Check the new version here

Popular channels

¡Las mejores portadas de Videojuegos! Cuales más agregarias?




LAS MEJORES PORTADAS DE VIDEOJUEGOS

En los videojuegos, y creo que todos coincidiremos, lo importante es el contenido y no el continente. Pero antaño el continente, es decir la portada, era algo casi tan importante como el propio juego; grandes portadas nos vendían automáticamente los títulos debido a su excepcional arte, pero la cosa no terminaba ahí, entre los pocos píxeles que observábamos en pantalla realmente veíamos aquél imponente héroe o heroína sorteando innumerables peligros.



Hoy día, evidentemente, los juegos dejan muy poco a la imaginación gracias al nivel de tecnología alcanzado, sin embargo, las portadas siguen siendo un elemento muy importante del cómputo que forma un videojuego por lo que, agraciadamente, es un elemento que no se ha perdido aún o, al menos, no está en peligro de extinción -como el formato físico, por más que nos duela a muchos. Hemos hecho una selección de 35 grandes portadas a lo largo de la Historia de los videojuegos, esperamos que les fascinen y que, por supuesto, pongan sus favoritas.


Abu Simbel Profanation (1985)



Esta maravilla de Dinamic, clásico patrio indiscutible, contaba con una de las mejores portadas de la época gracias a la mano del maestro Azpiri. El sello del ilustrador madrileño es más que evidente en la composición de la portada, la cual, además, recoge perfectamente la esencia del juego. Una carta de presentación que no engañaba a nadie -salvo por su protagonista.




The Secret of Monkey Island (1990)



La obra maestra de LucasArts, la aventura gráfica por excelencia, posiblemente el mejor juego de la Historia y, como no podía ser de otra forma, una portada para el recuerdo. Una carátula que más hubiesen querido muchos libros y películas sobre piratas. El mejor Guybrush que ha existido nunca nos miraba atentamente y con sorpresa mientras sostenía un sable. Una portada seria y aventurera que nos atrapaba irremediablemente.




Lorna (1990)



El personaje estrella de Azpiri tuvo su propio videojuego en 1990 de la mano de la mítica Topo Soft para Commodore Amiga, Spectrum y otros sistemas. Para muchos jugadores de la época, que un juego tuviese una portada de Alfonso Azpiri ya era sinónimo de calidad, mejor aún si el título se basaba en uno de sus personajes, aunque en este caso el título no fuese precisamente el mejor de la compañía española. La portada de Lorna bien pudiese haber sido la de alguna de sus mejores historias, a la altura de las mejores.




Out of this World (1991)



Solo quien haya jugado esta obra maestra de Virgin puede apreciar en su totalidad la belleza de esta portada. No solo no miente ni por un segundo (como muchas de las que verás a continuación), sino que logra captar la esencia del juego en una instantánea perfecta, tan rústica como fascinante.




Wolfenstein 3D (1992)



El padre del FPS tal y como lo conocemos hoy día no podía tener una portada mediocre, eso estaba claro. Blazkowicz se nos presentaba por primera vez pateando a un soldado alemán a la vez que disparaba su arma hacia arriba con firmeza y otro soldado bajaba unas escaleras para capturarlo. Las rojas letras góticas del título terminarían por poner la guinda al pastel. Lástima que las armas representadas no fuesen fieles a la realidad.




Chakan: The Forever Man (1992)



Uno de los juegos más difíciles que he jugado en mi vida. Solo una vez llegué a pelear con la muerte (después de decenas de horas frustradas), y no duré ni un segundo en la lucha final. Con una historia muy retorcida detrás, Chakan fue un buen juego que, gracias a su excelente portada, hoy es más recordado de lo que verdaderamente se merece.




Phalanx (1992)



Considerada por muchos una de las peores -en esta revista incluso-, la portada de Phalanx no le parece a un servidor tan horrenda como la ponen. El atractivo de Phalanx reside en la, a priori, nula relación del juego con su carátula ¡y es cierto! no parece haber relación alguna. Sin embargo, de fondo encontramos una nave espacial mientras el mítico vejete toca el banjo, con una ambientación digna de Super 8.




Secret of Mana (1994)



Posiblemente la mejor portada de todo el catálogo de SNES para uno de los mejores juegos de rol que se hayan concebido nunca. Randi, Purim y Popoi miran atentamente al Árbol de Mana mientras dos aves rojas cruzan la estampa en un entorno tropical -aunque luego el título se desarrolle en entornos boscosos de otro tipo- que bien parece sacado de una historia de piratas. Esta obra maestra en forma de carátula se la debemos al dibujante japonés Hirō Isono, que todavía nos hace soñar con esta profunda ilustración.




