Check the new version here

Popular channels

un capitulo de la historia de Ayaka, parte 2

era definitivamente el.
-entrégamelo-
dijo una voz que se escuchaba estruendosa entre los rayos
-¿que cosa?-
-la gema, la gema que llevas colgada en tu pecho, la gema que contiene su sangre entrégamela-
Hattori me miró, tomó mi muñeca y salimos corriendo, aun cuando sabíamos que no pidíamos huir ya que no podíamos escpar de el.
de repente una luz cegadora me hizo tropezar y cai contra el suelo, el se acercó a mí y tan solo necesitó esos 3 segundos para robarme la gema, la cual había prometido a shi-luz, que siempre mantendría conmigo.
me levante llena de rabia y tristeza al mismo tiempo, corrí hacia Hattori que se hallaba desmayado en el suelo, lo lleve a enfermería y salí corriendo tras "el" sin responder a ninguna de las preguntas que me hacía la gente.
al salir del edificio de la escuela lejos ya de las canchas y de la vista de la gente pensé en como hice la primera vez que la extraje, como hacía siempre que la necesitaba y ocurrió lo mismo de siempre.
lo que yo estaba haciendo era traer a este mundo la espada del dragón blanco de ojos rojos que se hallaba de cierta forma dentro de mi, y al hacerlo volvía a mi forma original.
la espada tenía una forma extraña no era un arma normal y en la parte superior de la empuñadura se hallaba una gema que se conectaba de cierta forma con la mía y si yo le introducía de mi sangre se hacía más poderosa. como ya les dije al extraerla yo volvía a mi forma original que era seis años más vieja, osea tenía 21, de cabello rubio y piel más blanca. lo que no cambiaba era mi cicatriz en el ojo izquierdo y el color de mis ojos rojos como un rubí.
al tenerla en mismanos corrí y utilizando solo mi instinto ya que para ese entonces no la conocía, lo busqué hasta que di con el. se encontraba en el monte más alto de la cuidad, todavía no sabía para que querría el mi gema, osea sabía que mi hermana la quería desesperadamente, pero que querría un dios como el con ella.
-oye tu desgraciado devuelveme el regalo de shi-luz-
al parecer no se había percatado de mi presencia, pero al escucharme giró su fría mirada hacía mi.
sus ojos eran amarillos como lo rayos que el creaba pero vistos de cierto ángulo se veían blancos y destellantes, pero aun así su mirada estaba vacía y el único sentimiento que parecían expresar era rabia y odio hacia alguien que lo había hecho sufrir. teenía el cabello marrón oscuro pero no tanto, y su piel era medio morena. vestía de blanco por lo que resaltaban sus ojos y su color de piel, en los bordes de la chaqueta por el cuello tenía dos argollas doradas, y los bordes de las mangas eran del mismo color que el de las argollas. tenía en su posesión una especie de tridente pero este era diferente en cierta forma y era el que le ayudaba a controlar la cantidad de poder que utilizaba.
-yo soy Lezhek, hijo del dios del trueno, ahora yo soy el dios del trueno y las tormentas ya que mi padre ha muerto-
-devuelveme mi gema-
-no puedo un hombre me informo que si utilizaba esta gema que se hallaba en la posesión de la ex-princesa Ayakia S.Y. podria reconstruir mi mundo y destruir a mis enemigos-
-¿que hombre?, no me digas que fue... ah ese maldito- grite
no lo podía creer mi hermana se las había arreglado para engañar a Lezhek y hacerlo robarme la gema, estaba muy enojada.
-está bien-grite intentando contener mi ira, -si no me la vas a devolver te la quitaré a la fuerza- dije mientras saltaba con mi espada lista para atacarlo.
el se defendió de todos mis ataques con un escudo de truenos, hasta que me cansé, lanzé mi espada al cielo y al caer pasé mi mano derecha por el filo que se hallaba justo debajo de la gema incrsutada en la espada.
era un tipo muy fuerte resisitio mis ataques hasta el final aun cuando había aumentado mis poderes en un diez porciento. al final centre toda mi ira en el punto donde se encontraba la gema de la espada y la use como un nuevo ataque contra el.
-ah- grito mientras caia al suelo con una enorme herida en su brazo izquierdo.
por fin soltó la gema de sus manos y fui capaz de alcanzarla.
Lezhek cayó al suelo rendido aceptando su derrota honorablemente como el gran dios del trueno.
-¿quien demonios eres tú niña? ese hombre no me había advertido de ese último ataque- dijo tras verme regresar a la forma que tenía en ese mundo
-solo soy una joven de quince años con la que definitivamente no quieres tener problemas- dije sonriente mientras veia en el horizonte el atardecer.
Lezhek se levantó del suelo y con orgullo levantó su tridente y llamó a los rayos para que abrieran un portal para poder marcharse.
-si alguna vez necesitas ayuda en algo solo utiliza esto-
Ayaka juntó sus manos frente a ella para recibir el objeto que le lanzó el dios. era una llave como la que tenía ella, pero esta la llevaba a la dimensión de Lezhek y la de ella por supuesto que a la suya.
-es una llave abre que abre portales a otras dimensiones- dijo mientras entraba en el portal.
y con una sonrisa Ayaka le dijo adios.
y así termina la historia de cuando Ayaka conoce al dios Lezhek!
0
0
0
0
0No comments yet