Popular channels

5 espeluznantes videojuegos japoneses





Casi todo videojuego, como actividad narrativa, suele tener una presentación, un conflicto y un desenlace. Incluso videojuegos que no son considerados "convencionales" tienen su objetivo relativamente claro: rescatar a la princesa, ser campeón, escapar de tus enemigos, acabar con el malvado villano o eliminar al ejército enemigo. Sin embargo, la lógica japonesa es bastante difícil de seguir para nuestras costumbres occidentales, resultando en varios videojuegos que parecen salidos de un mal sueño.

lgunos pensados para adultos, otros mal propuestos para niños... Aquí te traigo 5 videojuegos japoneses que no tienen ningún sentido, y que se tornan bastante perturbadores.





5. Takeshi's Challenge (Nintendo)



Un juego que emula la vida cotidiana y nos da libertad de acción sería bastante exitoso hoy en día, cuando esa parece ser la formula para muchos títulos populares. Sin embargo, era todo una experiencia cuando en 1986 se encargó un juego al popular diseñador Takeshi Kitano, creador del exitoso Space Invaders.

El resultado fue una aventura bastante extraña, donde para lograr "ganar" necesitábamos destruir nuestra vida, entregándonos al alcohol, abandonando nuestra esposa y dejando nuestro trabajo... Todo eso recurriendo a la violencia, dando puñetazos a todo lo que se nos cruce. Eso sí: en Takeshi's Challenge nada es lo que parece, y todo parece jugar en nuestra contra.




4. LSD: Dream Emulator (PlayStation)


Aquí estamos claramente ante un caso bastante ambiguo, con un juego que podría considerarse como apología a las drogas, pero que al mismo tiempo resulta ser una alternativa "más saludable" que probar el LSD. Si nos quedamos con su subtítulo, simplemente se trata de un simulador de sueños... Pero tomando la pieza completa, nos enfrentaremos a una experiencia bastante peculiar.

LSD: Dream Emulator es un viaje por momentos psicodélico, pero con su contraparte más tétrica. Experiencia que a los más impresionables seguro les dará más de un susto, dando cada jugador su propia interpretación a estos "sueños". Simbolismo, introspección, y el terror de encontrarnos con un misterioso hombre de sobretodo gris... Un sencillo "juego" basado en los sueños de su desarrollador, que como podemos comprobar, no desaprovechó la oportunidad de trasladarnos sus traumas.







3. Mister Mosquito (PlayStation 2)




Nada es tan fascinante como un juego de simulación, sobre todo cuando emulamos la vida de un mosquito... O al menos eso debieron pensar sus creadores. Y curiosamente, en Japón logró causar sensación y obtener bastante popularidad.

Los mosquitos son uno de los insectos más molestos, y eso es la principal atracción de este juego que podríamos considerar vagamente dentro del género "misiones de sigilo". Por otro lado, salta a la vista la afición de muchos japoneses al voyeurismo, siendo Mister Mosquito una excusa para rondar a una familia en sus rutinas, como por ejemplo dormir con poca ropa o disfrutar de un baño.





2 Cubivore: Survival of the Fittest (GameCube)




Creado originalmente para Nintendo 64 bajo el título Animal Leader, Cubivore es uno de los juegos más extraños que han sido publicados para la poco exitosa consola GameCube.

La supremacía del más fuerte es claramente el leitmotiv de este juego, que mezcla violencia pura y dura con "animales" que parecen salidos del universo Minecraft. Comenzando como un simple y débil "cerdo-cubo", nuestra misión será destrozar y comernos cada ser vivo que se cruce en nuestro camino, ascendiendo hacia la cima en la cadena alimenticia. Un juego calificado como apto para todo público, incluso cuando parte de la mecánica del juego es recompensar nuestra tarea con hembras dispuestas a copular con nuestro personaje, que se consagra como macho alfa.





1. Eastern Mind: The Lost Souls of Tong-Nou (PC)





Un videojuego con este tráiler, ya es para tener en cuenta como uno de los más extraños... Y si tenemos algo de sentido común, mantenerlo alejado de nuestro alcance.


Eastern Mind es la búsqueda de un personaje por su alma perdida, mientras usa el alma de un amigo, que tomó prestada por contadas horas. La cosa es que el alma está perdida en la isla de Tong-Nou, que resulta ser una extraña cabeza de color verde, y en la que podemos no sólo caminar y recorrer, sino ingresar por sus orificios. ¿Qué estaba pensando su creador?

Un juego donde morir nos hace reencarnar en otros personajes, incluso algunos que apenas reencarnados nos llevan a la muerte instantánea... Y si te lo estabas preguntando, el creador de este juego también participó en el desarrollo de LSD: Dream Simulator. Nada más que agregar.





¿Jugarías alguno de estos insólitos videojuegos japoneses?

0
0
0
0No comments yet