Final Fantasy VI (1994)



Este vestigio con la factura de la tristemente extinta Squaresoft es la prueba irrefutable de que los tiempos pasados siempre fueron mejores. La época en la que Yoshitaka Amano -del que os recomendamos encarecidamente los libros de arte The Sky: The art of Final Fantasy- gozaba de plena libertad al respecto de la saga Final Fantasy nos ha regalado carátulas y diseños tan impresionantes como el de la portada de la sexta entrega, en la que la armadura Magitek y la ciudad son los protagonistas absolutos.




Full Throttle (1995)



La particular visión de LucasArts del universo Mad Max cuenta con una de las portadas más míticas de la Historia de los videojuegos. En ella tenemos a Ben recorriendo una de las extensas y desérticas carreteras del juego mientras una explosión le precede a la vez que unas letras, con una caligrafía “motera”, la coronan.




ToeJam & Earl in Panic on Funkotron (1993)



¡Es muy graciosa la ilustración! ToeJam y Earl son dos funkotrónicos que deben espantar de su planeta a todos los molestos turistas terrestres que han llegado. Pero ellos no creen en la violencia, sino en el poder del funk. Dos extraterrestres con buena onda y una excelente y colorida portada.




Street Fighter Alpha 2 (1996)




Este magnífico multiplataformas, prueba evidente de la buena salud de la que gozaba la eterna saga de Capcom, cuenta con una potentísima carátula inusual en los juegos de lucha. En ella vemos a Ryu empequeñecido y amedrentado frente a un Akuma, considerablemente más grande, cargado de ira. Una portada profunda y con un excepcional arte que ha quedado, incomprensiblemente, olvidada.




Castlevania: Symphony of the Night (1997)



La portada de esta obra maestra de Konami, vestigio de otros tiempos mejores, es sin duda una de las mejores que hemos podido ver a lo largo de la Historia de los videojuegos. La sobriedad gótica de la misma, ilustrada por Ayami Kojima, reflejaba a la perfección la ambientación del título. Sin duda, una de las portadas más “top” que se han hecho nunca.




Age of Empires (1997)



A pesar de que la carátula de su segunda entrega es, por éxito, la más conocida de todas, es preciso colocar en su lugar la del primer Age of Empires de todos. Una de las mejores sagas de estrategia en tiempo real -por no decir la mejor- iniciaba su andadura con una potente portada protagonizada por babilónico, un macedonio y un egipcio con un glorioso telón de fondo.




Broken Sword II: Las fuerzas del mal (1997)



Tras una primera carátula poco acertada -aunque ya mítica-, los chicos de Revolution Software se pusieron las pilas con la de su segunda parte y se concibió una portada extraordinaria. Un ídolo azteca con los ojos iluminados se deja entrever entre un trozo de arquitectura de una pirámide. Directa, nada sencilla y con un colorido increíble. Una portada a la altura de una de las mejores aventuras gráficas de la Historia.




Civilization II (1998)



El, muy posiblemente, mejor Civilization hasta la fecha gozó de una de las mejores carátulas del momento. Sin engaños, la portada nos mostraba tanto que era imposible -y menos mal- resistirse a ella al ver tantos elementos que evocaban una única palabra en nuestra cabeza: Civilización.




Medievil (1998)



Uno de los clásicos indiscutibles de PSX contaba con una portada que generaba opiniones para todos los gustos. Hay quienes reniegan de ella por su modelado en 3D -que en otros casos ha envejecido mal- y disposición. Sin embargo, personalmente, la composición es genial, digna de la época, resultando una verdadera declaración de intenciones, sin engaños. Mención aparte merece la grafía de la letra: E-N-T-R-A-Ñ-A-B-L-E.




Grim Fandango (1998)



Que 1998 fue un gran año para los videojuegos creo que no lo duda nadie, que lo fue también para las carátulas, tampoco. Otra obra maestra del bueno de Tim tenía que contar con una portada a la altura inspirada en el clásico del cine negro: Casablanca. Poco más se puede decir de esta portada, lo mejor es disfrutar de ella.


