Check the new version here

Popular channels

6 videojuegos que nunca salieron

Un videojuego cuesta una gran cantidad de dinero y trabajo, y todo eso se puede esfumar cuando el proyecto es cancelado. La mayoría de las veces por motivos que aquellos ajenos a la empresa desarrolladora no pueden entender o les parecen absurdos. Le pasó a Blizzard con el MMO Titan el cual le costó a la compañía 7 años de desarrollo y 50 millones de euros.


imagen conceptual de Project Titan
Le ocurrió a LucasArts con Stars Wars 1313, el juego por el cual los fanáticos se jolaneaban el ganso imaginando ser Boba Fett. Pero todo llegó a su fin cuando en el 2012 Disney compró Lucasfilm, cierra LucasArts y cancela todo los proyectos.
link: https://www.youtube.com/watch?v=BQyGu4EqZsU
Y así como los dos casos mencionados anteriormente existen cientos de buenos juegos cancelador por estupideces.Pero hoy te vengo a mostrar el otro lado de la moneda, esos juegos que fueron cancelados con muy buenos fundamentos y además, por los que lo han jugado, nos hicieron un favor.
#6: Waterworld (Sega Genesis).



La película Waterworld perdió tantos millones de dólares que habría sido más barato y menos embarazoso si Kevin Costner gastase 110,000,000 dólares contratando multitudes de gente para verlo llorar durante el sexo. Mientras estaba filmando Waterworld, MC Hammer estaba organizando concursos de comer dinero que eran más responsables fiscalmente… y más observables.

La película fue convertida en un videojuego para la Super Nintendo; un juego que es considerado históricamente menos divertido que jugar con una sábana con viruela. También fue lanzado para el Virtual Boy, pero no fue recibido tan bien allí. De hecho, "Waterworld en Virtual Boy" es ahora como le dices a una computadora que se chingue en lenguaje de máquinas. Es la cosa más horrible en haber sido puesta alguna vez dentro de una Virtual Boy, incluyendo los inventores de robots japoneses.

Finalmente, después de convertir la peor película en el peor juego en el peor sistema, alguien dijo suficiente, y el lanzamiento del Waterworld de Sega Genesis fue cancelado. El juego requería que los jugadores mataran pequeños jetskis semi-inofensivos desde su velero que seguían viniendo y viniendo hasta que la alarma de que todos están muertos sonaba. Esta era la señal para comenzar tu búsqueda, mientras una alarma sonaba, de una boya que te deja bucear en el agua. Cuando el núcleo de tu gameplay es "continuar y disparar hasta que te digamos que te detengas", a eso le falta estrategia o hasta la simple urgencia. Waterworld bien podría pedirle al jugador que espere en el auto por 20 minutos mientras le hacen las uñas. Excepto que si Waterworld hiciera eso, regresaría 3 meses tarde, dejándote saber que la cuenta era mucho más de lo que esperaba, y te dice que pretendas ser una gallina porque te vendió a su manicurista vietnamita. La única cosa que puedes confiar que Waterworld hará es joder en cada dirección.

Si llegas a la etapa de bucear en el agua, es tan aburrida que tu cuerpo jurará que está muriendo de vejez. Lentamente guías a Kevin Costner a través de ruinas submarinas para recolectar tesoros donde es imposible decir si vas a quedar o no atascado. Para añadir emoción, nada tiene ningún interés en matarte. Este juego es tan gratificante como encontrar un pez en tu sofá. El único modo en el que podrías tener una experiencia más miserable que Waterworld es conseguir un trabajo como condón de Dennis Hopper.

#5: Rap Basketball (Super Nintendo).



Rap Basketball es difícil de explicar, pero déjenme ver qué puedo hacer: iba a ser una mezcla de rap y básquetbol. Ahora que eso terminó, el plan era hacer que raperos que no tenían ninguna experiencia con el basquetbol fuesen las estrellas del juego. Desafortunadamente, esta cadena de estereotipos llevando del rap al negro al basquetbol creó un grotesco vórtice de ilógica que sólo no sonaría racista si ya fueses un racista. Quiero decir, no me malentiendan, apuesto a que LL Cool J es grandioso en el basquetbol, pero nunca se lo diría en su cara.

Antes de que cualquier rapero firmará, todos los cheques de la compañía de producción a sus contratistas rebotaron y salió del negocio. Rap Basketball tuvo una muerte dura. El juego estaba terminado hasta el punto donde el jugador podía controlar 1 de 4 hombres idénticos, driblar una pelota, arrojar una pelota, y no hacer nada más. No puedo creer que tiraran tanto trabajo.

