1. Videojuegos
  2. »
  3. Consolas Portátiles
  4. »
  5. Juegos

Así impactan los videojuegos en tu cerebro








El nacimiento de los videojuegos trajo consigo una revolución interdisciplinaria tanto en el terreno de las artes como la ciencia, pues hizo posible el desarrollo de narrativas interactivas en las que el jugador podía explorar libremente un entorno;  a la vez fomentó la experimentación científica en el campo de la visualización de modelos y el despliegue de gráficas computacionales.

Además de sus implicaciones técnicas y creativas, los juegos (antes que los videojuegos) tuvieron gran impacto en el desarrollo del ser humano. La referencia más antigua de un juego como un ejercicio recreativo sometido a reglas, data desde el año 2650 a. C. Durante esa época los egipcios crearon el Senet, un juego de mesa que consistía en que cada jugador debía sacar sus piezas del tablero antes que su oponente. Posteriormente, con el desarrollo de las civilizaciones, surgieron distintos juegos, muchos de los que aún se practican en la actualidad, por ejemplo el ajedrez, las damas inglesas y el poker. En resumen, somos jugadores desde tiempos remotos.




De acuerdo a lo anterior podemos confirmar que los espacios recreativos han sido de gran importancia para la mayoría de las civilizaciones, ya sea que estén presentes en expresiones artísticas o juegos de mesa; por lo tanto, no es extraño que actualmente la industria de los videojuegos se eleve como uno de los pilares de la industria del entretenimiento (junto a la música y el cine) con un promedio de ventas globales de 100 billones de dólares y 1.2 billones de jugadores.

¿Pero qué es lo que nos motiva a jugar, no es que somos adictos al juego? ¿Qué diferencias significativas existen entre una persona que juega y una que no lo hace? ¿Qué aplicaciones y/o efectos tienen los videojuegos más allá de entretenernos? 

Estas preguntas forman parte de la comunidad neurocientífica, que a su vez busca dar explicación al funcionamiento del cerebro humano a través de la exposición de las personas a los distintos estímulos de los videojuegos. A continuación se muestran algunos hallazgos que explican cómo los videojuegos pueden cambiar de manera positiva nuestro cerebro.

Los médicos también juegan



Los gamers deben tomar decisiones rápidamente para cumplir sus objetivos en el juego, y muchas veces también deben que actuar con precisión. A partir de esto, la empresa Grendel Games desarrolló un videojuego llamado Underground para Wii y Wii U, éste auxilia el entrenamiento de médicos cirujanos. Se ha observado que los cirujanos que tienen mayor puntuación en el juego tienen mejor desempeño en las pruebas de habilidad motriz.


Reflejos ninja



En la Universidad de Ginebra, en Suiza, se realizó un estudio que compara las habilidades visuales de gamers y no-gamers. La investigación sustenta que los jugadores presentan mayor desarrollo en la corteza visual que los no-jugadores, esto se debe a que los juegos de acción requieren que el jugador module rápidamente su atención entre distintos puntos de la pantalla.


Tu cerebro crece



Es común que se asocie a los videojuegos con efectos negativos como la falta de atención y la violencia. Sin embargo, el instituto de desarrollo humano de la universidad Max-Planck, en Berlín, realizó un estudio utilizando resonancia magnética que demuestra que los videojuegos en 3D fomentan el crecimiento cerebral en áreas relacionadas al sentido de localización y motricidad: la corteza prefrontal, el hipocampo y el cerebelo.


Un cerebro que juega no envejece



Actualmente existen distintas aplicaciones de entrenamiento cerebral que ejercitan de manera aislada distintas habilidades, desgraciadamente no han mostrado mejoras significativas en las personas más allá de mejorar su puntuación con el tiempo. Sin embargo, en la Universidad de California se desarrolló un videojuego de carreras: Neuroracer, que mejoró la memoria de trabajo y la atención de un grupo de personas mayores. Cabe mencionar que a diferencia de las aplicaciones comunes de entrenamiento cerebral, dichas mejoras se transfirieron a su actividad cotidiana.

La motivación por incluir los videojuegos en el tratamiento clínico de enfermedades como Alzheimer ha crecido en los últimos años, a tal grado que el profesor Adam Gazzaley de la Universidad de California afirma que apenas estamos descubriendo su potencial, y cree que en el futuro los psiquiatras y neurólogos recetarán una dosis de videojuegos y no las drogas tradicionales.


0
0
0
0No hay comentarios