Diablo II (2000)



¿Qué puede uno decir de Diablo II que no se haya repetido hasta el cansancio? Diablo II es uno de esos juegos al que nadie está dispuesto a odiar, como sí sucede con otros clásicos. Si no te gustó jugar Diablo II en la época en que las LAN eran tan populares como los MMO, eres rarito.



Gradius III & IV (2000)



El eterno shooter de Konami siempre ha contado con un arte conceptual increíble, a la altura de los mejores. Quizá la portada más impresionante sea la del primer Gradius en 1985 en la que nuestra nave se enfrenta a un enorme crucero mientras sortea disparos y asteroides. Sin embargo, la portada seleccionada para la recopilación de Gradius III y IV en PS2 es igual de buena; en la simpleza radica su genialidad al presentarnos de forma esquemática a la Vic Viper desde arriba.




ICO (2001)



¿Qué decir de Ico? ¿Qué decir de un videojuego que inspira su carátula -y su escenario- en la obra de Giorgio Chirico? Soledad, impotencia, esperanza. Lo mejor es admirarla sin peros. Posiblemente la portada más bella de su generación.





Grand Theft Auto: Vice City (2002)



Desde GTA III, Rockstar optó por un efectivo diseño de portadas que ha sido mil veces copiado y parodiado. El mérito, quizá, debería llevárselo el propio GTA III, sin embargo Vice City cuenta con la mejor portada de toda la serie y una de las más importantes dentro de la Historia de los videojuegos.




Hitman 2: Silent Assassin (2002)



El Agente 47 había cuajado bien entre el público con su primera entrega en el año 2000 por lo que su regreso debía ser por todo lo alto. Hitman 2 cuenta con la mejor portada de toda la saga, acorde a la época y el título. Una carátula mística en al que el Agente 47 portando sus ballers se funde con el fondo blanco. No es el mejor Hitman de todos, pero puede presumir de tener una portada de diez.




Mafia: The City of Lost Heaven (2002)



El juego de la década contaba con una portada a su nivel. Mafia supuso mucho y su seriedad se transmitía ya desde su carta de presentación en las estanterías de medio mundo. Un gángster con una tommy gun con Lost Heaven -interesante mezcla entre Nueva York y Chicago- con un fondo rojo al más puro estilo de los carteles de cine de los setenta. Portada seria, sobra y directa para la obra maestra indiscutible del momento.



Half-Life 2 (2004)



Half-Life fue el primer FPS en mezclar con éxito eventos preprogramados con acción en tiempo real. ¿Qué demonios quiere decir esto? Hasta la salida de Half-Life los FPS eran muy estáticos, carecían de eventos y todo era avanzar y matar, avanzar y matar. Half-Life llegó y no solo utilizó excelentes técnicas narrativas para contar una historia, cosa que los FPS nos tenían poco acostumbrados, sino que también agregó estos eventos (en tiempo real), que le agregaban muchísimo realismo a la acción. La cara del silencioso Gordon Freeman es un testimonio de ese éxito.




Okami (2006)



La íntima obra de Atsubi Inaba y Hideki Kamiya era una suerte que mezclaba gran cantidad de leyendas del folclore japonés en la que Amaterasu, nuestra protagonista, la diosa del Sol debía llevar la luz a las tierras sometidas por las tinieblas. La portada de Okami, claramente inspirada en la pintura japonesa feudal, no engañaba a nadie puesto que el propio juego hacia uso de ese arte en su apartado técnico. Una portada tan bella como el propio videojuego.




Metal Gear Solid 3: Subsistence (2006)



La versión ampliada de Snake Eater salió al mercado en 2006 con una portada increíble, muy por encima del resto de portadas de la saga -que tienen su público también-. En ella se nos mostraba a Big Boss en uno de los mejores y más emotivos momentos de la trama, superando con creces a la carátula original.





Forza Motorsport 2 (2007)



El título de Turn10 inauguraba el género de carreras propiamente dicho en la generación para los usuarios de Xbox 360 -los de PS3 tendrían que esperar un poco más-. Tuvo dos portadas diferentes, una de ellas en las que el protagonista era un Nissan 370z, otra en la que lo era un Aston Martin DB9. Nosotros nos quedamos con la segunda, con el imponente Aston trazando una curva mientras ondean las banderas sobre un fondo anaranjado.




The Sky Crawlers: Innocent Aces (2008)



Este exclusivo de Wii -basado en un anime del mismo nombre- pasó injustamente desapercibido entre las estanterías de casi todo el mundo. Un arcade de aviones que heredaba lo mejor de Ace Combat, con una buena historia y un apartado técnico notable no merecían tal destino. Su carátula reflejaba la belleza y el espíritu de los combates aéreos del videojuego.