Y supongo que podemos estar agradecidos de que una idea tan estúpida nunca saliera al mercado. ¿Un juego sobre raperos jugando basquetbol? Eso es… mierda, no importa. En 1995, Mandingo hizo la misma exacta cosa estelarizada por tales notables estrellas del basquetbol como Queen Latifah, House of Pain y Coolio. Se llamaba Rap Jam: Volume One, sólo para que la gente del futuro pudiera disfrutar la tranquilizante sensación de nunca estar en el Volumen Dos.



#4: Steven Seagal is The Final Option (Super Nintendo).



Nadie tiene un peor radio estrella de cine al videojuego que Steven Seagal. Robin Williams y Tim Allen han tenido más videojuegos basados en sus películas que Steven Seagal. Esa es la clase de estadística escandalosa que me hace pensar que la matemática está llamándonos afeminados. Steven Seagal y Tec Magik trataron de corregir esto en 1994 con Steven Seagal is The Final Option. Fue cancelado, renombrado Deadly Honor, entonces cancelado de nuevo. Durante esa época, 9 juegos sobre los Power Rangers fueron lanzados. Dios mío… de acuerdo a esos números, eso significa que hay menos de 8 bolas negativas por cada jugador.

Steven Seagal tuvo un montón de participación en el juego, lo que explica porque pudo no haber sido genial en el modo que él quería que fuese genial. En la primera misión infiltras un depósito de municiones subterráneas de Nanotech, un depósito de municiones subterráneas poblado por sólo 2 tipos de personas: obreros de mantenimiento y técnicos de laboratorio. Las probabilidades son ridículas hasta para una estrella de acción famosa por sus peleas disparejas. Hecho: lo más cercano que un puño ha llegado a estar alguna vez del rostro de Steven Seagal en una película es cuando el libreto pide que su personaje se coma un perro caliente. De hecho, hay una leyenda de Hollywood de que cuando Steven Seagal se come un perro caliente, tienen que disminuir la velocidad sólo para que puedas verlo.

Los técnicos de laboratorio de Nanotech son los empleados corporativos más valientes que verás alguna vez. No huyen cuando un maniático bien armado irrumpe en sus oficinas y asesina a su conserje. Ni siquiera dejan caer sus portapapeles. Mientras tú amenazas con demandar a la compañía cada vez que un colega es atrapado oliendo tus ropas del gimnasio, estos tipos caminan directo a Steven Seagal y le clavan sus manos limpias. Nanotech necesita darles a estos tipos un aumento. Y en honor de estos científicos, voy a probar científicamente como estelarizan en el videojuego perfecto:

  • Controles: Steven Seagal se mueve como una secuencia con lapsos de tiempo de una paloma descomponiéndose y es un proceso de 5 pasos para que él cambie de direcciones. Así que en ese modo, esta es una precisa simulación de lo que sería pilotear un Steven Seagal.10/10
  • Gráficos: En Steven Seagal is The Final Option, luces exactamente como Steven Seagal de Hard to Kill. Lo que es fácilmente la cosa más amable que alguien haya dicho alguna vez sobre algo. Nunca finalizaron la animación de correr de Seagal lo que es una vergüenza porque estoy seguro que involucraría captura de movimientos de una mujer gorda despertando en una bañera llena de serpientes.10/10
  • Realismo: Steven Seagal ha probado muchas, muchas veces que si tiene un cuchillo y un arma y se dirige contra un científico cargando papeles, gana. Es la principal razón por la que la ciencia no tiene explicación para Steven Seagal: nadie ha regresado de estudiarlo.10/10
#3: Baby's Day Out (Sega Genesis).



Baby's Day Out fue un filme sobre un bebé arrastrándose a través de un ciudad por sí mismo. Era un desastre esquizofrénico que no podía decidir si era una película, una caricatura, o un filme snuff para niños. A pesar del delicado tema de la seguridad infantil, el filme valientemente atacaba el tema de matar bebés con la falta de humor de una etiqueta de advertencia en una bolsa plástica. El juego licenciado tendría un montón que cumplir. Tendría que estar categóricamente loco, no tener idea de qué demonios quería ser, y simular un aborto en el quinto trimestre. Tuvo éxito.

En la versión jugable de Baby's Day Out, no juegas como el bebé. El bebé ha sido dejado solo para gatear. En su lugar, juegas como un poltergeist a cargo de ayudarlo a alcanzar su meta. Al comienzo de cada nivel, el bebé está confinado a salvo en un área cerrada y es tu trabajo arruinar eso. Abres las puertas para esto, lo atraes a escaleras, y lo dejas caer de salientes hasta que tenga éxito. Es el tipo de juego jodido que las madres chinas describirían como "la Crianza Diaria Normal de un Bebé".

