Popular channels

Personajes españoles en los videojueos

Los juegos de lucha han representado históricamente una España plagada de estereotipos, entre el toreo, el flamenco y la economía sumergida

Vega o Balrog, de «Street Fighter II», de la compañía japonesa Capcom



link: https://www.youtube.com/watch?v=EJTjXRnJuqo


El español más famoso en las consolas es Vega, del popular «Street Fighter II» (1991), el juego de lucha que marcó los comienzos de los años noventa. Los personajes del videojuego japonés estaban marcadamente esteorotipados, y Vega no era una excepción: con formación de torero, rodeado de flamenco y obsesionado por el honor y la belleza. Vega procedía de una noble familia de Barcelona con una profunda ira tras la violenta muerte de su madre. Esta obsesión hacía que pusiera la voz de su progenitora cuando iba a matar a su enemigo. Esto, unido a sus ademanes femeninos, dio a entender su homosexualidad; sin embargo, sus creadores se encargaron de desmentirlo con enamoramientos de algunas de las chicas del juego en entregas posteriores. Vega, narcisista hasta el extremo, ocultaba su cara con una máscara para no desfigurarse, y portaba una garra como si de un estoque se tratara, en un estilo de lucha que mezclaba el ninjitsu con gestos de la tauromaquia.

Don Flamenco, de «Punch-Out!!», de la compañía japonesa Nintendo, en su diseño para Wii




link: https://www.youtube.com/watch?v=lPBj2e-CKGU

Un veterano de los españoles en las consolas es Don Flamenco, en el videojuego de boxeo «Punch-Out!!» (1984). A pesar de que era un púgil, los creadores del juego se las apañaron para caracterizarlo como una delirante caricatura racial de macho ibérico. Don Flamenco es un torero profesional, presumido y, siempre que puede, con una rosa en la boca. El boxeador madrileño, como Vega, devaneaba con rasgos femeninos, tan propios, según el cliché oriental, de pueblos obsesionados con la belleza. Entraba en el ring al ritmo de la no menos tópica «La marcha de los toreros» de la ópera «Carmen» de Bizet. Países con tradiciones menos estereotipadas rara vez aparecían los juegos de lucha, principalmente desarrollados por compañías japonesas y, en menor medida, de Estados Unido

Miguel Caballero Rojo, de «Tekken 6», de la compañía japonesa Namco




link: https://www.youtube.com/watch?v=x15liVlVpeY
Miguel Caballero Rojo era un personaje de la sexta entrega de la popular saga «Tekken» (2007). También conocido como Miguel el Matador, nunca se dedicó profesionalmente al toreo, aunque su vestimenta delataba su gusto por la tauromaquia. Él es un exponente del estereotipo de economía sumergida en España: se ganaba la vida como camarero en el bar de un amigo en la internacionalmente conocida localidad valenciana de Buñol (popular en el mundo por la fiesta de la «tomatina»). Su estilo de pelea, curtido en las calles, es anárquico. Miguel es uno de los pocos personajes de la saga que cambia completamente de indumentaria en entregas posteriores para borrar los clichés.

Laurence Blood, de «Fatal Fury Special», de la compañía japonsea SNK




link: http://www.youtube.com/watch?v=QBd22Lnf98U
Laurence Blood es, de nuevo, un torero profesional que mezcla las artes marciales con sus habilidades taurinas en «Fatal Fury Special» (1993). El pamplonica directamente viste traje de luces y carga con muleta y estoque. El exponente de macho ibérico, según la descripción del personaje, es misógino, amante del flamenco (toca la guitarra) y el más importante matador de toros del mundo. A pesar de su fama en los ruedos y su rancio abolengo (procede de una familia de nobles), acaba colaborando con una organización criminal internacional porque, como hombre de honor que es, se debe al pago de una deuda. Machismo, nobleza española, obsesión por el honor, torero, presumido: todos los estereotipos sublimados en un único personaje.

Kirian, «Samurai Shodown: Edge of Destiny», de la japonesa SNK




link: http://www.youtube.com/watch?v=FBMJ55yxL9U
Kirian es, una vez más, un torero profesional. En una corrida de toros conoció a Charlotte, uno de los personajes más populares de la mítica saga «Samurai Shodown», y decidió seguirla en su aventura. Narcisista (de nuevo), esteta, aficionado a las apuestas, su buen manejo de la espada hace que su estilo de lucha sea la esgrima.

Franco Gerelt, de «Star Gladiator», con su familia en una imagen del juego, de la japonesa Capcom




link: http://www.youtube.com/watch?v=hxSB5qLE9Os#t=38
Franco Gerelt, el español de «Star Gladiator» (1996), es, una vez más, matador de toros. Su carácter también es de un cliché marcadamente hispánico: combina el honor con profundos valores familiares. Está obligado a combatir para poder liberar a su mujer y su hija de un secuestro. Para forzarle a cometer crímenes, el villano le ha adherido una bomba a su pecho. De nuevo el bueno manejo de la espada hace que su estilo de lucha sea cercana a la esgrima, aunque en su caso con un florete de plasma.

