ají molido, pimentón, ajo y orégano. Una vez que cubrís los básicos podés pasar a otros como curry en polvo, romero, tomillo, nuez moscada, laurel y comino.

9 Fruta




¿No odiabas preguntar qué había de postre y que tu vieja te dijera "fruta"? Yo también, pero bueno, resulta que al final la fruta hace bien. Comprá bananas -son prácticas, te llenan, te sacan de apuro y son mejores que un alfajor- y lo que esté en temporada en ese momento (peras, duraznos, mandarinas, etcétera). Menos de un kilo cada una, o se te va a pudrir.

10 Pan



Como con el arroz y los fideos, si hacés una dieta baja en hidratos (o paleo), no lo comés. Si no, ¿qué hay más rico que desayunar tostadas con manteca? Comprá uno de grano completo (como salvado) y lo que te sobra lo podés guardar en el freezer. Como se explica perfectamente acá, el pan nunca va a la heladera.

11 Snacks





No hicimos todo este esfuerzo de hacer las compras y comer sano para nada. Algún gusto hay que darse cada tanto. Los snacks correctos y con moderación, no hacen mal. Lo ideal son los frutos secos (pasas de uva, ciruelas, dátiles), algunas frutas como frutillas o cerezas, nueces (o almendras, o castañas de cajú) y chocolate, cuanto más amargo mejor (tratá de buscar uno de 60% de cacao para arriba). El resto, como dice Karina Olga, lo dejo a tu criterio.