Check the new version here

Popular channels

Life is Strange - Análisis Episodio 2



Han pasado un par de meses desde el lanzamiento del primer episodio de Life is Strange y, si echamos la vista atrás, nos damos cuenta de que su intención era, básicamente, establecer el escenario de la trama, presentarnos a los personajes, mostrarnos la ciudad y avisarnos de la desgracia inminente que se cierne sobre ella (el tornado que Max ve en una visión). Aún más, nos mostró el nuevo superpoder de Max: su habilidad para rebobinar el tiempo y poder así cambiar los acontecimientos y las opciones de diálogo.

Y, aunque el primer episodio tenía una buena carga dramática, en este segundo "Out of Time" las cosas toman un cariz siniestro. En este episodio, podréis averiguar cosas nuevas del Vortex Club y los problemas de Kate Marsh se convierten en el tema principal. En sí, Max tiene mucho que considerar. ¿Cómo puede apoyar de la mejor forma a su compañera de clase? ¿Acaso es tan importante? Pues claro que lo es. Todo en Arcadia Bay está conectado y, personalmente, a nosotros se nos hizo difícil jugar con una Max que no se preocupase de sus amigos (e incluso de sus enemigos, en ciertas ocasiones).

En este episodio, parece que Chloe se ha convencido. Eso sí, en ocasiones es como si esos cinco años en los que ambas no se vieron nunca hubiesen pasado; y curiosamente es algo con lo que muchos nos podemos identificar. Todos tenemos amigos de la infancia con los que nos encontramos de improviso, después de diez años sin vernos, y hablamos con ellos como si nada hubiera pasado. En el juego, tuvimos que coger un autobús para salir de los problemas de Kate e ir a ver a Chloe. Sin embargo, el viaje en bus presenta los primeros fallos técnicos reales del título, porque la escena de vídeo tartamudea e incluso algunas texturas tardan en cargar. Después nos enfrentamos a un puzle de rebobinado que no es muy divertido y del que tuvimos que hacer dos variaciones. Básicamente, implica asignar detalles a la memoria y contárselos a Chloe para demostrar que los poderes existen.



Como ya os podéis imaginar, la reacción de Chloe a los poderes de Max implica divertirse con ellos. Afortunadamente, su primer pensamiento (acostarse con alguien y después rebobinar el tiempo) no dio sus frutos y, en vez de eso, fuimos al refugio de Chloe: la chatarrería. Esta zona estaba particularmente bien renderizada y ofrecía un poco de exploración y contenido secundario (como los entornos exteriores de la cena). De hecho, la exploración es algo que Life is Strange hace muy bien, porque le aporta mucho detalle a todo.

Además, en la chatarrería conocemos a Frank, un personaje aparentemente turbio, que ya nos esperábamos en las 3-4 horas de juego anteriores. No obstante, de nuevo nos vimos obligados a tomar una decisión sin saber a dónde nos llevaría, ya que Frank sacó un cuchillo y amenazó a Chloe. Nosotros teníamos una pistola, así que, ¿qué podíamos hacer? ¿Disparar o acobardarnos y dársela? Estamos seguros de que esto tendrá un impacto mayor de lo esperado en los próximos capítulos, pero, en este punto concreto de la historia, solo podíamos tener en cuenta los acontecimientos a corto plazo.

Lo siguiente que ocurre en el episodio es justamente algo que ilustra a la perfección de qué es capaz Life is Strange. A Kate no le va bien, nada bien, de hecho, y eso nos lleva a una escena en el tejado de la residencia. En resumen, hay un montón de decisiones, tanto pequeñas como grandes, que influyen en las conversaciones que mantenemos con Kate: no es solo lo que decimos, sino también lo que hayamos hecho hasta entonces. En concreto, en ese momento, Max ha agotado sus poderes, por lo que esa conversación no es algo que podáis repetir (bueno, a ver, siempre podéis reempezar el capítulo e intentarlo de nuevo, pero eso es hacer trampa). Es algo contradictorio, porque, en algunas ocasiones, esa mecánica nos molesta y, por el bien de la historia, tendrían que quitarla, pero, otras veces, hace que todo tenga mucho más sentido y nos sumerge en la historia por completo. No obstante, en esta ocasión concreta, las cosas tienen su importancia y no podemos volver atrás: resulta ser un momento poderoso y, aunque al principio Kate parecía ser un personaje secundario sin mucha relevancia, la verdad es que hemos acabado preocupándonos por ella.




Después de la escena del tejado, nos encontramos en la oficina del director en la que, básicamente, se nos pide que culpemos a alguien de lo ocurrido. Lo cierto es que nunca nos hemos llevado del todo bien con el director y eso hace que la decisión se vuelva compleja; y también está presente esa sensación de engaño, de que no todo es lo que parece. De hecho, esta pequeña escena es un buen ejemplo del buen diseño que ofrece Life is Strange. De nuevo, no es esa decisión la que determina el resultado, sino el montón de decisiones que hayáis tomado hasta entonces.

Al final, Life is Strange se convertirá en uno de esos títulos a los que acabáis jugando de nuevo para volver a pasaros ciertas partes y cambiar las decisiones (pero solo después de acabaros el título, claro). El caso es que incluso con los poderes de Max, acabaréis arrepintiéndoos de algo a medida que todo se desarrolla y, desde luego, hay que felicitar a Dontnod por la libertad con la que han diseñado el título, de forma que podéis volver y pasaros de nuevo cualquier sección del episodio, ya sea para recolectar las fotografías opcionales (sin alterar las decisiones) o para cambiar lo que hayáis decidido.



La verdad es que nosotros tardamos un buen rato en pasarnos el segundo episodio y estamos casi seguros de que la razón es que las decisiones cada vez eran más difíciles. Por otro lado, algunos puzles no eran tan fáciles de resolver como los del primer episodio de la serie; y eso no es necesariamente malo, pero, en este caso, rompió un poco la inmersión de la experiencia. De todas maneras, en general, estamos contentos con el camino que está siguiendo el juego, aunque hemos de reconocer que nos hemos quedado un poco confusos con un aspecto: no hemos descubierto nada todavía del misterio que rodea la desaparición de Rachel Amber. Pues bien, quedan tres episodios para descubrirlo

0
0
0
0
0No comments yet