Canales populares

RH rojiblanco positivo, no queda duda alguna!!




Junior sintió el placer de regresar, al dulce hogar, al volver al Estadio Metropolitano Roberto Meléndez luego de tres meses. Desde cuando se coronó campeón, el equipo Tiburón no había podido jugar allí por las adecuaciones que se le realizan al máximo escenario deportivo de Barranquilla.



En cada avance, en cada jugada y en cada combinación de toques los rojiblancos mostraban la cara de aquel equipo que se hizo imbatible en el ‘Metro’ y a la altura del minuto 7 ya derrotaban a los verdes 2x0 exhibiendo un fútbol tan grande como el mismo estadio.

El encopetado Nacional, que venía con una racha de cuatro victorias, se fue trasquilado de ‘Curramba’. El Capitán Giovanni Hernández inició la fiesta mandado a guardar una pelota que terminó en sus pies luego de un saque de banda y un centro por derecha, G10 definió arriba con fuera dejando sin opción a Gastón Pezzuti.

La afición celebró a rabiar la tempranera anotación, no sólo por haber sido conseguida por el ídolo, sino por que se sabía que un gol tempranero en el ‘Metro’ es presagio de una goleada y nada más que ante el rival que se tiene de hijo.

El festejo no había culminado cuando se calcó la misma jugada; un saque de banda en el último cuarto de cancha recepcionado por César Fawcett que avanza y centra, pero esta vez la recibió el volante Paulo César Arango que le pegó con izquierda y la pelota se embocó para el 2x0.

Nacional se pellizcó e intentó salirse del baile que le daba el Junior, pero con la línea de 3 defensores, los espacios que dejaban eran un regalo para Vladimir Hernández y G10 que aprovechaban los espacios para contragolpear y volver un ‘ocho’ al cuadro de José Santa.

Llegó el tercer gol de los dueños de casa luego de un pase a profundidad de Haider Palacio buscando a Jorge Casanova, el uruguayo la conectó de cabeza y se la puso en un ángulo imposible a guardameta Pezzuti que no pudo hacer más que mirar como entraba la pelota para el 3x0 y resultado ya era goleada.

Así terminaron los primero 45 minutos, con el fuerte aplauso de la afición ante el equipo que bailó y paseó a su rival y que conseguía una justa y sabrosa victoria.

De cara al complemento, no se presentaron modificaciones en ninguno de los dos conjuntos.

Pero el Nacional salió con ‘el cuchillo en los dientes’ decididos a buscar el descuento desde el arranque, y así lo consiguieron.
Al minuto de haber empezado la segunda parte Jairo Patiño anotó el primero para la visita después de recibir un centro de Maggiolo.

Los verdolagas se tomaron un segundo aire y llenos de confianza buscaron por todos lados el segundo gol, pero Junior tuvo a un portero inspirado, Carlos Rodríguez estuvo firme cuando fue exigido con remates de media distancia, y la defensa (sin tener a su máximo referente Román Torres) estuvo segura despejando el peligro cuando éste asechaba.

Los minutos transcurrieron y el marcador se mantuvo congelado, aunque el vértigo en el gramado estuvo presente cada segundo. En ambas porterías se presentaron acciones que despertaron gritos, emociones, lamentos y desahogos en la tribuna.

Aunque los visitantes estuvieron más cerca de marcar, generando las principales opciones de peligro tras de refrescar su nómina con Víctor Ibarbo y Stalin Motta y luego que Junior se quedara sin Casanova quien salió resentido en su pierna derecha, no pudieron convertir en gol el dominio y las oportunidades conseguidas.

Junior contragolpeaba y faltando seis minutos de juego le cometieron falta a Vladimir Hernández en la zona preferida de G10vanni, el capitán se encargó de cobrar y la puso donde se cuelgan las telarañas, por más que voló Gastón, el misil fue inatrapable y el partido se puso 4x1.

Minutos más tarde cuando aún la gente celebraba, Nacional atropellado y a los empujones consiguió el segundo gol a través de Ezequiel Maggiolo. Pero el tiempo ya se había consumido y tan sólo alcanzó para que Junior la tocara y el ‘monstruo de mil cabezas’ empezara a corar el oleeé, oleeé, oleee.

El juez del compromiso, Héctor Parra, señaló el centro del campo y Junior con su victoria, extendió la paternidad ante los antioqueños en Barranquilla y, de paso le entregó a su hinchada un regalo que los pone en reconcilie reforzando la esperanza de seguir el camino por el bicampeonato.

Luego de ponerse al día en el calendario, con este partido, Junior viajará a Cartagena este sábado 11 de septiembre para enfrentarse al Real en partido correspondiente a la novena fecha de la Liga.


0
0
0
0No hay comentarios