Links

AMIA: dos procesos y ningún detenido

La Justicia aún busca responsables del ataque y juzga a los funcionarios políticos y judiciales que imputaron a falsos culpables

A 12 años del atentado contra la AMIA, la Justicia discurre entre dos caminos: sin detenidos, busca responsables por el ataque y enjuicia a los ex funcionarios judiciales y políticos acusados de imputar a falsos culpables, que fueron absueltos tras ocho años de detención, para cerrar el caso a cualquier precio.

La causa para saber quién colocó la bomba tramita en el juzgado federal de Rodolfo Canicoba Corral y está delegada en una comisión de fiscales a cargo de Alberto Nisman.

Allí, el último anuncio, que mereció críticas de la DAIA, fue la identificación del libanés Ibrahim Hussein Berro como el conductor suicida que se inmoló al conducir una Trafic cargada de explosivos contra la sede de la AMIA.

En este tiempo se corroboraron datos que apuntan en esta dirección, a pesar de que los familiares de Berro, que habrían declarado en los Estados Unidos, comprometiendo a su hermano, luego lo desmintieron.

Los investigadores trabajan también ahora en una resolución que puede ver la luz a fin de año, donde no descartan, con nuevos elementos de prueba, pedir nuevas capturas, pues están convencidos de tener nuevas evidencias de la responsabilidad de Hezbollah en el ataque.

Hasta el momento hay una decena de pedidos de captura que ex funcionarios iraníes, que para la Interpol perdieron validez. Se estudia reactivar algunos de ellos, con mejores evidencias.

Dato revelador

Además, un dato revelador relacionado con la conexión local pude sorprender: a lo largo de los 10 años de investigación y los tres de juicio siempre hubo dudas acerca del origen de la carrocería en la cual fue colocado el motor que provenía de una Trafic incendiada. Ahora se están reduciendo las posibilidades y los últimos poseedores de ese vehículo tendría llamativos vínculos, según fuentes del caso.

Paralelamente a la investigación de los autores del atentado, la Justicia avanza en otra causa que estuvo casi congelada durante cuatro años.

El juez federal Ariel Lijo ya indagó al ex juez federal Juan Galeano, que investigó el caso; a los ex fiscales de la causa José Barbaccia y Eamon Mullen; al ex jefe de la SIDE durante el menemismo Hugo Anzorreguy; al ex titular de la DAIA Rubén Beraja; al ex acusado Carlos Telleldín y a su ex mujer Ana Boragni, y a su ex abogado Víctor Stinfalle.

Galeano es investigado por haber autorizado el pago de 400.000 dólares a Telleldín antes de que Ribelli, en su declaración, señalara a ex policías bonaerenses como a quienes les entregó la Trafic. Fueron detenidos, pero en el juicio quedaron absueltos y el Tribunal Oral Federal N° 3 dijo que esa declaración fue mentirosa con el fin de inculparlos.

Por eso también fue indagado Anzorreguy, que proveyó el dinero de la SIDE, y los ex agentes Alejandro Brousson y Patricio Pfinen, que participaron del operativo de pago.

Indagatoria

Los fiscales Carlos Cearras y Patricio Evers, que investigan esa causa, pidieron ampliar el interrogatorio a Galeano, que había presentado un escrito de 70 páginas en el que relató su actuación.

La indagatoria será el 8 del mes próximo, es decir, el segundo día hábil luego de la feria judicial, por lo que se espera que el juez Lijo decida si procesa o no a los acusados recién a fines de agosto.

Los hechos no parecen estar en duda y ya se trata de una interpretación de derecho, más que de pruebas, es decir, el juez debe decidir si es válido el pago a un imputado para que colabore en el marco de una operación de inteligencia secreta.