Street Fighter IV (2009)




Nunca entendí si Ryu y Ken eran amigos o enemigos mortales. Cuando no se están matando a hadouken limpio, se andan abrazando como si se conocieran de toda la vida. Sea lo que sean, y la verdad es que no importa mucho, lo cierto es que un match entre ambos es un clásico obligado. Pocas portadas pueden ilustrar ese hito de mejor manera que la elegida. ¡Es Street Fighter IV!




Epic Mickey (2010)



Mickey Mouse volvía a nuestras consolas en forma de exclusivo de Wii y de la mano de Warren Spector. Un Mickey maduro que resucitaba el género de las plataformas de acción de la mejor manera posible era coronado con una carátula a la altura del título. Imprescindible en cualquier colección.




Halo: Reach (2010)



La mejor portada de la saga Halo, la precuela del primer título de la saga y la secuela cronológica de Halo Wars. Sobre el horizonte se elevan cinco spartans con una puesta de sol bélica más que épica. Uno de los símbolos de la pasada generación sin ningún lugar a dudas.





L.A. Noire (2011)



La única obra del polémico y efímero estudio australiano Team Bondi se inspiraba en los clásicos del cine negro y en las novelas de detectives. Su portada, con Cole Phelps en el centro, es un claro homenaje a los carteles de cine de los años 40 y 50.




Homefront (2011)




El injustamente criticado y olvidado Homefront de Kaos Studios levantó mucha expectación en su momento. Su portada fue también reclamo publicitario en los taxis de NYC y no es para menos; potente y perturbadora a partes iguales, con un civil con los ojos vendados con una bandana norcoreana.




The Elder Scrolls V: Skyrim (2011)



El 11 de noviembre de 2011 fue una fecha para recordar; ya nos lo adelantaban la ingente cantidad de publicidad con dicha fecha. Una carátula que más bien parece un estuche o la funda de un antiguo códice. Fondo negro, letras y logo plateados... casi podíamos tocar al dragón que coronaba la portada. Tan sobria que enamora.




The Last Story (2011)



Inspirado por diversos dibujos de Alfons Mucha, esta carátula de The Last Story se sale de la norma no escrita en las portadas de los JRPGs y nos regala una de las portadas más bellas de uno de los mejores títulos que podemos encontrar en el extenso catálogo de Wii.




The Bureau: XCOM Declassified (2013)



Otro videojuego injustamente olvidado y asediado por la crítica se coronaba con una portada más que acertada. Una carátula que nos introduce rápidamente en la Guerra Fría, en plena histeria alien en los Estados Unidos con motivo de la carrera espacial. Una portada muy cuidada con los parchetones negros a rotulador, un guiño a los documentos clasificados.




Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca (2013)



Aunque el título se lanzó originalmente para Nintendo DS tres años antes, nosotros nos vamos a quedar con la portada de la edición europea en 2013. La carátula del que, posiblemente, es el mejor exclusivo de PS3, es una auténtica maravilla inspirada en las mejores portadas de clásicos como Final Fantasy. Una obra maestra únicamente posible mediante la colaboración de Level 5 y el Studio Ghibli.




Castle of Illusion starring Mickey Mouse (2013)



Para muchos será un sacrilegio elegir la portada del remake de 2013 en vez de la original de 1990 pero es que la que se lanzó 23 años después es sencillamente perfecta, una revisión de la original cargada de calidad. Lástima que el juego únicamente saliese en versión digital y no pudiésemos disfrutar de dicha portada en nuestra estantería.





Dark Souls II (2014)



La carátula original de Dark Souls II es una auténtica barbaridad que nos resume perfectamente la filosofía del título: estar solo ante el peligro. Pero nosotros nos quedamos con la barbaridad que hizo Azpiri para este juego, la cual debería haber sido la portada original sin ningún lugar a dudas.




Metal Gear Solid V: The Phantom Pain (2015)



La última entrega de Metal Gear Solid nos ha regalado una enorme portada con “Big Boss” de perfil sobre fondo oscuro y una enorme V roja. Una potente portada que nos anticipa el regreso de nuestro héroe favorito. Lástima que el título no esté a la altura de su portada.


Seguro he dejado fuera algunas portadas épicas que encantaron en su momento. ¡ cuales más agregarias!






+4
0
0
5
0No comments yet