Popular channels

Krasic quiere ser el nuevo Pavel Nedved



Quizá por las grandes expectativas generadas en el camino a Sudáfrica, la eliminación de Serbia en la fase de grupos del Mundial se convirtió en un golpe de lo más inesperado. Pero el batacazo no menguó el buen cartel de sus integrantes y prueba de ello ha sido la migración de muchos este verano a la Premier League. Jovanovic (Liverpool), Kolarov (City) y el ex valencianista Zigic (Birmingham) son sólo algunos ejemplos.

Sin embargo, los tiros de Krasic han apuntado hacia otra dirección. Convencido de que su etapa en el CSKA había tocado a su fin -este año no juega Champions- ha decidio aceptar la propuesta de la Juventus y demostrar en Italia que el reto de volver a situar al club blanquinegro entre los más grandes del continente no le asusta.
Nacido en el norte de Kosovo hace 25 años, este interior diestro de potencial ofensivo ilimitado no ha tardado en ser comparado, por su rubia melena y sus habilidades técnicas, con el checo Pavel Nedved, el último gran héroe bianconero, que colgó las botas hace exactamente un año. Tras el estrepitoso fracaso del brasileño Diego, por el que el año pasado la entidad piamontesa pagó 25 millones de euros al Bremen y ahora ha vendido al Wolfsburgo por 15, y acompañado de incorporaciones de la talla de Aquilani, Pepe, Bonucci o Jorge Martínez -en total, la tercera mayor inversión en fichajes de Europa-, Krasic se siente preparado para convertirse en el faro de la nueva ‘Juve’.

Una revelación de 'Champions'

El interés de la Juventus por el que fue escogido ‘Mejor Jugador Serbio de 2009’ -dos goles, siete asistencias y más minutos que nadie en la fase de clasificación del Mundial de Sudáfrica-, se empezó a gestar durante la pasada edición de la Liga de Campeones, competición en la que la Vecchia Signora no consiguió pasar de la fase de grupos y, en cambio, el CSKA alcanzó unos cuartos históricos.

Krasic completó un torneo de lo más productivo, con cuatro goles y una predisposición total a aglutinar el juego de su equipo desde el flanco derecho. Es un líder -fue capitán del Vojvodina serbio, su primer equipo- y la química demostrada con Dzagoev y Honda puso al ‘club del Ejército’ en el centro de todas las miradas. Dejar fuera al Sevilla de octavos y caer con dignidad ante el Inter fue fruto del trabajo bien hecho.

Pero la historia del fútbol ruso ya había reservado un hueco a Krasic a su llegada a Moscú. Un año después de fichar por el CSKA con 19 años, logró la Copa de la UEFA, llegando a jugar unos minutos en la final ante el Sporting de Portugal. Compensado el peaje de la integración con una buena amistad con el croata Olic (ahora en el Bayern y que le sirvió de apoyo y espejo), Krasic fue ganando peso en el ‘once’ hasta convertirse en una pieza fundamental. Su polivalencia (puede actuar en las dos bandas y de falso delantero) y visión de juego le convierten en el catalizador del juego de su equipo. Ligas, copas y supercopas fueron cayendo como fruta madura a sus pies, hasta que en 2007 la irrupción de Zenit y Rubin envió al CSKA al carrusel de la comparsa.

Apuntado con un micrófono a su llegada a Turín, no le tembló la voz: ‘’Voy a hacer todo lo posible para llegar al nivel de Nedved’’. Perseguir la estela del último gran Balón de Oro juventino bien vale un voto de confianza. Aunque el arranque liguero no haya sido todo lo brillante que se esperaba.

sus goles:[/size

link: http://www.youtube.com/watch?v=W35U2uQIB1o&feature=related
0
0
0
0No comments yet