Romeo, en «Facebreaker», de la americana EA




Bien entrado el siglo XXI, todavía permanecen los tópicos con los personajes españoles. El juego «Facebreaker» , de 2008, no es una excepción. El personaje Romeo, con un gran parecido a Don Flamenco de «Punch Out!!», repetía los clichés de macho ibérico, presumido, danzarín, arrogante, con ademanes taurinos, bigote y coleta . En esta ocasión, con una gran confusión de «latin lover» y demás estereotipos de los latinos asentados en Estados Unidos.

Cervantes de Leon, de «Soul Calibur» (de la japonesa Namco)



Los españoles taurinos no son los únicos que han desfilado por las consolas. Cervantes de Leon es posiblemente el español más poderoso de todos los videojuegos. Ni más ni menos que el malo final del juego «Soul Edge» (1995), la primera entrega de la exitosa saga «Soul Calibur». El imaginario pirata valenciano del siglo XVI está poseído por el poder de la espada Soul Edge: le consume y le mantiene vivo al mismo tiempo. Una vez perdida, vaga torturando almas y a sí mismo para poder juntar todos sus pedazos. Combate con dos espadas con un estilo de esgrima española antigua, sin olvidar movimientos de artes marciales, ineludibles en los juegos de combates desarrollados por los japoneses.

Joker, a la izquierda, en «Savage Reign», de la compañía japonesa SNK




Joker, de «Savage Reign» (1995) es el personaje español en los videojuegos más alejado de los esterotipos de los orientales sobre la península Ibérica. Su nombre real es Marco Bariadrid. Es un payaso líder de una organización criminal llamada Looly Po Po. Su armas son circenses, entre otras, artículos de magia o una caja sorpresa modificados para la crueldad. Es un psicópata que disfruta con el sufrimiento ajeno.

Falcon, en «Sengoku 3», de la japonesa SNK



link: http://www.youtube.com/watch?v=_atSD0GkhTU
Falcon tampoco responde a los clichés hispánicos. El luchador español de la popular saga «Sengoku» es un experto en ninjitsu que conoció el arte marcial durante un viaje a Japón. Salvó a un ninja y, como recompensa, le permitieron formar parte del clan. Su contacto con la naturaleza le convierte también en diestro en el manejo de sus elementos, como poder reemplazarse por un muñeco de madera si va a ser golpeado o controlar el fuego. Un personaje de marcado carácter oriental a pesar de su origen.

Big Bomberder, en «3 Count Bout», de la japonesa SNK


El «3 Count Bout» (1993) contaba con dos personajes españoles diferentes: Big Bomberder y Gochack Bigbomb, luchadores profesionales. En realidad, eran la misma persona: Gochak Bigbom solo era el «alter ego» enmascarado, con la misma fuerza bruta, fanfarronería y malas artes. Ejercía el papel del gigante del juego, con más de dos metros de altura y 200 kilos de peso. En el cartucho, los combatientes peleaban con estilos de lucha callejeros dentro de un ring de boxeo.

Zato, a la derecha, en «Guilty Gear, de la japonesa Arc System Works



link: http://www.youtube.com/watch?v=b2kkLoT0VEE
Zato-1 es uno de los españoles con mayor dificultad para asimilarlo a España. Su historia vital podría situarse en cualquier país. El personaje de la saga «Guilty Gear», miembro de una organización criminal, ni física ni estéticamente roza la media nacional. Y su carácter, por si no tuviera poca relación con la cultura hispánica, está además sometido al ente diabólico que abrazó en un principio para volverse poderoso pero que, parásito como era, termina por dominarlo.

Eric Lecarde Castlevania: Bloodlines


link: http://www.youtube.com/watch?v=vkKlZ1y7Z7k
¿Algún segoviano entre los presentes? Por que este buen hombre de nombre afrancesado es paisano vuesto. Eric Lecarde es un cazavampiros de ascendencia española, y uno de los representantes de la piel de toro en la saga Castlevania. Aparecido en Castlevania: Bloodlines, es descendiente lejano de los Belmont. Un tipo curioso porque, en lugar de usar el mítico látigo Vampire Killer, se lanza a la batalla con una enorme lanza que maneja con bastante maestría, la “Alucard Spear“, ya sea para atacar, ya para saltar o bien esquivar usándola como pértiga. Un personaje “para novatos” que daba una alegría a todo aquel que se atascaba en el juego porque no podía usar el látigo hacia arriba.

Cracker Jack Street Fighter EX


Cracker Jack, al igual que Vega, es otro esbirro de M. Bison y hace su aparición en el juego Street Fighter EX. Su estilo de lucha es similar al de Balrog y en ocasiones usa un bate de baseball como arma (aunque sería más apropiado un balón de fútbol).
Físicamente se parece a Curro Jiménez (con el que comparte patillas) y en la cabeza lleva un sombrero cordobés.

link: http://www.youtube.com/watch?v=Zh96amDC8_0

Hay muchos mas pero estos son los mas conocidos!
0
0
0
0No comments yet