Check the new version here

Popular channels

Post repostero

EL ALFAJOR
(Wikipedia)



Un alfajor es una golosina tradicional de la Argentina, Chile, Perú, Uruguay y otros países de Iberoamérica, compuesto por dos galletas unidas por un relleno dulce y generalmente bañadas en chocolate o glaseado. El relleno suele ser de dulces de frutas, dulce de leche o mousse de chocolate.

En España, un alfajor es un dulce típicamente navideño, propio de Andalucía, realizado a partir de una pasta de almendras, nueces y miel, al igual que muchos otros dulces tradicionales también de origen árabe, como el turrón o el mazapán.

Si bien el alfajor tiene años de presencia en la gastronomía de los países del Río de la Plata, es un invento antiquísimo de los pueblos árabes. Su nombre proviene del idioma de sus inventores al-hasú que significa 'relleno'.

Según el código alimentario de la Argentina, se debe entender por alfajor "al producto constituido por dos o más galletitas, galletas o masa horneada, separadas entre sí por rellenos como mermeladas, jaleas, u otros dulces, pudiendo tener un baño o cobertura exterior" (Art. 132).

Tanto en la Argentina como en Uruguay, el alfajor lleva elaborándose más de 130 años, y cada región le da su toque distintivo. Existen así alfajores de Córdoba (Argentina), Santa Fe, Santiago del Estero (Argentina), de Tucumán (Argentina), de Punta del Este (Uruguay), Mar del Plata (Argentina) y en general de la mayoría de los lugares turísticos de ambos países. Es tradición que los turistas agasajen a sus familias y amigos, regalándoles cajas de alfajores tradicionales del lugar que visitan, como un sello de que "estuvieron allí". Asimismo se suele despedir a los viajeros diciéndoles (en broma): "Traé alfajores".

Como se dijo, el alfajor es de origen árabe, fue adoptado en el Río de la Plata y mejorado con dulces de origen (como el dulce de leche), pues es muy probable que haya llegado desde España de la mano de inmigrantes andaluces. Su origen se emparenta con otros productos de la cocina árabe como el turrón de almíbar. En España también se conserva este plato de la cocina árabe. Aún hoy en Medina Sidonia, Andalucía, existe una agrupación de productores de este postre que utiliza las antiguas recetas. También era una tradición en Córdoba (Andalucía), donde se preparaban en las casas religiosas hacia el siglo XVIII. La forma de esta confitura, en esa época, era de dos o más tapas de bizcocho cuadrado, rellenos con distintos dulces y cubiertas con un vidriado de azúcar.

Más tarde con la llegada de los españoles a América, este producto fue introducido en la región especialmente por las comunidades religiosas que se establecieron para misionar y evangelizar.

En el Río de la Plata se introdujo a mediados del siglo XIX, siendo uno de sus pioneros Augusto Chammás, francés, que llegó a esas costas en 1840, y en 1869 fundó una pequeña industria familiar dedicada a la confección de confituras, entre ellas el alfajor. La innovación que introdujo Augusto consistió en confeccionar el alfajor con tabletas redondas.

Las estadísticas de 2004 indican que en la Argentina, sus habitantes consumen 6 millones de alfajores al día, una buena cantidad si consideramos que se trata de un país de 36 millones de habitantes. Es tal la variedad, que en las góndolas de los supermercados pueden encontrarse hasta 34 tipos diferentes de este producto.

Entre los alfajores regionales argentinos se destacan el cordobés, relleno de dulces de fruta (generalmente de membrillo) y el santafesino, de no menos de tres tapas hojaldradas pegadas entre sí con mucho dulce de leche y todo el conjunto glaseado (se pueden reconocer las preparaciones industriales por no disponer del baño en la parte inferior, ya que se lo realiza sobre placas). También en Santa Fe se puede adquirir el Rogel, de iguales características, pero más grande (del tamaño de una torta chica).

En Perú, el alfajor llegó desde principios de la presencia hispánica con toda su influencia árabe y desde entonces formó parte de la gastronomía en la época del Virreinato del Perú. Existen múltiples variedades de este postre, siendo la más destacada, al menos por su tamaño, el King kong de manjarblanco.

Receta del alfajor de dulce de leche

Ingredientes:

* 4 tazas de harina de trigo común
* 6 cucharadas de azúcar
* ralladura de un limón
* 1 ½ tazas de margarina
* 2 tazas de dulce de leche

Preparación: cernir la harina con el azúcar, incorporar la margarina con la ayuda del mezclador, añadir la ralladura. Amasar primero, porciones pequeñas (esta masa es difícil de unir) para luego amasar todo bien. Cortar discos de 2,5 cm de diámetro, pincharlos con un tenedor y acomodarlos en planchas de hornear. Unir las tapas con dulce de leche.

Receta del tío Rorschach: (ideal para entretener a los sobrinos)



1º largá un cacho la computadora pedazo de nerd
2º comprate las tapas de alfajorcito que vienen en los supermercados, un buen dulce de leche y coco.
3º lavate las manos hijo de mil que te querés comer los gérmenes?
4º ponele abundante dulce de leche en el medio de dos tapitas, como Dió' manda
5º empareja lo que sobre alrededor con cuchillo y ponele coco
0
22
0
0
22Comments