About Taringa!

Popular channels

leccion de david

Nalbandian le ganó con enorme autoridad a Safin por 6-4, 6-4 y 6-4, y emparejó la final entre Rusia y Argentina. En primer turno, Chela cayó ante Davydenko por 6-1, 6-2, 5-7 y 6-4. Mañana se juega el dobles, desde las 8.




El Nalbandian del primer game es el que necesitaba Argentina para soñar a lo grande en esta final de Copa Davis. Porque no se intimidó por el saque del talentoso Safin y mucho menos por llevar sobre sus espaldas la presión de ser el as de espadas del equipo de Mancini. Ahí se vio un cordobés a pleno. Concentrado en su estrategia, bien metido adentro de la cancha y haciendo gala de lo que es, para muchos, la mejor devolución del mundo. Pese a los cuatro aces que metió el ruso (sí, cuatro en apenas un game que duró 11 minutos), David se mostró implacable. Con el drive y también con el revés a dos manos. Marcó diferencias y dejó en claro que no lo iban a llevar por delante así nomás.


No era para despreciar, claro, quebrar en el primer juego del partido. Mantenerlo era la cuestión. Ante un rival, para colmo, que conoce como ninguno esto de afrontar paradas difíciles. Cómo será, que en ese arranque cuesta arriba, cuando no volaba una mosca en el estadio, se paró de manera autoritaria y, tras abrir los brazos, les mandó un claro mensaje a los hinchas: "Alienten que esto no es fácil". Una arenga que no pasó de largo así nomás. La gente pasó sin escalas del mutismo absoluto a los gritos desaforados. Toda una demostración de quién manda en las huestes tenísticas rusas. A no dudarlo, Marat Safin.


Igual, David siguió inmutable. Frío, calculador... Ignorando la presión externa. Y con su tenis encendido. Así, de a poco, le fue sacando jugo a la decisiva ventaja que había logrado en el primer game.


Los cambios de ritmo fueron una constante. De a ratos, el mejor aliado de David para contrarrestar la presión a que lo sometía el adversario. Otra clave del primer set: el saque del argentino. No es potente, se sabe, pero consiguió llevar adelante la estrategia de colocar el primero con mucho ángulo. Las devoluciones se complicaban y Marat precisaba frotar la lámpara para revertir las cosas. Ganó su servicio en cero y le tiró encima la responsabilidad al cordobés, quien quedó 5 a 4. Había que cerrarlo, nada menos. Quien dudaba sobre los nervios del argentino, acá va la prueba. Salió sin freno hacia delante, a llevarse al mundo (o a Safin) por delante. Y lo hizo. De la nada ganó tres puntos al hilo para quedar 40 a 0. Fenomenal revés paralelo y así cerró el set, en un nivel muy alto, quizás más alto de lo que muchos imaginaban.


Se esperaba la atropellada del local. Porque le sobra tenis y, fundamentalmente, porque no es de los que se quedan con los brazos cruzados ante una situación adversa. Pero Nalbandian no se movió de su plan de juego. Y vaya si le dio resultados. No sólo le puso el pecho al tremendo saco de Safin, sino que además usó el contragolpe a la perfección. Quebró para ponerse 2 a 1 y su figura crecía de igual manera que crecía el nerviosismo entre los hinchas locales.


Por momentos, lo de David rozaba la perfección. Ejecutó tiros tremendos. Un drive cruzado, por ejemplo, que obligó a que todos, pero todos en serio, se pusieran de pie en el estadio para reconocerle semejante calidad. Logró su segundo quiebre en el set y extendió una diferencia que parecía conducirlo sin problemas hasta la obtención del segundo set. Dicho y hecho. Ya los puntos no eran tan largo como al comienzo y de golpe quedó 5 a 2 con su saque. Safin se jugó la última ficha y le salió bien. Atacó y enseguida quedó 15 a 40. Otra demostración de la cabeza que tiene el argentino. Ni se mosqueó. Mantuvo la calma, la profundidad de su golpes y con decisión se puso set point. Safín lo volvió a atacar y quedar iguales. Era un game clave. Pelota larga y otro set point. Notable saca y mejor devolución. Todo seguía abierto. Apareció una doble falta que no estaba en los planes y enseguida la derecha que quedó corta. Quiebre entonces para el ruso, quien mantuvo su servicio y le tiró encima la responsabilidad a David. Fala a favor mediante, se encaminó a pura convicción a cerrarlo y lo logró con una difícil volea de revés a media altura. Dos sets arriba y parte del trabajo en el bolsillo.



Uno más, necesitaba el argentino. Inició, a partir de ahí, un desgaste sobre Safin. Lo movió de un lado al otro, le cambió los efectos y trató de quitarle energías. Pero el saque, el primero más que el segundo, siguió lastimando. Estaba 2 a 3 Nalbandian y con su saque quedó en apuros. 15 a 30, pero el ruso se apuró y la tiró larga. Marat la dejó en la red y en la siguiente una precisa derecha lo sacó de apuras. Tres iguales y a encarar un tramo crucial del choque.

16Comments