About Taringa!

Popular channels

Una imagen dice más que mil palabras







Al pensar en los Juegos Olímpicos y lo que éstos representan, es inevitable traer a la mente una serie de conceptos que desde hace mucho tiempo vienen asociados a este evento que cautiva la atención del mundo cada 4 años.
Se puede pensar en el valor del esfuerzo y la superación, en la competencia deportiva como realización física, mental y espiritual, y, sobre todo, en la unión a través de las diferencias, la celebración de la diversidad y las diferentes culturas, simbolizada con los célebres anillos olímp

El aspecto político de los JJ. OO. siempre ha estado presente en mayor o menor medida —algo inevitable, tratándose de países de todo el mundo compitiendo entre sí— y ciertamente no siempre vinculado a este encomiable espíritu de unión al que aspiran los anillos (como los nazis queriendo demostrar la superioridad aria en los Juegos de Berlín en 1936 y Jesse Owens arruinando sus planes, o los coletazos de la Guerra Fría que se manifestaron durante mucho tiempo en las Olimpíadas, por mencionar un par de ejemplos).




Los Juegos Olímpicos de Río 2016 no han sido la excepción, más allá de las emocionantes competencias ya en curso, las medallas que ya comienzan a colgar en los cuellos de los más afortunados y los acontecimientos más destacados relativos a lo puramente deportivo.
Brasil, en particular, está atravesando ahora mismo una crisis política y económica bastante grave, algo que el Comité Olímpico Internacional probablemente no esperaba cuando designaron a Río de Janeiro como sede varios años atrás, y que hizo bastante curiosa la aparición del presidente interino Michel Temer durante la ceremonia de inauguración (y bastante breve su discurso).



Precisamente, la ceremonia de inauguración de Río 2016, que tuvo lugar en el Estadio Maracaná, a pocas cuadras de la favela Mangueira, nos dejó una de las imágenes más representativas de las dos caras de Río de Janeiro, la sede olímpica (la primera sudamericana en la historia) y la ciudad que arrastra graves problemas sociales y económicos.


Estas diferentes realidades que coexisten gracias a la existencia de los Juegos Olímpicos, también originaron otra imagen que ha sido ampliamente difundida en estos días en la web.
Esta es, sin embargo, una muestra de la diversidad que reivindican los valores olímpicos.
Se trata del partido de voleibol de playa femenino en el que se enfrentaron Egipto y Alemania.


En la imagen aparece, en bikini, la jugadora alemana Kira Walkenhorst, y del otro lado de la red, cubierta por calzas, mangas largas y hiyab, la egipcia Doaa Elghobashy.


 
Es una fotografía que registra el momento en que la gimnasta Lee Eun-Ju, de Corea del Sur, se toma una selfie con su competidora Hong Un Jong, de Corea del Norte.


Dos representantes de dos países que han estado históricamente divididos por razones políticas, unidas en la alegría de participar de los Juegos Olímpicos y de compartir un sueño.

Estas imágenes, de las que probablemente quedarán algunas más registradas en lo que queda de Río 2016, nos recuerdan todo lo fascinante que pueden ser los Juegos Olímpicos, pero también que estos ocurren en un mundo en el que la realidad es bastante más compleja y la idea de 5 continentes entrelazados y unidos en sus diferencias sigue siendo demasiado utópica. Y en eso reside su maravilloso encanto (el de las imágenes, no del mundo).

0No comments yet
      GIF