El bebé tiene tantas caídas de 30 pies en este juego que en realidad no importaba a donde lo guiaras, va a terminar el día en un basurero. Eres el chico malo en Baby's Day Out. Y para añadirle a la atmósfera espeluznante, los gráficos hacían un grotesco intento desganado de realismo. Loco como si lo animaron con fotocopias de una muñeca, lo que es coincidentemente el modo exacto en el que un perro hablando en la lengua del hombre te diría que lo hicieras. La única cosa extraña en este juego son tus ojos caricaturescos de fantasma, al menos hasta que se separan de tu cabeza. Deberían haber lanzado este juego simplemente al hacer estadísticas de mercadeo en las cuales los consumidores de videojuegos también poseen fugitivos adolescentes sin cabeza.



#2: Socks the Cat Rocks the Hill (Super Nintendo y Sega Genesis).



Socks the Cat Rocks the Hill fue un juego basado en el gato del Presidente Clinton manteniendo códigos de lanzamiento nucleares fuera del alcance de las manos de malvados ex presidentes. Fue desarrollado y nunca lanzado por Kaneko, pero los japoneses son a quienes recurres cuando quieres una sátira política americana y buena comedia ligera de armas nucleares.

No quiero que mis opiniones políticas influyan en esta reseña de videojuego demasiado, pero siempre pensé que un gato era una mascota extraña para que Clinton la tuviera. Cuando eres el hombre más poderoso en el planeta y estás fumando cigarros de a cuatro, eres al menos un adicto al sexo y no deberías poseer una mascota que vibra en tu regazo. Piensen en un día promedio para Socks el Gato. Desde Prince of Persia los jugadores no han controlado un personaje que pase tanto de su vida frotándose contra erecciones.

Hasta Nintendo Power no pudo emocionarse por este juego, y era el tipo de revista que podía darle una presentación de 8 páginas a Care Bears Care QuestNintendo Power reseñaba juegos del mismo modo que Helen Keller se masturbaba: indiscriminadamente y con un inquebrantable espíritu positivo. Por ejemplo, la única crítica que tenían para Bill Laimbeer's Combat Basketball era que la etiqueta venía después de un único beso de 6 horas. Pero cuando presentaron Socks the Cat Rocks the Hill lo bombardearon. Lo bombardearon en la misma página de un adelanto excitado de Rex Ronan: Experimental Surgeon, un juego educativo sobre la concientización del cáncer de pulmón. Esta mierda era tan mala que parecía que era el modo de Nintendo Power de decir que amaba todo excepto Socks the Cat Rocks the Hill.



#1: Penn & Teller's Smoke and Mirrors (Sega CD).



Penn & Teller's Smoke and Mirrors estaba hecho enteramente de minijuegos diseñados para joder a tus amigos y realizar trucos mágicos. Por ejemplo, Mofo the Psychic Gorilla es un juego sobre convencer a un segundo jugador que un gorila en la pantalla puede leer su mente. Haces esto al estudiar primero 6 páginas del manual, practicar prestidigitación y desinformación básica, y después pedirle a tu amigo que seleccione una carta de un mazo (vendido por separado). El truco requiere que realmente le des un vistazo a la carta que escogieron y después presiones un montón de botones en su control bajo la guisa de "ayudarlos". ¡Si es hecho apropiadamente, esto causa que el gorila adivine la carta! No es exactamente magia impresionante. Tu amigo probablemente imaginará que tuvo algo que ver con la vez que le diste una ojeada a su carta y después presionaste todos esos botones. Es tan absurdo que esto impresione a alguien que pienso que Penn y Teller estaban operando bajo la suposición de que los jugadores son unos malditos idiotas. Maldición, un grupo de gente compra 9.8 millones de copias de Shaq-Fu y todos de repente son marcados como pendejos.

Nunca fue lanzado, probablemente porque la gente que tenía un Sega CD y la gente que tenía un amigo vivían en 2 diagramas de Venn muy diferentes. Además, pienso que desinfló su mejor escenario posible cuando engañas a tu amigo con un videojuego.

Smoke and Mirrors es más famoso por un minijuego llamado Desert Bus, una respuesta sarcástica a Janet Reno y su legislación anti videojuegos violentos en la época. Interpretas a un conductor de autobús que tiene que conducir, debajo de 45 millas/h, de Tucson a Las Vegas. El viaje toma 8 horas en tiempo real y el bus pobremente alineado se desvía del camino si no estás prestando atención. Si eso sucede eres remolcado, en tiempo real, de regreso al punto de inicio. Si finalizas el excitante viaje, eres premiado con 00000001 puntos y la oportunidad de conducir de regreso a Tucson. Pero tú sabes, aun sin el ingenio, es más divertido que Waterworld.



link: https://www.youtube.com/watch?v=aMbWmZ7SG-c

0
0
0
0
0No comments yet